Draxler PSG

Draxler, la bomba invernal que prepara el Real Madrid

El Real Madrid pone su foco en Julian Draxler para aportar un salto cualitativo a su plantilla en el mercado de invierno. El alemán es uno de los mejores posicionados para cambiar de aires tras las llegadas de Neymar y Mbappé al PSG, fichajes que han puesto muy en entredicho su encaje en el equipo de Unai Emery. El periódico alemán ‘Bild’ y el británico ‘Daily Star’ coincidan en situar al equipo blanco como uno de los principales candidatos a hacerse con el futbolista, aunque en la puja también hay otros clubes como Inter y Milán.

El PSG necesita hacer caja

Los futuros problemas que puede tener el PSG de cara al cumplimiento del ‘fair play’ financiero facilitarían el traspaso del jugador de 24 años. El asunto preocupa al jeque Nasser Al-Khelaifi, hasta el punto de ser el detonante de una agria polémica en el vestuario. Por tanto, no es de extrañar que el equipo parisino trate al menos de recuperar los 40 millones de euros que pagó por Draxler el pasado mes de diciembre, cuando también se convirtió en uno de los grandes movimientos del mercado invernal.

Draxler, pillado con ‘la otra’ en Ibiza

Julian Draxler, futbolista del PSG, ha sido pillado durante sus vacaciones en Ibiza junto con una mujer en un yate en una actitud muy cariñosa que no deja lugar a dudas. Por tanto, no es de extrañar que se hayan disparado los rumores que especulan con que el jugador alemán ha sido infiel a Lena Stiffel, la que se supone que era su actual pareja y que nada tiene que ver con la de las imágenes.

Y el lobo llegó

El PSG firmó ante el Barça la que probablemente sea su actuación más memorable desde la llegada del jeque Nasser Al-Khelaifi hace algo más de cinco años al club. Hasta hoy, el ambicioso proyecto del conjunto parisino se había limitado en Europa a un aviso tras otro. El esperado salto cualitativo ni siquiera llegó ante la gran oportunidad del pasado curso, cuando quedaron eliminados en cuartos de final frente a un Manchester City que distaba de ser un equipo de primera fila.

Quizá consciente de que el club se había quedado algo estancado en sus pretensiones, el propietario árabe buscó otra vuelta de tuerca con la llegada de Unai Emery como sustituto de Laurent Blanc. El propio técnico de Hondarribia explicó en una entrevista a El País qué fue lo que le dijo Al-Khelaifi: “Tu trayectoria es ascendente; ganaste tres Europa League seguidas. No es la Champions, pero a tú nivel, con un equipo como el Sevilla, es muy difícil. Tú ya tienes un gen ganador. Y nosotros somos un equipo ganador pero que necesitamos mejorar detalles. Aquí no podemos hacer un cambio”.

El libreto de Emery ya está dando sus frutos

Tras unos primeros meses de adaptación con las dificultades que conlleva (de hecho los parisinos ni siquiera son líderes en la Ligue 1 estando a 3 puntos del Mónaco), en la ida de octavos de final de Champions se corroboró el despegue. Los futbolistas han asimilado los conceptos con los que llegó su nuevo entrenador y el resultado es un equipo más contundente y vertiginoso que el que se vio en años anteriores.

Estrellas como Di María, Cavani y Draxler también trabajan sin balón y están en completa armonía con la idea colectiva, la clave para cualquier escuadra que aspire a reinar en Europa. Por si los títulos ganados anteriormente no habían sido suficiente, Emery ha conseguido su reivindicación definitiva con la victoria de prestigio que tanto tiempo llevaba buscando. Evidentemente, su triunfo es también el del proyecto del PSG. Parece que esta temporada llegó por fin el lobo.

Las 5 actuaciones que condenan a Danilo

Llegó al Real Madrid como uno de los mejores laterales derechos del momento. Sólo este cartel pudo justificar los 31,5 millones de euros pagados por su traspaso. Sin embargo, a Danilo no le están saliendo las cosas como esperaba en el conjunto merengue, donde se ha convertido en uno de los principales señalados por la afición. La de Vigo fue sólo la última noche aciaga de un repertorio cada vez más extenso.

Una autopista en Wolfsburgo

Pese a que el brasileño ya generaba sospechas por entonces, fue en la sonrojante derrota frente al Wolfsburgo en Champions (2-0) cuando éstas se tornaron en certezas. Zidane decidió rotar a Carvajal y el resultado no pudo ser peor. Ricardo Rodríguez y Draxler aprovecharon las facilidades por ese carril derecho del conjunto madridista, donde Danilo estuvo completamente desbordado.

21 pérdidas de balón ante la Real Sociedad

Corría el mes de mayo y el Real Madrid estaba inmerso en su eliminatoria europea frente al Manchester City. La necesidad de rotar ante la Real Sociedad supuso una nueva oportunidad que el ‘23’ que tiró por la borda. En este caso, los números fueron contundentes, pues perdió 21 balones a lo largo del encuentro y sólo recuperó uno.

La final de Champions que peligró por su banda

El destino quiso que Danilo irrumpiese en el mejor escenario posible, una final de la Champions. La lesión de Carvajal a los 52 minutos requirió su participación en el encuentro con el cometido de frenar a Carrasco. Adivinen quién marcó sin apenas oposición para que el Atlético empatase el encuentro. Sufrió ante las acometidas del belga, aunque, todo sea dicho, estuvo providencial en una acción en la que Griezmann enfilaba hacia el marco de Keylor Navas.

Gol en propia en Sevilla

La segunda temporada de Danilo como madridista parecía transcurrir sin sobresaltos… hasta que llegó la vuelta de Copa del Rey contra el Sevilla. Con una cómoda ventaja de 3-0 conseguida en la ida, el brasileño se encargó de darle emoción a la eliminatoria al comienzo del choque con un certero remate de cabeza que batió a Kiko Casilla.

Gol en propia II

Así como las buenas películas tienen segunda parte, la del ‘23’ madridista no podía ser menos. El Real Madrid necesitaba remontar en Balaídos y Danilo reivindicarse. Lo que vino a continuación fue otro gol en propia del brasileño de lo más absurdo. El disparo de Guidetti fue detenido por Casilla con la mala suerte de que el lateral empujó el rechace hacia su portería. Una jugada que alimenta su gafe particular.