Godin Fernando Torres Gabi Atletico

El último servicio de la vieja guardia

La Europa League puede convertirse en el último título que conquisten juntos los cuatro viejos jinetes que han acompañado a Simeone durante toda su etapa en el banquillo del Atlético. Son de los pocos supervivientes de la final ganada en Bucarest en 2012

 

Gabi

A sus 34 años, el capitán ya no es indiscutible en las alineaciones del Cholo, pero todo apunta a que sus galones saldrán a relucir en Lyon y que el técnico argentino partirá de inicio con su hombre de máxima confianza. “La Europa League es una mierda”, dijo en caliente tras verse prácticamente fuera de la Champions hace unos meses, un pensamiento que habrá cambiado por completo al verse tan cerca de levantar su sexto título como rojiblanco. “La realidad es que llevamos mucho tiempo sin ganar, llegamos a finales pero no las hemos ganado. Este equipo necesita ganar, volver a hacerlo, sentirse en la élite. Ganar para que otros jugadores quieran venir y para que los que están se quieran quedar”, señaló en estos días previos a la final.

 

Godín

Otro de los grandes líderes del Atlético y autor de grandes gestas como el cabezazo que dio a los colchoneros la Liga de 2014. A sus 32 años, el tiempo no pasa en balde, pero ha demostrado que sigue siendo indispensable para las citas importantes. En los dos partidos de la eliminatoria contra el Arsenal volvió a rendir a un nivel sólo al alcance de uno de los mejores centrales del mundo. “Estamos motivados por el hecho de jugar esta final, es un título importante para el club. La experiencia que nos da jugar finales, y contra otros que eran favoritos y haberlos ganado, nos indica que son partidos diferentes y que sólo sirve lo que hagas. Son partidos con muchas emociones, con muchos detalles. Hay que hablar en el campo y hacer las cosas de la mejor forma”, afirmó el uruguayo sobre la cita que espera en Lyon.

 

Filipe

Un lateral izquierdo irrepetible por su calidad. Su grave lesión en el partido de vuelta contra el Lokomotiv de Moscú truncó su campaña, aunque ha conseguido recuperarse de forma milagrosa en 52 días de la fractura que sufrió en el peroné. Pese a todo, los colchoneros han sido capaces de seguir adelante sin el brasileño y todo apunta a que verá la final desde el banquillo al estar todavía falto del ritmo que exige un partido de estas características. “Mucha gente cree que es nuestra obligación estar ahí, en la final, por la eliminación de Champions que sufrimos. Pero sé lo complicado que ha sido: me dejé mi pierna de por medio en un partido sin tener que hacerlo. Vamos a intentar ganarla porque es muy bonito poder levantar un trofeo con el Atlético”, indicó.

 

Juanfran

Un rojiblanco de adopción al que Simeone le cambió la vida desde su llegada al banquillo hace seis años. A partir de entonces, se convirtió en un fijo en el lateral derecho y en pieza indispensable de todos los éxitos cosechados por el club. También ha tenido momentos difíciles como la final perdida en Milán, aunque fue en esas cuando más demostró su amor por los colores y se ganó el cariño de los suyos. Se perdió los últimos duelos por una lesión muscular, pero su experiencia es un grado de cara a una final y el Cholo puede tenerlo muy en cuenta. El Atlético también quiere ganar esta Europa League por el de Crevillente, para premiar tantas lecciones de sacrificio y pundonor.

Fernando Torres Atleti

El adiós europeo de Torres

El ídolo rojiblanco afronta su último partido como local en Europa. Tras anunciar su marcha, quiere despedirse cumpliendo su gran cuenta pendiente, la de levantar un título con la camiseta del Atlético

Se siguen cumpliendo capítulos en la cuenta atrás de Fernando Torres para dejar de ser jugador del Atlético. La vuelta de semifinales de la Europa League ante el Arsenal estará marcada, entre otros hechos, por ser el último partido europeo que El Niño dispute ante su afición con la camiseta rojiblanca. Evidentemente, puede que no todo acabe aquí. La gran aspiración colchonera es alcanzar la final de Lyon y levantar ese título que el ídolo fuenlabreño todavía no ha podido ganar con el equipo de su vida.

