Cristiano Ronaldo Zidane

Los jugadores cuyo futuro puede verse afectado por la salida de Zidane

Si la situación de varios futbolistas del Real Madrid ya era de incertidumbre, el inesperado adiós de Zinedine Zidane termina por poner patas arriba el vestuario. Jugadores que apuntaban a su salida pueden terminar quedándose y viceversa. En un verano en el que se esperaba revolución, prácticamente la mitad de la plantilla queda a expensas del nuevo técnico que esté por llegar.

Incertidumbre para la BBC

Entre todos estos casos, sobre todo destacan los de los tres integrantes de la BBC. Como es sabido, el futuro de Cristiano Ronaldo ya permanecía en el aire tras sus explosivas declaraciones en Kiev. La marcha del de Marsella añade más incertidumbre sobre su continuidad, pues ha sido uno de los técnicos con los que ha tenido mejor química a lo largo de su carrera. Logró convencerle de que tenía que dosificarse para las citas importantes y diseñó para él un nuevo rol como finalizador que le ha relanzado pasada la treintena. Si el de Madeira ya tenía dudas, éstas sólo pueden haber aumentado.

Exactamente lo contrario sucede con Gareth Bale, un futbolista que tras la final de Champions también dejó entrever una posible salida del club ante la necesidad de “jugar todas las semanas”. Sabía que con Zizou eso iba a ser muy complicado, pero la llegada de otro técnico puede dar un giro total a su situación. Por si fuera poco, llega de ser el héroe de la Decimotercera y ha recuperado su mejor forma tras varios meses sin lesionarse. Menos optimista pinta el panorama para Karim Benzema, quien llegó a gozar de cierta inmunidad con el entrenador galo que difícilmente pueda volver a tener con cualquier otro técnico. A su favor juega que también tuvo un papel decisivo en la consecución de la última Copa de Europa.

Los porteros y los secundarios

Si hay otra posición que queda muy tocada por el adiós de Zidane, esa es sin duda la portería. La dirección del Real Madrid ya tenía en este puesto una de sus prioridades para reforzarse, algo que no sucedió en invierno por la obstinación del técnico en dar marcha atrás a la llegada de Kepa Arrizabalaga. Tras los últimos acontecimientos, ni Keylor Navas ni Kiko Casilla ni Luca Zidane las tienen todas consigo para continuar el próximo ejercicio.

En el limbo también se encuentra el sector de jugadores jóvenes de la plantilla que tuvieron un papel completamente secundario durante el pasado curso. Son los casos de Jesús Vallejo, Theo Hernández, Achraf Hakimi, Marcos Llorente, Dani Ceballos y Borja Mayoral. Para ellos, el relevo en el banquillo puede suponer el golpe definitivo o una nueva oportunidad, pues ninguno tenía su continuidad asegurada.

gol Benzema Karius final Champions

Una final con tres grandes héroes: Bale, Benzema… y Karius

La conquista de la Decimotercera por parte del Real Madrid en Kiev estuvo marcada por la actuación de tres futbolistas. Gareth Bale, Karim Benzema y, para mayor sorpresa, Loris Karius fueron los nombres propios que perdurarán de la victoria de los blancos contra el Liverpool. El primero de ellos empezó el partido en el banquillo y cambió el encuentro tras su entrada con un histórico gol de chilena.

Sin duda, la gran jugada de la final por encima del resto. Anteriormente, el delantero francés y el guardameta alemán habían sido los artífices del 1-0 del encuentro. El ‘9’ blanco estuvo pícaro para aprovecharse de un error inconcebible en una cita de semejante altura. Goles al margen, lo cierto es que el galo completó una portentosa actuación con la que se reivindicó por enésima vez ante sus detractores.

El festival de despropósitos del arquero del Liverpool no acabó ahí, quien tuvo las manos demasiado blandas en el disparo lejano de Bale que se convirtió en el 3-1 definitivo. El portero de 24 años quedó tan tocado que hasta los propios jugadores del Real Madrid fueron a consolarle nada más finalizar el choque. El caso es que de este peculiar triángulo nacieron los tres goles de los de Zinedine Zidane para ser campeones de Europa por tercera temporada consecutiva. Una final rara, rara, rara… pero que no resta valor a lo logrado por el Real Madrid.

Chilena Bale final Champions

No se recuerda algo igual desde Zidane en Glasgow: ¡golazo de chilena de Bale!

Había empezado el partido en el banquillo y no pudo resarcirse de mejor forma. Gareth Bale se sacó de la chistera una chilena de fantasía para poner el 2-1 en Kiev a favor de los blancos. No se veía algo igual en una final de Champions desde la famosa volea de Zidane en 2002.

Bale final Champions

Bomba de Bale nada más acabar la final: “Necesito jugar todas las semanas, me sentaré con mi agente a pensar mi futuro”

Cristiano Ronaldo no fue el único que dejó en el aire su futuro nada más acabar la final de Champions. Gareth Bale sorprendió con unas declaraciones similares tras ser el gran héroe de Kiev. “Necesito jugar una semana sí y otra también y eso no ha pasado, por unas cosas u otras. Estuve cinco o seis semanas lesionado al principio y ahora estoy bien. Me tengo que sentar este verano a pensar con mi agente a ver mi futuro“, dijo ante los micrófonos de BT Sports.

Bale

Otro palo para Bale: de nuevo suplente en una final de Champions

La alineación de Zinedine Zidane da al traste con todas las esperanzas de Gareth Bale para ser titular en la final de Champions entre Real Madrid y Liverpool. El galés, que había protagonizado una extraordinaria recta final de temporada, finalmente empieza el partido en el banquillo. Tanto Karim Benzema como Isco Alarcón le han ganado la partida, quienes sí parten de inicio en Kiev.

Al palo de la temporada pasada, cuando tampoco fue titular contra la Juventus en su Cardiff natal, se suma lo ocurrido este sábado. Es sabido desde hace tiempo que el ’11’ puede hacer las maletas este verano, y la elección del técnico francés ha podido ser clave al respecto. Sonadas fueron también sus suplencias en anteriores eliminatorias, las cuales no se tomó nada bien. No obstante, habrá que ver si tiene minutos en esta final y el impacto que puede tener en la misma. Después de todo, quizá no ha dicho su última palabra.

Zidane

El dilema de Zidane: cuatro hombres y un destino

Isco Alarcón, Gareth Bale, Lucas Vázquez y Marco Asensio optan a un puesto que parte como la gran incógnita del Real Madrid para la final de Kiev. Todos atraviesan un buen momento de forma y ponen a Zinedine Zidane en una complicada tesitura, aunque ya la quisieran muchos otros

 

El gran sprint final de Bale

Parecía completamente defenestrado y perdido para la causa, pero el gran tramo final de temporada protagonizado por el galés le ha hecho ganar enteros para ser de la partida contra el Liverpool. Los cinco goles que ha anotado en las cuatro últimas jornadas de LaLiga avalan su excelente momento de forma. Encadena cinco meses sin sufrir una lesión y por fin está demostrando de lo que es capaz cuando tiene continuidad. Sus cifras de toda la temporada también son como para tener en cuenta: 19 goles y ocho asistencias entre todas las competiciones. Tiene la espina de la pasada final de Cardiff, en la que no pudo jugar de inicio al llegar muy justo tras lesión. En el que puede ser el último año de la BBC, no sería de extrañar que Zidane respetase su jerarquía, como ya sucedió en el último Clásico.

 

Isco y la certeza de Cardiff

Si hay que atenerse a la experiencia más reciente del Real Madrid en una final de Champions, lo cierto es que el malagueño sería titular indiscutible. Su extraordinaria actuación en la consecución de la Duodécima contra la Juventus es un factor a tener en cuenta. Todo ello por no hablar de que no se recuerda una versión tan brillante del conjunto de Zidane como la que ha mostrado con el centrocampista de Arroyo de la Miel, quien en la presente campaña ha firmado nueve goles y diez asistencias en 48 encuentros jugados entre todas las competiciones. Tras sufrir una lesión en la espalda que le impidió estar en la vuelta de semifinales contra el Bayern y en el Clásico, el técnico francés le ha cuidado para tenerle en plenitud de condiciones para Kiev.

 

El cañón de Asensio

El balear también cuenta con el aval de Cardiff, donde apenas necesitó ocho minutos para convertirse en el futbolista más joven en marcar en una final de Champions al hacer el definitivo 1-4. Tiene un hechizo con las grandes citas, como volvió a demostrar más recientemente en la ida de semifinales anotando el gol que dio a los blancos el triunfo en el Allianz Arena. La calidad de su zurda se postula como otro de esos pequeño detalles que puede decantar la final a favor del conjunto de Zidane. “Tiene una velocidad y una pegada importante”, reconoció recientemente el técnico francés sobre el de Palma de Mallorca, quien hace tiempo que dejó de ser un fijo en el ‘Plan B’ habiendo jugado de inicio en otros choques importantes como el de París o la vuelta contra el Bayern de Múnich.

