Casemiro final Champions Real Madrid Liverpool

El magistral póker de Casemiro: cuatro de cuatro Champions

Casemiro ha firmado un hito histórico tras salir campeón en Kiev. El brasileño presume de ser el único jugador de la plantilla con un pleno de cuatro Champions. Y es que hay que recordar que los de Concha Espina han sido campeones en cuatro de las últimas cinco ediciones. Únicamente no pudieron hacerse con el título en la temporada 2014-15, cuando cayeron eliminados en semifinales a manos de la Juventus. Por entonces, el mediocentro de São José dos Campos jugaba en el Oporto en calidad de cedido, razón por la que mantiene esa inmunidad en la máxima competición continental como madridista. Pero sería injusto hablar del ‘14’ como alguien que únicamente da suerte a su equipo en Europa, ya que su relevancia en tales éxitos ha sido considerable.

En Dortmund empezó todo

El año de la Décima, cuando aún era un perfecto desconocido (llegó un año antes al club respaldado por José Mourinho), recordada es su actuación en el Signal Iduna Park en la vuelta de cuartos de final. Con los de Carlo Ancelotti al borde del colapso (habían ganado 3-0 en el Bernabéu y perdían 2-0 en Alemania), entró al terreno de juego con 20 minutos por delante y logró estabilizar la medular para finalmente conseguir la clasificación. “Dortmund es especial. Ahí es donde empezó todo para mí”, afirma el centrocampista al recordar el encuentro. A lo largo de aquella edición de la Champions participó en seis partidos (sólo uno como titular) traducidos en 144 minutos. Unas cifras engañosas, dada la incidencia real que tuvo en el éxito culminado en Lisboa.

Tras coger experiencia en Portugal, Casemiro regresó en 2015 para terminar convirtiéndose en una figura imprescindible para las grandes noches. Con la excepción de la vuelta de semifinales contra el Manchester City, para la que fue baja por lesión, el brasileño no se perdió ninguno de los demás encuentros del camino a la Undécima completando nueve de ellos de principio a fin. Como no podía ser de otro modo, también jugó los 120 minutos de la final de Milán, el partido que quizá le consagró del todo. Fue el jugador que más corrió con 13 kilómetros y protagonizó hasta 15 recuperaciones con las que puso coto al rocoso centro del campo del Atlético.

El héroe de Cardiff

Y todavía engrandeció más su leyenda con la Duodécima, donde pasó de indiscutible a héroe. Suyo fue el tanto más importante de la final, el que deshizo el 1-1 en el marcador en el segundo tiempo. La defensa de la Juventus rechazó un balón aparentemente inofensivo y ahí apareció el brasileño, a 25 metros de la portería, para firmar un golazo para la posteridad. En la presente edición de la máxima competición continental lo ha vuelto a jugar casi todo perdiéndose únicamente la visita al APOEL de Nicosia en fase de grupos. Y es que la mejor versión de este Real Madrid no se entiende sin el trabajo defensivo del brasileño, el futbolista que más balones ha robado en esta Champions con un total de 45.

Casemiro Xavi

Zasca de Casemiro a Xavi: “Como dijo él, no entiendo el fútbol y por eso no puedo fichar por el Barça”

A escasos días de poder firmar en Kiev un increíble pleno de cuatro Champions, Carlos Henrique Casemiro pasó por los micrófonos del programa El Larguero de la Cadena Ser, donde contestó con sorna a unas declaraciones sobre él que hizo Xavi Hernández en su momento.

“En el Barça entendemos el fútbol como espacio-tiempo. ¿Quién lo domina? Busquets, Messi, Iniesta: son maestros del espacio-tiempo. Siempre saben qué hacer, si están solos o rodeados. Esto, hay centrocampistas como Casemiro que no lo entienden. Pero, a su vez, Busquets no podría hacer nunca las coberturas que hace Casemiro cuando se la juega a cara o cruz. El Madrid se parte, se van siete al ataque y Casemiro se queda solo en el medio a cubrir. Esto es cara o cruz. Esto Busquets no lo puede hacer porque hasta yo soy más rápido que él. Casemiro es rapidísimo. Pero le cuesta todo lo demás porque no lo ha trabajado: tiene otras características, es más defensivo, roba más balones, llega, abarca más campo. Pero no domina el espacio-tiempo. Si a Casemiro lo estimulas con 12, 13, 15 años, esto lo tendría”, fue lo que dijo el ex azulgrana sobre el mediocentro brasileño.

A colación de estas palabras, preguntado durante la entrevista sobre una hipotética posibilidad de jugar en el Barça, el ’14’ madridista fue contundente en su respuesta. “Cada uno habla lo que quiere. Llevo cuatro años y llevo cuatro finales de la Champions, así que cada uno que diga lo que quiera. No puedo fichar por el Barça, no tengo el fútbol y el ADN Barça, como dice Xavi. Soy del Madrid a muerte“, señaló.

Piqué Casemiro

Provocación de Piqué a Casemiro: “Puedes hacer las faltas que quieras, no hay amarilla”

El Clásico del pasado domingo entre Barça y Real Madrid sigue dejando momentos polémicos, varios de ellos protagonizados por Gerard Piqué. El último lo han desvelado las cámaras de Movistar+ en el programa El Día Después, las cuales captaron como el defensor blaugrana acusó a Carlos Henrique Casemiro de gozar de impunidad arbitral. “Puedes hacer las faltas que quieras, no hay amarilla”, fue la frase que le dijo al mediocentro brasileño.

REAL_MADRID-GETAFE

El peor año de Karim Benzema

La temporada de Karim Benzema sigue dando que hablar, la situación apunta a que los caminos del delantero y la entidad blanca podrían separar sus caminos el próximo verano.  En el año en el que menos goles ha anotado las críticas son cada vez mayores. A pesar de la insistencia de Zidane por defender a su compatriota, la afición no entiende como el técnico francés sigue apostando en un once titular en el que Benzema es inamovible.

La sequía goleadora que está arrastrando este año Karim Benzema llega a ser preocupante. En la competición liguera los números son muy pobres para un jugador que juega en uno de los mejores clubes del mundo. A falta de 6 jornadas para el final tan solo ha sido capaz de anotar 5 goles, guarismos que no están a la altura para el delantero titular de un equipo que aspira a levantar el título de campeón de liga. Las estadísticas dejan entrever la necesidad que tiene el Real Madrid de cambiar el ‘9’. Con el gol de Casemiro ante el Málaga, el brasileño ha igualado a Benzema en la tabla de goleadores de la Liga Santander, algo que no habla muy bien de las prestaciones de Karim como ariete.

