Gameiro celebración gol Atleti

Gameiro suma y sigue

Kevin Gameiro encadenó su tercer encuentro consecutivo marcando en la vuelta frente al Copenhague. El francés volvió a demostrar que está de dulce con un disparo lejano que terminó dando la victoria a los suyos. Mucho ha cambiado la situación del delantero desde hace un mes, cuando tenía todas las papeletas para salir del Atlético ante la llegada de Diego Costa. No sólo ha resistido, sino que paradójicamente ha encontrado su mejor versión en el rol de tercer delantero. En la ida ante el Copenhague también gozó de la titularidad y cumplió marcando gol, mientras que el pasado domingo ante el Athletic entró como revulsivo y desatascó el partido con otro tanto y una asistencia. Simeone pudo comprobar que, aparte de ser un buen sustituto para Costa o Griezmann en la delantera, también puede jugar con ambos a la vez. Quizá haya encontrado un tridente explosivo para situaciones que demanden gol. Lo que es seguro es que el ‘21’ está siendo de gran utilidad para el técnico argentino.

Mister Europa League

“Yo estoy aquí para ayudar al equipo. Nunca he pedido marcharme porque sé que vamos a hacer una gran temporada y podemos conseguir un título. Cuando me toca entrar intento dar todo para el equipo. Tenemos muy buenos jugadores en esta plantilla y el Cholo tiene mucho para elegir quién juega y quién no. Es bueno para el grupo. Hay mucha competencia y a mí me gusta mucho eso porque puedes superarte marcando y ayudando al equipo”, señaló tras su salvadora aparición en el último partido de LaLiga.

Como ya sucediera durante la mayor parte de su etapa en Sevilla, cuando era sustituto habitual de Carlos Bacca, Gameiro está ofreciendo su mejor rendimiento partiendo desde el banquillo. Sea como sea, sus números de esta campaña dicen más de lo que parece. Con 9 dianas en 1.169 minutos disputados entre todas las competiciones, promedia un tanto cada 129 minutos, un dato con el que supera al resto de atacantes del Atlético. Sin ir más lejos, Costa sale a un gol cada 141 minutos, mientras que Griezmann marca cada 198. Con semejantes cifras, Gameiro demuestra que puede tener un papel fundamental en las aspiraciones rojiblancas. Y es que a ese olfato se suma el idilio que tiene con la Europa League, una competición que ya conquistó en tres ocasiones como sevillista y en la que ha marcado 23 goles a lo largo de su trayectoria.

Pros y contras para la remontada

El Atlético buscará esta noche en el Sánchez Pizjuán levantar el 1-2 de la ida para estar entre los semifinalistas de la Copa del Rey. Los colchoneros afrontan un escenario que les es poco común, condicionados por un resultado que les obliga a salir al ataque. Son muchos los factores por los que se trata de una empresa complicada para los del Cholo, quienes también tienen a lo que agarrarse para creer en la remontada.

Sin Costa pero con Griezmann

El cuadro rojiblanco no sólo se enfrenta a un marcador adverso en territorio hostil, sino que cuenta con la baja del que viene siendo su hombre más determinante en el ataque. En menos de un mes, Diego Costa ha cobrado un peso extraordinario en el equipo, como ya se pudo comprobar en la ida de la eliminatoria. Su ausencia será un drama más llevadero si en la delantera hay otra figura de talla mundial como es Antoine Griezmann.

El francés está llamado a tirar del carro y demostrar por qué el Atlético se ha mantenido en lo más alto sin el brasileño durante los últimos tres años. Además, viene de marcar en el último partido frente al Girona, gol con el que suma 9 en lo que va de curso. Su socio en el ataque puede ser otro con el que tiene una perfecta sintonía, su compatriota Kevin Gameiro. De la conexión entre ambos han nacido 17 goles desde que el ’21’ llegase la pasada campaña procedente del Sevilla, a donde hoy regresa.

