Marcelo Real Madrid PSG

¿Cuestión de correr?

La creencia generalizada de que al Real Madrid le motiva más la Champions no se basa en un espejismo, es un hecho estadístico. En la ida contra el PSG, los jugadores se desfondaron sobre el césped del Santiago Bernabéu hasta batir el récord de la temporada en lo que a distancia recorrida se refiere: 123,6 kilómetros, 15 más que la media registrada durante la campaña. Los once titulares sin excepción establecieron su mayor marca en lo que va de competición, desde un Kroos que lideró la estadística con 13,4 kilómetros recorridos (muy por encima de los 9,9 que promedió durante la fase de grupos) hasta un Keylor Navas que corrió 4 kilómetros, una cifra de lo más insólita tratándose de un guardameta.

Acabaron fundidos

Junto al centrocampista alemán, el podio lo completaron Modric (12 km) y Nacho (11,5). Hasta los futbolistas que fueron sustituidos en el segundo tiempo corrieron más que nunca sin necesidad de completar los 90 minutos. Fueron los casos de Isco (11,5), Casemiro (11) y Benzema (9,4), quienes acabaron completamente fundidos. Entre quienes disputaron el choque entero, Marcelo fue el que menos distancia hizo con 10,6 km, lo que no deja de ser un dato sorprendente tratándose del brasileño, cuya máxima hasta entonces la había firmado en Wembley ante el Tottenham con 10,3 km.

Intensidad con criterio

Incluso los hombres entrados desde el banquillo jugaron a mil revoluciones, pues entre Bale, Asensio y Lucas Vázquez sumaron prácticamente 7 km. A quien no se le puede negar nunca el esfuerzo es a Cristiano Ronaldo, el jugador del Real Madrid que más distancia ha recorrido en lo que va de Champions League con 63,7 km a lo largo de 7 encuentros. Pero no todo es cuestión de cuánto se corre, también importa y mucho el cómo. Sin ir más lejos, el PSG corrió casi 2 km más que el conjunto de Zinedine Zidane en el Santiago Bernabéu, lo que no le sirvió para sacar un buen resultado. En la vuelta en París, tanto los de Unai Emery como los blancos tendrán que ser intensos pero también inteligentes a la hora de gestionar el esfuerzo.