Atletico Recopa 1986

Lyon: honor y venganza

“Lyon nos debe una”, fueron las palabras de Clemente Villaverde durante el sorteo de dieciseisavos de final de la Europa League. El gerente y consejero del Atlético hacía así referencia a la sede de la final que los rojiblancos finalmente disputarán en una ciudad de infausto recuerdo. Los hechos se remontan al 2 de mayo de 1986, cuando el equipo colchonero estaba a un partido de ganar la segunda Recopa de su historia. La expectación que generaba la posibilidad de volver a conquistar un título europeo 24 años después era evidente. 25.000 aficionados atléticos se desplazaron hasta Lyon para presenciar el encuentro, el mayor éxodo de seguidores rojiblancos para una competición internacional hasta esa fecha.

El vendaval soviético

Enfrente esperaba un rival de altura, un Dinamo de Kiev que es recordado como uno de los mejores equipos que dio el fútbol de la extinta Unión Soviética. Campeón en su país de cinco Ligas y cuatro Copas a lo largo de la década de los 80, aquella exitosa generación de futbolistas aspiraba a coronarse con un entorchado continental. No en vano, los jugadores entrenados por el ilustre Valeri Lobanovski constituían también la columna vertebral de la selección del gigante comunista. Arriba contaban con un excelso tridente formado por el talentoso Oleksandr Zavarov junto con dos Balones de Oro como Oleg Blokhin e Igor Belanov, siendo éste último galardonado aquel mismo año.

Los ucranianos habían protagonizado una trayectoria impecable en el torneo eliminando a Utrecht, Universitatea Craiova, Rapid Viena y Dukla Praha con una sola derrota en ocho encuentros. Por su parte, el Atlético apeó a Celtic, Bangor City, Estrella Roja y Bayer Uerdingen para convertirse en el tercer equipo español que disputó una final europea aquel año (el Real Madrid jugó la de la UEFA y el Barça la de Copa de Europa). Consciente del potencial del rival, Luis Aragonés preparó obsesivamente el partido durante más de una semana. El triunfo pasaba por que el juego aguerrido de los colchoneros se impusiera al fútbol total y veloz de los soviéticos.

Superados y humillados

Los rojiblancos saltaron al césped del Estadio de Gerland con un once formado por Fillol, Tomás, Arteche, Ruiz, Clemente, Julio Prieto, Marina, Landáburu, Ramos, Cabrera y Da Silva. El Dinamo formó con Chanov, Bessonov, Kutnetsov, Baltacha, Demianenko, Rats, Yakovenko, Yarenchuk, Zavarov, Belanov y Blokhin. Durante el choque, los ucranianos sencillamente volaron ante un Atlético incapaz de contenerlos. De hecho, sólo tardaron cinco minutos en adelantarse con un cabezazo de Zavarov. Según se acercaron los minutos finales, los del Manzanares dejaron espacios que fueron aprovechados por su rival para sentenciar con goles de Blokhin y Yevtushenko. “El equipo soviético fue siempre superior a un flojo rival, que causó una triste impresión incluso a sus propios seguidores y que acabó humillado precisamente con su arma favorita: el contragolpe”, señaló el cronista del diario El País. 32 años después, el honor de los pupilos de Luis Aragonés puede ser vengado por los del Cholo Simeone en el mismo escenario.

La hazaña ante el PSG no ha sido la única gran remontada del FC Barcelona

El Barça consiguió en la noche de ayer la mayor remontada de toda la historia de la Champions. Sin lugar a dudas, la gesta frente al PSG es muy meritoria, pero ni mucho menos ha sido la única. Anderlecht, Goteborg, Dinamo de Kiev, Chelsea y Milán también sucumbieron ante el poderío culé.

Recopa 78/79: Barça 3-0 Anderlecht (penaltis por el 3-0 de la ida)

Copa de Europa 85/86: Barça 3-0 Goteborg (penaltis por el 3-0 de la ida)

Champions League 93/94: Barça 4-1 Dinamo de Kiev (3-1 en la ida)

Champions League 99/00: Barça 5-1 Chelsea (prórroga tras el 3-1 en la ida)

Champions League 12/13: Barça 4-0 Milan (2-0 en la ida)