 

La fiabilidad de Lucas

Por regularidad y garantías, el gallego sería justo merecedor de un sitio en Kiev, quien es el máximo asistente del equipo esta temporada con 13 pases de gol entre todos los torneos. No sólo ha tenido una importante contribución en cuanto a cifras, sino que además su presencia supone un alivio para sus compañeros de la retaguardia al ser un jugador solidario en tareas defensivas. Otro punto fuerte a tener en cuenta para hacer frente a un rival cuyo mayor peligro habita precisamente en las bandas. Prueba de la importancia que el de Curtis ha tenido en esta Champions es que contra el Bayern completó los 180 minutos de eliminatoria. Incluso cumplió como lateral tras la lesión de Dani Carvajal en el Allianz Arena. El curso que ha protagonizado ya es para quitarse el sombrero.

Bale Benzema Cristiano BBC Barça Real Madrid

¿Y si la BBC jugara en Kiev?

Lo sucedido en el Camp Nou puede tener repercusión de cara a la final de Kiev. La BBC, que antes del Clásico parecía totalmente postergada, fue titular y demostró que sigue en condiciones de desarmar a cualquier rival. Cristiano Ronaldo era el único que ya estaba fuera de toda duda, quien ni siquiera completó el encuentro al ser sustituido en el descanso, aunque tuvo suficiente tiempo para marcar un gol y sembrar el pánico en el área del Barça. Sin embargo, el verdadero paso al frente llegó por parte de Karim Benzema y Gareth Bale, quienes dieron motivos a Zinedine Zidane para, como mínimo, reconsiderar la posibilidad de recurrir ante el Liverpool a su viejo tridente, avalado también por su experiencia en este tipo de citas.

Las dobles figuras de Benzema: 11 goles y 11 asistencias

El delantero francés, que ya se reivindicó con un doblete ante el Bayern de Múnich, constató su excelente momento de forma con una soberbia actuación. Esta vez no marcó, pero fue clave en los dos tantos de los suyos asistiendo a Cristiano Ronaldo en el primero y arrastrando a un defensor en el segundo. Con 11 dianas y 11 pases de gol entre todas las competiciones, el galo es el único integrante de la plantilla blanca que ha alcanzado las dobles figuras esta campaña. Conociendo la confianza que le profesa Zidane, todo apunta a que de nuevo será titular en la final del próximo 26 de mayo.

Bale, una cuestión de pegada

En el caso de Bale, todo apunta a que tendrá que seguir remando en los tres partidos ligueros que quedan (Sevilla, Celta y Villarreal) para convencer a su técnico. De todos modos, lo mostrado en el Clásico era el primer paso fundamental para tener alguna posibilidad de cambiar su situación de cara a Kiev. El galés fue de menos a más y terminó firmando la acción de la noche con un espectacular disparo de primeras desde la frontal que supuso el 2-2 definitivo. Quizá no es tan constante como Lucas o Asensio, pero sigue teniendo la pegada de los grandes cracks. Sus números están ahí para confirmarlo: 16 tantos y 8 asistencias entre todas las competiciones. Al igual que Benzema, no las tiene todas consigo para continuar en el Real Madrid el próximo curso, pero puede tener una última noche de gloria.

Bale roja Umtiti

Sergi Roberto, expulsado por un manotazo a Marcelo… y Bale se libró tras clavar los tacos a Umtiti

Clásico muy caliente y con polémica entre Barça y Real Madrid. Lo sucedido en el final del primer tiempo dará mucho que hablar, cuando los culés se quedaron con uno menos por la expulsión de Sergi Roberto tras propinarle un manotazo a Marcelo. Sin embargo, segundos antes, Bale se libró de la expulsión tras clavar los tacos en el gemelo de Umtiti. Nada más señalarse el descanso, el Camp Nou despidió al colegiado Hernández Hernández con una atronadora pitada.

Bale Benzema entrenamiento

La disolución de la BBC

Nadie lo ha confirmado públicamente, pero sólo hace falta comprobar el camino tomado por Zinedine Zidane en sus alineaciones para confirmarlo: la BBC se separa. Los tres hombres que en su día interpretaron la sintonía preferida del Real Madrid toman caminos diferentes. Todo apunta a que Cristiano Ronaldo seguirá al frente, aunque con nuevos socios al lado. Isco Alarcón ya demostró la pasada campaña estar preparado para ocupar el sitio de Gareth Bale. Con el malagueño en la alineación, el conjunto de Zidane experimentó nuevos sonidos que han tenido buena acogida entre sus seguidores. Hace tiempo que los blancos son mejores teniendo la pelota que galopando. La irrupción de Marco Asensio y Lucas Vázquez ha terminado por hacer los demás. El técnico francés cuenta con registros suficientes como para dormir al rival con una balada o, si hay que volver al rock and roll, recurrir a la verticalidad del balear y el gallego.

Bale se borra

Fue precisamente el atacante galés el primero que cayó en gracia. Hace tiempo que dejó de ser insustituible en las citas importantes, como ya se comprobó ante PSG y Juventus. En el Allianz Arena, el mismo escenario que le consagró en las semifinales de 2014, tocó fondo al ni siquiera llegar a calentar. El mensaje que mandó Zidane es inequívoco: si el Real Madrid necesita hacer caja, hay alguien prescindible por quien se puede sacar mucho dinero en verano. Los números no engañan al comprobar los minutos disputados por cada uno de los futbolistas entre todas las competiciones. Por delante del de Cardiff hay hasta 14 jugadores que han contado más para el entrenador galo. Sólo los jóvenes de la plantilla (Theo, Vallejo, Ceballos, etc.) han jugado menos que el ‘11’ en lo que va de campaña.

Ante esta situación, Bale parece resignado, mentalmente fuera del club. Ni siquiera hace ascos a los rumores que le sitúan en otro lugar el próximo curso. El Bayern sólo ha sido uno de los últimos equipos en relacionarse con el galés. “En el fútbol nunca puedes decir nunca. De momento en Madrid juego y disfruto del fútbol. El Bayern tiene un fantástico equipo y en el pasado siempre ha sido uno de los equipos con más éxito de Europa. Que te relacionen con este club es un honor para cualquiera”, señaló el jugador en una entrevista en Sport Bild. Zidane tampoco confirma ni desmiente, una situación que recuerda a la de James Rodríguez el pasado ejercicio. El francés nunca dijo de manera explícita que no contase con el colombiano, pero finalmente terminó poniendo rumbo a Múnich en calidad de cedido.

Karim ya no es intocable

Quien sí parecía irremplazable para Zizou hasta hace bien poco era su compatriota Karim Benzema. Pese a los pobres números del ‘9’, el técnico siempre le defendió a capa y espada e insistió en su titularidad. Sin embargo, los goles del galo han seguido sin llegar y su entrenador puede haber tirado la toalla. Tanto en la vuelta ante la Juventus como en la ida contra el Bayern, el de Lyon se quedó en el banquillo. “Le veo como siempre, de todas formas con lo que se dice igual está sufriendo un poco, a él también le gustaría meter más goles. Entrena bien, está ahí con sus compañeros concentrado. Luego, a él le gustaría marcar más y estar mejor”, reconoció Zidane hace unas semanas sobre el estado de su jugador. Así las cosas, la BBC parece haber quedado definitivamente en un viejo recuerdo.

Bayern Munich v Real Madrid - UEFA Champions League - Semi Final - First Leg - Allianz Arena

Bale volvió a quedarse en el banquillo en Múnich

La situación de Gareth Bale en el Real Madrid tiene un final que cada vez está más cerca. No es ningún secreto que el galés ya no cuenta para Zidane, y el club le buscará una salida el próximo verano. Una vez más se quedó sin entrar en el once titular en un partido importante, además, ni siquiera calentó y se volvió a mostrar con una actitud ‘pasota’ desde el banquillo.

El matrimonio entre el Real Madrid y Gareth Bale está a pocas semanas de llegar a su fin. El técnico francés ha dado un paso al frente esta temporada y ha dejado a un lado a la BBC, para premiar a jugadores en un principio secundarios como Lucas Vázquez y Marco Asensio. El rendimiento esta temporada de Bale no ha sido el de un jugador que ha costado 100 millones de euros y es el segundo mejor pagado de la plantilla. Las lesiones han lastrado sus prestaciones en los últimos tiempos, aún así, nunca ha llegado a alcanzar las expectativas que se tenían en un jugador de su calidad.

El Madrid se la jugaba en Munich y Zidane optó por los jugadores que mejor rendimiento le están dando este año. Bale sequedó los 90 minutos en el banquillo y no llegó a calentar en ningún momento. Es la cuarta vez está temporada que el galés se pasa todo el partido en el banco, Barça en la Supercopa, Alavés, Juventus en Turín y en el Allianz frente al Bayern.

Isco Real Madrid Málaga

El ejemplo de Isco deja en evidencia a Bale

Isco Alarcón confirmó en La Rosaleda que ha dado un paso al frente. El malagueño no sólo exhibió su calidad, la cual es de sobra conocida a estas alturas. También asumió galones y pidió la pelota a sus compañeros ante la ausencia de otros referentes como Luka Modric y Cristiano Ronaldo. En apenas un mes, ha conseguido dar un vuelco a su situación en el Real Madrid, donde ha pasado de ejercer de secundario a ser el faro de sus compañeros.

