Sergio Ramos Thiago Silva

Sergio Ramos vs Thiago Silva: cuestión de carácter

No todo será virtuosismo en el duelo entre Real Madrid y PSG. Como capitanes y líderes de sus respectivas defensas, Sergio Ramos y Thiago Silva aportarán la garra y la contundencia necesarias en este tipo de lances. Ambos futbolistas llevan años rivalizando por estar entre los mejores centrales del planeta y se enfrentarán por sexta vez en su carrera, con un balance anterior de dos victorias para el brasileño (con el Milán y su selección), una para el de Camas (en el último Madrid-PSG) y dos empates.

Aunque los dos jugadores empatan a 21 trofeos en su palmarés, en la importancia de los títulos conseguidos marca claramente la diferencia Ramos, quien ha conquistado tres Champions y un Mundial. Son esta clase de éxitos los que suponen el salto definitivo que le ha faltado a Thiago Silva durante su carrera, quien a sus 33 años probablemente se encuentra ante su última oportunidad para dejar huella en el fútbol y ser recordado como algo más que un notable defensa que no cumplió todas las expectativas.

El cacique del vestuario

Cualquiera que sea su final, el defensor brasileño da las gracias por disfrutar de una trayectoria plena y de prestigio tras sobreponerse a unos inicios dramáticos. Con apenas 18 años, fue cedido al Dynamo de Moscú en 2005, una experiencia que le marcó al pasar medio año hospitalizado a causa de una tuberculosis provocada por el intenso frío que agravó los problemas respiratorios que ya arrastraba. “Casi me muero. Por eso, cada vez que juego me acuerdo de esos momentos en Rusia”, confesó hace unos años en un reportaje realizado por el diario L’Equipe.

Tras superar aquellos problemas y volver a Brasil, Thiago Silva relanzó su carrera hasta ser quien es hoy en día, una de las vacas sagradas del proyecto más ambicioso del fútbol europeo. Y es que cabe recordar que su llegada a París junto con Zlatan Ibrahimovic en el verano de 2012, ambos procedentes del Milán a cambio de 75 millones de euros, supuso el primer gran golpe de Al-Khelaifi en el mercado. Desde entonces, ha sido inamovible en las alineaciones de los diferentes técnicos que han pasado por el banquillo del Parque de los Príncipes y ha encontrado en su compatriota Marquinhos la pareja de baile perfecta.

El brasileño ejerce como mano derecha de Unai Emery y pone orden en el vestuario con todo lo que conlleva, como reprender a sus compañeros Edinson Cavani y Javier Pastore por volver tarde de las vacaciones navideñas, una de las tantas polémicas que han sobrevolado el vestuario del PSG esta temporada. Tampoco se corta un pelo a la hora de hablar de sus rivales: “Es más difícil defender a Leo Messi que a Cristiano Ronaldo”, dijo hace escasos días. El pique con el portugués está servido tras estas declaraciones.

El pundonor de Ramos

Otro que también se caracteriza por hablar claro dentro y fuera del campo es Ramos, a quien este año le está tocando vivir la cara más amarga de la capitanía debido a la mala trayectoria de los suyos. “Miro a mi alrededor y veo mucha capacidad para poder salir. Es momento de estar todos juntos, ojalá que el que vaya al estadio sea el aficionado que cree que el equipo puede salir adelante, porque es lo que necesitamos en este momento. Mis compañeros y yo en los momentos complicados sacamos ese carácter. Creo que podemos ganar al PSG. No somos tontos, somos conscientes de que no hemos tenido la regularidad de otros años, pero no quiere decir que este equipo no sea capaz de pasar eliminatorias, de ganar los partidos que nos vienen” señaló recientemente sobre la extraña situación que vive el Real Madrid.

Una de las cosas que más están echando en falta los blancos son precisamente sus goles. Aunque no es esa la tarea que a priori debe corresponder al de Camas, los 10 tantos que firmó la pasada campaña tuvieron un peso considerable en los éxitos cosechados por el conjunto de Zinedine Zidane. Quién sabe si llegado el momento de la verdad, el que mejor se le suele dar, vuelve a aparecer al rescate.