1998: ‘Manita’ para despedir la era Antic

Antes de que Simeone instalase al Atlético en la estabilidad deportiva de la que goza actualmente, había que citar el nombre de Radomir Antic para recordar un técnico que hubiese situado al equipo colchonero en cotas tan elevadas. Aunque su labor se recuerda principalmente por su primera temporada, la del ‘Doblete’ del 96, el paso del tiempo ha puesto más en valor si cabe a la figura del entrenador serbio.

Por todo ello, el duelo que los rojiblancos afrontaron en el Vicente Calderón el 10 de mayo de 1998 tenía un sabor especial. Por si fuera poco, aquel encuentro también iba a suponer la despedida de futbolistas que dejaron huella en el club como Milinko Pantic, José Luis Pérez Caminero (ambos grandes artífices del ‘Doblete’) y Christian Vieri (el italiano sólo estuvo una temporada, pero qué temporada). Enfrente, un rival de prestigio como era el Barça de Louis van Gaal, proclamado campeón de Liga a falta de cuatro jornadas, al que había que vencer para finalizar el curso en puestos europeos.

Por los buenos tiempos

Evidentemente, que el Atlético luchase por jugar UEFA significaba que aquel equipo distaba ya de la máquina perfectamente engrasada que dos años antes levantó los títulos de Liga y Copa del Rey. Ni la solidez defensiva ni la intensidad del centro del campo (mucho influyó la polémica salida de Simeone en el verano anterior) eran las de antaño, por lo que el cuadro colchonero no dio para más pese a los 24 goles firmados por Vieri aquella campaña, máximo anotador del torneo.

Sin embargo, los colchoneros querían marcarse un último homenaje en honor a los buenos tiempos. El ciclo de Antic no podía finalizar dejando una imagen triste ni discreta ante su propia afición, habían vivido demasiado juntos. Molina, Aguilera, Geli, Andrei, Ramón, Caminero, Bejbl, Juninho, Lardín, Paunovic y Vieri fueron los elegidos para medirse a los culés, quienes salieron con Baía, Ferrer, Couto, Nadal, Roger, Amor, Celades, Sergi, Luis Enrique, Pizzi y Rivaldo.

Volvió la máquina del ‘Doblete’

Como si de una mágica regresión en el tiempo se tratase, los rojiblancos recuperaron el fútbol contundente y vertical que les encumbró. Ni siquiera el golazo de Rivaldo desde el centro del campo a los 10 minutos –pilló desprevenido a un Molina demasiado adelantado, otro clásico– templó los ánimos de los locales, quienes atacaron en tromba y hallaron pronto su recompensa. A los 19 minutos, un saque de falta de Vieri fue repelido pésimamente por Vítor Baía para que Paunovic aprovechara el rechace y pusiera las tablas en el marcador. Apenas cinco minutos después, una mala salida de un Baía completamente superado propició el tanto en propia meta de Fernando Couto.

Tras ponerse por delante, el cuadro colchonero bajó las revoluciones del choque hasta que asestó un nuevo golpe tras el descanso. Juninho robó el balón en zona peligrosa y firmó una excelente jugada individual para servir en bandeja el tercero a Vieri. Caminero también se despidió por todo lo alto sorprendiendo a Baía con una espectacular vaselina, mientras que Iván de la Peña maquilló el resultado haciendo el 4-2. Para culminar una noche perfecta, Vieri firmó su último tanto con la rojiblanca tras cabecear un envío al área como mandan los cánones del delantero centro. En definitiva, un 5-2 que pasará a la historia como la mayor goleada que el Atlético endosó al Barça en el Calderón. Bravo por Antic.