Hay que recordar sus palabras tras firmar un hat-trick en el España-Argentina: “Cuando no tienes continuidad con tu equipo, los partidos con la Selección me dan la vida. Aquí tengo la confianza del míster, en el Madrid quizá no me la he ganado“. Aquella autocrítica fue el primer paso para recuperar su mejor nivel y ganarse la confianza de Zinedine Zidane. Vuelve a ser indiscutible para las citas importantes, tal y como se comprobó en la eliminatoria ante la Juventus.

Una cuestión de carisma

Su caso contrasta totalmente con el de Gareth Bale. El ensimismado galés llegó al club blanco con la misión de recoger el testigo de Cristiano y tirar del equipo en vistas a cuando no pudiera hacerlo el portugués. Nunca ha demostrado ese carisma y, no por casualidad, ha sido precisamente Isco quien ha terminado ocupando su sitio en la alineación.

A la hora de afrontar su suplencia, el de Cardiff también ha sido el perfecto ejemplo de aquello que no hay que hacer en el Real Madrid. En lugar de revertir su situación, se ha dejado llevar y cada día parece más fuera del club. Tuvo una nueva oportunidad en el último partido de Champions y la tiró por la borda. Su sustitución al descanso le dejó claramente señalado. Si todavía aspira a tener un papel relevante en los planes de futuro del equipo, ya sabe de qué compañero puede tomar nota.

Bale Benzema Real Madrid

¿En la rampa de salida?

El futuro de dos de los futbolistas con más pedigrí del Real Madrid está en el aire. El galés no ha contado para Zidane en los partidos decisivos en Europa, mientras que el de Lyon ha pasado de puntillas

A la BBC se le apagan dos de sus siglas. Mientras que Cristiano Ronaldo ha demostrado por enésima vez que sólo él está capacitado para tirar del carro, los que fueran sus dos habituales socios en el ataque han quedado señalados. A Gareth Bale ya ni siquiera Zidane le ve como titular en los partidos decisivos en Europa, donde ha sido suplente en detrimento de Isco, Asensio y Lucas Vázquez. Sin embargo, lo que ha condenado realmente al galés es su propia resignación.

La desconexión de Bale

En el partido de París, el que marcó la unión del vestuario y el comienzo de la inercia ganadora de los blancos, fue curiosamente el inicio de la desconexión del galés. Un desánimo que constató en Turín cuando se produjeron los goles del Real Madrid, a los que reaccionó con un frío aplauso mientras los demás compañeros se levantaron del banquillo. Las imágenes mostraron una falta de compromiso por parte del ‘11’ que el madridismo difícilmente pueda entender.

De cualquier modo, su falta de ‘feeling’ con el vestuario no viene de ahora. El de Cardiff nunca se ha caracterizado por su carisma ni por su implicación, hasta el punto de seguir sin hablar español tras cinco años en Madrid. A este problema se suma otro de sobra conocido durante su etapa como jugador del conjunto blanco: ha sufrido más de una veintena de lesiones y se ha perdido más de 70 encuentros. Aunque sus números son aceptables, con 14 goles y 7 asistencias en lo que va de temporada, casos anteriores como los de Morata y James evidencian que con eso no es suficiente. Simplemente hay futbolistas que por cartel no están por la labor de seguir como secundarios.

Al de Cardiff no le faltarán ofertas en verano, mientras que el Real Madrid tiene que hacer caja para acometer una renovación en el vestuario que se antoja necesaria. En este contexto, sorprende que sea el propio Zidane quien diga confiar en su continuidad: “Gareth está aquí como todos los demás. Lo que queréis decir es que juega menos, pero no es así. Hay muchos partidos, e independientemente de cómo vamos a terminar la temporada, Bale es jugador del Madrid y se va a quedar. Digo yo. Es mi sensación. Luego, como siempre, no sé lo que me va a pasar a mí y a los jugadores. Veremos”.

Benzema no responde

El caso de Benzema es distinto, a quien su entrenador sí le concede un crédito ilimitado en las alineaciones sin que éste se haya visto justificado a lo largo del curso. Pese a jugar de inicio en los dos duelos de la eliminatoria ante el PSG y en el choque de ida en el Juventus Stadium, no marcó en ninguno de los encuentros. Aunque lo primero ya ni sorprende, el caso es que el ‘9’ tampoco tuvo ninguna aportación significativa en el juego de los blancos, algo que incluso contradice los clásicos argumentos que se han esgrimido en su defensa durante los últimos años. Sin ir más lejos, en Turín no remató a portería, protagonizó diez pérdidas de balón y fue el primer sustituido a los 60 minutos.

De seguir así las cosas hasta final de temporada, sólo el empeño del propio Zidane puede evitar una salida que la directiva no vería con malos ojos por motivos similares a la de Bale. En el caso de que el Real Madrid supere la eliminatoria, como es previsible, por delante sólo tendrán las semifinales y una hipotética final de Champions para hacer algo realmente convincente. El margen es corto, aunque si hay partidos que valen para reivindicarse, son precisamente estos.

Zidane

El dilema de Zidane: sólo puede quedar uno

Isco Alarcón, Marco Asensio, Lucas Vázquez y Gareth Bale compiten por hacerse un hueco en la alineación del Real Madrid. Pocas dudas alberga Zidane a estas alturas sobre su once tipo para las grandes ocasiones, con diez futbolistas prácticamente inamovibles, pero la única plaza vacante supone todo un quebradero de cabeza. Tras lo ocurrido en el último partido ante la Juventus, parece que el malagueño ha tomado una ligera ventaja en la carrera. Los blancos se presentaron en Turín con el equipo de Cardiff y, a diferencia de otros partidos de este curso, recuperaron el brillo que les llevó a conquistar la Duodécima.

Isco se reivindica

Todo ello fue debido en gran parte a que el ‘22’ recuperó la magia manejando el tempo del partido a su antojo, quien no falló ninguno de los 57 pases que completó a lo largo del choque. Por si fuera poco, fue providencial asistiendo a Cristiano Ronaldo en el 1-0 tras un escandaloso caño a Douglas Costa. La situación del de Arroyo de la Miel ha dado un giro completo en cuestión de un par de semanas. Su temporada iba claramente a menos y su presencia como titular se había difuminado ante la pujanza de Asensio y Lucas. Incluso su futuro como madridista volvía a estar en duda. Sin embargo, su ‘hat-trick’ en el España-Argentina supuso una clara llamada a la puerta de Zidane. “Lopetegui me demuestra la confianza con minutos, con partidos. En el Madrid no tengo la confianza que un futbolista que necesita, aunque quizás el problema soy yo que no me la he ganado con los buenos futbolistas que hay. Quiero demostrarle al míster que puede contar conmigo”, fue su mensaje al entrenador galo que ha ratificado sobre el césped.

La opción Lucas-Asensio

Pese a todo, ni el madridismo ni Zidane olvidan la gran temporada que están protagonizando Asensio y Lucas. Si Turín fue la coronación de Isco, la de ellos tuvo lugar hace unas semanas en París. La apuesta por la presencia de ambos en los costados no pudo salir mejor, pues aportaron equilibrio al equipo trabajando en defensa, mientras que en ataque exhibieron la verticalidad que se espera de ellos. Para redondear su actuación, entre ambos generaron la jugada que culminó en el 0-1 de Cristiano en el Parque de los Príncipes. Si la sensación que han dejado en sus actuaciones es excelente, sus números también están a la altura. Diez goles y cuatro asistencias ha firmado el balear a lo largo de esta campaña entre todas las competiciones, lo que le sitúa como tercer goleador de la plantilla. Por su parte, el extremo gallego es el máximo asistente entre todos los torneos con 14 pases de gol, una valiosa aportación a la que suma ocho tantos. Sólo Cristiano ha intervenido en más goles de los suyos este curso.

La caída de Bale

Si hay un futbolista que ahora mismo pierde la carrera, ese es sin duda Gareth Bale. Al galés ya no le basta con los galones para convencer a Zizou, quien no le puso de inicio en ninguno de los dos encuentros ante el PSG ni tampoco en el Juventus Stadium. La apatía que ha mostrado desde el banquillo en tales citas tampoco ayuda, más bien al contrario. El ‘11’ está más fuera que dentro del Real Madrid y él mismo no lo oculta con su actitud. Desde que el pasado ejercicio viviera su enésimo calvario con las lesiones, lo que le permitió a Isco hacerse con su puesto en el momento clave, nada ha vuelto a ser igual. Acumula cuatro meses sin pasar por la enfermería, algo inusual tratándose de él, pero puede que llegue tarde para reclamar un sitio. No obstante, si algo se ha comprobado esta campaña en el Madrid, es que cualquier jugador puede cambiar su situación en cuestión de un partido. El de Cardiff también tiene a su favor las estadísticas. Con 14 goles y 7 asistencias, produce un tanto (marca o asiste) cada 87 minutos.