Benzema nunca ha sido un delantero que se caracterizase por ser un gran goleador desde su llegada al Real Madrid, pero este año está superando negativamente todas las anteriores. En todas las competiciones ha logrado marcar 9 tantos en los 38 partidos que ha disputado hasta el momento. La temporada que más se asemeja en números a la actual fue la primera en el Real Madrid. En la 09/10 anotó también 9 goles, pero solo disputó 33 partidos en total. La mejor temporada de Benzema fue la segunda, sumó 33 goles en los 52 partidos que jugó. En la temporada 15/16 consiguió el mejor ratio en cuanto a goles marcados y partidos jugados, 36 partidos y 28 goles.

El Real Madrid se juega el pase a la final de la Champions League frente al Bayern Munich. Todo apunta a que Zidane volverá a formar parte del once inicial como viene siendo costumbre durante toda la temporada en los partidos importantes. la ida se disputará en Alemania el 25 de abril y la vuelta en Madrid el 1 de mayo

Casemiro Real Madrid

A los pies de Casemito

No exageran los jugadores del Real Madrid con el apodo por el que conocen a Carlos Henrique Casemiro. Al centrocampista brasileño le rodea un aura de grandeza que crece en las mejores noches. Desde que llegó en 2013 siendo un perfecto desconocido, ha demostrado sobradamente que, como diría Florentino Pérez, ha nacido para jugar en el Real Madrid. No sólo cumple en el día a día, algo que demuestra siendo el futbolista que más balones recupera de los blancos tanto en LaLiga como en la Champions, sino que además hace cosas fuera de lo común en citas señaladas. Porque es poco común que un centrocampista defensivo haya logrado marcar goles en la final de Cardiff, la de la Supercopa de Europa o en el decisivo partido del Parque de los Príncipes. Especial mención mereció su actuación en este último choque, donde su gol tan sólo fue la guinda a un brillante desempeño que se saldó con 11 recuperaciones de balón –más que ningún otro jugador– y 56 pases acertados de 57 intentados.

Más que un talismán

Visto lo visto, quizá el hecho de ser el único futbolista de la plantilla que tiene pleno de tres Champions ganadas no es casualidad. Y es que hay que recordar que la única de las últimas cuatro ediciones que no ganaron los blancos, en la que cayeron eliminados precisamente a manos de la Juventus, tuvo lugar con el brasileño jugando cedido en el Oporto. En las otras tres, el ‘14’ fue campeón teniendo siempre un papel relevante. Aunque fuese de forma puntual, como ocurrió en Dortmund en 2014, cuando surgió de la nada para salvar a los suyos de un aprieto erigiéndose como dique de contención ante el acoso alemán. En 2016 se ganó la titularidad en la final de Milán y fue de los mejores en la intensa batalla ante el Atlético de Simeone. Y en Cardiff llegó su obra maestra con un zambombazo desde 25 metros con el que batió Buffon, el tanto más decisivo de la final al ser el que desempató el 1-1 que imperaba en el marcador. No es que sea un talismán, es que gana partidos. Por eso el madridismo está rendido a sus pies.

Mano Casemiro Real Madrid Juventus

La Juve reclamó penalti por mano de Casemiro

Jugada polémica en el duelo de cuartos de final de Champions entre Juventus y Real Madrid. Los italianos reclamaron penalti al borde del descanso por una supuesta mano de Carlos Henrique Casemiro. El colegiado turco Cüneyt Çakır no vio nada punible en la acción.

En opinión de Andújar Oliver, el árbitro acertó en la acción al no existir voluntariedad: “Acierta Çakir al no señalar la pena máxima porque la mano del jugador brasileño es involuntaria. Le pudo dar en la mano como bien pudo darle en el pecho o en la espalda”, señaló en Radio Marca.

Lucas Vazquez Rafa Benitez

Sí, el Real Madrid tiene que estar muy agradecido a Rafa Benítez

La memoria es corta en el fútbol y de Rafa Benítez quedará la imagen de un fracaso estrepitoso al frente del Real Madrid. El actual técnico del Newcastle fue destituido con los blancos a cuatro punto del liderato en LaLiga, ostentado por el Atlético, y a dos del Barça, mientras que en Copa poca parte de culpa se le pudo achacar por el despropósito de la alineación indebida. A la vista de los resultados, la situación no era tan dramática (sólo hay que compararlos con los de esta temporada en las mismas competiciones domésticas), pero sí es cierto que la falta de feeling entre entrenador y jugadores propició una situación insostenible. Los éxitos de Zidane que comenzaron a llegar meses después no hicieron sino evidenciar esa realidad y denostar aún más la labor de su antecesor.

El legado de Benítez cristalizó en París

Sin embargo, en el breve periodo de tiempo que pasó el madrileño en el banquillo del Santiago Bernabéu, dejó un legado más fértil de lo que cabía imaginar. Lo ocurrido en el Parque de los Príncipes fue la demostración más flagrante de ello, donde fueron claves tres futbolistas cuya presencia en la plantilla no se entendería sin las decisiones que Benítez tomó en su momento. Uno de esos jugadores fue Mateo Kovacic, quien fue fichado por petición expresa del antecesor de Zidane. El croata respondió ante las ausencias de Kroos y Modric con una sobresaliente actuación demostrando ser uno de los grandes valores de futuro del equipo

Otro de los héroes ante el PSG fue Lucas Vázquez, otro jugador que desembarcó en el vestuario blanco por empeño del técnico madrileño. “Quiero a Lucas Vázquez, tiene desborde, trabajo, y nos dará muchas soluciones a lo largo de la temporada“, llegó a decirle a Florentino Pérez como primera petición según publicó el diario Marca. El gallego fue repescado tras una campaña cedido en el Espanyol y a lo largo de este tiempo ha demostrado poseer el ADN que hace falta para jugar en el Real Madrid.

Por último, y no menos importante, está Carlos Henrique Casemiro, o ‘Casemito’, apodo al que volvió a hacer honor en la capital francesa con una colosal actuación con gol incluido. Fichado con el aval de Mourinho, el mediocentro brasileño también se consagró en el conjunto madridista tras salir a préstamo durante una temporada. A su vuelta, fue Benítez quien dio la aprobación para tenerle en el vestuario, además de ser el primero en darle oportunidades con cierta continuidad. “De nada”, estará pensando el bueno de Rafa desde el banquillo de St. James’ Park.

