El Real Madrid, el peor campeón de invierno desde 2007

La época de las Ligas de los 100 puntos es cosa definitivamente del pasado. Con la derrota del Real Madrid en el partido aplazado de Mestalla, los blancos cierran la primera vuelta de competición con un balance de 43 puntos, lo que les convierte en el peor campeón de invierno desde la temporada 2006-07. También hay que remontarse a esa campaña para encontrar un líder con menos victorias que las 13 conseguidas por los blancos en la primera mitad de LaLiga. Fue el Barça de Frank Rijkaard con 39 puntos y 11 triunfos.

El dato no tiene por qué ser un síntoma negativo para los blancos –que permanecen líderes de la clasificación con otro partido pendiente en Balaídos–, sino que más bien apunta a un torneo más igualado y, por tanto, más dificultoso para los grandes. Cabe recordar que el Barça llegó al ecuador de la temporada con sus peores números en 9 años (41 puntos), mientras que el Atlético cosechó sus cifras más pobres desde la llegada de Simeone al banquillo (35). En el otro lado de la balanza está el Sevilla de Sampaoli, que firmó la mejor primera vuelta en la historia del club con 42 puntos.

Los motivos de la igualdad

Los años que resultaron económicamente más duros para los conjuntos de la parte media y baja de la clasificación tocan a su fin, algo a lo que ha contribuido el reparto centralizado de los derechos televisivos aprobado en 2015. Estos cambios pueden haber sido fundamentales a la hora de provocar un campeonato más igualado. Tampoco se puede ignorar la gran labor realizada en los banquillos con casos como el de Quique Setién o José Luis Mendilibar –entre muchos otros–, quienes han logrado elevar la capacidad competitiva de sus equipos hasta cotas insospechadas.