Gabi gol final europa league

Gabi volvió a ser el Capitán Final

Los galones existen por algo. Gabi fue titular en la final de Lyon y volvió a recordar su importante papel en el mejor Atlético de la historia. El capitán del conjunto rojiblanco firmó una imperial actuación en la medular culminada por el tanto del 3-0. Fue su momento de gloria y no tuvo inconveniente en ceder el de levantar la copa de la Europa League a Fernando Torres, gesto que le honra más si cabe.

Aquella competición que en caliente tildó de “mierda” hace unos meses se ha convertido en su consagración. Un sapo que no tuvo inconveniente en tragarse después del encuentro. “Ahora me tengo que tragar mis palabras sobre la Europa League. Esta copa nos ha dado mucho”, reconoció. A sus 34 años, todo parece indicar que la aventura no acabará aquí para el capitán, quien tiene contrato hasta 2019. En la Supercopa de Europa del próximo mes de agosto puede alzar su séptimo trofeo como colchonero.

Godin Fernando Torres Gabi Atletico

El último servicio de la vieja guardia

La Europa League puede convertirse en el último título que conquisten juntos los cuatro viejos jinetes que han acompañado a Simeone durante toda su etapa en el banquillo del Atlético. Son de los pocos supervivientes de la final ganada en Bucarest en 2012

 

Gabi

A sus 34 años, el capitán ya no es indiscutible en las alineaciones del Cholo, pero todo apunta a que sus galones saldrán a relucir en Lyon y que el técnico argentino partirá de inicio con su hombre de máxima confianza. “La Europa League es una mierda”, dijo en caliente tras verse prácticamente fuera de la Champions hace unos meses, un pensamiento que habrá cambiado por completo al verse tan cerca de levantar su sexto título como rojiblanco. “La realidad es que llevamos mucho tiempo sin ganar, llegamos a finales pero no las hemos ganado. Este equipo necesita ganar, volver a hacerlo, sentirse en la élite. Ganar para que otros jugadores quieran venir y para que los que están se quieran quedar”, señaló en estos días previos a la final.

 

Godín

Otro de los grandes líderes del Atlético y autor de grandes gestas como el cabezazo que dio a los colchoneros la Liga de 2014. A sus 32 años, el tiempo no pasa en balde, pero ha demostrado que sigue siendo indispensable para las citas importantes. En los dos partidos de la eliminatoria contra el Arsenal volvió a rendir a un nivel sólo al alcance de uno de los mejores centrales del mundo. “Estamos motivados por el hecho de jugar esta final, es un título importante para el club. La experiencia que nos da jugar finales, y contra otros que eran favoritos y haberlos ganado, nos indica que son partidos diferentes y que sólo sirve lo que hagas. Son partidos con muchas emociones, con muchos detalles. Hay que hablar en el campo y hacer las cosas de la mejor forma”, afirmó el uruguayo sobre la cita que espera en Lyon.

 

Filipe

Un lateral izquierdo irrepetible por su calidad. Su grave lesión en el partido de vuelta contra el Lokomotiv de Moscú truncó su campaña, aunque ha conseguido recuperarse de forma milagrosa en 52 días de la fractura que sufrió en el peroné. Pese a todo, los colchoneros han sido capaces de seguir adelante sin el brasileño y todo apunta a que verá la final desde el banquillo al estar todavía falto del ritmo que exige un partido de estas características. “Mucha gente cree que es nuestra obligación estar ahí, en la final, por la eliminación de Champions que sufrimos. Pero sé lo complicado que ha sido: me dejé mi pierna de por medio en un partido sin tener que hacerlo. Vamos a intentar ganarla porque es muy bonito poder levantar un trofeo con el Atlético”, indicó.

 

Juanfran

Un rojiblanco de adopción al que Simeone le cambió la vida desde su llegada al banquillo hace seis años. A partir de entonces, se convirtió en un fijo en el lateral derecho y en pieza indispensable de todos los éxitos cosechados por el club. También ha tenido momentos difíciles como la final perdida en Milán, aunque fue en esas cuando más demostró su amor por los colores y se ganó el cariño de los suyos. Se perdió los últimos duelos por una lesión muscular, pero su experiencia es un grado de cara a una final y el Cholo puede tenerlo muy en cuenta. El Atlético también quiere ganar esta Europa League por el de Crevillente, para premiar tantas lecciones de sacrificio y pundonor.

Fernando Torres Atleti

El adiós europeo de Torres

El ídolo rojiblanco afronta su último partido como local en Europa. Tras anunciar su marcha, quiere despedirse cumpliendo su gran cuenta pendiente, la de levantar un título con la camiseta del Atlético

Se siguen cumpliendo capítulos en la cuenta atrás de Fernando Torres para dejar de ser jugador del Atlético. La vuelta de semifinales de la Europa League ante el Arsenal estará marcada, entre otros hechos, por ser el último partido europeo que El Niño dispute ante su afición con la camiseta rojiblanca. Evidentemente, puede que no todo acabe aquí. La gran aspiración colchonera es alcanzar la final de Lyon y levantar ese título que el ídolo fuenlabreño todavía no ha podido ganar con el equipo de su vida.

Con un palmarés en el que figuran dos Eurocopas, un Mundial, una Champions League y una Europa League, resulta paradójico que Torres aún no haya tenido la ocasión de visitar Neptuno para celebrar un éxito de este calibre. Más aún teniendo en cuenta los títulos conquistados por el club en el periodo de ocho años que separa las dos etapas del atacante en el Atlético (2001-2007 y 2015-2018): dos Europa League, dos Supercopas de Europa, una Copa del Rey, una Liga y una Supercopa de España.

Un título para El Niño

Hay que recordar que Torres ni siquiera tuvo ocasión de jugar una competición europea durante su primer ciclo como rojiblanco (no considerando tal la Copa Intertoto que disputó el Atlético en el verano de 2004). Fueron años difíciles en lo que El Niño tuvo que tirar del carro, quizá demasiado solo en la tarea. Tras separar sus caminos en el verano de 2007, una decisión que a la larga fue beneficiosa para ambas partes, el delantero regresó en 2015 a un equipo completamente cambiado. Al fin pudo formar parte de un Atlético grande y asentado en la élite del continente.

Los 34 partidos que ha disputado como colchonero en competición europea (29 en Champions y cinco en Europa League) se han saldado con cuatro goles, alguno de ellos fundamental como el que marcó en el Camp Nou en los cuartos de final de Champions de la temporada 2015-16. Fue precisamente este título el que más cerca ha estado de levantar como rojiblanco hasta la fecha, el cual se escapó en la final de Milán. Recordadas son sus lágrimas en aquel encuentro tras la tanda de penaltis (el quinto lanzamiento era suyo y ni siquiera pudo tirarlo). Esta Europa League serviría para reparar gran parte de aquel dolor y poder darle una despedida a la altura de su leyenda.