Casemiro, el héroe silencioso de París

Ante las bajas de Kroos y Modric, Casemiro se encumbró como el dueño del centro del campo del Real Madrid en el Parque de los Príncipes. En el partido en el que menos corrió, dio un recital de posicionamiento, recuperaciones y pases acertados. Además si le faltaba algo, volvió a marcar y con su gol dio la victoria a los madridistas en el feudo del PSG.

Zidane sorprendió guardando en el banquillo a los indiscutibles Modric y Kroos, la misión de suplir sus prestaciones fue para Kovacic y Casemiro, ambos lo hicieron con nota. El croata estuvo en todas partes, pero la tarjeta amarilla que vio en la primera parte hizo que no pudiera terminar el partido.

Casemiro volvió a demostrar porque es indiscutible para Zidane, realizó el partido más completo que se le recuerda. El brasileño es el talismán blanco, en sus tres temporadas en el Madrid ha logrado levantar 3 Champions consecutivas, la temporada que el Real Madrid no ganó, Casemiro estuvo cedido en el Oporto. En el Parque de los Príncipes, el brasileño estaba en todas partes, no solo se dedicó a robar balones y dar equilibrio al equipo, también ayudó en la creación de juego y se impuso claramente al centro del campo del PSG.

Su media estaba en 10.680 metros recorridos por partido. Sin embargo frente a los parisinos no le hizo falta recorrer tanta distancia para imponer su ley en el centro del campo. El excepcional posicionamiento del equipo hizo que tan solo tuviese que recorrer 8.948 metros en los 90 minutos, y ser capaz de estar en todas partes. En ocasiones se colocaba entre los centrales para sumar un jugador más, otras simplemente basculaba en la ayuda al lateral para frenar las entradas por la banda. El PSG salió con más jugadores en el centro del campo, tres por los dos que presentaba el Real Madrid, pero entre Casemiro y Kovacic controlaron en todo momento a Verratti, Rabiot y Motta.

En la recuperación de balón volvió a ser el mejor del Madrid y del partido. Robó 11 balones siendo un muro infranqueable ante los inofensivos intentos del conjunto francés. El trabajo del internacional brasileño no se quedó solamente en lo meramente defensivo, en la creación de juego estuvo a un grandisimo nivel. Fue el jugador del encuentro que mejor porcentaje de pases completados tuvo con un 98%, de las 57 entregas que intentó, tan solo una no llegó a su destino.

Casemiro es clave para el Real Madrid y para Zidane, pero lo que demostró frente al PSG es que su competición es la Champions y en los partidos importantes siempre aparece, ya lo demostró la temporada pasada con su gol en la final de la Liga de Campeones frente a la Juventus.

 

Lucas Vázquez

Lucas Vázquez y Casemiro evitan otro ‘pepinazo’

El Real Madrid se impuso al Leganés por 1-3 en el encuentro que ambos tenían aplazado por la participación de los blancos en el Mundial de Clubes el pasado mes de diciembre. Los blancos, con un equipo plagado de suplentes sin Cristiano ni Keylor Navas, tuvieron que sobreponerse al tanto inicial de Unai Bustinza tras un error de Theo HernándezLucas Vázquez y Carlos Henrique Casemiro lideraron la remontada que se fraguó en el primer tiempo.

El empate llegó con un envío del brasileño de primeras al gallego, quien no perdonó en la definición. Pocos minutos después, ambos jugadores se intercambiaron los papeles en una excelente jugada colectiva culminada por el mediocentro. Los de Asier Garitano tuvieron sus opciones en el segundo tiempo para volver a poner las tablas, pero fue finalmente Sergio Ramos quien sentenció tras un penalti sobre Mateo Kovacic.

Casemiro celebración gol Real Madrid vs Athletic

Casemiro, el arma anti-Messi

Como ya es costumbre en cada Clásico que afronta el Real Madrid, la forma de anular a Leo Messi será uno de los planes que más obsesión generen a los blancos. Todo apunta a que será nuevamente Carlos Henrique Casemiro quien más vigile de cerca a la estrella del Barça. Pocos jugadores hay más cualificados para la tarea que el ‘stopper’ brasileño, el segundo de LaLiga que más balones roba tras entrada, cuatro por partido, sólo superado por el pepinero Rubén Pérez. De las 63 veces que han intentado regatear al pivote de Zinedine Zidane, sólo en 14 lo consiguieron.

El ‘14’ ya ha demostrado ser capaz de secar al ‘10’ del Barça desde que irrumpiera en el equipo titular hace dos temporadas, aunque serán indispensables las ayudas de sus compañeros. Quedarse en uno contra uno ante Messi puede resultar nefasto hasta para el más pétreo de los mediocentros. En el último Clásico liguero (victoria por 2-3 para el Barça con doblete del argentino) ya pudo comprobarse. Frenarlo será una tarea de todos.

Innegociable para Zidane

A estas alturas, la importancia de Casemiro en el esquema de Zidane está fuera de toda duda. Como dato significativo, cabe señalar que es el futbolista de la plantilla que más minutos ha disputado esta temporada, un total de 1.878 entre todas las competiciones. En cuanto a presencia en los partidos, los 22 encuentros que ha jugado sólo son superados por Isco Alarcón (24), Marco Asensio y Lucas Vázquez (23). La continuidad de la que está gozando también se debe en gran parte a que es un jugador muy poco propenso a las lesiones. Desde que a inicios del pasado curso se perdiera dos meses de competición debido a una fisura de peroné, ha encadenado más de un año sin volver a sufrir un percance. Lo que se dice toda una garantía para afrontar las tres competiciones.

El jugador con más minutos de la plantilla: 1878′

Nadie ya discute que las dotes defensivas del brasileño son fundamentales para que el Real Madrid sea un equipo equilibrado, aunque ha medida que ha acumulado encuentros con la camiseta blanca ha ido ganando también peso en el ataque. El brasileño, sin ser un portento en el apartado técnico, puede poner en problemas a la defensa rival con sus conducciones y también es una amenaza por arriba. “Nos aporta mucho. Nos da un equilibrio fundamental y ha mejorado mucho con la pelota. Es clave. Y en el juego aéreo es poderoso”, fueron los elogios que Emilio Butragueño le dedicó recientemente.

