La revolución cholista

La noche del domingo fue mágica para todos los colchoneros por cómo su equipo consiguió una victoria que parecía imposible. El tanto de Griezmann ‘in extremis’ tumbó a un rocoso Celta de Vigo, pero el verdadero mentor de esta creencia se encuentra en el banquillo. Desde que retornase a España a finales de 2011 para entrenar a un equipo hundido tanto en lo deportivo como en lo psicológico, Simeone ya lleva un lustro como técnico del Atlético de Madrid. Hazañas como estas avalan su trabajo.

Es la segunda vez en la historia de LaLiga que se remonta un partido que en el minuto 86 se perdía  

Rompe récords

El preludio de la ‘era Simeone’ se antojaba muy complicado, ya no solo por la prematura eliminación de la Copa del Rey frente al Albacete, sino también por ostentar la 11º plaza en la competición doméstica cuando el objetivo era clasificarse para disputar la Champions League. Los malos números de Manzano hicieron que el ‘efecto Simeone’ empezase a fraguarse desde el mismo momento en el que Diego aterrizó en Madrid. Desde el inicio se respiraba un aroma diferente y lo cierto es que el cambio de entrenador marcaría un antes y un después en las vivencias del club rojiblanco. Aquella temporada el equipo acabaría en quinto lugar y, contra todo pronóstico, conseguiría levantar la Europa League.

Simeone ha ganado cinco títulos en cinco años

La unión entre cuerpo técnico y afición hacía que el sentimiento rojiblanco latiese con más fuerza que nunca. De hecho, golearon al Chelsea en la Supercopa de Europa tras endosarle cuatro tantos, de los cuales tres fueron de Radamel Falcao. En menos de un año, Diego Pablo Simeone ya había hecho historia. Y, para colmo, fue en esa temporada cuando consiguieron romper una racha de 14 años sin ganar al Real Madrid. El alzamiento de la Copa del Rey fue el preámbulo de lo que llegaría años después.

Leyenda destructible

Dieciocho años después el Atlético de Madrid volvió a tocar techo español. El tanto anotado por Diego Godín en el Camp Nou fue colofón final a una triunfal temporada. De esta manera el club colchonero colocaba en sus vitrinas su décima Liga. Apunto estuvo también de conseguir su primera Champions League. De no haber sido por Sergio Ramos, el Atlético hubiera registrado su mejor temporada.

Tras un verano más intenso de lo habitual, la campaña 2014-2015 se inauguró con la consecución de la Supercopa de España ante el Real  Madrid. Sin embargo, los blancos se tomaron la reválida en los cuartos de final de la Champions. Tras lograr grandes éxitos, Simeone buscaba coronarse en Milán como una leyenda indestructible, pero Sergio Ramos, una vez más, volvió a vestirse de villano para todos los atléticos y lo que podía haber sido la euforia de Simeone se transformó en el pistoletazo de salida de la era Zidane.