La vieja guardia lo merece

El título también puede tener un importante significado para otros integrantes de la vieja guardia como Gabi (34 años), Juanfran (33), Diego Godín (33) y Filipe Luis (33). Todos ellos quizá estén ante su última oportunidad para levantar un trofeo con el Atlético, algo que no logran desde la Supercopa de España conquistada en 2014. Su incidencia en los éxitos deportivos que ha vivido el club rojiblanco desde la llegada de Diego Pablo Simeone es de sobra conocida. Ya lo dijo el central uruguayo al conocerse el emparejamiento con el Arsenal en semifinales: “No creo que tengan más ganas que nosotros de ganar esta Europa League”. A falta de conocer el futuro de todos ellos a partir de la próxima temporada, alzar el título en Lyon supondría la merecida guinda para su trayectoria.

Gabi Atleti rueda de prensa

“¿Moscú? Mi familia es de Albacete y allí también hace mucho frío”

El Atlético ya se encuentra en Moscú, donde este jueves (17:00) afrontará la vuelta de los octavos de final de la Europa League ante el Lokomotiv. Los rojiblancos cuentan con la importante renta que supone el 3-0 de la ida, aunque son conscientes de la peligrosidad de este tipo de encuentros en un clima de lo más adverso. Ese problema al menos no existe para Gabi, quien completó el último entrenamiento en pantalón corto y dejó atónitos a los presentes en la sala de prensa. “Yo tengo descendencia de Albacete, ciudad de España en la que hace mucho frío también“, afirmó al ser preguntado sobre las bajas temperaturas.

Está previsto que el termómetro marque los -4 grados a la hora del enfrentamiento entre colchoneros y moscovitas. Nada con lo que los de Simeone no tuvieran que convivir en el anterior cruce ante el Copenhague, al que vencieron por un contundente 1-4 en la también fría Dinamarca. “Nos adaptamos a cualquier campo. Es diferente a lo que estamos acostumbrados en España, pero jugaremos con la misma ilusión”, recalcó el capitán del Atlético en sala de prensa. El frío no será un problema para que los rojiblancos sigan avanzando en su camino a la final de Lyon.

Correa Atleti Copenhague

Bendita Europa League

Mucho han cambiado las cosas en el Atlético desde hace tres meses, cuando la debacle ante el Qarabag provocó que Gabi –lo más probable que muy en caliente– hiciera unas declaraciones llamativas por su crudeza: “A día de hoy te diría que la Europa League es una mierda”, afirmó el capitán, quien no hizo sino expresar el sentir de equipo y afición en un momento de duelo, conscientes de que la Champions se esfumaba mucho antes de lo esperado.

Por tanto, se comprenden unas palabras así en ese contexto, al igual que ahora es entendible que los rojiblancos se aferren a la Europa League con todas sus fuerzas y se valore su importancia. Tras la derrota en el Camp Nou que deja la Liga casi imposible, la segunda competición europea se convierte en la última posibilidad para que los colchoneros levanten un título, lo que siempre debe ser considerado un final feliz de temporada. De hecho, cuando se ganaron las dos primeras en 2010 y 2012, se celebraron como si los rojiblancos no se fueran a ver en otra igual en mucho tiempo. Ahora se da por sentado que todo lo que no sea ganar en Lyon el próximo 16 de mayo sería un fracaso. Es buena la autoexigencia al igual que lo es recordar de dónde se viene.

Es esta tónica afronta el Atlético la eliminatoria ante el Lokomotiv de Moscú. El líder de la Liga Rusa es considerado un rival asequible para los colchoneros. Y lo cierto es que los de Simeone cuentan con argumentos de sobra para apear al equipo moscovita, pero cuidado con pensar que será fácil. Catástrofes pasadas como la ocurrida ante el Rubin Kazán en esta misma competición deben servir para mantenerse alerta. A estas alturas es conocido el carácter correoso de los equipos rusos y habrá que sacar un gran resultado para la vuelta en el Estadio Lokomotiv, una de esas visitas que nunca son plato de buen gusto. Todo sea por estrenar el Wanda Metropolitano con título y volver a Neptuno cuatro años después. Hay que decirlo sin complejos: bendita Europa League.

Thomas Gabi Atleti

La fábrica de centrocampistas

El Atlético presume de un centro del campo formado completamente en la cantera y que es en estos momentos la envidia de Europa. Lejos quedan los tiempos en los que los rojiblancos tenían que mirar en el mercado sin demasiado éxito

Con Gabi empezó todo

Hace una década, ser un centrocampista salido de las categorías inferiores del Atlético parecía una condena casi segura al exilio. Entre todos ellos hubo uno que logró permanecer y abrir paso a los que llegaron después, no sin antes tener que buscarse las habichuelas fuera. Gabi irrumpió como una de las figuras más prometedoras de la cantera rojiblanca, unas condiciones que ya demostró en su cesión al Getafe en la temporada 2005/06, lo que le valió una oportunidad en el primer equipo la siguiente campaña sin terminar de cuajar. Tras cuatro años en el Zaragoza, donde se fogueó como jugador, el club no dudó en repescarlo en 2011. Fue entonces cuando Simeone se cruzó en su camino para convertirlo en el jugador que es hoy en día, el capitán y buque insignia del equipo con 400 partidos recién cumplidos como rojiblanco.

Un jugón llamado Koke

El de Koke Resurreción es un caso más especial si cabe dentro de los jugadores que ha dado la cantera en los últimos años, alguien con unas condiciones más propias de La Masía que del Cerro del Espino. De todo ello se ha beneficiado un Atlético que no anda sobrado de hombres de su perfil y cuyo juego colectivo suele ser reflejo del momento de forma del vallecano, tanto para bien como para mal. Lo que nadie le puede discutir son los galones que acumula con sólo 26 años, pues ya ha sobrepasado los 350 encuentros con la camiseta colchonera y ha tenido ocasión de portar el brazalete de capitán. Así transcurre un camino que comenzó en 2009, cuando debutó en el Camp Nou a las órdenes de Quique Sánchez Flores. De maestros como Tiago Mendes y el propio Gabi ha tenido ocasión de aprender un oficio que ya domina a la perfección.