Real Madrid v Girona - La Liga

La sorprendente reacción de Bale a los goles de Cristiano

Actualmente Gareth Bale está más fuera que dentro del Real Madrid. El galés volvió a ser relegado al banquillo en un partido importante, y ya van muchos. Zidane volvió a optar por otros jugadores ante la Juventus, como ya hiciera en los dos encuentros de octavos de final de la Champions League ante el PSG.

El Juventus Stadium fue testigo de la nueva realidad de Gareth Bale en el Real Madrid, volvió a ser suplente y no disputó ni un solo minuto en Italia. Además, sorprendió la fría reacción del jugador británico ante los goles de su compañero Cristiano Ronaldo, deja claro que no está comprometido de la misma forma que el resto de sus compañeros.

A los 3 minutos del inicio del partido el crack portugués adelantaba al Real Madrid tras un enorme remate al primer toque después de un pase de Isco al primer palo. Todo el banquillo se levantaba inmediatamente para celebrar un gol que significaba mucho para pasar a la siguiente ronda. Lo sorprendente fue la reacción de Gareth Bale, que se mantuvo impasible después del primer gol de su compañero. Después del segundo gol del luso, uno de los mejores de la carrera del portugués, la reacción del galés volvió a ser la misma y ni si levantó, mientras que el resto de jugadores y cuerpo técnico casi saltan al terreno de juego para celebrarlo.


Una vez terminado el partido, Zidane pasó por rueda de prensa y volvió a ser preguntado por la suplencia de Bale ante la Juventus. “Hoy no ha salido al campo porque ha salido otro, pero Gareth va a contar para nosotros, hoy no ha podido jugar, tenemos un derbi el domingo y él tiene que estar preparado”, dijo.

Profeta en su tierra, ‘banquillazo’ en Madrid

Si el fútbol se detiene para muchos con el parón de selecciones, el caso de Gareth Bale es totalmente contrario. Al galés se le ilumina el rostro cada vez que tiene oportunidad de jugar con su equipo nacional, más en los tiempos difíciles que corren para él en el Real Madrid. El contraste no podría ser mayor en este momento de su carrera. En cuestión de días ha pasado de ocupar el banquillo del Santiago Bernabéu a ser el futbolista al que todos buscan en Gales.

1.727 minutos ha disputado Bale esta temporada, superado hasta por 14 jugadores del Real Madrid

Quedó nuevamente comprobado en la goleada por 0-6 que el combinado británico endosó a China, en la que su estrella firmó un hat-trick con el que logró superar al mítico Ian Rush como máximo anotador histórico de su selección con 29 goles. “Estoy muy orgulloso de romper el récord de Ian con este hat-trick“, publicó tras el choque en las redes sociales.

Más fuera que dentro

La alegría de Bale tras golear con la camiseta de su país también contrasta con su ‘desconexión’ en París durante la noche del pasado 6 de marzo. El Real Madrid daba todo un golpe de autoridad en el Parque de los Príncipes al vencer por 1-2 al PSG y obtener el pase a los cuartos de final de Champions. El galés se quedó nuevamente fuera del once inicial y ni siquiera apareció durante la celebración del vestuario.

Zidane, su gran valedor durante muchos meses, no ha podido seguir haciéndose el ciego ante el formidable rendimiento de Marco Asensio y Lucas Vázquez, quienes han adelantado limpiamente al ’11’ madridista. Ni que decir tiene que la continuidad del atacante en el conjunto blanco la próxima temporada no está ni mucho menos garantizada. Si la situación no cambia, quizá decida buscar en otro club eso que de momento sólo encuentra con su selección.

Pedrerol editorial

Pedrerol: “A Bale y Benzema, gracias por todo y adiós”

El editorial de Josep Pedrerol tras la victoria del Real Madrid en el Parque de los Príncipes no reparó en elogios y también dejó alguna dura crítica. Las segundas se centraron en Karim Benzema y Gareth Bale. El francés falló dos claras oportunidades, mientras que el galés mostró una actitud apática durante la celebración del equipo tras iniciar el encuentro en el banquillo.

¿A quién le sorprende lo de ayer? A nadie. Este es el Madrid de la Champions. Un equipo distinto, comprometido, solidario, concentrado. Es un equipo que se lo cree, que se crece en los partidos importantes, que se divierte. Es el campeón de Europa. Da igual el mal papel en la Liga, da igual el ridículo en la Copa. Ayer apareció el mejor Madrid, el mejor Zidane, el Cristiano de siempre, el líder Sergio Ramos. Y se reivindicaron Lucas y Asensio. Y Casemiro… y Kovacic”.

“El Madrid fue un equipo. Ni ultras ni historias, el PSG volvió a fracasar. Se demuestra que el dinero no lo compra todo. Pero ojo, en el Madrid algunos quedaron señalados, muy señalados. Bale… ni está ni se le espera. Qué pasotismo. Y lo de Benzema roza el esperpento. A los dos… Gracias por todo y adiós. Thank you, Gareth. Merci, Karim”.

Bale Real Madrid

La última oportunidad de Bale

Gareth Bale se encuentra ante su última oportunidad de convencer al madridismo, al Real Madrid y a su técnico. El enfrentamiento frente al PSG se ha convertido en el examen final que demostrará si el galés está al nivel suficiente para quedarse en el conjunto blanco

Desde su llegada al Real Madrid procedente del Tottenham, Bale nunca ha llegado a mostrar continuidad en su fútbol. Es cierto que últimamente ha conseguido sumar varios partidos consecutivos jugando, algo que le sirve al jugador para ir tomando con confianza y dejar el calvario de las lesiones atrás. Aún está lejos de los 24 partidos seguidos en los que llegó a participar hasta abril de 2015. Han pasado ya 3 años, el galés no parece haber dejado su preocupación por volver a lesionarse. Además se está viendo un jugador incapaz de demostrar los galones suficientes para guiar a sus compañeros.

En la derrota frente al Espanyol en la jornada intersemanal fue el único integrante de la BBC que salió de inicio. Fue incapaz de liderar al equipo, se le vio bastante perdido en el campo. Hubo momentos en los que parecía no querer jugar al fútbol, haber perdido la ilusión. En un partido sin Cristiano Ronaldo, Benzema, Kroos, Modric, Marcelo… El internacional por Gales debía tirar del carro y liderar el equipo a la victoria.

Cantos de la Premier

La situación actual de Gareth Bale en el Real Madrid es cada vez más complicada, la actitud ‘pasota’ del jugador no ayuda y las voces que piden su venta en el mercado del próximo verano se escuchan cada vez más alto. Incluso dentro del club empiezan a plantearse seriamente si el futbolista de Cardiff es prescindible para la próxima temporada. Ante la inestable situación de Bale, la maquinaria de la Premier League se ha puesto en marcha en el caso de que se produzca su salida este verano. Los clubes que han mostrado interés son el Manchester United de Mourinho y el Tottenham de Pochettino.

Para los diablos rojos sería la forma de devolver la ilusión a sus aficionados, después de estar casi sin opciones de ganar la Premier y con muchas dudas en su juego. Además Mourinho ya se interesó por el galés la temporada pasada. La vuelta al Tottenham se antoja más complicada, aún no se puede confirmar la continuidad de Pochettino y quizás Bale busque un proyecto que le pueda hacer ganar títulos en un futuro muy próximo a su llegada.

Ya no es intocable

En las últimas semanas también se ha hablado del interés de David Beckham en Bale para liderar su proyecto en Estados Unidos. El ex jugador de Real Madrid y Manchester United presidirá un equipo de la liga estadounidense, cuya sede estará en Miami. El papel de Gareth Bale en este Real Madrid es cada vez menos importante, incluso Zidane, que desde su llegada confió en el británico, parece haber perdido la fe. Lo pudimos ver en el partido de ida frente al PSG cuando le relegó al banquillo. Mientras Cristiano y Benzema siguen siendo indispensables para Zizou, Bale parece haber perdido el estatus de intocable no sólo por lo ocurrido ante el PSG, en los partidos posteriores el suceso de suplencias y sustituciones han relegado a Bale a un segundo plano.

Todavía hay opciones de darle la vuelta a esta situación. Qué mejor momento que el partido en el Parque de los Príncipes. Si Bale quiere triunfar en el Real Madrid y demostrar que es un jugador importante para los intereses blancos, es el partido en el que debe dar un paso al frente y ser determinante para la clasificación a cuartos. La continuidad ha sido el gran problema de Bale desde que aterrizó en el Real Madrid. De todas formas las estadísticas hablan muy bien del galés cuando ha estado en condiciones de jugar: el gol en la final de la Champions de 2014 o el golazo frente al Barcelona en la final de Copa del mismo año hablan de lo que es capaz. Es cierto que ha pasado tiempo, pero un jugador de su calidad siempre es recuperable.

Sin Cristiano Ronaldo este Madrid se derrumba

Un gol en el minuto 93 le dio la victoria al Espanyol frente al Real Madrid con un gol de Gerard Moreno. El Real Madrid echó de menos a su gran estrella, que se quedó fuera de la convocatoria por descanso. El partido no estuvo exento de polémica, un gol anulado a Gerard Moreno por fuera de juego y un posible penalti a favor del Madrid por mano de Victor Sánchez dentro del área.

