El gol de churro que inició la remontada del Newcastle

Mohamed Diamé hizo buena la máxima de que en el fútbol todos los goles valen igual. El futbolista del Newcastle marcó un tanto de lo más antiestético, pero que fue fundamental para cambiar el curso del partido. Las ‘urracas’ perdían por 1-0 frente al Brighton en un duelo decisivo por el ascenso hasta que en el minuto 80 ocurrió una jugada insólita y que milagrosamente terminó convirtiéndose en el empate. El tinerfeño Ayoze Pérez remató la faena pocos minutos después para poner líderes en solitario de la Championship a los de Rafa Benítez.

Un gol estrafalario que valió su peso en oro