Hay precedentes

El Atlético del Cholo no se ha caracterizado por lograr remontadas históricas, pero sí tiene un par de precedentes a doble partido en los que consiguió levantar un marcador adverso. El primero fue en la Champions 2014-15 ante el Bayer Leverkusen, cuando los colchoneros igualaron el 1-0 de la ida y obtuvieron el pase en los penaltis. El segundo fue en la siguiente edición de la máxima competición europea ante todo un Barça, cuando la derrota por 2-1 en el Camp Nou fue revertida con otro 1-0 en el Vicente Calderón.

A diferencia de aquellas ocasiones, los rojiblancos no contarán con el calor de su afición y necesitarán más de un gol. Un escenario similar al que ya vivieron el pasado curso ante el Barça en Copa, cuando visitaron el Camp Nou con la necesidad de remontar un 1-2. Sólo la falta de acierto y un gol mal anulado a Griezmann evitaron la machada en un encuentro que finalizó 1-1 y que también puede servirles de ejemplo. Si el Atlético se aplica como aquella vez, al menos tendrá sus opciones en Nervión.

Las estadísticas que reflejan el pésimo partido de Gameiro ante el Qarabag

Kevin Gameiro fue uno de los grandes señalados del Atlético tras el empate sin goles en Qarabag que ha complicado el pase a los rojiblancos en Champions. Estos datos publicados por @FutbolAvanzado reflejan las bajas prestaciones del atacante francés.

Vietto Atleti vs Sevilla 17-18

Se la juegan ante Simeone

Los fichajes de Diego Costa y Vitolo Machín, quienes no podrán ser inscritos por el Atlético hasta 2018, aumentarán significativamente la competencia en un plantel donde ya está caro jugar. Varios son los futbolistas que tendrán que convencer a Diego Pablo Simeone para no convertirse en los grandes damnificados por los refuerzos. De aquí a enero, se la juegan.

Nico Gaitán

Llegó durante el verano de 2016 como refuerzo de lujo y su rendimiento continúa a años luz de las expectativas generadas. Su primera temporada se saldó con un insuficiente bagaje de 4 goles y 5 cinco asistencias en 36 partidos entre todas las competiciones. La prohibición de la FIFA supone para el ex del Benfica una segunda oportunidad que sigue sin aprovechar habiendo disputado 142 minutos repartidos en tres encuentros (desde el banquillo ante Girona y Valencia y titular contra Athletic) sin aportar nada significativo. Salvo giro drástico en su rendimiento, la llegada de un extremo de perfil muy distinto como Vitolo puede suponer el golpe definitivo.

Luciano Vietto

Tras despuntar en las filas del Villarreal en la campaña 2014-15 con 20 goles y 8 asistencias, su llegada al equipo del Cholo (el técnico que le hizo debutar en Racing de Avellaneda) sonaba demasiado bien. Sin embargo, su discreto primer curso con la rojiblanca (3 goles en 28 partidos) le llevó a ser cedido al Sevilla la pasada temporada, donde fue igual de intrascendente a las órdenes de Sampaoli. Tras quedarse en Madrid contra todo pronóstico el pasado verano, sigue sin convencer. No estará siendo por oportunidades, pues Simeone ha apostado por él como titular en 5 partidos sin aportar goles ni asistencias. Diego Costa puede borrarle definitivamente del mapa.

Kevin Gameiro

Su incorporación para el pasado ejercicio generó algún que otro recelo al tratarse de un evidente ‘plan B’ ante el fichaje fallido de Diego Costa. No obstante, el francés había hecho buenos números en el Sevilla (29 dianas en su último curso en Nervión) y merecía el beneficio de la duda al poseer características similares a las del brasileño para jugar al contragolpe. De todas esas cualidades ha hecho gala menos de la más importante, la pegada. Sin ser una cifra desastrosa, sus 16 goles durante la pasada campaña no han cerrado el debate del ‘9’, motivo por el que el Atlético ha traído finalmente de vuelta a Costa. Para colmo, ha comenzado este campeonato lastrado por las lesiones y apenas acumula 27 minutos.

Fernando Torres

Su condición de ídolo colchonero no le ha salvado del debate. No volvió en enero de 2015 para ejercer de estrella, pero al fuenlabreño se le exigen minutos de calidad como a cualquier otro integrante del equipo. Durante las últimas dos temporadas ha alcanzado la barrera de los 10 goles que le ha permitido ir renovando automáticamente su contrato, aunque el panorama se antoja más complicado que nunca con la incorporación de Diego Costa y el ‘overbooking’ de delanteros que se prevé en la plantilla. Aunque su última pretemporada fue prometedora, sus goles y su participación se han diluido desde el inicio de competición oficial.

