El Real Madrid se desangra en las áreas

La segunda derrota consecutiva ha encendido las alarmas en el Real Madrid. Aunque poner fin a la racha de 40 partidos en el Pizjuán entraba dentro de lo admisible, no es  el caso del tropiezo copero frente al Celta, el cual hace peligrar una de las competiciones. Pese a las particularidades de cada partido, ambos pinchazos mantienen un nexo común. Los blancos no rentabilizaron en ataque su dominio y fueron fácilmente castigados en su propia área.

El Real Madrid encajó 4 goles en los últimos 8 disparos a puerta

En el encuentro frente al Sevilla, el conjunto de Zinedine Zidane transmitió la sensación de tener controlado el envite hasta los últimos 5 minutos. Sin embargo, no fueron capaces de matar el choque y los hispalenses acabaron volteando el marcador de la forma más inverosímil. La floja actuación de Keylor Navas bajo los palos propició que los de Sampaoli marcaran 2 tantos con sólo 4 remates a puerta.

Con la llegada de la Copa, llegó el turno para Kiko Casilla, pero de nuevo se repitió la misma estadística. Pese a no realizar un partido brillante, lo cierto es que el Real Madrid apenas sufrió hasta que llegaron los goles de Iago Aspas y Jonny en sendos errores defensivos. Los blancos no sólo fueron endebles, sino que volvieron a pecar de inocencia ante la portería contraria con un gol de 17 disparos, 11 de ellos entre los palos. La ocasión errada por Benzema a los 83 minutos, con todo a su favor, fue la acción más sintomática de esa falta de puntería.

Preocupa el momento de los delanteros

Ninguno de los atacantes del cuadro merengue se salvó de la quema en las dos derrotas. Cristiano Ronaldo, titular en ambas, se mostró muy lejos de su mejor nivel. El portugués estuvo errático en cada acción  y –con la excepción del penalti transformado en el Pizjuán– tampoco exhibió su pegada habitual. Lo mismo puede decirse de Benzema y Morata. El francés fue uno de los principales señalados en la derrota liguera, mientras que el canterano completó otra gris actuación en el Bernabéu y sólo suma 2 goles desde noviembre. Por primera vez desde su lesión, el equipo echa de menos a Bale.