Mejor llama a Saúl

En Saúl Ñíguez tiene el Atlético la joya de su corona, un centrocampista total y versátil que es actualmente el octavo más valioso del mundo en su posición según Transfermarkt. Curiosamente, el canterano debutó con el primer equipo en un partido de Europa League frente al Besiktas en 2012. Desde entonces comenzó una progresión que no ha estado exenta de dificultades, sobre todo por aquellos problemas de riñón que sufrió tras un mal golpe en un partido ante el Bayer Leverkusen. Con todo ello ha podido el ‘8’, quien parece llamado a marcar una época en el club. Por si todo ello fuese poco, tiene un don especial: si marca, el Atlético no pierde. Los 26 goles que ha hecho como rojiblanco se han traducido en 22 victorias y 4 empates. Si los colchoneros están en problemas, saben a quién llamar.

Todoterreno Thomas

Por si Simeone no tenía bastante, esta temporada ha encontrado a su cuarto fantástico en Thomas Partey, con el que completa un póker de centrocampistas que ya se han juntado como titulares en las últimas salidas a Sevilla y Barcelona. El ghanés lleva tras sí otra historia increíble, quien en 2012 dejó todo en su país para viajar en solitario a España (según reconoció en una entrevista para el diario Marca, ni siquiera avisó a sus padres) y probar suerte en el filial del Atlético. Desde entonces, dos experiencias como cedido en Mallorca y Almería más tres años en la primera plantilla en los que el africano no ha parado de crecer. Su reciente renovación hasta 2023 es el premio justo a un centrocampista que vale para todo: llega a las dos áreas, recupera e inicia el juego. También se adapta al lateral derecho.

Godín Atleti

Al Atleti ya sólo le queda la “mierda” de la Europa League

En cuestión de tres partidos, el Atlético ha tirado por la borda buena parte de sus aspiraciones para la temporada. Entre la eliminación copera fraguada en el Wanda Metropolitano y culminada en Nervión, los de Simeone también se despidieron de cualquier posibilidad de luchar por el título de Liga al ceder un empate ante el Girona.

La oleada de optimismo generada por las llegadas de Diego Costa y Vitolo se ha visto súbitamente apagada. A los rojiblancos ya sólo les queda la Europa League si aspiran a levantar algún título esta temporada. Esa competición que Gabi reconoció parecerle “una mierda” cuando estaban al borde de la eliminación en Champions. Seguramente, la opinión del capitán sea ahora otra.

“Griezmann va a continuar en el Atlético en la segunda vuelta”

El consejero delegado del Atlético de Madrid, Miguel Ángel Gil Marín, acudió al programa ‘El Transistor’ de Onda Cero, presentado por José Ramón de la Morena, para repasar la actualidad del Atlético de Madrid, con el tema de Griezmann y el interés en su fichaje por parte del Barça todavía candente. “Es obvio que ha habido contactos. No buscamos una sanción al Barça, sólo buscamos respeto. No tiene sentido que ahora en la mitad del campeonato, el que va primero intente contratar a uno de los jugadores que tiene el que va segundo”, ha señalado.

“A día de hoy, las relaciones del Atlético de Madrid con el Barcelona son muy buenas pero cuando alguien hace algo que no debe nos tenemos que defender por nuestra masa social y por mantener la integridad de la competición. Griezmann va a continuar en el Atlético en la segunda vuelta. El club no va a negociar ahora y es prácticamente imposible que ningún equipo pague su cláusula de rescisión ahora. Hasta el día uno de julio su cláusula es de 200 millones de euros y que más allá de todo ello, Antoine está bien. Nos ha costado tanto juntar a Griezmann con Diego Costa que la idea es que puedan estar varios años juntos en el equipo”, ha continuado.

Griezmann cuesta 200 millones de euros hasta el 1 de julio de 2018

“Sería un golpe mucho mayor para el Atlético perder a Simeone que perder a Griezmann. Simeone representa al club en valores, trabajo y filosofía de juego. Él representa un equipo de fútbol y ningún jugador por si solo representa a un equipo”, ha querido zanjar.

Torres-Simeone

Sobre la relación Torres-Simeone: “Tengo clarísimo el respeto y admiración que tiene Simeone por Torres y lo que representa Fernando para el club. Hoy en día, para el aficionado, quien mejor representa los sentimientos del Atlético es Fernando Torres sin duda. Simeone no quiere que Torres sea simplemente una bandera, quiere que sea lo que es, un gran futbolista. Y Torres no quiere ser una bandera, quiere disfrutar del fútbol compitiendo y jugando”.

Bartomeú pensaba que Saúl Ñíguez costaba 80 millones y no 150

Sobre Saúl Ñíguez: “Bartomeu me llamó este verano para decirme que necesitaban un jugador de las características de Saúl y que tenían intención de pagar su cláusula. Lo que no sabía es que tres días antes habíamos firmado el nuevo contrato y su cláusula subía de 80 millones a 150″.

Sobre Koke: “Uno de los fichajes de los que más orgulloso estoy es el de Koke, me costó retenerlo en un momento en que tenía un preacuerdo con el Real Madrid. Tuve que hablar con mucha gente para deshacer aquello. Entonces Koke tendría unos 12 años”.

Todo atado

Además, confirmo la cesión de Vietto al Sporting de Portugal, la renovación de Gabi, que quieren que se quede Carrasco y que Juanfran seguirá la próxima temporada.

 

El objetivo del Atlético: recuperar la solidez

La defensa no escapa al momento de dudas que atraviesa el Atlético esta temporada. El muro edificado por Diego Pablo Simeone, recordado por ser infranqueable en sus mejores noches, transmite una vulnerabilidad nunca vista durante el periplo del técnico argentino. Pese a que los rojiblancos son el segundo conjunto menos goleado en LaLiga con seis tantos en contra, lo cierto es que buena parte de culpa la tiene Jan Oblak, quien promedia tres paradas por partido, casi el doble que el curso pasado.

El extraordinario momento de forma del guardameta esloveno camufla esa fragilidad que sí queda al descubierto si se atiende a otras estadísticas. Basta comprobar que todos los goles encajados por el equipo colchonero en Liga y Champions llegaron tras pase o centro lateral. Sin embargo, lo realmente alarmante para los del Cholo reside en el hecho de que siete de esos diez tantos llegaron de cabeza. El dominio del juego aéreo, una de las virtudes más reconocibles del Atlético durante los últimos años, se ha diluido tanto en ataque como en defensa.

¿Falta concentración?

El problema también resulta palpable en las jugadas a balón parado. Así lo corroboran los datos publicados por @futbolavanzado relativos a las diez primeras jornadas de LaLiga, los cuales sitúan a los rojiblancos como el equipo del campeonato que peor defiende los saques de esquina. Mientras que el Valencia -mejor conjunto en este aspecto- apenas permite que sus rivales rematen en un 15% de los córners, la defensa colchonera hace lo propio en un 45% de estas acciones.