Con un palmarés en el que figuran dos Eurocopas, un Mundial, una Champions League y una Europa League, resulta paradójico que Torres aún no haya tenido la ocasión de visitar Neptuno para celebrar un éxito de este calibre. Más aún teniendo en cuenta los títulos conquistados por el club en el periodo de ocho años que separa las dos etapas del atacante en el Atlético (2001-2007 y 2015-2018): dos Europa League, dos Supercopas de Europa, una Copa del Rey, una Liga y una Supercopa de España.

Un título para El Niño

Hay que recordar que Torres ni siquiera tuvo ocasión de jugar una competición europea durante su primer ciclo como rojiblanco (no considerando tal la Copa Intertoto que disputó el Atlético en el verano de 2004). Fueron años difíciles en lo que El Niño tuvo que tirar del carro, quizá demasiado solo en la tarea. Tras separar sus caminos en el verano de 2007, una decisión que a la larga fue beneficiosa para ambas partes, el delantero regresó en 2015 a un equipo completamente cambiado. Al fin pudo formar parte de un Atlético grande y asentado en la élite del continente.

Los 34 partidos que ha disputado como colchonero en competición europea (29 en Champions y cinco en Europa League) se han saldado con cuatro goles, alguno de ellos fundamental como el que marcó en el Camp Nou en los cuartos de final de Champions de la temporada 2015-16. Fue precisamente este título el que más cerca ha estado de levantar como rojiblanco hasta la fecha, el cual se escapó en la final de Milán. Recordadas son sus lágrimas en aquel encuentro tras la tanda de penaltis (el quinto lanzamiento era suyo y ni siquiera pudo tirarlo). Esta Europa League serviría para reparar gran parte de aquel dolor y poder darle una despedida a la altura de su leyenda.

La vieja guardia lo merece

El título también puede tener un importante significado para otros integrantes de la vieja guardia como Gabi (34 años), Juanfran (33), Diego Godín (33) y Filipe Luis (33). Todos ellos quizá estén ante su última oportunidad para levantar un trofeo con el Atlético, algo que no logran desde la Supercopa de España conquistada en 2014. Su incidencia en los éxitos deportivos que ha vivido el club rojiblanco desde la llegada de Diego Pablo Simeone es de sobra conocida. Ya lo dijo el central uruguayo al conocerse el emparejamiento con el Arsenal en semifinales: “No creo que tengan más ganas que nosotros de ganar esta Europa League”. A falta de conocer el futuro de todos ellos a partir de la próxima temporada, alzar el título en Lyon supondría la merecida guinda para su trayectoria.

Codazo godín a Lucas Vázquez

Lucas Vázquez sangró por un codazo de Godín… ¡y el árbitro no vio penalti!

La historia se repitió en el derbi madrileño. El colegiado Estrada Fernández no señaló penalti tras un codazo de Diego Godín a Lucas Vázquez, quien incluso sangró a causa de la acción. La jugada recuerda inevitablemente a la del partido de la primera vuelta en el Wanda Metropolitano, cuando Sergio Ramos acabó con la nariz rota por una patada de Lucas Hernández sin que el árbitro tampoco señalase la pena máxima en aquella ocasión.

Godín Atleti

Godín: sangre y sudor por el escudo

Diego Godín demostró de forma literal que es capaz de partirse la boca por el Atlético. Un choque con el guardameta Neto en el partido frente al Valencia provocó que el uruguayo se fracturara tres dientes en una jugada que dio la vuelta al mundo. Tras esas imágenes en las que se vio al defensor retirarse del terreno de juego con la boca ensangrentada, sólo necesitó 11 días para estar de vuelta en la ida de la eliminatoria contra el Copenhague jugando con un protector bucal. Algo asombroso teniendo en cuenta que la estimación inicial de su tiempo de baja era de tres semanas.

