Ribery Lucas Vázquez Real Madrid Bayern

El líder de la resistencia

Nada más comenzar el partido de ida en el Allianz Arena, todo se torció para el Bayern de Múnich con la lesión de Arjen Robben. Jupp Heynckes, quien planteó el choque con dos extremos bien abiertos, tuvo que variar el plan a los siete minutos con la entrada de un centrocampista como Thiago Alcántara por el holandés. El técnico alemán encomendaba toda la capacidad de desborde de su equipo a un veterano de 35 años como Franck Ribéry. Contra todo pronóstico, el francés tiró del conjunto bávaro con una actuación para enmarcar. El ‘7’ puso el carácter que todo equipo necesita ante la adversidad. Sólo la falta de acierto local y la pegada del Real Madrid evitaron que esa reacción se tradujera en el marcador. El galo fue una constante amenaza para el Real Madrid desde la izquierda, donde Carvajal, Lucas y Casemiro fueron incapaces de pararle los pies. Sólo el mal control con el que desperdició una clara oportunidad para el 2-0 puso algún lunar a su portentoso partido.

De menos a más

En el Santiago Bernabéu se postula como el líder de la resistencia del Bayern. “Hemos perdido una batalla, pero no la guerra. Tendremos nuestras opciones en Madrid”, fue su mensaje en las redes sociales nada más finalizar el partido en Múnich. Heynckes ha sido clave para recuperar al mejor Ribéry, quien comenzó la temporada lejos de su mejor forma y llega al final de la misma teniendo un peso importante en los planes de su técnico. La lesión del joven Kingsley Coman fue clave al respecto. Sus números de este curso se traducen en seis dianas y otros tantos pases de gol entre todas las competiciones.

Al inicio de la temporada, Carlo Ancelotti advirtió tanto a Ribéry como a Robben que iban a perder protagonismo en sus planes. Ambos lideraron una rebelión en el vestuario que terminó con el técnico destituido. Es la muestra más evidente de su jerarquía en el club. Heynckes, perfecto conocedor del temperamento de los dos extremos por su anterior etapa en el banquillo del Allianz Arena, supo entender todo esto y ha manejado el asunto con mano izquierda para recuperar la paz en el vestuario. El entrenador alemán les ha mimado y devuelto los galones, como quedó patente con su titularidad en el Santiago Bernabéu. Al menos en el caso del francés, no se puede considerar un error, quien se las supo arreglar sin su compañero de fatigas durante la última década.

Pudo ser madridista

Por su parte, el holandés vivió el enésimo capítulo del calvario con las lesiones que ha sufrido durante su carrera, algo que el Real Madrid también vivió de cerca hasta que el jugador salió por la puerta trasera en 2009. “No guardo muy buenos recuerdos de esa etapa”, confesó hace unos meses en una entrevista concedida a la página web de la UEFA. Justo aquel verano en el que Robben abandonó la capital española, Ribéry estuvo muy cerca de fichar por el club blanco. “Mis representantes negociaron con el Real Madrid. El Madrid y el Chelsea llegaron a ofrecer 80 millones de euros. Mi esposa me dijo en ese momento: ‘Si te hace feliz, entonces nos vamos a Madrid’. Todo estaba preparado”, contó a Sport Bild sobre su fichaje frustrado. Desde aquello ya ha llovido. El galo afronta la que puede ser su última batalla contra su viejo deseo.

Ancelotti

OFICIAL: El Bayern destituye a Ancelotti

El Bayern de Múnich ha hecho oficial la destitución de Carlo Ancelotti como entrenador del Bayern de Múnich. La dura derrota sufrida en París y un dubitativo inicio de temporada han desencadenado la drástica decisión.

Willy Sagnol tomará las riendas del equipo de manera provisional, aunque como sustituto definitivo suena con fuerza el nombre de Thomas Tuchel, quien se encuentra sin equipo tras dirigir el pasado curso al Borussia Dortmund.

Robben Neymar

Robben: “¿Que si apoyamos a Ancelotti? No puedo responderte a esa pregunta”

La contundente derrota sufrida por el Bayern Múnich a manos del PSG (3-0) deja a Carlo Ancelotti en una delicada situación, sobre todo si se observa el escaso respaldo de pesos pesados del vestuario como Arjen Robben. El holandés, suplente en el encuentro del Parc des Princes, prefirió no contestar a un periodista al ser preguntado sobre si los jugadores estaban con el técnico italiano: “No responderé a esa pregunta. Fue una derrota dolorosa y podemos hablar de ello”.