Ante esta evidente debilidad, técnico y futbolistas coinciden al buscar el origen del problema. “Debemos mejorar la concentración en momentos determinantes del juego, en algunos pasajes de algunos partidos hemos bajado esa concentración que nos hace un equipo peligroso y duro, eso no podemos hacerlo”, señaló recientemente Simeone.

Prohibido fallar

El diagnóstico del entrenador argentino es muy similar al realizado por Gabi tras empatar contra el Qarabag en el Wanda Metropolitano. “Es un tema de concentración. Creo que siempre hemos sido fuertes a la hora de rematar y nos han hecho pocas ocasiones de gol… Va un poco con la dinámica del equipo, que con pocas ocasiones de córner que tienen los rivales nos hacen gol. Tendremos que entrenarlas y seguir mejorando”, afirmó el capitán.

A este problema se puede añadir otro no menos importante, ya que los años no pasan en balde para los integrantes de la retaguardia (Juanfran y Filipe ya tienen 32 años, Godín, 31). El conjunto rojiblanco está obligado a recuperar su mejor versión en defensa ante un rival de máxima exigencia como el Real Madrid. Pese a que los blancos no atraviesan su mejor momento en cuanto a pegada, son el equipo de LaLiga que más remata con una media de 20 disparos por partido. El derbi no permitirá más concesiones.

Gabi: “La Europa League es una mierda”

Gabi compareció ante los medios tras el duro varapalo sufrido por el Atlético ante el Qarabag, el cual deja a los colchoneros con pie y medio fuera de la Champions League. Ante la posibilidad de finalizar en la tercera posición del grupo y tener que disputar Europa League, el capitán rojiblanco se mostró contundente: “A día de hoy, la Europa League me parece una mierda. Pero me ha dado mucho y si nos toca jugarla iremos a ganarla“.

El ‘Mono’ Burgos asume la marcha de Theo: “Vio cosas que nosotros no vemos”

Germán ‘Mono’ Burgos, segundo entrenador del Atlético de Madrid, analizó la actualidad del equipo en las jornadas ‘Cultura en Rojo y Blanco’. El argentino explicó los motivos a los que achaca lo que ya parece un hecho, la salida de Theo Hernández al Real Madrid: “Creo que él vio cosas que nosotros no vemos, como que no tuviera posibilidades. Los jugadores cambian de rumbo cuando ven que no tienen posibilidades. En este caso es muy joven, si vamos a la trayectoria de su hermano Lucas, es mejor ahora que cuando tenía la edad de Theo”, explicó.

El exguardameta también habló sobre la posibilidad de ser el sustituto de Diego Pablo Simeone en el banquillo en un futuro: “Eso se va a dar naturalmente, uno no tiene que forzar, sobre todo porque hay gente trabajando que son amigos. Para que se dé tiene que ser natural”. En cualquier caso, el ‘Mono’ Burgos se muestra tranquilo con la presencia en el vestuario de futbolistas que ya han asimilado el ideario inculcado por el cuerpo técnico desde que llegara en 2011: Godín es el primer entrenador que tenemos ahí, ya es entrenador; Gabi ya es entrenador; Tiago seguramente lo será; Koke, si quiere, posiblemente podrá serlo porque ya lee, ya conoce. El equipo va solo, con simples directrices se manifiesta solo, para las cosas buenas y no tan buenas”.

El segundo del Cholo también habló sobre el futuro en el club de Fernando Torres“Fernando puede ser lo que él quiera, más allá de terminar o seguir en el club, va a poder ser director deportivo, presidente, embajador… Nosotros sabemos, perfilamos gente, y el perfil de él es que va a estar en el club de directivo seguro”, señaló.

Gabi contesta a Ramos: “La humildad no tiene que ver con dónde te críes o el dinero que tengas”

Gabi compareció junto a Simeone en la rueda de prensa previa a la vuelta de semifinales de Champions, en la que el Atlético tendrá que levantar el 3-0 de la ida si quiere alcanzar la final de la competición. Tras las sonadas declaraciones de Sergio Ramos (“aquí parece que todos nos hemos criado en Beverly Hills“) en referencia a los tweets publicados por el club rojiblanco en los últimos días, el capitán respondió al del Real Madrid: “No tiene nada que ver dónde te críes o el dinero que tengas para la humildad que tengas, la humildad con la que identifico es la que representa nuestra afición. No sé si Sergio ha entendido el mensaje”.

El centrocampista colchonero se mostró convencido de las posibilidades de remontada de los suyos. “Este equipo nunca se da por vencido, es difícil expresar a la gente lo que sentimos porque es un resultado muy complicado, pero no nos faltan ganas, estamos preparados y si a este equipo le falta algo es una gran remontada y mañana va a ser el día“, aseguró.

En opinión de Gabi, el Atlético no tiene por qué renunciar a sus credenciales para buscar la gesta ante sus vecinos. “Nuestros argumentos tienen que ser los de siempre, somos un equipo compacto y sólido y no debemos cambiar, tenemos que intentar ganar, jugar lo máximo posible en campo contrario, crear ocasiones e ir llevando el partido a nuestro terreno para tener oportunidades de gol”, señaló el capitán.

Gabi lo tiene claro: “Si el Barcelona fue capaz, nosotros también podemos remontar”

Tras conseguir un nuevo triunfo liguero, el Atlético de Madrid buscará el miércoles la hazaña de la remontada en el Vicente  Calderón. Una proeza utópica en la que Gabi cree ciegamente: “Son partidos únicos. La gente sabe perfectamente el ambiente que necesita el partido, sabe cómo ayudar a su equipo y lo que está claro es que aunque la eliminatoria está muy complicada pero que tenemos posibilidades y vamos a luchar con todas nuestras fuerzas”.

Por otra parte, el centrocampista también avisó que en el fútbol cualquier cosa es posible y comparó la actual eliminatoria con la abismal gesta obrada por el Barcelona ante el PSG en el Camp Nou: “Mira, si el Barcelona pudo y tuvo un resultado más complicado, nosotros también tenemos posibilidades. Estamos convencidos, vamos a luchar y si no se puede a salir con la cabeza alta”.

 

El desafío de Gabi

Su momento de forma suele ser equivalente al de todo el equipo. Por ello, no es de extrañar que el Atlético haya alcanzado las semifinales de Champions de la mano del mejor Gabi, quien ha ido a más con el paso de la temporada. Llega al mes de mayo en plenitud de condiciones, dispuesto a levantar de una vez por todas la ‘Orejona’ que tanto se le resiste.

