Zidane

El dilema de Zidane: sólo puede quedar uno

Isco Alarcón, Marco Asensio, Lucas Vázquez y Gareth Bale compiten por hacerse un hueco en la alineación del Real Madrid. Pocas dudas alberga Zidane a estas alturas sobre su once tipo para las grandes ocasiones, con diez futbolistas prácticamente inamovibles, pero la única plaza vacante supone todo un quebradero de cabeza. Tras lo ocurrido en el último partido ante la Juventus, parece que el malagueño ha tomado una ligera ventaja en la carrera. Los blancos se presentaron en Turín con el equipo de Cardiff y, a diferencia de otros partidos de este curso, recuperaron el brillo que les llevó a conquistar la Duodécima.

Isco se reivindica

Todo ello fue debido en gran parte a que el ‘22’ recuperó la magia manejando el tempo del partido a su antojo, quien no falló ninguno de los 57 pases que completó a lo largo del choque. Por si fuera poco, fue providencial asistiendo a Cristiano Ronaldo en el 1-0 tras un escandaloso caño a Douglas Costa. La situación del de Arroyo de la Miel ha dado un giro completo en cuestión de un par de semanas. Su temporada iba claramente a menos y su presencia como titular se había difuminado ante la pujanza de Asensio y Lucas. Incluso su futuro como madridista volvía a estar en duda. Sin embargo, su ‘hat-trick’ en el España-Argentina supuso una clara llamada a la puerta de Zidane. “Lopetegui me demuestra la confianza con minutos, con partidos. En el Madrid no tengo la confianza que un futbolista que necesita, aunque quizás el problema soy yo que no me la he ganado con los buenos futbolistas que hay. Quiero demostrarle al míster que puede contar conmigo”, fue su mensaje al entrenador galo que ha ratificado sobre el césped.

La opción Lucas-Asensio

Pese a todo, ni el madridismo ni Zidane olvidan la gran temporada que están protagonizando Asensio y Lucas. Si Turín fue la coronación de Isco, la de ellos tuvo lugar hace unas semanas en París. La apuesta por la presencia de ambos en los costados no pudo salir mejor, pues aportaron equilibrio al equipo trabajando en defensa, mientras que en ataque exhibieron la verticalidad que se espera de ellos. Para redondear su actuación, entre ambos generaron la jugada que culminó en el 0-1 de Cristiano en el Parque de los Príncipes. Si la sensación que han dejado en sus actuaciones es excelente, sus números también están a la altura. Diez goles y cuatro asistencias ha firmado el balear a lo largo de esta campaña entre todas las competiciones, lo que le sitúa como tercer goleador de la plantilla. Por su parte, el extremo gallego es el máximo asistente entre todos los torneos con 14 pases de gol, una valiosa aportación a la que suma ocho tantos. Sólo Cristiano ha intervenido en más goles de los suyos este curso.

La caída de Bale

Si hay un futbolista que ahora mismo pierde la carrera, ese es sin duda Gareth Bale. Al galés ya no le basta con los galones para convencer a Zizou, quien no le puso de inicio en ninguno de los dos encuentros ante el PSG ni tampoco en el Juventus Stadium. La apatía que ha mostrado desde el banquillo en tales citas tampoco ayuda, más bien al contrario. El ‘11’ está más fuera que dentro del Real Madrid y él mismo no lo oculta con su actitud. Desde que el pasado ejercicio viviera su enésimo calvario con las lesiones, lo que le permitió a Isco hacerse con su puesto en el momento clave, nada ha vuelto a ser igual. Acumula cuatro meses sin pasar por la enfermería, algo inusual tratándose de él, pero puede que llegue tarde para reclamar un sitio. No obstante, si algo se ha comprobado esta campaña en el Madrid, es que cualquier jugador puede cambiar su situación en cuestión de un partido. El de Cardiff también tiene a su favor las estadísticas. Con 14 goles y 7 asistencias, produce un tanto (marca o asiste) cada 87 minutos.