James Rodríguez

James Rodríguez: “El Bayern es tan grande como el Madrid, incluso más”

James Rodríguez ha realizado una sorprendente comparación entre el Real Madrid y su nuevo equipo, el Bayern de Múnich. “Cuando pensaba si fichar por el Bayern, miré su plantilla y me dije que aquí había tantas estrellas como en el Real Madrid, con igual calidad. El Bayern es tan grande como él Madrid, incluso más“, afirmó en una entrevista para el diario ‘Bild‘.

Siempre mantuvo contacto con Ancelotti

El colombiano se muestra encantado con la etapa iniciada en el conjunto bávaro a las órdenes de un técnico que ya le sacó su mejor rendimiento hace tres temporadas, Carlo Ancelotti. “Siempre mantuvo el contacto conmigo a pesar de que no hemos trabajado juntos los dos últimos años. Nuestra relación es estupenda y es divertido trabajar con él”, explicó.

El regreso de Carletto

Carlo Ancelotti regresa a la que fue su casa entre 2013 y 2015. Aunque el italiano dejó un buen recuerdo en líneas generales, no viene para hacer una visita de cortesía, sino a defender sus intereses tratando de eliminar al Real Madrid

Al recordar a Ancelotti en su paso por el banquillo del Santiago Bernabéu, a la mente de los madridistas vienen buenos recuerdos en su mayor parte. Indiscutiblemente, la etapa del técnico italiano estuvo marcada por un éxito, aquella Décima Copa de Europa que tanto se había resistido. Los blancos se quitaron todos los complejos acumulados durante la última década y regresaron a la cima añadiendo también una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes a su palmarés. Fueron unos meses felices, en los que el cuadro merengue encadenó una extraordinaria racha de 22 victorias consecutivas y practicaba un extraordinario juego.

Habían vuelto a su lugar natural gracias a aquel afable italiano que generaba un consenso poco recordado en el vestuario madridista. De todo ello tomaba buena nota como segundo entrenador un Zinedine Zidane cuyos éxitos se han basado en principios muy similares. Por todas estas razones, cuesta desprestigiar el legado de Carletto viéndolo con perspectiva, aunque su paso dejó también su cara más negativa en un 2015 en el que el equipo se desmoronó y el técnico acabó destituido. Un final que no tiene por qué emborronar todo lo demás.

No viene a hacer amigos

Pese a todos los recuerdos, la vuelta de Ancelotti al Bernabéu no estará guiada por la nostalgia, sino por el deseo de obtener la clasificación a costa de los blancos. “Es emocionante volver a Madrid, pero es un partido de fútbol. Queremos ser el mejor equipo. Conozco todos los equipos en Europa, mi pasado en Madrid no es una ventaja. Son los actuales campeones del mundo. Tienen un equipo, unos jugadores y un entrenador fantásticos”, comentó al poco de conocer el emparejamiento de los suyos con el conjunto entrenado por Zidane. Si algo ha demostrado el italiano, es que ante todo posee un carácter ganador, más tratándose de un cruce entre clubes de fuerte rivalidad histórica.

Ha ganado el 74% de sus partidos al frente del Bayern

Para incentivar esa enemistad ya están viejas figuras del equipo bávaro como Uli Hoeness, quien ofreció una visión menos conciliadora de lo que iba a suponer ese reencuentro: “Conoce al Madrid y a sus jugadores como la palma de su mano. Además, tiene ambición por echarles ya que su adiós allí no fue de lo más agradable. Carlo esta relajadísimo, nos tranquiliza y dice que lo vamos a conseguir”, aseguró. En relación a esas circunstancias que rodearon a su salida, el propio Ancelotti relató en su último libro varios episodios en los que llega a aludir a ciertas presiones para que alinease a Gareth Bale o sus desavenencias con la directiva en asuntos como la preparación física de los jugadores. Unas revelaciones que destaparon la faceta más turbia de su estancia en el club al menos durante los últimos meses.