Como capitán, representa la voz y el sentir del vestuario ante la oportunidad de la que vuelven a disponer los rojiblancos: “Hay que darle valor y estar orgulloso de lo que estamos consiguiendo porque las oportunidades en este deporte nadie te las regala. Y nosotros las estamos consiguiendo a base de orgullo, a base de trabajo, a base de ambición. Nos falta esa guinda de llegar a la final de la Champions y ganarla. Poquito a poco y con la humildad de siempre intentaremos conseguirlo”, comentó tras superar al Leicester en la anterior eliminatoria.

Recado al Madrid

En el camino de los colchoneros se vuelve a cruzar su némesis, un Real Madrid que ha sido el verdugo de los atléticos durante las últimas tres temporadas. Pese a las cicatrices que han dejado aquellos capítulos, Gabi se sigue mostrando desafiante ante el eterno rival, al que ya mandó un recado hace unas semanas cuando fue preguntado sobre un hipotético fichaje de Antoine Griezmann por el conjunto blanco: “A día de hoy el Real Madrid no mejora al Atlético”, afirmó tajantemente. Unas declaraciones que no debieron gustar al madridismo, que se encargará de hacérselo saber de nuevo el martes.

Así es el capitán del Atlético, un líder que no duda en ejercer una defensa a ultranza de su escudo. Tras hablar claro ante los micrófonos, llega el turno de hacerlo en casa del eterno rival, donde se siente orgulloso de la fortaleza mostrada por el equipo en sus últimas salidas: “Seguimos sin perder en un campo como el Bernabéu, donde casi todo el mundo pierde”, indicó tras el último empate que ambos protagonizaron en LaLiga.

Incombustible

Aunque cumplirá los 34 años el próximo mes de julio, el tiempo parece no pasar para Gabi, que en esta edición de la Champions vuelve a firmar unas cifras maratonianas con 107 kilómetros recorridos en nueve partidos (12 kilómetros por encuentro), lo que le convierte en el cuarto futbolista de la competición con mayor distancia recorrida (superado por Koke, Griezmann y Drinkwater, todos ellos con un partido más). Su implicación en la circulación de balón también es fundamental siendo nuevamente el cuarto del torneo en pases realizados con 724 (80 por partido con un 88% de acierto).

“Más allá de ser el capitán, ejerce un liderazgo sobre el terreno de juego muy importante y transmite el sentimiento y el trabajo colectivo que necesita el equipo. Cuando está bien, el equipo tiene una presión muy importante. Con una mirada nos entendemos rápidamente” afirma Simeone sobre el heredero de su dorsal ‘14’, cuya titularidad está siendo innegociable en la máxima competición europea. De hecho, salvo la vuelta de octavos de final en la que se ausentó por sanción, no se ha perdido ni un solo minuto. El Bernabéu tampoco será la excepción, con más razón si cabe.

Gabi: Los valores del Atleti

Se habla mucho en estos días de los valores de determinados equipos. En el Atlético al menos lo tienen claro, sólo tienen que comprobar qué hombre porta el brazalete para recordar quiénes son y de dónde vienen. Gabi es ese capitán que todo el mundo querría tener en su equipo, salido de la cantera y que ha trabajado duro para cumplir su sueño: “Siempre me ha movido el mundo del balón, desde que era pequeño estaba atado a un balón, pero tenía una cosa clara, que es que no quería ser futbolista, sino futbolista del Atlético, que es algo diferente“, comentó en una entrevista al diario Marca.

Se convertirá en el noveno jugador con más partidos en el Atleti, 358

Desde que Simeone llegó al banquillo del Vicente Calderón, tuvo claro quién tenía que ser su prolongación en el césped. En aquel momento, el ‘14’ emprendía su enésimo intento por asentarse en un conjunto inestable tras varias cesiones que le habían curtido como futbolista. El argentino, que había coincidido con él como jugador en 2004, no apreció hasta ese momento el liderazgo que atesoraba. Esa decisión del Cholo marcó un antes y un después en la carrera del mediocentro, que a sus 33 años continúa siendo una pieza esencial para los rojiblancos.

Piedra angular

Si Gabi ya venía resultando de por sí importante en el periplo de Simeone, las circunstancias que han rodeado al actual curso han resaltado más su figura. Las lesiones de Augusto y Tiago han dejado a los colchoneros desprovistos de la solidez y la experiencia necesaria en la medular, donde sólo él ha podido aportar tales cualidades.

El madrileño prácticamente no entra en las rotaciones siendo el quinto jugador de la plantilla en partidos (40) y minutos disputados (3309’), sin que por ello haya reducido sus prestaciones. En Liga de Campeones acumula la extraordinaria estadística de 73 balones recuperados (una media de 10 por encuentro) y ha completado 467 pases buenos (67 por choque), sólo superado por Koke. Datos que le consagran como la piedra angular que equilibra a este Atlético.

Historia del club

Pase lo que pase, Gabi ya se ha ganado un hueco en la historia del club. Frente al Leicester City alcanzará los 358 partidos con la camiseta rojiblanca, dato con el que igualará a Alberto Fernández como el noveno futbolista con más encuentros disputados en el Atlético. Por delante sólo tiene a otros ilustres como Quique Ramos (362), Luis Aragonés (368), Arteche (412), Calleja (423), Aguilera (455), Collar (468), Tomás (483) y Adelardo (550).

No sólo ha cumplido su sueño de ser jugador colchonero, sino que ha tenido el privilegio de liderar una de las etapas más prósperas del club levantando los títulos de Liga, Copa del Rey, Supercopa de España, Europa League y Supercopa de Europa. Quizá no sea una figura mediática ni a estas alturas vaya a recibir una llamada de la selección, pero siempre tendrá el respeto y la admiración de los suyos.

Duelo clave en la medular del derbi

La madre de las batallas que se librarán en el derbi tendrá lugar en el centro del campo, donde ambos equipos lucharán por imponer sus condiciones

Zinedine Zidane y Diego Pablo Simeone maquinan un plan con el que tratarán de que el trascurso del partido entre Real Madrid y Atlético vaya en función de sus intereses. Del dominio del centro del campo dependerá que la dinámica del choque se incline hacia un lado u otro. El francés salió claramente vencedor en el último derbi, en la que fue una de las mejores lecciones tácticas que se le recuerdan durante su etapa en el banquillo blanco. El técnico madridista pobló la medular con Isco, Modric y Kovacic más las ayudas de Bale y Lucas Vázquez, dibujo que le dio un control que se tradujo en una rotunda victoria.