Los segundos espadas de Simeone

No todo en el Atlético se reduce a Griezmann. Simeone cuenta con un interesante elenco de atacantes para acompañar al francés en la búsqueda de la final de Cardiff. Entre ellos cinco han aportado prácticamente la mitad de los tantos del Atlético esta temporada, por lo que su aportación será necesaria para completar ese potencial ofensivo con el que hacer frente a todo un Real Madrid. Su misión es clara, evitar que la pegada de los colchoneros dependa exclusivamente del ‘7’.

Gameiro, el puñal

El arma más letal de los rojiblancos si cuentan con espacios. El Bayer Leverkusen tuvo ocasión de comprobarlo en la eliminatoria de octavos, en la que el francés hizo trizas la defensa rival formando una sociedad mortífera con su compatriota y amigo Griezmann. Los dos goles que ha marcado en Champions reflejan su falta de continuidad durante el curso, por lo que llega al momento clave más motivado si cabe. Darle metros para correr significa cavar tu propia tumba.

Carrasco, el diablo

El belga se ha consolidado durante esta temporada como uno de los principales puntales ofensivos del cuadro colchonero. Capaz de causar estragos en la defensa adversaria si no se le ata en corto, tal y como el Real Madrid pudo comprobar en la final de Milán. A la chispa y el regate que caracteriza su fútbol ha incorporado el disparo a portería, el cual busca con más insistencia, y la implicación en labores defensivas que Simeone exige a sus estrellas. Una lesión en la clavícula le impedirá estar en el Bernabéu, aunque tratará de llegar para la vuelta.

Torres, el escudo

Cuando el Atlético parecía K.O. al descanso de la ida de semifinales de Copa ante el Barça, la entrada del Niño resucitó a un equipo que no se ha vuelto a derrumbar desde entonces. Momentos como éste muestran la importancia del ‘9’ rojiblanco, quien pone ese plus que aportan los futbolistas emblemáticos. Aunque en Champions ha firmado la discreta cifra de un gol, Simeone aprecia su oscura labor en el ataque, donde siempre se lo deja todo.

Correa, el agitador

Su última actuación en el Bernabéu ensalzó las cualidades del delantero argentino, un especialista en revolucionar encuentros entrando desde el banquillo. Demuestra detalles propios de un jugador especial cada vez que toca el balón y encara a su marcador, aunque todavía tiene un amplio margen de mejora. Entre sus asignaturas pendientes, rendir al mismo nivel cuando juega de inicio y pulir su definición de cara a portería.

Gaitán, el guante

Prometía ser el fichaje estrella del Atlético cuando llegó el pasado verano, aunque por el momento se ha estancado en un papel secundario. El argentino ha dejado destellos de la calidad que mostró en el Benfica, entre ellos una zurda con precisión quirúrgica, pero no ha sido suficiente para convencer a Simeone. Todavía está a tiempo de hacer esa gran aparición que justifique su espera. Pocos escenarios mejores que unas semifinales de Champions.

Conexión francesa hacia la Champions

Antoine Griezmann y Kevin Gameiro se han destapado como la pareja de moda en el continente. Los goles de la conexión francesa hacen soñar al Atlético con lograr de una vez por todas proclamarse campeones de la máxima competición europea.

El Bayer Leverkusen llega al Calderón advertido sobre el letal peligro que entraña la delantera francesa del Atlético. Griezmann y Gameiro hicieron trizas la defensa alemana en el partido de ida en la que probablemente fue su actuación conjunta más espectacular del curso. El partido se saldó con un gol de cada uno y perdonaron varios más evitando un marcador de escándalo.

Entre ellos aprovecharon los espacios concedidos y destaparon las vergüenzas del rival en acciones como la del 0-2, en la que el ‘21’ protagonizó una excelente jugada individual atrayendo a los defensas y soltándola en el momento justo para que su compañero de fatigas marcara a placer. Su exhibición vino a demostrar a toda Europa de lo que puede ser capaz este Atlético si sus dos puntales ofensivos tienen el día.