El conjunto blanco empezó de más a menos y terminó el partido practicamente pidiendo la hora. El mejor de los de Zidane fue un Keylor Navas que tuvo que intervenir en varias ocasiones, sobretodo en la segunda parte, para evitar que el Espanyol se adelantara antes en el marcador.

Zidane volvió a tirar de rotaciones, le dió la oportunidad como titular a Llorente y a Kovacic, que fueron incapaces de controlar el juego del equipo. Ni Asensio ni Lucas Vázquez lograron continuar con su racha de buenos partidos y se notó la ausencia de un pelotero como Isco.

Bale no es Cristiano

Llegaba la gran ocasión del jugador galés, con Ronaldo fuera de la convocatoria y Benzema esperando su oportunidad en el banquillo, todo el madridismo se encomendaba a Gareth Bale para vencer al Espanyol. Pero, el británico no es el portugués y se nota. Cuando falta el máximo goleador de la historia del Madrid las opciones de gol se debilitan.

Gareth Bale en el punto de mira

Gareth Bale no pasa por su mejor momento. En Leganés, volvió a relegar al galés al banquillo. Tres suplencias en los últimos 4 partidos parecen demasiadas para un jugador que estaba llamado a ser el relevo de Cristiano Ronaldo en el equipo blanco. El portugués fuera de la convocatoria, parecía el momento para que Bale volviese a encontrar el ritmo y su fútbol saliendo en el once titular. No lo vio así el técnico francés, que le dejó esperando en el banco hasta el minuto 76.

En rueda de prensa, Zidane habló del partido de Bale: “Estoy contento con él. Hay que ir poco a poco con él. Vamos a ver los partidos que vienen ahora, cómo los vamos a gestionar. Voy a contar con todos”. Lo cierto es que en desde que el galés recibió el alta médica no ha completado un partido entero. Ha pasado de titular indiscutible a ser prescindible para Zidane. La actitud siempre fría del jugador tampoco ayuda, frente al PSG la decepción del futbolista era evidente. No ser titular en el partido más importante de la temporada parece haber hecho mella en Bale, y cada vez su actitud parece la de un jugador al que no le interesa el fútbol.

La situación es incomoda tanto para el ex del Tottenham, como para el Real Madrid. Un futbolista que costó 101 millones y que no ha respondido a las exigencias depositadas. Además, la situación actual hace más complicado que Bale vuelva a ser indiscutible para Zidane. El momento por el que pasan Marco Asensio y Lucas Vázquez hace muy complicado que salgan ahora mismo del once titular.

La última oportunidad de Gareth Bale para asegurar su futuro en el Real Madrid está en el Parque de los Príncipes. El fichaje más caro del Madrid quiere jugar y en el caso de hacer un buen partido frente al PSG podría darle a la situación por la que pasa y volver a ser un jugador insustituible para Zidane.

 

Isco

Sorpresa en el once de Zidane: juega Isco y Bale al banquillo

Confirmada la alineación del Real Madrid para afrontar el trascendental choque contra el PSG. Los blancos jugarán con Keylor, Nacho, Ramos, Varane, Marcelo, Casemiro, Kroos, Modric, Isco, Benzema y Cristiano. La gran sorpresa del once de Zinedine Zidane es que finalmente no apuesta por la BBC con la entrada de Isco en detrimento de Bale, quien esperará su turno en el banquillo.

También hay giro inesperado en el equipo inicial del PSG , que saldrá de inicio con Areola, Dani Alves, Marquinhos, Kimpembe, Yuri Berchiche, Lo Celso, Verratti, Rabiot, Mbappé, Neymar y Cavani. Emery da entrada al joven Kimpembe en el eje de la defensa y deja fuera a un peso pesado como Thiago Silva, mientras que también juega Lo Celso en lugar de Lass Diarra en la medular, lo que se puede interpretar una apuesta de lo más ofensiva.

Cristiano Bale Benzema BBC

El último servicio de la BBC

Gareth Bale, Karim Benzema y Cristiano Ronaldo vuelven a juntarse para buscar la machada europea. Aunque el tiempo no pasa en vano y sus números distan de los de antaño, con 38 goles entre todas las competiciones, Zinedine Zidane confía en los galones de la BBC para sobreponerse a la temporada más dura de los últimos años. Dado el incierto futuro de sus integrantes, todo apunta a que el tridente afronta su última misión, la de ganar la que sería su cuarta Copa de Europa desde que comparten el ataque del Real Madrid.

Desde que juegan juntos, los integrantes de la BBC suman 403 goles

Tras 273 días sin jugar juntos, el conjunto blanco volvió a sintonizar la BBC en el encuentro frente al Deportivo del pasado 21 de enero. La idea no era otra que tenerles a punto para la trascendental cita ante el PSG, un periodo de prueba que ha dejado luces y sombras. Aunque arrasaron frente al cuadro coruñés (7-1) y en su visita a Mestalla (1-4), el empate contra el Levante (2-2) volvió a poner de manifiesto los males que se le achacan al tridente. Su indiscutible pegada (403 goles desde que juegan juntos) contrasta con el hecho de que el equipo pierde equilibrio al prescindir de un cuarto centrocampista. Sólo la implicación defensiva de los tres de arriba puede corregir este defecto en un choque de máxima motivación.

La hora de Bale

Si hay un jugador del que se espera en el ataque del Real Madrid, ese no es otro que el Expreso de Cardiff. Superadas las constantes lesiones que le lastraron durante 2017, el encuentro ante el PSG se presenta como la prueba de fuego para el galés. El madridismo espera que tire del carro como hizo hace dos temporadas y que sea el futbolista que marque diferencias en el ataque. Llega al envite con un bagaje de 9 dianas y 5 asistencias en 19 partidos jugados entre todas las competiciones, lo que le convierte en el segundo hombre de la plantilla que ha participado en más goles sólo superado por Cristiano.

A sus 28 años, es el momento de tomar el testigo del portugués o abandonar. Quienes le conocen bien saben que Bale no ha cejado en su empeño de hacer historia con el club blanco. “Es feliz en el Real Madrid, quiere triunfar. No tiene ninguna duda. Sabe que el entrenador y el club le respetan y quiere mostrar al aficionado de lo que es capaz”, dijo sobre él Ryan Giggs, actuar seleccionador de Gales, en una entrevista reciente para el diario Marca.

Señalado Benzema

Menos fe tiene depositada la grada del Santiago Bernabéu en Benzema, sobre quien ya no existe la división de opiniones que ha sido la tónica de su trayectoria en el Real Madrid. El pulgar abajo al rendimiento del galo es unánime tras una temporada sin apenas goles (seis lleva entre todas las competiciones) ni juego. Todo ello acompañado por una serie de comportamientos fuera del césped difíciles de entender. Igual presume de lujos en las redes sociales tras caer eliminado ante el Leganés que se enfada con Zidane por sustituirlo en Mestalla, precisamente el único que le defiende a estas alturas. No obstante, si por algo se caracteriza el ‘9’ madridista es por ser un futbolista imprevisible, capaz de completar un curso discreto y sacarse una genialidad la noche menos pensada. Si vuelve a pasar de puntillas, sus días como madridista pueden estar contados.

Zidane Real Madrid Valencia

Zidane apela al espíritu de la Undécima

Tras momentos de crisis, a veces se dice que hay que dar un paso atrás para dar dos hacia adelante. La receta es perfectamente aplicable a la situación en la que se ve inmersa el Real Madrid en este momento de la temporada. Tras descarrilar tanto en Liga como en Copa del Rey, Zinedine Zidane busca volver al punto de partida, aquel en el que los blancos comenzaron a hacer historia hace dos temporadas.

Lo ocurrido entonces es de sobra conocido. Un equipo completamente devastado tras el paso de Rafa Benítez, con sus opciones muy mermadas en Liga y protagonista de un ridículo histórico en el torneo del KO por el caso Cheryshev. La llegada del técnico francés en enero de 2016 marcó el comienzo de una recuperación que culminó en la Undécima Copa de Europa. Lo logró sin decisiones revolucionarias, apostando por un reconocible 4-3-3 con la jerarquía de la BBC en el ataque. No hubo grandes movimientos de fichas salvo la entrada de Casemiro en el centro del campo, lo que bastó para que los de Chamartín encontraran el equilibrio y la estabilidad que les hizo campeones en Milán.

Bale debe volver a tirar del carro

Tras aquel éxito, el transcurso de la pasada campaña terminó llevando al Madrid por otros caminos (Isco por Bale en el once y apuesta por el ‘equipo B’) con los que alcanzó la excelencia, los mismos que ahora se han mostrado sin salida. Ante la duda, el entrenador galo ha vuelto a lo más básico y a la que en el fondo siempre fue su principal apuesta. Los blancos se encomiendan a la BBC y, sobre todo, a la figura de un Gareth Bale que está llamado a ser el jugador que marque diferencias. Fue precisamente en aquel 2016 cuando el galés alcanzó su mejor versión como madridista y tiró del carro, lo mismo que se espera de él en el presente.