Goleador inesperado

A este repertorio ha sumado una sorprendente capacidad goleadora. Si hasta la llegada de 2017 apenas había marcado un gol como futbolista del Real Madrid, durante el último año ha visto portería hasta diez veces. Por si fuera poco, varios de esos tantos han sido providenciales, como el marcado en la final de la Champions League frente a la Juventus para poner el 2-1 o el que abrió el marcador en la Supercopa de Europa ante el Manchester United. Tampoco se quedó sin su gol en el último enfrentamiento contra al Barça en LaLiga. Los culés también tendrán que tomar precauciones para neutralizarlo.

Penalti Casemiro Vitolo

Las Palmas reclamó un penalti de Casemiro a Vitolo

El duelo entre Real Madrid y Las Palmas no estuvo exento de polémica arbitral. Los grancanarios se sienten perjudicados al no señalarse como penalti un presunto agarrón de Casemiro a Vitolo dentro del área. Existen opiniones encontradas al respecto, ya que mientras que el excolegiado Iturralde González afirmó en Carrusel Deportivo que no hubo falta, Andújar Oliver sostuvo lo contrario en Radio Marca.

Caida Casemiro

Twitter no tiene piedad con la extraña ‘caída’ de Casemiro

Carlos Henrique Casemiro ha protagonizado una de las jugadas que más ha dado que hablar del Tottenham-Real Madrid con esta cómica simulación de falta. Los usuarios de Twitter hicieron el resto.

La maquinaria blanca comienza aplastando

La contundencia con la que el Real Madrid venció en su debut liguero ante el Deportivo no supuso una novedad en cuanto al resultado. Sin embargo, los blancos sí maravillaron practicando un juego que alcanzó la excelencia y que viene a confirmar que los de Zinedine Zidane se encuentran en su punto más álgido.

La jugada perfecta llegó en el 0-2

Lo más representativo del dulce momento que atraviesa el cuadro madridista llegó en el gol de Casemiro, en la que intervinieron los 11 jugadores dando 44 pases hasta culminar la acción. El campeonato no ha hecho más que empezar y la maquinaria blanca ya asusta.

Once del Real Madrid: Cristiano empieza en el banquillo

Once del Real Madrid para el partido de ida de la Supercopa de España ante el Barça, con una gran sorpresa, Cristiano empieza en el banquillo: Keylor Navas, Marcelo, Sergio Ramos, Varane, Carvajal, Casemiro, Kroos, Kovacic, Isco, Bale y Benzemá.

Igual que en la Supercopa de Europa frente al Manchester United, Zidane repite estrategia con el crack portugués. Esperará su momento desde el banquillo. No quiere forzar a Cristiano Ronaldo, quien no suma todavía ni diez entrenamientos con sus compañeros y sólo ha disputado diez minutos en lo que va de pretemporada. Aunque no dudará en utilizarlo si el partido se complica.

Otra vez con el 4-4-2

Con esta decisión Zidane vuelve a romper la BBC y a dejar el 4-3-3 para mejor ocasión, y en el Camp Nou volverá a plantar el 4-4-2 que tan buenos réditos le está dando con un poblado medio del campo con Casemiro, Kroos, Kovacic e Isco, y con Asensio con posibilidad para darle entrada en la segunda mitad.

El equipo titular ha sido adelantado por el periodista Miguel Díaz de la Cadena Copa en Tiempo de Juego. Falta por conocer el equipo que lucirá Valverde en su primer once oficial.

Un centro del campo para dominarlos a todos

Zinedine Zidane tiene un bendito problema en su medular del campo para enfrentarse al Barcelona. El Real Madrid cuenta en este momento con hasta siete futbolistas de primer nivel para formar en la medular. En primer lugar, los tres hombres que han vertebrado al equipo que ya ha hecho historia levantando dos Champions consecutivas. Los Casemiro, Modric y Kroos son indisolubles del hito firmado por los blancos, sin olvidar el último título de Liga del que también han sido fundamentales partícipes.

El fiable tridente se vio culminado por la mejor versión de Isco durante el tramo final de temporada, otro futbolista llamado a cosas importantes. A la vigencia de estos jugadores se suma la juventud de Kovacic, notable y polivalente durante el último curso, y Marcos Llorente, máximo recuperador de LaLiga con el Alavés. El fichaje de Ceballos es el broche de oro que también asegura un perfil creativo con presente y, sobre todo, futuro. Juegue quien juegue, Zidane contará con un centro del campo preparado para dominarlos a todos.

Talismán Casemiro: único futbolista capaz de ganar tres Champions seguidas

El brasileño ha inaugurado el luminoso de la Supercopa y ha desencadenado un gran movimiento en las redes sociales. No es para menos, puesto que el centrocampista siempre está presente en los grandes encuentros europeos. De hecho, el madridista ha conseguido una abismal hazaña: único jugador en levantar tres Champions de manera consecutiva.

 

 

Se mofan de Cristóbal Soria tras un nuevo gol de Casemiro

El ex-delegado del Sevilla está recibiendo muchos mensajes por las redes sociales tras el tanto de un Casemiro que ha ganado tres Champions consecutivas.

De Casemiro a ‘Casemito’: Tres Champions de tres con el Real Madrid

Por si alguien lo dudaba a estas alturas, Carlos Henrique Casemiro demostró nuevamente en Cardiff que no es alguien normal. El mediocentro brasileño forma parte de una estirpe única, la del futbolista nacido para jugar en el Real Madrid. Su zapatazo es sólo la guinda a una trayectoria ejemplar y que se ve acompañada por una estadística demoledora: su presencia siempre ha sido sinónimo de que los blancos acaben alzando la Copa de Europa.

Sucedió por primera vez en 2014, el año de la Décima, cuando dio el salto al primer equipo con una memorable actuación en Dortmund en la que sostuvo a los suyos al borde de la eliminación. Tras una campaña en el Oporto que le sirvió para foguearse en la élite, Casemiro volvió y logró asentarse en el once que terminó levantando la Undécima en Milán. Cuando parecía que su ascendencia no podía ir a más, ha logrado pasar de indiscutible a la categoría de héroe. Su caso demuestra que las puertas del Olimpo madridista también se abren para los más currantes.

Resistencia de acero para el Calderón

La firmeza defensiva que el Real Madrid logró recuperar frente al Atlético supone uno de sus grandes avales de cara al partido de vuelta. Pese a la amplia ventaja con la que parten los blancos, dejar su portería a cero volverá a ser la consigna principal en el Calderón.