Han marcado 19 de los últimos 35 goles del Atlético

Aunque durante la temporada venían mostrando puntualmente su entendimiento, ha sido en este 2017 cuando la pareja ha terminado por sintonizar acaparando más de la mitad de los goles marcados por el Atlético en lo que va de año. Si las estadísticas se trasladan a todo el curso, han firmado 35 (21 de Griezmann y 14 de Gameiro) de los 80 tantos marcados por los suyos, lo que se traduce en un 44% de los goles conseguidos por los rojiblancos entre todas las competiciones. Por si fuera poco, el hecho de que ambos vean portería en un mismo partido es sinónimo de victoria para los de Simeone.

Se buscan y se entienden

Hay una química especial entre los dos puntas del Atlético, quienes comparten la misma forma de interpretar el juego. “Desde que llegué al Atlético, hablamos y estamos juntos. Sobre el campo, tratamos de buscarnos. Los dos somos jugadores rápidos, que buscan espacios para tratar de hacer daño a las defensas rivales. Tratamos de jugar juntos para divertirnos y marcar muchos goles”, ha llegado a comentar Gameiro.

Este entendimiento queda reflejado  en los goles que se han dado entre ambos, hasta 13 durante lo que va de campaña. Gameiro asistió a Griezmann en los partidos contra Sporting (5-0), Deportivo (1-0), Valencia (0-2), Las Palmas (0-2), Eibar (0-2), Celta (3-2) y Bayer Leverkusen (2-4). La fórmula inversa tuvo lugar en los choques ante Málaga (4-2), PSV (2-0), Eibar (3-0), Barça (1-1) y Sporting (1-4).

La diferencia la marcan ellos

Griezmann se siente tan cómodo con Gameiro como acompañante que lo ha llegado a manifestar con vehemencia sobre el césped. Así sucedió en el citado partido del BayArena, cuando su socio fue sustituido a los 58 minutos pese al partidazo que estaba realizando y el ‘7’ colchonero no ocultó su desaprobación ante el cambio. Al término del partido, el de Macon quitó hierro al asunto afirmando que, aunque “no entendió” la sustitución, “lo respetaba”, ya que “el míster acertó porque los cambios dieron resultado”. Aunque en caliente les cueste entenderlo, resulta entendible que Simeone les quiera dosificar y cuidar. Su conexión marca la diferencia para que este Atlético aumente sus opciones en la lucha por el trono europeo.

Gameiro, al rescate del Atleti

Muchos le daban por muerto, pero el delantero francés no bajó los brazos. En sus últimos dos partidos ha demostrado estar capacitado para triunfar con la camiseta rojiblanca.

Kevin Gameiro llegó al Atlético de Madrid con una importante responsabilidad, la de cubrir un vacío en la delantera que nadie fue capaz de llenar desde 2014. El sitio en el que triunfaron jugadores de prestigio como Agüero, Forlán, Falcao y Diego Costa, aunque también por donde pasaron sin pena ni gloria otros como Mandzukic, Vietto y Jackson Martínez. Ser la referencia ofensiva de los colchoneros no admite medias tintas: o triunfaba o sería un fiasco.

Por todo el peso depositado sobre él, Gameiro fue mirado con lupa desde el primer momento. Una circunstancia que poco ayuda a un jugador a la mínima que no le salen las cosas. El ‘21’ colchonero lo estaba poniendo todo de su parte, pero la pelotita no entraba y eso dicta sentencia en el fútbol. Cuando parecía que el buen momento de Fernando Torres podía postergarle definitivamente, llegó la reacción.

Simeone recurrió a él en la segunda parte del encuentro de Gijón, con un empate en el marcador que se antojaba insuficiente para el objetivo de los rojiblancos. El punta galo respondió con un increíble ‘hat trick’ anotado en apenas cuatro minutos, un escaso periodo de tiempo en el que su situación en el club dio un giro completo. Llevaba sin marcar en LaLiga desde el 27 de noviembre. A esta exhibición le siguió otra en el BayArena con asistencia a Griezmann y gol desde los 11 metros tras un penalti provocado por él mismo (poniendo de paso fin a la mala racha de los colchoneros desde el punto fatídico).

