Saltan las alarmas

El Real Madrid afronta el Clásico más castigado por las lesiones de lo deseable en un partido de vital importancia. Las ausencias de Gareth Bale y Álvaro Morata limitan las opciones de los blancos en ataque. Zidane tendrá que tirar de imaginación para que no se note la ausencia de dos de los futbolistas que se habían mostrado en mejor forma durante la competición.

Jugadores vitales

Sin lugar a dudas, la de Bale es la gran ausencia del cuadro madridista y del encuentro. El galés estaba liderando a su equipo en los momentos más irregulares de Cristiano y atravesaba su momento más dulce como jugador del Real Madrid, con 7 goles y 4 asistencias en su haber. Una vez más, las lesiones se han cruzado en su camino de forma inoportuna tras sufrir una luxación en los tendones de su tobillo derecho, de la que ha decidido operarse en Londres. Por tanto, el británico no reaparecerá hasta el próximo mes de febrero, lo que supone que tampoco estará en el Mundial de Clubes.

Otro futbolista ofensivo que venía gozando de protagonismo en el conjunto madridista era Álvaro Morata. Pese a comenzar la mayor parte de los encuentros desde el banquillo, el canterano estaba realizando un arranque fulgurante de competición con 8 tantos en su cuenta particular. Sin embargo, una lesión en el bíceps femoral derecho que sufrió jugando con la selección ha supuesto que no vaya a poder reaparecer hasta mediados de diciembre. Por tanto, Zidane tampoco cuenta con su principal remplazo en ataque y revulsivo para partidos que se complican.

Bale estará entre 2 y 3 meses de baja

Las alternativas

Con la BBC huérfana de una de sus siglas para la cita del Camp Nou, ha cobrado especial importancia el debate sobre las alternativas para acompañar a Benzema y Cristiano. Si los blancos mantienen su dibujo habitual y buscan un hombre de banda para sustituir a Bale, la opción de Lucas Vázquez es la que se antoja más sencilla y eficaz. El canterano es uno de los teóricos suplentes a los que Zidane viene otorgando más confianza, con 2 asistencias en los 11 partidos de Liga en los que ha participado.

Isco es otro de los integrantes de la plantilla que puede tener bastantes papeletas para jugar el Clásico. Su brillante actuación como mediapunta en el derbi del Vicente Calderón es el mejor aval del malagueño. El cupo de posibilidades lo completan Asensio y James, dos futbolistas con menos posibilidades de ser titulares ante el Barça, aunque no totalmente descartados. El mallorquín ha respondido con creces en los minutos de los que ha dispuesto esta campaña, como demuestran los 6 goles que acumula. Caso diferente es el del colombiano, cuya situación en el club pasa por sus horas más bajas.