“Se recuperó muy bien del golpe fuerte que tuvo, le conocen todos, es un tipo muy fuerte, de carácter, personalidad y compromiso por estar siempre con el equipo. Entrenó bastante bien y más teniendo en cuenta las posibilidades que habrá en este partido de acciones aéreas, confío absolutamente en cómo está Diego y en lo bien que nos vendrá su juego”, fueron los elogios que le dedicó Diego Pablo Simeone en la previa del partido en Dinamarca. No se equivocó el técnico argentino, pues en el Parken Stadion lideró con contundencia la zaga del Atlético con siete despejes, más que ningún otro futbolista rojiblanco.

Enamorado del Atleti

Un ejemplo más del compromiso y el pundonor del charrúa, quien no es la primera vez que se deja el tipo por defender la camiseta. En el recordado 4-0 contra el Real Madrid de la temporada 2014-15, Sami Khedira le rompió la nariz en el minuto 7 de partido, lo que no le impidió disputar el choque completo. Un año más tarde, fue Luis Suárez quien le dejó un ojo morado en la eliminatoria de cuartos de final de Champions y también pudo seguir hasta el final.

Aunque el ‘2’ colchonero no hubiera sufrido este tipo de percances, nadie puede dudar a estas alturas de su amor por los colores. “Hoy en día mi vida gira en torno al Atlético de Madrid y mi país. Son mis dos amores y lo van a seguir siendo siempre, pase lo que pase. Me identifico con este club, me siento parte de esta familia, me he hecho hincha de este equipo. He encontrado un lugar en el mundo aquí en Madrid, que es difícil para uno que viene de otro país. Por eso siempre he tomado la decisión de seguir en el club a pesar de tener otras ofertas más poderosas”, confesó en una entrevista emitida por Movistar+ el pasado mes de diciembre.

Líder respetado

A sus 32 años recién cumplidos, sigue siendo el pilar fundamental de la defensa con 2.345 minutos disputados entre todas las competiciones, sólo superado por Saúl (2.982), Oblak (2.700), Griezmann (2.571) y Koke (2.397). Quedan claros los numerosos motivos por los que Godín es considerado un referente tanto en el vestuario como en la grada, historia viva del club al ser el jugador extranjero con más partidos oficiales disputados con la camiseta rojiblanca: 332 y subiendo.

Me siento un líder, un capitán dentro del grupo, respetado, y creo que los compañeros lo perciben y es positivo porque siempre intento ser positivo en los buenos momentos y aprender de los otros”, afirma sobre su jerarquía en la plantilla. En él y en Gabi tiene Simeone a los hombres ideales para transmitir los valores que llenan de orgullo a la parroquia colchonera.

Neto parte dientes Godín

Ni por esas le pitan penalti al Atleti: Godín perdió algunos dientes por un golpe de Neto

El colegiado Iglesias Villanueva volvió a situarse en el foco de la polémica al no señalar un evidente penalti de Neto sobre Godín. El uruguayo perdió algunos dientes tras recibir un golpe del portero valencianista y tuvo que ser inmediatamente sustituido. Tras 22 jornadas de Liga, el Atlético sigue siendo el único equipo del campeonato al que no le han señalado ningún penalti a favor.

A falta de saber con mayor exactitud los daños que sufre el charrúa, se trata de una noticia preocupante para Simeone, que también tuvo que retirar a su otro central titular, Stefan Savic. Según el parte médico, el montenegrino sufre “una lesión muscular en la cara posterior del muslo izquierdo” que le puede tener varias semanas de baja.

El objetivo del Atlético: recuperar la solidez

La defensa no escapa al momento de dudas que atraviesa el Atlético esta temporada. El muro edificado por Diego Pablo Simeone, recordado por ser infranqueable en sus mejores noches, transmite una vulnerabilidad nunca vista durante el periplo del técnico argentino. Pese a que los rojiblancos son el segundo conjunto menos goleado en LaLiga con seis tantos en contra, lo cierto es que buena parte de culpa la tiene Jan Oblak, quien promedia tres paradas por partido, casi el doble que el curso pasado.

El extraordinario momento de forma del guardameta esloveno camufla esa fragilidad que sí queda al descubierto si se atiende a otras estadísticas. Basta comprobar que todos los goles encajados por el equipo colchonero en Liga y Champions llegaron tras pase o centro lateral. Sin embargo, lo realmente alarmante para los del Cholo reside en el hecho de que siete de esos diez tantos llegaron de cabeza. El dominio del juego aéreo, una de las virtudes más reconocibles del Atlético durante los últimos años, se ha diluido tanto en ataque como en defensa.