Llegó el momento de la verdad y la retaguardia del Real Madrid respondió. Era la principal asignatura pendiente de un equipo que había recibido 15 goles en la máxima competición europea, cifra por encima de la de cualquier otro campeón del torneo en el actual siglo. Ante el Atlético, equipo experto en castigar los descuidos rivales, no se podía permitir el más mínimo error que supusiera un gol en campo propio. Y los blancos pasaron el examen con nota, ya que dejaron su portería a cero por primera vez en la actual edición de la Champions y sólo permitieron que los de Simeone disparasen una vez entre los tres palos.

Como capitán y líder de la defensa, Sergio Ramos tenía motivos para mostrarse satisfecho al término del choque: “Ha sido de esos partidos en los que te sale todo bien, un encuentro impecable. Se consiguió dejar la portería a cero y, además de los tres goles de Cristiano, hay que destacar la mentalidad del grupo, el sufrimiento, saber presionar tan alto en campo contrario… El trabajo defensivo ha sido muy bueno. Es la exigencia que requiere la Champions”, declaró el ‘4’ madridista.

Oficio y solidaridad defensiva

Una vez conseguida la renta, sólo queda administrarla con inteligencia en el Vicente Calderón, donde el Atlético tratará de apretar buscando meterse cuanto antes en la eliminatoria. Por tanto, los de Zidane tendrán que completar otra sólida actuación para no dar la más mínima opción a sus vecinos. “Vamos a tener que trabajar y luchar porque allí vamos a sufrir seguro”, advirtió el técnico francés tras el partido de ida.

El Real Madrid se moverá en un escenario teóricamente favorable a sus intereses, en el que no tendrá que asumir riesgos y negará los espacios a sus rivales aguardando su oportunidad. La primera barrera formada por Casemiro, Modric y Kroos es difícil de superar cuando el croata y el alemán están en disposición de ayudar al brasileño, tal y como el Atlético pudo comprobar en el Santiago Bernabéu.

Blindaje a prueba de balas

No obstante, la mejor garantía de los blancos reside en la línea defensiva comandada por Sergio Ramos, a quien ya no sorprende ver a su mejor nivel cuando la Champions se pone al rojo vivo. Está en duda la presencia en la zaga de otro futbolista que brilló en la ida de la eliminatoria, Raphael Varane. El francés no necesitó cometer ninguna falta para secar y desesperar a los atacantes colchoneros, una actuación impoluta que le marca el camino a seguir en caso de llegar al choque.

Aunque la lesión de Carvajal pudo suponer un contratiempo para el conjunto merengue, lo cierto es que Nacho demostró ser un recambio de lo más fiable ocupando su lugar en el flanco derecho de la defensa. Los blancos sí podrán contar en el lateral zurdo con Marcelo, pletórico en esta recta final de temporada pese a no disponer de un sustituto de garantías en la plantilla. Bajo palos formará un Keylor Navas que cotiza al alza tras su providencial actuación frente a los rojiblancos salvando un mano a mano ante Gameiro. Con estos mimbres, el Real Madrid se siente capacitado para resistir en el Calderón.

El bastión de Casemiro

Carlos Henrique Casemiro ha conseguido que este Real Madrid no se pueda comprender sin su figura. El mediocentro brasileño es el dique de contención del centro del campo, un escolta de lujo que permite vivir tranquilos a dos futbolistas con querencia por el juego asociativo como son Toni Kroos y Luka Modric. Ambos están bien salvaguardados por el ‘14’, siempre expeditivo al corte con una media de seis robos de balón por partido, el 21% de los que protagoniza el Real Madrid durante un encuentro. Ningún otro jugador de la Champions iguala semejantes números.

Curiosamente, puede decirse que el Atlético fue el equipo que le cambió la vida a Casemiro. La derrota del Real Madrid en el derbi liguero de la pasada campaña en el Bernabéu marcó un antes y un después en su carrera. Los colchoneros pusieron en evidencia el plan de Zinedine Zidane en los encuentros importantes buscando la espalda de los centrocampistas. El pivote madridista, entonces suplente habitual, fue la solución adoptada por el técnico francés pasando a titular indiscutible desde aquel tropiezo.

Intensidad al límite

Sin embargo, todo plan tiene sus fisuras, y el de la medular de los blancos no representa una excepción. Si por algo se caracteriza Casemiro, es por emplearse siempre con máxima intensidad desde el primero hasta el último minuto, algo que supone una virtud y al mismo tiempo un riesgo. En el último Clásico frente al Barça se pudo comprobar, cuando el brasileño pudo ser expulsado antes del descanso por derribar a Leo Messi habiendo visto la cartulina amarilla con anterioridad.

Apenas unos días antes, fueron los jugadores del Bayern Múnich quienes reclamaron una acción similar con mismo protagonista. Se trata de una constante que se antoja peligrosa de para este partido, cuando espera otro rival exigente como es el Atlético. El mediocentro debe medir correctamente los tiempos para no ver antes de tiempo una amarilla que lo comprometa.

¿Solo ante el peligro?

La intensidad con la que se emplea Casemiro no es la única razón por la que en ocasiones se ve en el filo de la navaja. El hecho de que aporte un plus de robustez al equipo no debe ser malinterpretado por sus compañeros, quienes deben seguir implicándose en tareas defensivas y no delegar todo en él. Una vez más, sirve como ejemplo la reciente derrota ante el Barça, en la que el brasileño se vio solo ante el peligro representado por Messi.

Aunque el centrocampista del Real Madrid disparó su prestigio desactivando al argentino en sus dos anteriores enfrentamientos con los culés, en aquellos encuentros fue todo el equipo el que tejió una telaraña defensiva donde él se hizo verdaderamente fuerte. Frente al Atlético de Antoine Griezmann volverá a necesitar de esa implicación colectiva. “Hay que tener un poco más de atención”, aseguró tras el último derbi, en el que el ‘7’ rojiblanco ya aprovechó un despiste colectivo para lastimar a los blancos. Reforzar el bastión de Casemiro será fundamental para no conceder un peligroso gol en campo propio.

Duelo clave en la medular del derbi

La madre de las batallas que se librarán en el derbi tendrá lugar en el centro del campo, donde ambos equipos lucharán por imponer sus condiciones

Zinedine Zidane y Diego Pablo Simeone maquinan un plan con el que tratarán de que el trascurso del partido entre Real Madrid y Atlético vaya en función de sus intereses. Del dominio del centro del campo dependerá que la dinámica del choque se incline hacia un lado u otro. El francés salió claramente vencedor en el último derbi, en la que fue una de las mejores lecciones tácticas que se le recuerdan durante su etapa en el banquillo blanco. El técnico madridista pobló la medular con Isco, Modric y Kovacic más las ayudas de Bale y Lucas Vázquez, dibujo que le dio un control que se tradujo en una rotunda victoria.