El goleador más efectivo del Atleti

Actualmente, el exsevillista suma entre todas las competiciones 13 goles repartidos durante los 1.793 minutos de juego de los que ha dispuesto durante el curso, lo que supone un tanto cada 138 minutos. Números muy a valorar, ya que ningún otro jugador del Atlético iguala este promedio. Sin ir más lejos, su compatriota Griezmann, máximo realizador de la plantilla, sale a una diana cada 172 minutos. Todavía a más distancia de estas cifras se encuentra Fernando Torres, su competidor directo por un sitio en el once, quien ha registrado un gol por 198 minutos durante la campaña.

Gameiro ha demostrado aunar condiciones para ser un recurso muy a tener en cuenta por Simeone. Su punta de velocidad (según datos de LaLiga, alcanza 34,71 kilómetros por hora de velocidad máxima) destroza a las defensas que descuidan su espalda. Pocos futbolistas se antojan más idóneos para partidos que se abren o se convierten en un correcalles. “La velocidad de Gameiro decidió. Me alegró mucho por él porque no es fácil meter tres goles que además fueron muy importantes para el equipo”, comentó el técnico argentino sobre la actuación de su delantero en la rueda de prensa posterior al choque ante el Sporting.

La conexión francesa funciona

En la anterior jornada frente al Celta, Gameiro también demostró su entendimiento con Griezmann sirviéndole la asistencia del 3-2 de la victoria. Y es que el ‘feeling’ sobre el césped entre los atacantes franceses del Atlético no se remite al presente más inmediato. Desde el inicio de la temporada, van 13 goles que se han fabricado sólo entre ellos dos: 7 de los 17 que suma Griezmann y 6 de los 13 que lleva Gameiro. El ’21’ asistió al ‘7’ colchonero en los duelos frente a  Sporting (5-0), Deportivo (1-0), Valencia (0-2), Las Palmas (0-2), Eibar (0-2), Celta (3-2) y Bayer Leverkusen. Lo inverso sucedió en los encuentros ante Málaga (4-2), PSV (2-0), Eibar (3-0), Barça (1-1) y Sporting (1-4). Una conexión que permite soñar al conjunto de Simeone.

Sin margen de error en el Calderón

Se la jugaron en Copa del Rey y ahora les toca en LaLiga. El Atlético quiere devolver al Barça el varapalo sufrido en el torneo del K.O. con un triunfo que liquide definitivamente las opciones de los culés en el campeonato la regularidad. No se trata únicamente de una cuestión de venganza, sino también de necesidad. Con el liderato ya lejos para los colchoneros, peligra el objetivo de la tercera plaza ante un Sevilla que no da tregua.

Los de Simeone llegan lanzados tras sumar su tercera victoria consecutiva en Leverkusen. La eliminatoria frente al Barça ha marcado un antes y un después en un equipo que se ha reencontrado desde entonces. Ahora es su rival el que llega herido, una circunstancia que los rojiblancos quieren aprovechar para poner fin a su maldición ante los blaugranas, a los que no derrotan en LaLiga desde el año 2010.

El Barça necesita volver a levantar cabeza tras el duro golpe que supuso su cataclismo ante el PSG. Los de Luis Enrique llegan en un momento de incertidumbre tras firmar ante el Leganés una victoria agónica y que se puede resumir en el gesto torcido de Leo Messi al transformar el gol de la victoria. Algo no va bien en Can Barça. A poco más de una semana para afrontar el intento de remontada en Champions, la única terapia útil es ganar.

Al caliente trasfondo que presenta el encuentro se añade un duelo con las espaldas en todo lo alto. La todopoderosa MSN frente a un ataque del Atlético venido a más. Con Gameiro y Fernando Torres recuperados para la causa, los del Manzanares han marcado 11 tantos en los últimos 3 partidos. Mucha dinamita en un partido sólo apto para valientes. Ya no vale especular, están obligados a ir a por la victoria.

