Hablemos de Valverde

Segundo partido oficial de Ernesto Valverde en el banquillo del Barça, y segunda derrota dolorosa ante el eterno rival. Su método ya empieza a ser cuestionado en Barcelona, normal en un equipo de máxima exigencia. El problema no es perder, sino la forma. Tanto en el Camp Nou como en el Bernabéu, el Real Madrid se comió al Barça. Las sensaciones del equipo de Valverde han sido muy negativas en ambos encuentros. Sin frescura, sin verticalidad, sin seguridad en la circulación del balón, sin concentración defensiva. Todo un despropósito.

Y tampo desde el banquillo Valverde ha presentado soluciones. Jugando con cinco centrales, un equipo que no estaba acostumbrado a este sistema. Sin capacidad para cambiar piezas sobre el tablero, con cara incluso de desgana e impotencia junto a la línea de cal. La cara de Valverde es todo un poema.

¿Se arrepiente de haber aceptado la oferta del Barça? Sólo él lo sabe. Si no llegan fichajes pronto al Barça, parece que este equipo será incapaz de pelear por ningún título. Y Valverde, que llegaba con un gran cartel y un currículum impoluto, puede acabar pasando el peor trago de su carrera.

“Lo que necesitamos es ganar”

Poco más de un mes lidiando con el Barça y Valverde parece no tener fuerzas. Además, se le ve incómodo en las ruedas de prensa. Intentando contestar midiendo las palabras y sin pisar ningún charco. Dudando de lo que tiene que decir en cada momento, evitando pedir a los periodistas que le repitan la pregunta formulada en catalán aunque no la haya acabado de entender. Valverde está encorsetado en sí mismo y la imagen que le gustaría proyectar. Le falta la naturalidad que tenía hace escasos 60 días cuando estaba al frente del Athletic y triunfaba en Bilbao. ¿Aguantará hasta el final?

Declaraciones cruzadas

Pep Segura, Director General del Barça, contestó tras perder la Supercopa de España a los compañeros de Mediaset. “¿La confianza en Valverde continúa intacta?”, le preguntó el periodista. “Evidentemente”, contestó Segura.

“Pensamos en recuperar el ánimo y tirar hacia adelante, no nos queda otra”, dijo Valverde en rueda de prensa al concluir el partido del Bernabéu. “Entras en la cuerda floja en tres días. Han sucedido cosas en la pretemporada que ha afectado al equilibrio del equipo, tenemos que trabajar para poder conseguir resultados, esa es la labor que tenemos”, continuó.

“Lo que necesitamos es ganar”, sentenció.

El alucinante cambio de Luis Enrique en solo 1000 días

Adíos a la sonrisa y el brillo en la cara, hola a las canas, las arrugas y el rostro torcido por la tensión, el estrés. El carismático Luis Enrique de la presentación deja paso a un envejecido Luis Enrique que “necesita descansar”. Ambas fotos están separadas por 1000 días, los que han transcurrido desde su presentación en el Camp Nou el 21 de mayo de 2014.