No obstante, cada partido es una historia diferente y el próximo capítulo nada tendrá que ver con el anterior en este aspecto. Poco se parece este Atlético al que naufragó en el Calderón con Gabi y Koke como mediocentros. Actualmente es Saúl quien forma en el círculo central junto al capitán, donde está creciendo. En consecuencia, los de Simeone han vuelto a transmitir esa sanción de fiabilidad que habitualmente les ha distinguido, lejos del equipo deslavazado que fue durante buena parte de la primera mitad de competición.

Creadores y destructores

Especialmente prometedor se antoja el pulso entre dos directores de juego como son Kroos y Koke, quienes figuran entre los cinco futbolistas que han completado más pases en LaLiga (72 pases por partido del alemán y 68 del vallecano). Por tanto, no es de extrañar que ambos lideren la incidencia en el juego de sus respectivos equipos (el 14% de los pases buenos del Real Madrid los da Kroos, mientras que Koke hace lo propio en un 15% de los del Atlético) y en la generación de ocasiones (ambos acaparan un 22% de los pases que preceden a ocasión de gol de sus equipos).

La otra cara de la moneda la representan Casemiro y Gabi, los principales encargados de destruir el juego de sus rivales. Pese a no tratarse de jugadores que aparentemente marcan la diferencia, cada uno de ellos resulta fundamental. El ‘14’ rojiblanco lidera la presión de los de Simeone y promedia 8 recuperaciones por encuentro. En el caso del brasileño, cabe destacar sus extraordinarias cifras que le acreditan como el jugador de las grandes ligas europeas que realiza más entradas con robo de balón por partido (5).

El sacrificio de los de arriba

En el fútbol actual no existe equipo competitivo sin una mínima implicación defensiva de los hombres teóricamente más adelantados. En el Real Madrid de la BBC esa tarea suele corresponder a Gareth Bale, el principal encargado de que los blancos no acusen una desventaja numérica en el centro del campo. Aunque el galés brilla menos en ataque cuando está más exigido en otros aspectos, su papel ante los rivales de máxima exigencia se antoja trascendental.

Caso similar ha venido siendo el de Yannick Carrasco con Simeone cuando juega pegado a la línea de cal. No obstante, el técnico argentino maneja otras variantes como la presencia de cuatro centrocampistas puros que arropen la medular, la fórmula habitual de la temporada pasada. Esta versión más pragmática del Atlético también le hace más previsible en ataque. Ambos técnicos tratarán de buscar el equilibrio perfecto para dominar la batalla.

¿Seguirá la victoria sin Casemiro?

En el verano de 2012 un jugador brasileño de 20 años viajaba a La Capital para fichar por el club blanco bajo la etiqueta de desconocido. Ese ‘desconocido’, por aquel entonces sin experiencia en Europa, ahora es una auténtica referencia a nivel mundial. Vital en la victoria del Real  Madrid en Bilbao (con golazo incluido) y demoledor en la goleada de la canarinha ante Uruguay del pasado viernes, Casemiro ha disputado 15 partidos en LaLiga y en 13 ocasiones lo ha hecho como titular. Sin embargo este domingo no podrá estar frente al Deportivo Alavés por acumulación de amarillas. Los últimos datos obrados por el centrocampista ponen a Zidane en un serio compromiso a la hora de buscarle un sustituto. Además el actual líder del campeonato doméstico no pierde un solo encuentro desde principios de enero.

 Es el centrocampista del Real Madrid que más recuperaciones registra (120)  

Cada vez más ‘pistolero’

Es su cuarta temporada en el primer equipo del Real Madrid, pero parece que lleva jugando toda una vida allí. Y es que a falta de 11 encuentros para que finalice el campeonato doméstico, ya ha mejorado sus anteriores promedios goleadores: tres tantos obrados frente a Granada, Napoli y Athletic Club de Bilbao. Asimismo es el centrocampista del conjunto blanco que más recuperaciones apunta a su casillero con un total de 120 balones robados (solamente le superan Sergio Ramos y Marcelo). El equipo merengue volverá a jugar casi un mes después (Real Madrid-Betis) sin ese brasileño que en menos de un año dejó de ser un desconocido para consagrarse en inamovible.

Casemiro celebración gol Real Madrid vs Athletic

Casemiro, un mediocentro con cifras de clase mundial

A nadie pilla ya por sorpresa la increíble ascensión de Carlos Henrique Casemiro en el Real Madrid. Si hace un año apenas había comenzado a asentarse en el once de Zinedine Zidane, a día de hoy nadie le discute como un pilar fundamental del conjunto blanco. Aunque su fútbol no posee esas cualidades que llaman fácilmente la atención, los números demuestran que el brasileño es actualmente uno de los mejores especialistas defensivos que se pueden encontrar en la medular.

Y es que no hay ningún otro futbolista en las grandes ligas europeas que registre tantas entradas intentadas (124) y ganadas (90) como el ’14’ del Real Madrid, tal y como se puede comprobar en los datos aportados por @OptaJose. Aunque no sea el que usualmente marca los goles o da las asistencias, estos números muestran a un futbolista que decanta las guerras a base de vencer en las pequeñas batallas.

Espectacular actuación en San Mamés

Casemiro firmó uno de sus mejores partidos con la camiseta del Real Madrid en San Mamés, donde se salió en todos los aspectos, tanto en aquellos por los que se caracteriza su fútbol como en otros más impropios del mismo. Brilló en su especialidad siendo el jugador que más balones robó durante el partido con 18 recuperaciones, 15 de ellas en la segunda parte. Además, también fue clave marcando el 1-2 definitivo en una jugada de saque de esquina. Los blancos no necesitan pensar en otro futbolista para que sea el ancla del equipo, tienen al mejor en casa.

Y a los 90 días… Casemiro descansó

La lista del Real Madrid para el encuentro de LaLiga que disputará este miércoles contra Las Palmas ha traído como novedad significativa la ausencia de Carlos Henrique Casemiro. Para recordar la última vez que el pivote brasileño no participó en un partido del Real Madrid, hay que remontarse al choque frente al Sporting de Gijón, cuando acababa de recuperarse de la fisura de peroné que le tuvo más de dos meses en el dique seco.