Y por el presente se entiende sobre todo la Champions y la eliminatoria ante el PSG. No es ningún secreto que la vista del cuadro merengue está puesta en el cruce contra el temido equipo de Neymar, Cavani, Mbappé y compañía. Como sucediera en las primeras semanas tras su llegada, el plan de Zidane contempla una minipretemporada para que sus jugadores llegan a tope para la trascendental cita en la máxima competición europea. Entre tanto, esperan dos exámenes frente a Levante y Real Sociedad en los que el Real Madrid espera seguir recuperando sensaciones. De lo que no cabe duda es de que nada moverá a Zidane de su plan salvo motivos de fuerza mayor (entiéndase lesiones). Volverá a triunfar o morirá con la misma idea con la que todo empezó hace dos años.

Real Madrid Betis Bale

Encomendados a Bale

El tropiezo del Real Madrid en Balaídos apenas dejó un rayo de luz entre tinieblas. Si hay un jugador que puede cambiarle la cara a los blancos, ese no es otro que Gareth Bale. El galés demostró estar acercándose a su mejor nivel físico y recuperando la confianza perdida por culpa de las lesiones. Sin ni siquiera estar aún al cien por cien, apenas le bastaron un par de detalles para demostrar que actualmente no hay otro como él en la plantilla. Si durante el tramo final del pasado curso llegó a parecer prescindible, la situación ha dado un giro completo tras el desplome sufrido por todo el equipo.

20 lesiones desde que juega en el Madrid

Si algo ha echado en falta el conjunto de Zinedine Zidane en su ausencia, es a esa figura capaz de marcar diferencias y generar ventajas de manera autosuficiente. No es el caso de ninguno de los centrocampistas ni de Benzema, de intachable calidad pero eminentemente asociativos. Tampoco el de Cristiano Ronaldo, lejos de su esplendor físico y, por tanto, cada vez más enfocado al área contraria. Asensio, aunque lo tiene todo para ser la estrella en un futuro, ha evidenciado que tiene que seguir madurando como jugador. A día de hoy, Bale es el único integrante de la plantilla capacitado para aportar ese plus necesario.

Todo pasa por que acaben las lesiones

Sólo lo conseguirá si las lesiones le respetan de una vez por todas. Ya son 20 las que ha sufrido durante los cuatros años que lleva en el Real Madrid, lo que le ha supuesto ser baja en 95 partidos de 261 disputados por los blancos (36%). Es decir, que el galés se ha perdido prácticamente uno de cada tres encuentros jugados por los suyos desde que aterrizó en el Santiago Bernabéu.

Sin embargo, ha sido el último año el que ha causado especial preocupación en torno a Bale. La lesión sufrida el 22 de noviembre de 2016 ante el Sporting de Portugal marcó su ocaso, tras la que decidió operarse del tobillo derecho permaneciendo más de dos meses en el dique seco. Casi sin tiempo para recuperar el tono, una nueva lesión en el Clásico del pasado mes de abril le tuvo KO durante el momento decisivo de la temporada pasada. Apenas pudo tener una participación testimonial en la final de Cardiff que tanto anhelaba. Y esta campaña el martirio ha continuado habiéndose perdido 15 encuentros de los 29 que ha afrontado el Real Madrid entre todas las competiciones.

El recuerdo de 2016

Tras su estelar regreso, Zidane se vuelve a encomendar al ‘11’ para superar las dificultades. El técnico francés no olvida la trascendencia que tuvo su jugador en otro momento de dudas, cuando él tomó las riendas del banquillo en 2016. Aquel equipo totalmente deprimido a mitad de temporada firmó una increíble segunda vuelta que desembocó en la Undécima. Si esto ocurrió, fue en gran medida gracias al rendimiento del galés, quien se echó al equipo a la espalda y mostró la mejor versión que se le recuerda desde su llegada. Quizá sea el ‘Expreso de Gales’ quien pueda conducir nuevamente a la salida de la crisis.

Real Madrid Betis Bale

Bale, el clavo ardiendo del Real Madrid

El galés ha vuelto entre algodones en un momento clave para el Real Madrid, que le necesita para disipar las dudas de esta temporada. Su fragilidad con las lesiones, la gran preocupación

El Real Madrid se agarra a Gareth Bale para revertir su dinámica esta temporada. No son pocos quienes se han acordado del galés durante los dos meses que ha permanecido lesionado. Su último calvario comenzó precisamente en Dortmund, el mismo partido en el que firmó un soberbio golazo. Cuando muchos pensaron que su mejor versión estaba de vuelta, el ‘11’ blanco sufrió su enésimo frenazo en seco. Por desesperante que pueda resultar su fragilidad, lo cierto es que su periodo de ausencia ha servido para comprobar que los blancos le necesitan mucho más de lo que se creía.

20 lesiones desde que juega en el Madrid

Si algo ha echado en falta el conjunto de Zinedine Zidane, es a esa figura capaz de marcar diferencias y generar ventajas de manera autosuficiente. No es el caso de ninguno de los centrocampistas ni de Benzema, de intachable calidad pero eminentemente asociativos. Tampoco el de Cristiano Ronaldo, lejos de su esplendor físico y, por tanto, cada vez más enfocado al área contraria. Asensio, aunque lo tiene todo para ser la estrella en un futuro, ha evidenciado que tiene que seguir madurando como jugador. A día de hoy, Bale es el único integrante de la plantilla capacitado para aportar ese plus necesario.

Necesita continuidad

Sólo lo conseguirá si las lesiones le respetan de una vez por todas. Ya son 20 las que ha sufrido durante los cuatros años que lleva en el Real Madrid, lo que le ha supuesto ser baja en 94 partidos de 255 disputados por los blancos (36,9%). Es decir, que el galés se ha perdido prácticamente uno de cada tres encuentros jugados por los suyos desde que aterrizó en el Santiago Bernabéu. El dato resulta todavía más revelador si se compara con otro jugador que tuvo fama de ser de cristal durante su paso por el club blanco, Arjen Robben. Y es que el holandés se perdió 35 de 98 partidos (35,7%) a lo largo de sus dos temporadas en la capital, una proporción muy similar a la de las ausencias del futbolista nacido en Cardiff.

Sin embargo, ha sido el último año el que ha causado especial preocupación en torno a Bale. La lesión sufrida el 22 de noviembre de 2016 ante el Sporting de Portugal marcó su ocaso, tras la que decidió operarse del tobillo derecho permaneciendo más de dos meses en el dique seco. Casi sin tiempo para recuperar el tono, una nueva lesión en el Clásico del pasado mes de abril le tuvo KO durante el momento decisivo de la temporada pasada. Apenas pudo tener una participación testimonial en la final de Cardiff que tanto anhelaba. Y esta campaña el martirio ha continuado habiéndose perdido 14 encuentros de los 23 que ha afrontado el Real Madrid entre todas las competiciones.

Vuelve la BBC

Tras producirse su esperada vuelta, Zidane se vuelve a encomendar al ‘11’ para superar las dificultades. El técnico francés no olvida la trascendencia que tuvo su jugador en otro momento de dudas, cuando él tomó las riendas del banquillo en 2016. Aquel equipo completamente perdido a mitad de temporada firmó una increíble segunda vuelta que desembocó en la Undécima. Si esto ocurrió, fue en gran medida gracias al rendimiento del galés, quien se echó al equipo a la espalda y mostró la mejor versión que se le recuerda desde su llegada. Recuperar la BBC es una de las grandes esperanzas del entrenador madridista, tal y como ha reconocido: “Quiero ver a los tres, a Cristiano, Bale y Benzema jugando juntos. Es mucho tiempo el que llevo sin verlos”. A Bale le espera un reto complicado, aunque idóneo para demostrar su valía. Puede que esté ante el último tren para consolidarse en el Real Madrid.

“Bale habla español perfectamente”

Jonathan Barnett, agente de Gareth Bale, ha defendido al atacante galés en una entrevista en ‘fichajes.com’. “Yo creo que los aficionados del Real Madrid tienen que ver lo bueno que es y comprenderle y apoyarle. Eso es muy importante para su evolución. Él quiere jugar el resto de su vida en el Real Madrid. Adora Madrid, la ciudad, la vida y adora el club. Lo quiere de verdad, y por supuesto le duele cuando no le apoyan y lo hacen con otros que no son tan buenos como él. Es una locura, esto pasa solo en España y no lo entiendo. Los aficionados deben entender esto y saber lo buena persona que es”, ha señalado.

Entre las críticas más recurrentes al ’11’ del Real Madrid, están las relacionadas con el tema del idioma. Según el representante, Bale se maneja “perfectamente” en español, aunque prefiere no hacerlo públicamente. “Para él hablar es embarazoso, pero lo hace perfectamente. Él, desde que era joven, no ve la necesidad de justificarse. Es un futbolista y puedes ver lo que hace en el campo. No tiene por qué disculparse con nadie. Si hace algo mal lo dirá, pero ¿por qué tiene que decir ‘hola estoy aquí y hablo’? No tiene que hacerlo. Eso es lo que él cree. Si alguien quiere hablar con él, perfecto, hablará con ellos. Pero no va a convocar una rueda de prensa solo para decir ‘hablo español'”, ha señalado al respecto.