Simeone, un técnico que marca diferencias

Del mismo modo que hay futbolistas capaces de ganar ellos solos un partido, Simeone marca esas diferencias en el banquillo del Atlético. El técnico argentino volvió a llevar a los rojiblancos a la victoria en Gijón gracias a una serie de decisiones tácticas que lavaron la cara al equipo en un partido más apretado de lo que indicó el resultado final de 1-4.

En esta ocasión, fue el recién incorporado Gameiro el que desniveló el marcador con un hat-trick express. En la anterior victoria ante el Celta, fueron también las sustituciones las que agitaron al equipo para lograr la remontada. El Cholo dispone de un banquillo con interesantes alternativas que no duda en utilizar para decidir encuentros o sentenciarlos.

Una lectura perfecta en El Molinón

En el choque frente al Sporting, cuando el marcador demandaba un gol del Atlético, Simeone no se volvió loco desequilibrando al equipo en el momento que más sufría. En su lugar, busco hacerse fuerte desde la estabilidad con la entrada de Saúl y Thomas armando una especie de ‘cuatrivote’ junto con Gabi y Koke que terminó dando resultado. La entrada de Gameiro hizo el resto para fulminar a la adelantada defensa de los locales.

El propio técnico lo explicó en rueda de prensa: “Los cambios en la segunda parte fueron decisivos porque dieron equilibrio en el centro del campo y luego la velocidad de Gameiro decidió”. El entrenador colchonero volvió a demostrar que es un auténtico genio a la hora de interpretar la partitura de los partidos.

Bebeto, el único en superar a Gameiro

El francés resolvió un encuentro complicado en lo que fue su primer hat-trick con el Atlético de Madrid y el cuarto en toda su carrera como profesional. 4 minutos y 45 segundos fue el impactante tiempo registrado por Gameiro. Pese a lograr una gran gesta, el futbolista rojiblanco no pudo superar a Bebeto en la 95-96, temporada donde el ex jugador del Deportivo anotó tres tantos en cuatro minutos al Albacete.

Gabi, el más fiable del Atlético en los penaltis

El Atlético volvió a desperdiciar una oportunidad para marcar desde los 11 metros en su partido frente al Celta. En esta ocasión, fue Fernando Torres el encargado de asumir la responsabilidad. En cualquier caso, se trata de un problema endémico en el vestuario rojiblanco, pues prácticamente ninguno de los lanzadores que lo han intentado esta temporada han estado todo lo acertados que cabría esperar.

Así lo reflejan los números, con sólo 3 penaltis anotados por el Atlético de 9 que se le han pitado a favor en lo que va de curso. Es decir, que los colchoneros sólo marcan 1 de cada 3 penas máximas. El problema se puede extender hasta la última final de Champions, en la que Griezmann perdonó el empate y el lanzamiento de Juanfran en la tanda costó el título.

Quizá la solución pase por apostar definitivamente por un lanzador y que sea éste quien coja total confianza en este tipo de situaciones sin verse contagiado por las dudas de otros compañeros. En tal caso, es muy importante tomar en cuenta los antecedentes. Estos son los números de los especialistas del Atlético desde el punto de castigo a lo largo de su carrera profesional:

Griezmann: 3/9 penaltis (33,3% de precisión)

Fernando Torres: 22/29 penaltis (75,9% de precisión)

Gameiro: 16/20 penaltis (80% de precisión)

Gabi: 9/10 penaltis (90% de precisión)

Como se puede comprobar, Gabi es el jugador con un mayor porcentaje de precisión. El capitán rojiblanco fue el encargado de tirar los penaltis durante su etapa en el Zaragoza, equipo con el que convirtió los 7 lanzamientos de los que dispuso. De hecho, el único fallo de su carrera se produjo en su último intento, cuando no fue capaz de batir a todo un especialista como Diego Alves en el choque liguero frente al Valencia del pasado mes de octubre.

Al Atlético le faltó la pegada

El Atlético protagonizó un gigantesco partido en el Camp Nou que no se vio completamente reflejado en el marcador (1-1). Los de Simeone sometieron a un Barça irreconocible y se quedaron a un gol de llevar la eliminatoria a la prórroga. Aunque resultaba evidente que los colchoneros saldrían a por el gol desde el principio, lo sorprendente fue el grado de dominio que ejercieron con un 49% de posesión (nunca antes en la última década tuvieron tanto la pelota frente al Barça) y siendo superior en el resto de estadísticas ofensivas con 12 remates, 5 disparos a puerta y 10 córners.