No obstante, cada partido es una historia diferente y el próximo capítulo nada tendrá que ver con el anterior en este aspecto. Poco se parece este Atlético al que naufragó en el Calderón con Gabi y Koke como mediocentros. Actualmente es Saúl quien forma en el círculo central junto al capitán, donde está creciendo. En consecuencia, los de Simeone han vuelto a transmitir esa sanción de fiabilidad que habitualmente les ha distinguido, lejos del equipo deslavazado que fue durante buena parte de la primera mitad de competición.

Creadores y destructores

Especialmente prometedor se antoja el pulso entre dos directores de juego como son Kroos y Koke, quienes figuran entre los cinco futbolistas que han completado más pases en LaLiga (72 pases por partido del alemán y 68 del vallecano). Por tanto, no es de extrañar que ambos lideren la incidencia en el juego de sus respectivos equipos (el 14% de los pases buenos del Real Madrid los da Kroos, mientras que Koke hace lo propio en un 15% de los del Atlético) y en la generación de ocasiones (ambos acaparan un 22% de los pases que preceden a ocasión de gol de sus equipos).

La otra cara de la moneda la representan Casemiro y Gabi, los principales encargados de destruir el juego de sus rivales. Pese a no tratarse de jugadores que aparentemente marcan la diferencia, cada uno de ellos resulta fundamental. El ‘14’ rojiblanco lidera la presión de los de Simeone y promedia 8 recuperaciones por encuentro. En el caso del brasileño, cabe destacar sus extraordinarias cifras que le acreditan como el jugador de las grandes ligas europeas que realiza más entradas con robo de balón por partido (5).

El sacrificio de los de arriba

En el fútbol actual no existe equipo competitivo sin una mínima implicación defensiva de los hombres teóricamente más adelantados. En el Real Madrid de la BBC esa tarea suele corresponder a Gareth Bale, el principal encargado de que los blancos no acusen una desventaja numérica en el centro del campo. Aunque el galés brilla menos en ataque cuando está más exigido en otros aspectos, su papel ante los rivales de máxima exigencia se antoja trascendental.

Caso similar ha venido siendo el de Yannick Carrasco con Simeone cuando juega pegado a la línea de cal. No obstante, el técnico argentino maneja otras variantes como la presencia de cuatro centrocampistas puros que arropen la medular, la fórmula habitual de la temporada pasada. Esta versión más pragmática del Atlético también le hace más previsible en ataque. Ambos técnicos tratarán de buscar el equilibrio perfecto para dominar la batalla.

Saltan chispas en todos los Atlético – Barça

Los enfrentamientos entre Atlético y Barça de la época reciente no sólo han dado espectáculo en lo puramente futbolístico. Cada vez que rojiblancos y culés ven las caras, afloran una serie de rencillas y cuentas pendientes que siguen sin resolverse.

Prácticamente una expulsión por partido

La intensidad con la que Atlético y Barça viven sus duelos queda claramente reflejado en el apartado disciplinario. El balance es sus últimos 9 choques es de 8 jugadores que vieron la cartulina roja, por lo que salen casi a un expulsado por encuentro. De esos jugadores que terminaron marchándose a las duchas antes de tiempo, 6 eran del conjunto colchonero (Gabi, Mario Suárez, Godín, Filipe, Fernando Torres y Carrasco) y 2 del cuadro blaugrana (Sergi Roberto y Luis Suárez en el último partido que les enfrentó en Copa del Rey).

El marcaje de Filipe a Messi

Los enfrentamientos entre Leo Messi y Filipe Luis se han convertido en un clásico de estos partidos. El juego al límite del brasileño a la hora de defender al argentino fue demasiado lejos en un partido de Liga del pasado curso, cuando vio la roja directa por clavarle los tacos en una escalofriante entrada. “Es una jugada que pasa en todos los partidos. Pero Leo está protegido de la prensa y por la Liga. No quieren que uno de los mejores jugadores de todos los tiempos se lesione”, llegó a decir el lateral del Atlético posteriormente añadiendo más leña al fuego.

Las trifulcas de Luis Suárez

Es conocida esa otra cara de Luis Suárez que poco tiene que ver con sus goles, la de un futbolista con un carácter volcánico que alguna vez le ha jugado malas pasadas. En sus duelos con los rojiblancos lo ha demostrado dejando de lado su amistad con Diego Godín, con quien se las ha tenido en más de una ocasión. Este curso ha alargado su historial con una durísima entrada a Filipe (el brasileño publicó en las redes sociales una foto de la herida en el pie) y una expulsión en el último cruce de Copa del Rey por sacar los codos en una disputa con Koke.

Cuando Neymar desquició al Atlético

El estilo de juego de Neymar siempre ha dado lugar a la polémica sin ser sus partidos con el Atlético una excepción. Varios jugadores colchoneros tuvieron un sonado encontronazo con el ‘11’ del Barça en un partido de Copa disputado hace dos años, en el que los de Simeone terminaron eliminados y con dos hombres expulsados.  “Tiene una forma peculiar de jugar, sobre todo cuando va ganando. Siempre hace gestos que molestan cuando gana”, dijo Gabi sobre el brasileño al acabar el encuentro.

Polémica arbitral por doquier

Entre tanta tensión e intensidad, no podía faltar la polémica arbitral que ha inundado varios de estos encuentros. Son varios los episodios de los que se queja cada equipo al respecto. Sin ir más lejos, el arbitraje de Gil Manzano en el último choque copero entre culés y rojiblancos dio que hablar en ambos lados. Especialmente llamativas fueron las declaraciones de Simeone al término de aquel partido: “Yo tengo claro porque tenemos siempre más opciones en Champions que en la Copa o en LaLiga”, aseguró el técnico argentino.

Simeone, un técnico que marca diferencias

Del mismo modo que hay futbolistas capaces de ganar ellos solos un partido, Simeone marca esas diferencias en el banquillo del Atlético. El técnico argentino volvió a llevar a los rojiblancos a la victoria en Gijón gracias a una serie de decisiones tácticas que lavaron la cara al equipo en un partido más apretado de lo que indicó el resultado final de 1-4.

En esta ocasión, fue el recién incorporado Gameiro el que desniveló el marcador con un hat-trick express. En la anterior victoria ante el Celta, fueron también las sustituciones las que agitaron al equipo para lograr la remontada. El Cholo dispone de un banquillo con interesantes alternativas que no duda en utilizar para decidir encuentros o sentenciarlos.

Una lectura perfecta en El Molinón

En el choque frente al Sporting, cuando el marcador demandaba un gol del Atlético, Simeone no se volvió loco desequilibrando al equipo en el momento que más sufría. En su lugar, busco hacerse fuerte desde la estabilidad con la entrada de Saúl y Thomas armando una especie de ‘cuatrivote’ junto con Gabi y Koke que terminó dando resultado. La entrada de Gameiro hizo el resto para fulminar a la adelantada defensa de los locales.