Kane, Casemiro, Ramos, Real Madrid vs Tottenham

Comienza el casting para sustituir a Bale: Kane, Lewandowski…

Según publica el diario Mundo Deportivo, Florentino Pérez y José Ángel Sánchez ya planifican la próxima temporada con una prioridad en concreto, la de buscar un delantero con olfato goleador que sustituya a Gareth Bale, quien parece tener los días contados en el Real Madrid.

Harry Kane y Robert Lewandowski son los mejores colocados, aunque el primero gusta más por su juventud (24 años del inglés por 29 del polaco). Otros nombres como Kylian Mbappé, Timo Werner, Andrea Belotti y Pierre-Emerick Aubameyang están prácticamente descartados a día de hoy. No sucede así con Antoine Griezmann, aunque su opción permanece en un segundo escalafón.

 

¿Qué le pasa a Bale?

Las intrigas con Gareth Bale en el capítulo de lesiones vuelven a dar que hablar en el Real Madrid. Tras un inicio de temporada en el que fue muy criticado, parecía que el galés empezaba a levantar cabeza con una estelar actuación en Dortmund. Sin embargo, fue en ese mismo partido en el que el atacante se retiró antes de tiempo por unas molestias en el gemelo, tal y como Zinedine Zidane confirmó ante los medios tras el choque.

Aunque no se trató de ningún problema grave según se dijo desde el Real Madrid, lo cierto es que el 3 de octubre tuvo que abandonar la concentración con la selección de Gales tras sufrir un edema sin rotura de fibras en el sóleo de la pierna izquierda. Desde el club blanco se insistió en que su lesión se produjo en un entrenamiento con su combinado nacional y, por tanto, nada tuvo que ver con lo sucedido días antes en el Signal Iduna Park.

Sin fecha de vuelta

Fuera como fuera, el caso es que el ’11’ madridista suma ya 23 días de baja. Por lo pronto, Zidane ni siquiera garantiza que esté disponible para el partido de Champions League que el Real Madrid disputará en Wembley el 1 de noviembre ante el Tottenham. Lo que comenzó como un percance sin importancia ha derivado en el enésimo frenazo en seco para el galés por culpa de las lesiones.

“Bale tuvo una operación muy importante el año pasado, paró cuatro meses. Y como dice Zidane, cuando estás unos meses inactivo necesitas los mismos meses, o unos pocos más, para volver a coger la forma. Creo que él tiene muchas ganas, el entrenador también, y creo que vamos a pasar esta época. Sobre todo el pobre Gareth, que está un poquito desesperado, pero tiene todavía una gran moral. Veremos al gran Gareth”, señaló Florentino Pérez al respecto en su entrevista concedida recientemente a El Español. El presidente sigue siendo el principal valedor de un jugador que, pese a los títulos ganados y momentos puntuales de brillantez, sigue sin cumplir las expectativas que generó con su llegada en 2013.

Zidane lesión Bale

Zidane: “Bale está bien, el cambio fue por precaución”

Zinedine Zidane confirmó que Gareth Bale no sufrió ninguna lesión durante el encuentro entre Real Madrid y Borussia Dortmund. El atacante galés firmó una excelente actuación hasta que tuvo que retirarse del terreno de juego por unas molestias en el gemelo. “Bale está bien. Se le subían los gemelos. El cambio fue por precaución“, aseguró el técnico francés al término del choque.

Bale: “No me molestan las críticas, tienen que vender periódicos de alguna manera”

Inmerso en uno de sus momentos más delicados en el Real Madrid, Gareth Bale se ha mostrado ajeno a las críticas en una entrevista concedida al diario ‘El País‘. “No me molesta ninguna crítica. Todas son opiniones. Tienen que vender periódicos de alguna manera y tienen que escribir algo… Así que estoy acostumbrado a que la gente escriba cosas buenas, malas… Y no me importa demasiado”, ha señalado el jugador galés.

“Tuve que tomar calmantes para jugar”

Bale también se ha sincerado al hablar sobre el calvario con las lesiones que vivió la temporada pasada: “Cuando has estado lesionado durante tres meses y ves a tus compañeros jugar, realmente quieres volver y es lo que hice. Tuve que tomar muchos calmantes para poder jugar. Y sí, ahora pienso que debí haberme tomado más tiempo para recuperarme y así poder haber vuelto jugando mucho mejor y ser capaz de hacer todas esas cosas que con ese dolor en el tobillo no era capaz de hacer. Y sí, si volviera atrás me habría tomado más tiempo para recuperarme mejor”.

El vestuario del Real Madrid, ¿harto de Bale?

Las declaraciones de los capitanes Sergio Ramos y Marcelo sobre los pitos a Gareth Bale dejan entrever cierta falta de respaldo al atacante galés por parte del vestuario. Mientras que se ha defendido a capa y espada a otros jugadores cuando han sido pitados por el Santiago Bernabéu –véase Cristiano Ronaldo– cuando ha sucedido con el ’11’ se ha optado por aquello de que cada palo aguante su vela.

Los capitanes hablan claro respecto a Bale

El público tiene derecho a exigir a todos, es normal, a mí también me han pitado” declaró Marcelo en zona mixta tras el empate frente al Valencia. Sin embargo, las declaraciones más significativas fueron las de Sergio Ramos este lunes: “Cuando te toca no es agradable pero hay que saber vivir con ello. Tienes que irte a casa con la conciencia tranquila por haberlo dado todo. Un toque de atención nunca está de más y todos lo hemos vivido“.

Aunque Bale no fue el único jugador que quedó señalado en el último partido de Liga, la apatía mostrada por el atacante le deja en peor lugar que, por ejemplo, a Benzema, quien hizo todo por buscar el gol sin el acierto necesario en la definición. No es descabellado que ese malestar con el galés expresado por la grada exista también en un vestuario que también exige compromiso.

El Bernabéu señala a Bale con una atronadora pitada

Gareth Bale ha sido uno de los señalados por la grada del Santiago Bernabéu en el encuentro frente al Valencia. Los primeros pitos llegaron en el primer tiempo, cuando el galés falló un pase aparentemente sencillo y la afición blanca le recriminó el error. Sin embargo, el sonido de viento contra el ’11’ fue prácticamente unánime en su sustitución por Lucas Vázquez.

El sorprendente dato que hay tras el gol de Bale en Riazor

Gareth Bale fue una de las varias buenas noticias que el Real Madrid halló en Riazor. El atacante galés fue el encargado de inaugurar el marcador a los 20 minutos aprovechando un doble rechace, por lo que se convirtió en el autor del primer tanto de los blancos en LaLiga por tercera temporada consecutiva. Los dos anteriores precedentes tuvieron lugar en la victoria ante el Betis en 2015 (5-0) y en el triunfo en Anoeta del pasado año (0-3).

Obligado a despertar

Tras una temporada lastrado por las lesiones, Bale está obligado a volver su mejor nivel ante la irrupción de futbolistas como Isco o Asensio. El ’11’ madridista no veía portería en LaLiga desde el pasado 26 de febrero, dato que viene a ilustrar el importante bache que ha atravesado durante los últimos meses. Con su diana y asistencia ante el Dépor espera hacer borrón y cuenta nueva para recuperar el nivel de hace dos cursos, cuando finalizó el campeonato liguero con 19 goles en su cuenta particular.

Bale Real Madrid vs Manchester City

¿Quiere el Real Madrid deshacerse de Bale?

El diario ‘Marca‘ informa de que Gareth Bale no tiene pensado moverse del Real Madrid, quien “sólo tiene en mente triunfar con el equipo blanco”. Sin embargo, otra cosa bien distinta es lo que piense el club al respecto si se confirma la llegada de Kylian Mbappé, quien podría convertirse en el fichaje más caro de la historia. En el caso de que así sea, relegar al banquillo a un jugador con semejante cotización no parece la mejor opción, por lo que habría que prescindir de alguno de los atacantes titulares.

Y el galés es el mejor posicionado, quien no ha terminado de gozar de continuidad en sus cuatro temporadas en Madrid debido a las lesiones y por el que el Manchester United estaría muy interesado según publicó el ‘Manchester Evening News‘. “Las esperanzas del United de fichar a Bale se acrecientan ante el interés del Madrid en ganar al City la batalla por Mbappé”, afirmó el rotativo inglés.

Zidane dejó entrever que hay algo

La pista más evidente de que el club podría estar planteándose la venta de Bale la dio Zinedine Zidane al término del partido de pretemporada que enfrentó al Real Madrid contra el Manchester City. Cuando se esperaba que el francés evitara pisar charcos garantizando la continuidad de la BBC, el técnico dejó entrever la posible salida de alguno de los integrantes del tridente ofensivo blanco. “Ojalá la BBC se quede esta temporada. Ojalá se queden todos. Yo quiero que se queden todos los que están aquí, pero hasta el 31 de agosto puede pasar de todo“, señaló.

