¡Cuidado con los italianos!

Italia fue sinónimo de eliminación para el Real Madrid hasta la temporada pasada. El pase frente a la Roma en octavos de final puso fin a una pésima racha de ocho tropiezos consecutivos en eliminatorias contra equipos transalpinos. El emparejamiento con el Nápoles supone la reaparición de un fantasma que los blancos quieren enterrar de una vez por todas.

Los blancos han perdido 8 de sus últimas 9 eliminatorias contra clubes italianos

Curiosamente, la escuadra partenopea fue el último rival al que los merengues lograron apear en la Copa de Europa 1987-88 antes de que comenzase su particular maldición. Por aquel entonces, el conjunto madridista era el coco de los clubes italianos, a los que había eliminado 10 veces en 11 cruces desde 1956. Todo cambiaría radicalmente a raíz de su enfrentamiento con el Milan de Arrigo Sacchi en 1989. El equipo de la Quinta del Buitre sufrió una humillación histórica al caer por 5-0 en San Siro y quedarse a las puertas de la final de la máxima competición europea.

Al año siguiente, el destino concedió una oportunidad de revancha al Real Madrid con un nuevo emparejamiento con los ‘rossoneros’ en dieciseisavos de final. Sin embargo, el 2-0 sufrido en el partido de ida en Italia fue una losa demasiado pesada de levantar. El Torino fue el siguiente en ejercer de verdugo de los blancos en semifinales de Copa de la UEFA 1991-92 (2-1 en el Bernabéu y 2-0 en Italia).

Cuatro eliminaciones contra la Juve

Lo peor para el conjunto merengue llegó en los tres cruces a doble partido que disputó con la Juventus entre 1996 y 2005, todos ellos con victoria para unos ‘bianconeri’ que se han ganado el título de bestia negra del madridismo. La Roma fue el último club en unirse a este grupo propinando otro varapalo en los octavos de final de Champions de la temporada 2007-08. El precedente negativo más reciente lo protagonizó de nuevo la ‘Vecchia Signora’ hace dos campañas en semifinales venciendo 2-1 en el Juventus Stadium y empatando 1-1 en el Bernabéu.

El emparejamiento del curso pasado con la Roma volvió a levantar algún temor de que se repitiera el gafe. Todo ello a pesar del escalón de diferencia que había entre el nivel de ambas escuadras, como finalmente quedó patente en una eliminatoria que el Real Madrid se llevó venciendo ambos encuentros sin excesivo sufrimiento. El equipo de Zinedine Zidane vuelve a encarar los octavos de final en una circunstancia similar, con la premisa de maximizar precauciones pese a su favoritismo. Y es que nunca hay que fiarse ante los equipos italianos, expertos en penalizar el más mínimo error. Los blancos lo saben por experiencia.

8 claves del Nápoles

  1. De nuevo asentado en la élite

Hablar del Nápoles es hacerlo de uno de los grandes clásicos del fútbol italiano, aunque las dificultades también han estado ligadas a su historia. La entidad partenopea desapareció en 2004 y tuvo que ser refundada en la tercera división. Tras su regreso a la máxima categoría en 2007, ha conseguido volver a asentarse entre los mejores equipos de la Serie A ganando dos Copas de Italia y clasificándose en tres ocasiones para la fase final de la Champions.

  1. Un discípulo de Sacchi en el banquillo

“Si soy entrenador, se lo debo a Arrigo Sacchi. Es el hombre del que todos hemos estudiado, el que revolucionó el fútbol. Amo tanto este juego gracias a él, y soy lo que soy gracias a él”. Son las palabras de Maurizio Sarri, técnico de la escuadra ‘azzurri’ desde la temporada pasada, cuando llegó como relevo de Rafa Benítez. Como buen discípulo del legendario técnico de Fusignano, trata de que sus equipos practiquen un fútbol alegre y ofensivo, lejos de los estereotipos del Calcio.

  1. Inercia ganadora y goleadora

Desde esa particular concepción del juego y un esquema 4-3-3 que rara vez suele variar, el Nápoles parece haber encontrado la fórmula para competir. Desde que cayera frente a la Juventus el pasado 29 de octubre, ha encadenado una racha de 18 partidos sin conocer la derrota marcando 44 goles en dicho lapso de competición. Unos números espectaculares que acreditan a los del sur de Italia como uno de los equipos más en forma del continente.

  1. El secreto de Reina

Pepe Reina necesita pocas presentaciones para los aficionados al fútbol. Un guardameta con experiencia, una notable carrera a sus espaldas y un carisma muy especial que demostró en sus años con la selección. Menos se ha hablado sobre su faceta de estudioso obsesivo de sus rivales. Durante estos días previos a la visita al Bernabéu, es muy probable que se haya estado documentando sobre cómo definen sus adversarios o por dónde suele tirar Cristiano los penaltis.

  1. Una defensa poco italiana

Pese a su procedencia, este Nápoles no es un equipo especializado en el juego defensivo, como dejan entrever los 35 goles que el conjunto ‘azzurri’ ha encajado en 32 partidos. En el eje de la defensa, Raúl Albiol pone la colocación y Kalidou Koulibaly el despliegue físico. Los laterales Elseid Hysaj y Faouzi Ghoulam tienen predilección ofensiva aprovechando las diagonales hacia dentro de José Callejón y Lorenzo Insigne.

  1. Hamsik, crack y líder de la medular

Si hay un jugador franquicia en el cuadro partenopeo, ese es indudablemente Marek Hamsik, quien acumula diez temporadas en el club y se encuentra a 6 goles de igualar a Maradona como máximo anotador en la historia de la entidad. Desde la llegada de Sarri, ha retrasado su posición hasta el interior, donde ha encontrado su versión más completa. Al eslovaco le pueden acompañar Zielinski o Allan en el interior izquierdo y Jorginho o Diawara como pivote defensivo.

  1. El tridente napolitano

El trío atacante formado de derecha a izquierda por José Callejón, Dries Mertens y Lorenzo Insigne pone el mordiente en el equipo italiano. El 60% de los goles que la escuadra dirigida por Sarri ha anotado esta temporada lleva la firma de alguno de ellos. Especial atención merecen los números de Mertens con 14 goles en los últimos 11 encuentros, un futbolista que solía desempeñarse en la banda o como mediapunta y que se ha destapado como falso delantero.

  1. Milik y Pavoletti, más pólvora por si acaso

Que este Nápoles es un equipo provisto de un buen fondo de armario lo demuestra la presencia de Milik y Pavoletti en la plantilla. El primero llegó como recambio de Higuaín y vio cortada su prometedora progresión (7 goles en 10 partidos) por una rotura de ligamento cruzado de la que acaba de recuperarse. El punta italiano, por su parte, llegó este mercado de invierno avalado por los 14 goles que marcó el curso pasado con el Genoa en Serie A.