Con todo, la falta de acierto en los últimos metros volvió a condenar a los rojiblancos, como ya sucediera en el segundo tiempo del partido de ida en el Vicente Calderón. El conjunto de Simeone ha quedado eliminado del torneo dominando tres cuartas partes de la eliminatoria, un hecho muy sintomático. Tan sólo Gameiro pudo acertar a portería vacía a los 83 minutos para dar máxima emoción a los instantes finales. Poco antes, el ’21’ del Atlético había mandado un penalti a las nubes.

Simeone, orgulloso de su equipo y cabreado con el arbitraje

El Atlético volvió a exhibir la intensidad de sus mejores noches y un buen criterio con el balón que no se vio culminado en los metros finales. Simeone se mostró encantado con la actuación de sus jugadores y confía en que la derrota pueda ser positiva de cara al futuro: “Cuando uno cae derrotado así queda algo bueno dentro del equipo. Después de los golpes que hemos recibido siempre propusimos. Si fuese hincha del Atleti, y aunque me hubiera gustado en la final, estaría orgulloso e iría el domingo a apoyar en el Calderón“, comentó el técnico argentino tras el encuentro.

El Cholo también hizo referencia al mal arbitraje de Gil Manzano, que anuló un gol a Griezmann por fuera de juego inexistente. “Los árbitros se pueden equivocar, igual que los jugadores. Pero a los jugadores se les aparta y a los árbitros no sé si se les puede apartar. Tengo claro que en Champions tenemos más opciones que en Liga y Copa“. La Liga de Campeones es precisamente la competición donde los rojiblancos depositan todas sus esperanzas para terminar la temporada levantando un título.

Fernando Torres siempre vuelve

Desde su regreso al Atlético hace más de dos años, ha sido prácticamente una constante la discusión alrededor de la figura de Fernando Torres. El rendimiento del propio delantero ha dado pie a ello, pues ha alternado momentos en los que no ha estado nada fino con otros en los que ha sido determinante. Con semejante contraste, es difícil que exista unanimidad. A raíz de su entrada en el descanso del partido de Copa frente al Barça, da la sensación de que el ‘9’ colchonero está protagonizando su enésimo regreso. Sus 2 goles frente al Leganés vienen a ratificar dicha teoría.

Entre tanta subida y bajada, lo cierto es que el balance en su segunda etapa como rojiblanco es más que correcto. Tras volver en el ecuador de la temporada 2014-15, marcó goles que resultaron decisivos para que los de Simeone lograran el objetivo de la tercera plaza. Las dificultades llegaron durante el siguiente curso, en el que estuvo más de cuatro meses sin conseguir marcar su ansiada diana número 100 con el Atlético. Desde que lo lograse frente al Eibar, Torres protagonizó una gran segunda vuelta que se saldó con una decena de tantos que le valieron la titularidad y la renovación.

En forma para el Camp Nou

El guión vuelve a ser parecido en el presente ejercicio, en el que el fuenlabreño apenas sumaba 3 goles entre todas las competiciones hasta el doblete ante el Leganés. Con un Gameiro que sigue en horas bajas, no es descartable que una temporada más sea él quien solucione la papeleta en la delantera colchonera. Entre tanto, su renovación vuelve a estar un año más en el aire y el propio jugador reconoce que “afronta cada partido como si fuese el último”. La próxima parada será en el Camp Nou, su estadio preferido como visitante, donde ha anotado 6 de los 11 tantos que le ha hecho al Barça a lo largo de su trayectoria.

El doblete de Fernando Torres contra el Leganés

Los 5 problemas que lastran al Atlético

El partido frente al Alavés dejó patente nuevamente que el Atlético no termina de arrancar en esta temporada. Son varias las circunstancias que están afectando al rendimiento de los colchoneros y a las que Simeone debe encontrar solución.