¿Falta concentración?

El problema también resulta palpable en las jugadas a balón parado. Así lo corroboran los datos publicados por @futbolavanzado relativos a las diez primeras jornadas de LaLiga, los cuales sitúan a los rojiblancos como el equipo del campeonato que peor defiende los saques de esquina. Mientras que el Valencia -mejor conjunto en este aspecto- apenas permite que sus rivales rematen en un 15% de los córners, la defensa colchonera hace lo propio en un 45% de estas acciones.

Ante esta evidente debilidad, técnico y futbolistas coinciden al buscar el origen del problema. “Debemos mejorar la concentración en momentos determinantes del juego, en algunos pasajes de algunos partidos hemos bajado esa concentración que nos hace un equipo peligroso y duro, eso no podemos hacerlo”, señaló recientemente Simeone.

Prohibido fallar

El diagnóstico del entrenador argentino es muy similar al realizado por Gabi tras empatar contra el Qarabag en el Wanda Metropolitano. “Es un tema de concentración. Creo que siempre hemos sido fuertes a la hora de rematar y nos han hecho pocas ocasiones de gol… Va un poco con la dinámica del equipo, que con pocas ocasiones de córner que tienen los rivales nos hacen gol. Tendremos que entrenarlas y seguir mejorando”, afirmó el capitán.

A este problema se puede añadir otro no menos importante, ya que los años no pasan en balde para los integrantes de la retaguardia (Juanfran y Filipe ya tienen 32 años, Godín, 31). El conjunto rojiblanco está obligado a recuperar su mejor versión en defensa ante un rival de máxima exigencia como el Real Madrid. Pese a que los blancos no atraviesan su mejor momento en cuanto a pegada, son el equipo de LaLiga que más remata con una media de 20 disparos por partido. El derbi no permitirá más concesiones.

Aferrados al Faraón

La seguridad defensiva del Atlético pasa necesariamente por tener al mejor Diego Godín. Durante esta temporada se ha podido comprobar de forma bastante evidente. Los peores momentos del uruguayo han coincidido con los de mayores dudas de los colchoneros, quienes por momentos llegaron a mostrar su versión más vulnerable en el periodo de Simeone.

El técnico argentino es consciente del peso que tiene la figura del ‘2’ en todo el equipo: “Está en el mejor momento de la temporada. Con el correr del año y los partidos que vienen importantes está apareciendo su liderazgo y fortaleza que necesitamos. Cuando está bien el equipo lo nota“, llegó a comentar tras la victoria de vital importancia frente al Sevilla, en la que el charrúa fue el autor del primer tanto.

Manda en defensa

Tal y como indican las propias palabras de Simeone, para el Atlético tener a Godín es tener mucho más que a uno de los mejores centrales del planeta. El de Rosario es uno de los principales líderes del vestuario, el segundo en ascendencia tras el capitán Gabi. Como tal, es el encargado de ordenar la defensa y la salida de balón. Si él está perdido, lo están por extensión el resto de los integrantes de la retaguardia.

Pese a los altibajos que ha protagonizado a lo largo de esta campaña, continúa siendo la pieza más vital del Atlético en defensa liderando la estadística de recuperaciones de balón, prácticamente 10 por partido en LaLiga. Pase lo que pase, ya es historia del club, muy cerca de alcanzar los 300 partidos con la camiseta rojiblanca. El único extranjero que tiene por delante es Luis Amaranto Perea, quien llegó a los 314 encuentros.

Amenaza aérea

Godín no sólo ha recuperado el tono en defensa, también se está mostrando acertado en una de sus especialidades, sus incorporaciones en las jugadas de estrategia. Sólo en el actual curso de LaLiga ha conseguido tres goles de esta forma, a uno de su mejor marca en la temporada 2013/14, cuando dio el título al Atlético con su recordado tanto en el Camp Nou.