El propio técnico lo explicó en rueda de prensa: “Los cambios en la segunda parte fueron decisivos porque dieron equilibrio en el centro del campo y luego la velocidad de Gameiro decidió”. El entrenador colchonero volvió a demostrar que es un auténtico genio a la hora de interpretar la partitura de los partidos.

Gabi, el más fiable del Atlético en los penaltis

El Atlético volvió a desperdiciar una oportunidad para marcar desde los 11 metros en su partido frente al Celta. En esta ocasión, fue Fernando Torres el encargado de asumir la responsabilidad. En cualquier caso, se trata de un problema endémico en el vestuario rojiblanco, pues prácticamente ninguno de los lanzadores que lo han intentado esta temporada han estado todo lo acertados que cabría esperar.

Así lo reflejan los números, con sólo 3 penaltis anotados por el Atlético de 9 que se le han pitado a favor en lo que va de curso. Es decir, que los colchoneros sólo marcan 1 de cada 3 penas máximas. El problema se puede extender hasta la última final de Champions, en la que Griezmann perdonó el empate y el lanzamiento de Juanfran en la tanda costó el título.

Quizá la solución pase por apostar definitivamente por un lanzador y que sea éste quien coja total confianza en este tipo de situaciones sin verse contagiado por las dudas de otros compañeros. En tal caso, es muy importante tomar en cuenta los antecedentes. Estos son los números de los especialistas del Atlético desde el punto de castigo a lo largo de su carrera profesional:

Griezmann: 3/9 penaltis (33,3% de precisión)

Fernando Torres: 22/29 penaltis (75,9% de precisión)

Gameiro: 16/20 penaltis (80% de precisión)

Gabi: 9/10 penaltis (90% de precisión)

Como se puede comprobar, Gabi es el jugador con un mayor porcentaje de precisión. El capitán rojiblanco fue el encargado de tirar los penaltis durante su etapa en el Zaragoza, equipo con el que convirtió los 7 lanzamientos de los que dispuso. De hecho, el único fallo de su carrera se produjo en su último intento, cuando no fue capaz de batir a todo un especialista como Diego Alves en el choque liguero frente al Valencia del pasado mes de octubre.

Koke se doctora como mediocentro

Entre las buenas actuaciones individuales que se apreciaron en el Atlético durante el partido del Camp Nou, llamó especialmente la atención la de Koke Resurreción. Junto con Saúl tenía la difícil tarea de que no se notara la ausencia de un peso pesado como Gabi. No sólo lo consiguió, sino que los rojiblancos protagonizaron una de sus mejores actuaciones de la temporada a nivel de juego contra todo un Barça.

Fue quien más balones robó en el Camp Nou con 12 recuperaciones

Koke no sólo destacó llevando la manija del equipo de Simeone con total acierto, sino que también demostró galones con una importante presencia defensiva en la medular, uno de los aspectos por los que venía siendo criticado en sus actuaciones como mediocentro. Todo ello lo atestiguaron sus estadísticas durante el choque de vuelta de semifinales de Copa, ya que el vallecano completó 87 pases en 97 intentos (89,7% de precisión) y fue el jugador del partido que más balones robó con 12 recuperaciones.

El ‘6’ del Atlético también protagonizó acciones determinantes en el plano ofensivo asistiendo a Gameiro en la jugada en la que fue objeto de penalti. Instantes después del fallo desde los 11 metros, filtró otro balón magistral a Griezmann para que éste a su vez asistiera en la jugada del 1-1. Durante el primer tiempo ya se encargó de probar a Cillessen con un disparo desde la frontal tras un robo que él mismo protagonizó. En definitiva, un partido de lo más completo en un escenario ideal para consagrarse como mediocentro.

Imprescindible para Simeone

Lo visto de Koke en el Camp Nou es una constatación de lo que ya se venía intuyendo esta temporada, que es una pieza imprescindible en el Atlético. Con 2.761 minutos entre todas las competiciones, es el futbolista que más ha jugado de la plantilla en lo que va de campaña. Tan sólo se ha perdido el duelo liguero frente al Málaga por sanción y la eliminatoria copera ante al Guijuelo para tener algo de descanso. Otro dato revelador es su estadística de pases en LaLiga, ya que su media de 73 pases por partido tan sólo es superada por el sevillista N’Zonzi. Está preparado para ser el cerebro de los colchoneros.

El origen de los problemas de Simeone

Si el centro del campo define a los equipos, el Atlético de Simeone tiene un serio problema. Una importante fisura se ha descubierto en la que parecía la plantilla más completa que los rojiblancos han tenido en los últimos años. La actual situación del centro del campo ha mermado al equipo en todas las parcelas, más endeble en defensa y con menos clarividencia a la hora de atacar.

La mala fortuna de los colchoneros comenzó con las lesión de Augusto Fernández en el partido de LaLiga disputado frente al Deportivo el pasado 21 de septiembre. La peor de las noticias posibles, una rotura de ligamento cruzado que lo mantendrá en el dique seco durante casi toda la temporada. Con la baja del argentino, sólo quedaba la opción de Tiago como mediocentro posicional, quien también cayó lesionado el pasado 12 de diciembre. Los problemas que le han impedido volver tras más de 50 días son derivados de la fractura de tibia que sufrió el pasado curso.

Ante esta situación, Simeone improvisó un experimento situando a Giménez como pivote defensivo, una opción que también se ha visto obligado a descartar tras su rotura muscular contra el Alavés. A día de hoy, Gabi, Saúl y Koke son las únicas opciones del Atlético en la medular. De todos ellos, sólo al primero se le puede considerar un mediocentro puro, quien a sus 33 años viene asumiendo una importante carga de partidos. La situación se torna especialmente dramática para la vuelta de Copa en el Camp Nou, donde la ausencia del capitán por sanción ahonda más en la herida.

Thomas, ¿una posible solución para Simeone?

En este contexto cobra especial importancia la vuelta de Thomas de la Copa África. El centrocampista ghanés jugará este sábado la disputa por el tercer y cuarto puesto del torneo y podría llegar a tiempo a la cita contra el Barça. Habrá que ver si el técnico argentino trata de solucionar el origen de sus problemas con un futbolista al que apenas ha dado 243 minutos entre todas las competiciones.