Sólo Griezmann marca en la delantera

Un problema que no es precisamente nuevo. Con el fichaje de Gameiro se esperaba que todo el peso goleador del equipo dejase de recaer sobre Griezmann. El ‘21’ lleva más de dos meses sin marcar en LaLiga y tres partidos seguidos sin rematar. Tampoco es mejor la situación de Fernando Torres, que sólo ha marcado dos goles en lo que va de competición.

En defensa ya no es lo que era

Las carencias también se extienden al área propia, donde el Atlético no es el equipo infranqueable de las últimas temporadas. Los 18 goles que ha encajado hasta ahora en LaLiga son los mismos que concedió en toda la temporada pasada. Jugadores como Godín, Filipe y Juanfran –a quien últimamente está supliendo Vrsaljko en el lateral derecho– se encuentran lejos de su mejor nivel.

Centro del campo bajo mínimos

Los rojiblancos están gafados en el mediocentro, donde actualmente sólo cuentan con Gabi, Koke y SaúlAugusto sigue recuperándose de la rotura de ligamento que sufrió en septiembre, mientras que Tiago no termina de superar las molestias en la rodilla que arrastra desde el partido en Villarreal. Giménez, la alternativa a ambos que improvisó Simeone, también cayó en Mendizorroza y estará un mes en la enfermería.

Pobre rendimiento fuera de casa

El Atlético ha sumado 16 puntos de 33 posibles a domicilio, un balance que no parece suficiente para un equipo que aspira como mínimo a la tercera plaza. El dato demuestra lo que le está costando a los colchoneros sacar adelante estos encuentros. Si la temporada pasada lograron un 70% de los puntos en juego lejos del Vicente Calderón, este curso la estadística ha decaído hasta el 48%.

A vueltas con el estilo

No termina de existir un consenso definitivo sobre cuál es la idea de juego que pretende instaurar Simeone esta temporada. Ilusionó durante el mes de octubre con una propuesta más ofensiva, aunque terminó volviendo a lo de siempre tras cosechar una serie de malos resultados entre noviembre y diciembre. Tras ese regreso a las viejas esencias, en Vitoria completó una nueva actuación sin brillo ni solidez.

La asignatura pendiente de Gameiro

El gol lo es todo en el fútbol, más cuando se trata de la posición del delantero centro. Pese a que su rendimiento no está siendo malo, a Gameiro le está faltando lo más importante para consolidarse en el Atlético. El francés ofrece minutos de calidad, corre, pelea e incluso da buenas asistencias. Sin embargo, su buen juego se apaga cuando debe definir ante la portería rival. Esa es su principal asignatura pendiente a día de hoy.

Gameiro promedia un 50% de acierto a la hora de disparar a portería

Con 12 tantos en lo que va de competición, es Antoine Griezmann quien una temporada más está tirando del carro goleador del Atlético. Todo ello a pesar de que el ‘7’ rojiblanco encadenó una racha de más de un mes sin marcar. Cabe recordar que Gameiro llegó este verano al equipo del Manzanares con el cometido de ser la referencia ofensiva y liberar a su compatriota de esa carga exclusiva. En las últimas dos temporadas, ni Mandzukic, ni Torres, ni Vietto, ni Jackson (este último apenas duró medio año en Madrid) han logrado superar la barrera de los 15 goles en Liga, un objetivo acorde al rendimiento del francés en el Sevilla.

¿Cuestión de precisión?

Si se miran los números de Gameiro en Liga, se contabilizan hasta 34 disparos que han dado lugar a 6 goles. Por tanto, el atacante galo necesita disparar unas 6 veces para transformar un gol. A la hora de afinar sus disparos entre los tres palos, la estadística refleja un 50% de acierto, un dato relativamente bajo en comparación con el acierto del 61% que promedia Griezmann.

Para recordar la última diana del ’21’ colchonero hay que remontarse al mes de diciembre, cuando anotó en la victoria frente a Osasuna. Pese a todo, su desempeño le otorga cierto crédito, pues su actitud dista de la apatía de otros delanteros que han pasado recientemente por el club. Este hecho lo corroboran actuaciones como la que protagonizó recientemente en Ipurúa, donde dio una buena asistencia de gol a Griezmann nada más ingresar en el terreno de juego. Si a este rendimiento le acompaña pronto el acierto, será indiscutible.