Real Madrid Decimotercera Champions

Eterno Rey de Europa

El Real Madrid conquistó su decimotercera Copa de Europa tras imponerse por 3-1 al Liverpool en una final de auténtica locura. El conjunto inglés entró mejor, pero la lesión de Mohamed Salah marcó un antes y un después. Pese a todo, ambos equipos llegaron al descanso sin goles y sin ningún disparo de los blancos entre los tres palos. La rotura muscular de Dani Carvajal fue el otro gran percance de un primer tiempo de lo más accidentado, en el que el colegiado anuló correctamente un gol a Karim Benzema por fuera de juego.

Tras el paso por los vestuarios, el cuadro de Zinedine Zidane ratificó su superioridad y pudo adelantarse con un disparo de Isco Alarcón al travesaño. Lo que negó la mala fortuna lo regaló Loris Karius en el 1-0 marcado por Benzema. Sin embargo, los de Jürgen Klopp respondieron inmediatamente poniendo el empate en una acción a balón parado culminada por Sadio Mané. Fue entonces cuando llegó el momento de Gareth Bale, quien empezó el partido en el banquillo.

El galés marcó el gol clave del encuentro en una acción que por belleza y trascendencia sólo iguala el que marcó su actual entrenador en la final de la Novena. En este caso, fue con un increíble remate de chilena que ya es historia del fútbol. El Liverpool trató de sobreponerse nuevamente, pero Mané se topó con el poste en la más clara de los suyos. La sentencia volvió a involucrar a dos de los actores principales de la noche. Disparo lejano de Bale y otra cantada de Karius para poner el 3-1 definitivo. Da igual cómo ocurra. Esto siempre acaba con el Real Madrid como campeón de Europa.