Ha jugado los últimos 19 partidos del Real Madrid

Desde su reaparición en el duelo copero frente a la Cultural Leonesa del pasado 30 de noviembre, el mediocentro ha sido imprescindible para Zinedine Zidane encadenando 19 partidos consecutivos, 17 de ellos como titular. Entre dicho partido y el próximo que disputarán los blancos habrá transcurrido un periodo de 91 días en el que Casemiro ha sido el único integrante de la plantilla que no ha sabido lo que es tener descanso.

Pese a que el técnico francés ha venido mostrándose proclive a las rotaciones, el caso del ’14’ madridista ha representado la excepción, una pieza única y fundamental en la estructura del equipo. En el último partido frente al Villarreal completó una gris actuación y terminó siendo sustituido por Isco a los 58 minutos, un cambio que marcó el desarrollo del choque. Un descanso necesario y por otra parte merecido, pues su rendimiento durante la temporada admite pocas dudas.

El genio contra el antídoto

En la cabeza de Zidane habrá rondado durante los últimos días una preocupación en especial: cómo pararle los pies a Hamsik. El crack del Nápoles llega al Bernabéu en el que probablemente esté siendo el mejor momento de forma de su carrera. Por suerte para el francés, en su plantilla dispone de un auténtico perro de presa. Casemiro ya es un ídolo del madridismo precisamente por sacar adelante desafíos como éste.

Marek Hamsik ha logrado que su talento sea reconocido entre todos los aficionados al fútbol sin necesidad de formar parte de un club de primera fila ni de haber sido aspirante a una competición de prestigio. Su calidad simplemente no puede pasar desapercibida. El eslovaco goza de una nueva oportunidad para que se le recuerde por algo más que haber ganado dos Copas de Italia. Puede colocar al equipo que capitanea entre los 8 mejores conjuntos de Europa eliminando a todo un Real Madrid.

Han pasado cinco años desde que el Nápoles marrase una oportunidad similar cayendo en la prórroga frente al Chelsea, conjunto que a la postre terminó proclamándose campeón de aquella edición de la Champions. Por aquel entonces, Hamsik ya era un mediapunta de intachable calidad al que, como tantos otros, sólo la irregularidad le impedía ser reconocido como algo más. Nada de esto sucede ya con el ‘17’ partenopeo, quien ha encontrado bajo las órdenes de Maurizio Sarri su versión más completa y madura jugando como interior izquierdo.

A día de hoy, el centrocampista eslovaco dirige el juego de los suyos (88,7 pases por partido, sólo superado por su compañero Jorginho en este aspecto) al mismo tiempo que continúa haciendo gala de su despliegue físico (lidera en su equipo la estadística de distancia recorrida en Champions con 65 km) y calidad decisiva en el área contraria (11 goles y 8 asistencias entre todas las competiciones).

Todas estas estadísticas no amedrentan a un Carlos Henrique Casemiro que está preparado para este tipo de lances. Cuando el mediocentro brasileño está entonado, no hay oponente que escape de sus redes. Sino que se lo pregunten a Leo Messi, a quien secó completamente en sus dos últimos enfrentamientos. Esta vez Hamsik no tendrá nada fácil burlar la frontera que salvaguarda el ‘14’ madridista.

Casemiro es el que más balones roba en el Real Madrid

Así lo dicen también las cifras, ya que es el futbolista del Real Madrid que más recuperaciones protagoniza por partido con 12 robos de balón. También lidera con holgura el apartado de entradas con 8 intentos por encuentro (el segundo que más entradas hace, Toni Kroos, ni siquiera promedia las 5 por partido). No es sencillo superarle, ya que de esas veces que disputa un duelo individual, logra desposeer del balón al contrario en un 75% de las ocasiones. Ganarle por arriba tampoco es una opción asequible (60% de duelos aéreos ganados). Lo que se dice toda una roca. Zinedine Zidane cuenta con el mejor antídoto posible para que el genio no haga de las suyas.

El Real Madrid de los centrocampistas

Con o sin la BBC, el Real Madrid de Zinedine Zidane tiene un plan fiado a su centro del campo. Partidos como el firmado el domingo ante la Real Sociedad así lo evidencian. Los blancos, en pleno gabinete de crisis tras la eliminación en Copa, necesitaban un plan de garantías para hacer frente a uno de los equipos más peligrosos de la competición. Todo lo que sucedió en el césped del Santiago Bernabéu pasó por la medular formada por Casemiro, Kroos y Kovacic, hasta el punto de que fue el croata quien abrió el marcador.

Los tres centrocampistas completaron el podio de los suyos en recuperaciones de balón (un total de 23 sólo entre ellos), mientras que el alemán fue el encargado de marcar el tiempo del partido liderando la estadística de pases (61). Su despliegue físico también se hizo notar, ya que Casemiro (11,32 km) y Kroos (11,18 km) fueron segundo y tercer jugador con mayor distancia recorrida respectivamente. Sólo les superó el incombustible Lucas Vázquez (11,74 km), un futbolista que con su trabajo sirvió de blindaje a sus mediocentros.

A la espera de Modric

Con una victoria que le devuelve la tranquilidad en LaLiga, la prioridad del conjunto madridista es recuperar su mejor nivel, el que le permitió sumar 40 partidos sin perder. La versión más fiable de los merengues pasa necesariamente por Luka Modric, quien continúa recuperándose de una sobrecarga muscular. Tras la última victoria, Zidane reconoció que espera tenerlo de vuelta para el próximo partido en Balaídos. Su importancia en el equipo también define a este Real Madrid.

Galones para Casemiro

Es en la derrota cuando se comprueba quiénes son los verdaderos líderes. Casemiro se está destapando como tal, uno de los pocos jugadores del Real Madrid que se salva de la quema en los últimos dos tropiezos. En el Pizjuán todos hablaron de su actuación y su choque de trenes con N’Zonzi, mientras que en Copa, ajeno al gélido ambiente que dominó el encuentro, exhibió su habitual intensidad. Aunque el mediocentro brasileño lleva meses siendo indiscutible en los planes de Zidane, su jerarquía dentro del equipo no para de crecer.

Casemiro ha completado los últimos 9 partidos del Real Madrid

Como muestra de esa importancia, basta comprobar que es el único futbolista de la plantilla que no ha rotado en los últimos 9 partidos. La fisura en el peroné que le tuvo apartado dos meses del terreno de juego ha quedado en el pasado. Regresó en la vuelta de Copa frente a la Cultural para coger rodaje, fue reservado en el Clásico y, desde entonces, lo ha jugado absolutamente todo. A día de hoy, se encuentra en plenitud física y lleno de confianza.