La misteriosa bipolaridad del Atlético

El Atlético firmó ante el Barça su actuación más desconcertante de la temporada. Los colchoneros, que estuvieron irreconocibles en el primer tiempo y fueron masacrados por el conjunto de Luis Enrique, dieron un giro radical en la segunda parte y estuvieron a punto de empatar un encuentro que perdían 0-2 al descanso. Cuesta explicar un cambio tan drástico, el cual puede tener diversas lecturas, desde la que vaticina el declive de la etapa de Simeone hasta la que anuncia el reencuentro de los rojiblancos con sus señas de identidad.

Si por algo se ha caracterizado el Cholo desde que llegó al Atlético, es porque su mensaje siempre caló en el vestuario. El esfuerzo y la intensidad, innegociables para el técnico argentino, han dejado de ser una constante. El resultado es un comportamiento tan bipolar como el mostrado ante el Barça. La reacción de la segunda mitad estuvo liderada por pesos pesados en el vestuario como Gabi y Fernando Torres, quienes demostraron su fiel adhesión a la doctrina de su entrenador.

La vieja guardia, fiel a Simeone

Al término del encuentro, otro integrante del núcleo duro de la plantilla como Juanfran también dejó clara su fidelidad al predicamento de Simeone: “Para mí es el mejor. Y eso que he jugado menos en este último mes que en cinco años. Yo estoy a muerte con el mensaje del míster. Pienso que es el mejor entrenador para el Atlético de Madrid, al igual que creo que lo piensan todos mis compañeros. El que lo ponga en duda está lejos de este vestuario“.

En el cajón de las dudas quedan las malas actuaciones del equipo. No se pueden ignorar aspectos como la composición de la plantilla y el plan a ejecutar. Con el paso del tiempo, los rojiblancos se han ido desprendiendo de futbolistas de un perfil físico y aguerrido –y los que permanecen rebasan ya la treintena– tan en sintonía con la idea de Simeone. A cambio, han llegado otros jugadores con muy buen pie que han exigido una reinvención de todo el bloque. La evolución hacia un estilo más ofensivo no ha terminado de cuajar y parece haber sumido a los del Manzanares en la confusión. El trascurso de la temporada dirá si el mensaje del técnico colchonero se ha extraviado en ese proceso o no.

Los 5 problemas que lastran al Atlético

El partido frente al Alavés dejó patente nuevamente que el Atlético no termina de arrancar en esta temporada. Son varias las circunstancias que están afectando al rendimiento de los colchoneros y a las que Simeone debe encontrar solución.

Sólo Griezmann marca en la delantera

Un problema que no es precisamente nuevo. Con el fichaje de Gameiro se esperaba que todo el peso goleador del equipo dejase de recaer sobre Griezmann. El ‘21’ lleva más de dos meses sin marcar en LaLiga y tres partidos seguidos sin rematar. Tampoco es mejor la situación de Fernando Torres, que sólo ha marcado dos goles en lo que va de competición.

En defensa ya no es lo que era

Las carencias también se extienden al área propia, donde el Atlético no es el equipo infranqueable de las últimas temporadas. Los 18 goles que ha encajado hasta ahora en LaLiga son los mismos que concedió en toda la temporada pasada. Jugadores como Godín, Filipe y Juanfran –a quien últimamente está supliendo Vrsaljko en el lateral derecho– se encuentran lejos de su mejor nivel.

Centro del campo bajo mínimos

Los rojiblancos están gafados en el mediocentro, donde actualmente sólo cuentan con Gabi, Koke y SaúlAugusto sigue recuperándose de la rotura de ligamento que sufrió en septiembre, mientras que Tiago no termina de superar las molestias en la rodilla que arrastra desde el partido en Villarreal. Giménez, la alternativa a ambos que improvisó Simeone, también cayó en Mendizorroza y estará un mes en la enfermería.

Pobre rendimiento fuera de casa

El Atlético ha sumado 16 puntos de 33 posibles a domicilio, un balance que no parece suficiente para un equipo que aspira como mínimo a la tercera plaza. El dato demuestra lo que le está costando a los colchoneros sacar adelante estos encuentros. Si la temporada pasada lograron un 70% de los puntos en juego lejos del Vicente Calderón, este curso la estadística ha decaído hasta el 48%.

A vueltas con el estilo

No termina de existir un consenso definitivo sobre cuál es la idea de juego que pretende instaurar Simeone esta temporada. Ilusionó durante el mes de octubre con una propuesta más ofensiva, aunque terminó volviendo a lo de siempre tras cosechar una serie de malos resultados entre noviembre y diciembre. Tras ese regreso a las viejas esencias, en Vitoria completó una nueva actuación sin brillo ni solidez.

Vuelve el Atlético de siempre, vuelven los resultados

La victoria del Atlético frente al Betis del pasado sábado certificó la vuelta de su versión más práctica. Tras un inicio de temporada en el que se habló de un posible cambio hacia un estilo más ofensivo y vistoso, los rojiblancos se han aferrado a su vieja versión para volver a encontrar la regularidad en cuanto a resultados. La del pasado sábado fue la tercera victoria consecutiva en LaLiga, igualando así la mejor racha que acumulaban en el campeonato (cuando encadenaron victorias ante Deportivo, Valencia y Granada).

Con su victoria ante el Betis, el Atleti igualó su mejor racha en LaLiga

Los malos resultados que el equipo cosechó entre los meses de noviembre y diciembre (con contundentes derrotas frente a Real Sociedad, Real Madrid y Villarreal) hicieron replantearse a Simeone la tendencia del equipo, que no terminaba de carburar en ataque ni transmitir la solidez de antaño. La prioridad ha vuelto a ser dejar la portería a cero, algo que ha conseguido en las últimas victorias. Los del Manzanares son el conjunto de LaLiga que más partidos ha terminado sin encajar gol, hasta en 10 ocasiones en 18 partidos.

Consenso en el vestuario

Pese a no dar una imagen brillante en esas últimas victorias, el Atlético ha sabido sufrir para sacar adelante los encuentros. Técnico y jugadores corroboraron esta vuelta a las viejas esencias en sus declaraciones tras el partido contra el Betis. En el caso de Simeone, incluso se acordó de sus vecinos  del Real Madrid al equiparar la importancia de los resultados con el hecho de que Cristiano Ronaldo haya ganado el último Balón de Oro.

En la misma dirección se expresó Savic cuando aseguró que “lo más importante de todo es ganar”, al mismo tiempo que se mostró convencido de que “el fútbol más lindo va a llegar seguro”. Aunque si hay una voz autorizada para avalar la imagen que vienen dando los rojiblancos, esa es sin duda la de su capitán Gabi: “A la gente le gusta que juguemos bien, pero sobre todo que ganemos. Me quedo con este Atlético que no necesita tener muchas ocasiones para ganar”. Sea de la forma que sea, al menos parece que en el Atlético vuelven a tener clara su idea y su discurso.