La trágica y conmovedora historia de Abdelhak Nouri, el joven jugador del Ajax que unió al borde de la muerte a todo un país

Abdelhak Nouri, más conocido como Appie, era una de las grandes promesas del fútbol europeo cuando su corazón dejó de latir durante unos minutos. Aquel fatídico 8 de Julio el fútbol dejó huérfano a todo un país. Appie perdió el conocimiento en un partido amistoso contra el Werder Bremen que le hizo quedarse varios minutos sin oxígeno, unos minutos que, a la postre, resultarían vitales. El joven jugador del Ajax fue llevado de inmediato al hospital, donde le diagnosticaron daños cerebrales irreparables.

La historia de Abdelhak Nouri, es una historia de superación continua. Llegó con 12 años al Ajax, el equipo del que había sido hincha prácticamente desde que nació. Pronto se convirtió en uno de los grandes jugadores de las categorías inferiores, su inteligencia en el campo y su gen distintivo le convirtieron en el referente de sus compañeros, la conexión entre centrocampistas y delanteros, el 10 del equipo.

David Endt, su padrino en el Ajax, destacó siempre su visión e inteligencia. “Cuando había alguna jugada que valía la pena, nos llevaba un instante cruzar las miradas, sin decir una palabra. Miradas de fútbol ‘¡Uhhhh! ¡¿Viste eso!?’”. Tener esa visión, pasión e inteligencia es sólo para elegidos“.

Después de haber sido el mejor jugador de la segunda división holandesa, el Ajax decidió otorgarle ficha para el primer equipo. Appie comenzó la pretemporada con la ilusión típica de un debutante. Aquel 8 de Julio de 2017 era un partido más para él, para seguir demostrando el gran futbolista que era, pero aquel encuentro intrascendente contra el Werder Bremen se convirtió en tragedia. Abdelhak Nouri cayó lentamente al suelo camino del banquillo y jamás volvió a despertar. En el hospital confirmaron los peores presagios: “daños cerebrales irreparables, si sale del coma no podrá ni hablar, ni pensar, ni comer“.

Appie jamás tuvo una vida fácil. Su padre es el carnicero de Geuzenveld, un barrio musulmán de la capital holandesa blanco de los ataques de la extrema derecha. Cuando la familia regresó a su casa, todo el barrio estaba repleto de miles de personas agolpadas en la puerta rindiendo tributo al joven Appie. Su padre no pudo contener la emoción desde el balcón de su hogar.

El primer partido oficial del Ajax tras la tragedia de Appie fue un emocionante homenaje. El vídeo que pusieron en los marcadores emitió tal emoción que todo el estadio rompió a llorar, incluidos jugadores. El minuto 34, dorsal de Appie, se convirtió en uno de los momentos más emotivos de la historia de uno de los mejores clubes de todos los tiempos.

El museo del Ámsterdam Arena, denominado tras su muerte, Johan Cruyff, guarda un espacio para Abdelhak Nouri, en el que se suceden los homenajes durante todos los días. En Ámsterdam, los murales y tributos copan la ciudad, siempre con su rostro y con su 34, el número que subió a los cielos.

 

Abdelhak Nouri, con “daños cerebrales serios y permanentes” tras sufrir un infarto en pleno partido

Abdelhak Nouri, futbolista del Ajax de 20 años de edad, sufre “daños cerebrales serios y permanentes” según ha dado a conocer el club holandés. El jugador sufrió un infanto y se desplomó en mitad de un encuentro amistoso frente al Werder Bremen el pasado fin de semana.

Así fue el momento en el que Nouri se desplomó en pleno partido

La maldición histórica que el Real Madrid debe romper en la final

Sólo un partido separa al Real Madrid de lo que nadie ha conseguido bajo el actual formato de la Champions League (en vigor desde 1992), ganarla por segundo año consecutivo. En la vieja Copa de Europa, el último en conseguirlo fue el Milan de Arrigo Sacchi (campeón en 1989 y 1990). Los de Zinedine Zidane tendrán que sobreponerse a la maldición histórica que ha pesado sobre los finalistas que tuvieron la misma oportunidad. El Milan en 1995, el Ajax en 1996, la Juventus en 1997 y el Manchester United en 2009 se quedaron a las puertas de conquistar su segunda ‘Orejona’ consecutiva. El choque supondrá también la decimocuarta final de Copa de Europa para los blancos, de las que sólo tres se les escaparon.