Un jugador cada día más completo

Ese momento anímico y de forma que atraviesa Casemiro está reflejándose en su fútbol. Si la temporada pasada se limitaba a las labores de contención dejando que fuesen otros los que elaborasen la jugada, en la actual también se está soltando con el balón en los pies. En sus últimas tres actuaciones en LaLiga ha promediado una media de 62 pases por encuentro con un acierto del 90%, cifras impropias de lo que se esperaba de alguien de sus características. Acciones como la de su gol ante el Granada también muestran a un jugador que se está animando en sus incorporaciones al remate. Tanto en carisma como en juego, la figura del brasileño gana peso.

Se terminó la racha, queda su legado

El Real Madrid puso fin a una extraordinaria racha de 40 partidos invicto. Pese a la amargura que deja la derrota del Pizjuán en el madridismo, queda el legado de estos 9 meses. Sólo hace falta comparar la situación del equipo que perdió con el Wolfsburgo con el actual para darse cuenta. La vida de los blancos ha cambiado radicalmente en cuestión de 284 días.

Vuelta a la cima del fútbol

La Undécima Champions, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes conquistados hablan por sí solos. Zidane ha conseguido devolver al conjunto madridista a su lugar en la cima del mundo en menor tiempo del esperado. Por si fuera poco, el equipo se encuentra en una situación óptima en las tres competiciones del presente curso. Líderes en LaLiga, en cuartos de final de Copa del Rey y en octavos de Liga de Campeones. El madridismo sueña con el triplete.

Un equipo con alma e identidad

Tantos partidos sin tropezar no pueden ser producto de la casualidad. Hoy por hoy, el Real Madrid tiene un plan bien definido y cree en él hasta el final. El centro del campo formado por Casemiro, Kroos y Modric ha instaurado un equilibrio que ha hecho de los blancos un conjunto irreductible, sin olvidar la pegada de la BBC. Sólo otro equipo tan bien trabajado y que nunca se rinde como es el Sevilla pudo tumbar a los de Zidane en una noche en la que probablemente no merecieron perder.

Una plantilla enchufada

La racha de los merengues no se ha caracterizado por el protagonismo de 11 jugadores, sino de una plantilla en la que todos sus integrantes han tenido sus momentos de relevancia. Zidane ha conseguido que casi todos sus jugadores se sientan importantes y saquen lo mejor de sí mismos, por lo que ninguna rotación ha provocado que decaiga el rendimiento colectivo. Sin esta amplitud de posibilidades en el equipo, la derrota del Real Madrid hubiese llegado mucho antes.

La proeza de Cristiano

No son pocos los futbolistas que han rendido a un extraordinario nivel a lo largo de estos 40 partidos. Sin embargo, destaca especialmente el caso de Cristiano Ronaldo por todo lo que representa para el equipo. Con 31 años, el portugués volvió a lograr lo que se recordará como una proeza, arrebatar un cuarto Balón de Oro a Leo Messi. Evidentemente, lo hizo porque su aportación y rendimiento durante este periplo de 9 meses estuvo a la altura de semejante logro.

Los cinco ejemplos a seguir por Odegaard

Odegaard ha hecho las maletas en este mercado de invierno para continuar madurando en el Heerenveen de la Eredivisie holandesa, donde jugará en calidad de cedido durante 18 meses. Atrás quedan sus primeros dos años como jugador blanco, en los que ha completado 62 partidos con el Castilla y alguna aparición puntual con el primer equipo. Si tiene la intención de aprovechar la experiencia para mejorar, volver y triunfar como madridista, en la actual plantilla del Real Madrid tiene cinco buenos ejemplos en los que fijarse.

Dani Carvajal

El ‘2’ madridista pasó por todos los escalafones del club desde la categoría de alevín. Tras apuntar maneras ascendiendo con el Castilla en 2012, el club decidió traspasarle al Bayer Leverkusen para no frenar su evolución. La apuesta no pudo salir mejor, ya que Carvajal firmó un espectacular año en la Bundesliga (8 asistencias en 36 partidos y aparición en el once ideal del torneo). El Real Madrid ejerció la opción de recompra sobre el lateral, que regresó a casa para definitivamente quedarse.

Carlos Henrique Casemiro

El brasileño recaló en Concha Espina en 2013 procedente del Sao Paulo como una apuesta de futuro. Tras insinuar su gran potencial en actuaciones como la del Signa Iduna Park en 2014, fue cedido al Oporto, donde terminó de hacerse como jugador. Su rendimiento fue tal (41 partidos, 4 goles, 3 asistencias) que el conjunto portugués hizo lo posible por retenerlo, pero en el Real Madrid tuvieron claro que ya estaba preparado para asumir responsabilidades importantes. Y así ha sido desde el curso pasado hasta hoy.

Lucas Vázquez

El gallego ingresó en el club como juvenil y pronto se destapó como una de las grandes promesas del Castilla. El Real Madrid decidió cederlo al Espanyol para que se forjara al máximo nivel. Le bastó una temporada como periquito (39 partidos, 4 goles, 7 asistencias) para demostrar que podía dar el salto definitivo al conjunto madridista. Éste se produjo durante la temporada pasada, en la que se fue ganando un lugar importante en los planes de Benítez y más tarde Zidane a base de constancia y buenas actuaciones.

Kiko Casilla

Su caso es distinto al de otros por ser un viaje de ida y vuelta más largo de lo habitual. Criado como guardameta de futuro en las categorías inferiores, tuvo que poner rumbo al Espanyol para buscar más oportunidades. Incluso como jugador propiedad de la entidad perica tuvo que salir cedido al Cádiz y al Cartagena para ganar experiencia. Desde 2012 se consolidó en la portería blanquiazul con grandes actuaciones, hasta el punto de que el equipo que lo formó decidió traerlo de vuelta en 2015.

Álvaro Morata

Entre 2010 y 2014 despuntó en el Castilla y apuntó maneras en sus apariciones con el primer equipo. Ante las dificultades para gozar de los minutos necesarios para un jugador de su proyección, fue traspasado a la Juventus. En Italia logró convertirse en uno de los hombres más determinantes de la ‘Vecchia Signora’ con 27 goles y 19 asistencias en dos años. Su nivel no pasó desapercibido para el Real Madrid, que lo recompró el pasado verano.