Sus últimos 16 goles fueron de cabeza

El idilio del uruguayo con el gol supera con creces lo habitual en los futbolistas que ocupan su posición. Suma 26 dianas durante toda su estancia en España, los 16 últimos logrados con la testa. De hecho, es el segundo defensa con más tantos de cabeza en las ligas de Primera del siglo XXI con un total de 14, sólo superado por otro especialista en la materia como es Sergio Ramos. Algo se le debió quedar de sus inicios en el fútbol como delantero centro.

Los intocables de Simeone

Tras cumplir los 200 partidos en LaLiga frente al ValenciaSimeone quiso expresar en rueda de prensa su gratitud hacia sus propios jugadores: “Puedo decir que soy feliz en el lugar donde estoy. Tengo un grupo que compite desde hace cinco años y medio con el corazón, más allá de las dificultades que se nos presentan cada temporada”.

Pese a que la plantilla del Atlético –como cualquier otra– ha vivido cambios sustanciales durante el último lustro, pervive un grupo de jugadores que han constituido ese núcleo tan necesario para el técnico argentino durante toda su etapa en el banquillo colchonero. A la hora de comprobar cuáles son los cinco futbolistas con más encuentros disputados en LaLiga bajo su mandato, es ahí donde aparecen sus intocables.

Gabi – 182 partidos

Desde la llegada de Simeone, fue el elegido por el propio técnico para ser su prolongación sobre el césped ejerciendo de capitán. Por ello, el mediocentro se ha convertido en el hombre más imprescindible para el argentino. Entre ambos han establecido un liderazgo que ha sido la base de los éxitos rojiblancos.

Koke – 181 partidos

El vallecano representa el equilibrio del Atlético, un futbolista fundamental en la creación pero que también ha aportado el sacrificio defensivo que es innegociable en este equipo. Simeone ha moldeado a este futbolista que tenía 19 años cuando tomó las riendas del conjunto del Manzanares.

Juanfran – 178 partidos

Su asentamiento en el lateral derecho del cuadro colchonero coincidió también con el comienzo del periplo de Simeone. Hasta esta temporada, en la que la irrupción de Vrsaljko le ha permitido gozar de más descanso, era un fijo en las alineaciones prácticamente cada dos veces por semana.

Godín – 174 partidos

Sin lugar a dudas, el uruguayo es el otro lugarteniente del Cholo actuando como segundo capitán. El indiscutible líder de la defensa durante el último lustro, quien a las órdenes del argentino se ha convertido en uno de los mejores centrales. Por si fuese poco, un gol suyo dio un título de Liga.

Filipe – 140 partidos

El brasileño es la quinta columna del Atlético, una pieza fundamental en el engranaje colchonero desde la banda izquierda. Le bastó un año en el Chelsea para darse cuenta de que su verdadero sitio estaba en la vieja guardia de Simeone, a donde volvió ofreciendo el mismo rendimiento que antes de su salida.

Diego Godín: cifra histórica, momento amargo

La visita del Atlético a Mendizorroza suponía un partido especial para Diego Godín, quien se convirtió en el segundo extranjero con más partidos de la historia del club. El uruguayo alcanzó los 286 choques oficiales superando de este modo a Jorge Griffa. Actualmente, el central está a 29 encuentros de superar a Luis Amaranto Perea y así agrandar su hito como rojiblanco.

Godín ya es el segundo extranjero con más partidos en el Atlético

Pese a estos números históricos, la situación del charrúa dista de ser la idónea en este momento. Aunque su titularidad no parece en peligro, no está al nivel infalible de los últimos años, algo que está pasando factura al rendimiento defensivo del conjunto colchonero. Frente al Alavés, pese a terminar empatando sin goles, pudo comprobarse una vez más. Sólo la espléndida actuación de Moyá y la falta de puntería de los vitorianos evitó la derrota.

Lamentable trifulca con Deyverson

Por si no tuviese bastantes problemas, Godín emborronó aún más su paso por Mendizorroza en una bronca con Deyverson a escupitajo limpio. El zaguero, quizá ya lo bastante desquiciado por el trascurso del encuentro, entró de lleno en las provocaciones del delantero brasileño. No demostró la templanza que se le presupone a un futbolista de su trayectoria.