Mourinho, factor clave en el futuro de Bale: “No puedo comprarte porque no hablas”

Con la posible llegada de Mbappé, Bale tendría muchas papeletas para salir del club, un movimiento en el que el José Mourinho sería clave. Ambos ya fueron captados por las cámaras de La Sexta manteniendo esta sorprendente conversación en los prolegómenos del partido de pretemporada entre Real Madrid y Manchester United.

Bale acalla los rumores sobre su salida: “Soy feliz en el Madrid”

Gareth Bale habló con claridad sobre su futuro en una entrevista concedida al diario ‘Marca’. El atacante galés acalló los últimos rumores que le situaban lejos del Santiago Bernabéu. “Aún puedo jugar al fútbol muy bien, cuando esté al máximo daré lo mejor otra vez, firmé un contrato largo en el Madrid y soy feliz en este club. Seguro que esta va a ser una gran temporada. Mi plan es ese, marcar goles aquí”, aseguró.

A sus 28 años recién cumplidos, Bale reconoció que las lesiones le pasaron una importante factura durante la temporada pasada y espera que la próxima sea la de su eclosión definitiva. “Voy a intentar hacer mi mejor temporada, por supuesto, como siempre, si me respetan las lesiones haré una gran temporada. Ahora hay que ponerse fuerte para intentar evitar estas lesiones”, señaló.

El secreto mejor guardado de Bale para la final de Cardiff

Gareth Bale ha seguido un meticuloso método de recuperación para llegar al partido de su vida. El diario ‘Mirror’ desveló algunos aspectos del programa, entre los que destaca un régimen por el que ha tenido que hacer seis comidas al día. Aunque eso es precisamente lo recomendado por los expertos, se trata de una pauta difícil de seguir para los futbolistas. Como suele suceder en estos casos, la piscina y el gimnasio también formaron parte de su rutina antes de volver a los entrenamientos.

Las estrellas del Madrid alucinaron al saber que no daban el trofeo en Málaga: “¡Es una jodida broma!”

Las imágenes fueron recogidas por el programa de Movistar+ ‘El Día Después’, las cuales tuvieron a Bale, Modric y Cristiano como principales protagonistas. Cabe recordar que el título de Liga se entrega durante la primera jornada del siguiente campeonato, algo que no a todos parece normal.

Zidane: “Que Bale no juegue en Liga no le quita opciones para Cardiff”

El técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, ha dado la rueda de prensa previa al encuentro contra el Celta de este miércoles, en el que los blancos se jugarán buena parte de sus opciones para conquistar el título de Liga. A falta de tres partidos en los que se puede fraguar un histórico doblete, Zizou ha asegurado no sentir vértigo: “No estoy al borde de nada, siempre soy positivo, y pienso en dar el cien por cien, yo y los jugadores. Siempre pienso en el vértigo positivo“, indicó.

Preguntado sobre la posibilidad de que el conjunto vigués sea incentivado con primas, el francés ha preferido no entrar en polémicas: “No te voy a contestar. Sólo pienso en el partido y nada más. Te puedo contestar diciendo que el equipo de mañana va a jugar porque tiene que jugar contra el Madrid y lo va a hacer como siempre, como profesionales que son“, afirmó.

A falta de medio mes para la final de Champions que el conjunto madridista disputará en Cardiff, una de las grandes incógnitas reside en la disponibilidad y titularidad de Gareth Bale. En caso de que el galés llegara al encuentro, la falta de rodaje en competición no supondría un problema para Zidane: “No le quita nada de opciones por no haber jugado en Liga y no es el momento de hablar de eso, ha salido ya al campo y está mucho mejor. Es positivo y estamos contentos pero pensamos en el partido de mañana”, aseguró.

El United, dispuesto a pagar 150M€ por Bale y James

El Manchester United prepara un ambicioso proyecto para la próxima temporada que le permita equiparse a los mejores del continente. Para ello, está dispuesto a llevarse a dos estrellas del Real Madrid cuya situación dista de ser idílica. Según ha publicado el ‘Daily Star’, el club ‘Red Devil’ prepara una oferta conjunta por Gareth Bale y James Rodríguez cuyo montante económico ascendería a 150 millones de euros.

En el caso del galés, cuyas lesiones están lastrando su protagonismo en el conjunto blanco, puede tener un futuro incierto ante la llegada de nuevos fichajes y la progresión de futbolistas como IscoAsenso, por lo que quizá no viera con malos ojos empezar de cero con un regreso a Inglaterra. El colombiano, por su parte, dejó entrever su marcha al ser sustituido el pasado domingo en el encuentro contra el Sevilla.

En ese río pretende pescar el equipo de José Mourinho, el cual participará en la próxima edición de la Champions si logra proclamarse campeón en la final de la Europa League que disputará frente al Ajax el próximo 24 de mayo. Cabe recordar que el Real Madrid pagó en su día 101 millones de euros por Bale  y 75 millones por James.

El dilema más difícil para Zidane puede llegar en Cardiff: ¿Isco o Bale?

La gran virtud de Zinedine Zidane es la misma sombra que le lleva persiguiendo durante toda la temporada. Su capacidad para extraer lo mejor de toda su plantilla le ha puesto también en un compromiso tras otro a la hora de decidir quién juega cada partido. Todo apunta a que Cardiff no sólo no será la excepción, sino que puede ser la decisión mas difícil de todas.

Isco Alarcón protagonizó en el Vicente Calderón la enésima exhibición de la temporada. Lo del malagueño no es una mera cuestión a título individual, sino que todo el equipo agradece su presencia. El 4-1-2-1-2 alineado por el técnico francés en ambos encuentros ha configurado un bloque que transmite mayor sensación de control. Evidentemente, el plan ha funcionado gracias al impresionante nivel exhibido por el mediapunta, quien suma 11 goles y 7 asistencias en 38 partidos disputados entre todas las competiciones, aunque en la mitad de ellos no fue titular.

Bale ha participado en un 47% de los partidos que el Real Madrid ha disputado a lo largo de la temporada

Zidane se verá obligado a elegir entre el plan que le ha llevado hasta donde está o apostar por los galones de la BBC incluyendo a Gareth Bale en el once. El atacante galés está enormemente motivado de cara a la final que se disputará en su ciudad, motivo por el que está trabajando duro para superar su última lesión en el soleo. En el caso de que finalmente esté apto el próximo 3 de junio, el técnico francés tendrá la última palabra. En la decisión también debe pesar la falta de continuidad por la que se ha visto marcada su campaña, pues apenas ha participado en un 47% de los encuentros del Real Madrid aportando 9 goles y 5 asistencias.

Hasta el momento, Zidane se ha mostrado inflexible en su apuesta por el tridente formado por BaleBenzema Cristiano cuando ha dispuesto de ellos en los duelos importantes. El último precedente fue en el Clásico liguero en el Bernabéu, cuando optó por poner al galés de titular pese a llegar al partido entre algodones. Una jugada que salió mal y por la que Zizou fue muy criticado, ya que el ’11’ madridista sufrió una recaída a los 39 minutos de encuentro. La de Cardiff puede ser una circunstancia similar, aunque lo que habrá en juego no admitirá ningún tipo de broma. La Juventus no es la clase de equipo que se caracteriza por perdonar las equivocaciones rivales.

Bale, un calvario sin fin

El resultado no fue la única noticia negativa que dejó el Clásico para el Real Madrid. La lesión de Gareth Bale a la media hora de partido reabre un problema que empieza a parecer eterno. En esta ocasión, fue el gemelo de la pierna izquierda el que mandó al galés a la enfermería. Las pruebas de este martes han dictaminado que sufre una rotura muscular que le tendrá tres semanas en el dique seco, por lo que dice adiós a las semifinales de Champions frente al Atlético, además de los dos próximos duelos ligueros ante DeportivoValencia.

Apenas ha jugado 57 encuentros de los 103 disputados por el Real Madrid en las últimas dos temporadas

El mazazo es evidente para Zinedine Zidane, quien arriesgó alineando al ’11’ tras perderse los dos últimos partidos. En la ida del cruce ante el Bayern Múnich, se resintió de sus molestias en el tobillo derecho del que fue operado el pasado mes de noviembre y por el que estuvo tres meses de baja. Sin embargo, fue el gemelo izquierdo el que dijo basta en esta ocasión, zona en la que también acumula un preocupante historial de lesiones. “Ha trabajado mucho para volver después de la operación en el tobillo. Estaba ilusionado por poder ayudar al equipo en este último tramo de temporada. Ojalá no sea nada”, afirmó el técnico francés en la rueda de prensa posterior al choque.

El calvario de Bale con las lesiones se traduce en una preocupante falta de continuidad, la cual le está impidiendo cumplir las enormes expectativas que generó su fichaje en 2013. En sus últimas dos temporadas como merengue, apenas ha podido disputar 57 encuentros de los 103 jugados por su equipo. Sólo en esta campaña, ya se ha perdido 24 partidos, lo que ha lastrado su rendimiento situándose sus cifras en 9 goles y 5 asistencias. A sus 27 años, está en el momento clave para dar el salto de calidad definitivo. Su esperada explosión no hace más que posponerse por culpa de este sinfín de lesiones.