A por su cuarta ‘Orejona’

Lo cierto es que Carletto tiene motivos para ser ambicioso de cara al cruce. La posibilidad de conseguir su cuarta Champions está ahí, algo que ningún otro técnico ha conseguido a lo largo de la historia (los tres títulos que posee actualmente sólo los iguala Bob Paisley). El entrenador transalpino fue el elegido por el Bayern para derribar esa barrera de las semifinales con la que se estrelló Pep Guardiola en sus tres años anteriores.

Los bávaros mantienen su habitual dominio en la Bundesliga de la mano del técnico italiano, quien no ha llevado a cabo cambios revolucionarios en el equipo respecto al pasado más reciente. Los muniqueses continúan siendo un conjunto eminentemente dominador y que quiere la pelota. De hecho, en la máxima competición europea lideran en promedio de posesión (64%), pases completados (92%) y disparos por partido (18). Eliminar al Real Madrid supone el primer gran desafío de su etapa en Alemania, por lo que no hará la más mínima concesión en este encuentro de vuelta.

Zidane señala el camino

Zinedine Zidane tiene la fórmula para lastimar al Bayern Múnich. Si alguien puede marcar el camino a los futbolistas del Real Madrid para doblegar al gigante alemán, ese es precisamente el técnico francés, quien ha estado involucrado hasta en tres eliminaciones de los bávaros a manos conjunto blanco. El galo se convirtió por primera vez en su verdugo en la Champions 2001/02, en la que fue su primera temporada como futbolista del Real Madrid. Aquella plantilla que dominó en Europa con jugadores intimidantes como Stefan Effenberg y Oliver Kahn dio el relevo al Madrid de Zizou en unas históricas semifinales.

Alumno y maestro

El segundo cruce de Zidane frente al Bayern tuvo lugar en el año 2004, aunque en esta ocasión en los octavos de final de la máxima competición europea. El entonces ‘5’ madridista fue además providencial en el pase de los suyos marcando un gol. La tercera y última vez se remonta hasta hace sólo tres años, cuando los blancos volvieron a apear al conjunto bávaro en el camino a la Décima con el francés como segundo entrenador.

75% de victorias al frente del Real Madrid

Precisamente, al frente del banquillo merengue estaba Carlo Ancelotti, a quien se vuelve a medir en el Bernabéu en lo que supone un duelo entre maestro y alumno. El italiano ha sido su gran referente y se ha manifestado feliz por los éxitos cosechados por su compañero y amigo como entrenador del Real Madrid: “Zidane es mi amigo. Fue mi jugador, mi asistente. Lo está haciendo muy bien en el Real Madrid y estoy muy feliz por él porque se lo merece”, declaró hace unos meses. Virtudes que ya ha mostrado el galo como su buena gestión del vestuario y su sencillez en la toma de decisiones fueron aprendidas de él. Incluso tiene en su propia mano obtener un éxito que Carletto no consiguió en su etapa en el Bernabéu, la conquista del título liguero.

Sigue aprendiendo

En la que está siendo su segunda temporada al frente del banquillo madridista, Zidane continúa con un aprendizaje que se ha traducido en certezas y también en algunas dudas. Tras lidiar con las urgencias del pasado año de la mejor manera posible, conquistando la Undécima, en esta presente campaña tocaba edificar unas bases que asentaran al equipo en la regularidad. El resultado final de la temporada a nivel de títulos juzgará la labor del francés.

A vueltas con la BBC

Entre los principales debes del entrenador del Real Madrid están algunas decisiones tomadas puntualmente a la hora de mover el banquillo durante los partidos, otro mal que en su momento también se achacó a Ancelotti. Otro de los grandes debates está en su apuesta decidida por la BBC, un aspecto en el que se ha mostrado inamovible desde que ostenta el cargo.

Aunque ha sido capaz de hacer ver a los pesos pesados la importancia de que tuviesen descanso y se ha mostrado muy dado a las rotaciones, cuando han llegado las citas importantes no ha variado su idea. Sin embargo, para Zidane no existe debate al respecto: “No es sólo la BBC, todos somos importantes. A la hora de elegir equipo siempre es complicado y hasta el final de temporada va a ser así”, declaró recientemente. Lograr el billete para semifinales supondría un espaldarazo para su a veces discutida labor.