Sergio Ramos

Contigo empezó todo

Cuatro finales en cinco años que, en caso de ganar al Liverpool, pueden suponer otras tantas Champions. Quién iba a imaginarlo en el minuto 90 de Lisboa, poco antes de que Sergio Ramos marcase el gol más crucial en la historia reciente del Real Madrid, el que abrió paso a los demás éxitos y que permite, entre otras cosas, que los blancos estén en Kiev. El capitán no vive de las rentas y sigue siendo unos de los pilares del conjunto dirigido por Zinedine Zidane, con el que ha disputado 3.641 minutos este curso repartidos en 41 partidos.

Su bagaje total en Champions es de 113 encuentros (68 victorias, 23 empates y 22 derrotas) en los que ha marcado once goles, lo que le convierte en el quinto defensa más goleador en la historia de la competición sólo superado por Alves, Piqué (ambos con 12 tantos), Helguera (15) y Roberto Carlos (16). Además de su recordado cabezazo en 2014, también fue clave dos años más tarde en la final de Milán adelantando al Real Madrid en el marcador. Se quedó sin marcar en Cardiff hace un año, lo que no evitó que levantase la tercera Champions de su carrera.

Pese a su envidiable trayectoria, el capitán asegura llegar a Kiev con la ilusión de la primera vez. “Siempre nos gusta ‘resetear’ para afrontar el reto como si fuera el primero, para mí la de mañana es la primera Champions. Es inevitable acordarte de una final, pero hay que disfrutar del momento que nos gusta vivir y cuando terminemos ya sacaremos una conclusión de lo que se ha ganado y qué momentos decidimos quedarnos”, afirmó ante los medios. Será clave para frenar a Salah y compañía.