Croacia Rusia Modric

Modric decepciona al Madrid con su deseo de marcharse

Modric comunicó al club su deseo de dejar el Real Madrid y Florentino salió rápidamente al paso con unas declaraciones a la prensa en las que alejaba cualquier atisbo de duda sobre su marcha. “Modric no se mueve por un euro menos de los 750 millones de euros de su cláusula”.

Según informa El Mundo, el enfado del Madrid con los agentes de Modric, Vladi y Mijatovic, es indescriptible. Desde las oficinas del Bernabéu no entienden el juego de Modric y su silencio. Consideran que el croata ha traicionado al club con sus últimos movimientos, puesto que había asegurado anteriormente que se quedaría en el equipo y que no había ninguna posibilidad de abandonar la disciplina blanca.

El miércoles regresa a Valdebebas, fecha clave para la solución del conflicto. El Inter le ofrece 10 ‘kilos’ netos por los 6’5 que cobra en el Madrid. Si finalmente el club italiano acabara fichando al croata, el conjunto merengue denunciaría al Inter por incumplir el Fair Play Financiero, puesto que tiene prohibido gastar una gran suma en fichajes. Según avanza El Mundo el dinero del traspaso provendría de patrocinios procedentes de los dueños chinos del Inter, algo prohibido por las reglas ya que se considera dopaje financiero.

Un gran club europeo habla con los agentes de Modric: ¿Otro caso Ronaldo?

El Inter está de vuelta. Tras años y años fuera del círculo de los grandes equipos europeos, el club italiano ha realizado una fuerte inversión en fichajes en la temporada de su regreso a Europa. Los ‘nerazzurri’ han cerrado los fichajes de De Vrij, Asamoah, Lautaro Martínez, Nainggolan, Politano y Vrsaljko, sin descontar a Arturo Vidal, que está al caer.

Pero al parecer, el verdadero sueño de la nueva directiva del Inter no es otro que Luka Modric. En el conjunto milanés militan tres compatriotas del jugador del Real Madrid: Brozovic, Perisic y Vrsaljko. Esos tres jugadores habrían sido los encargados de convencer a Modric para salir del conjunto blanco y, al parecer, el croata no habría rechazado la opción.

El traspaso se antoja complicado, pero después de los sucedido con Cristiano, nada es imposible. El Inter irá a por Modric, con la bala en la recámara de Arturo Vidal, por lo que el Madrid deberá estar muy atento a cualquier movimiento del club italiano.

 

 

BARCELONA-VALENCIA

El Inter ve factible fichar a Messi: “En cuanto lo permita el Fair Play, ¿por qué no?”

En Italia están en estado de éxtasis con el fichaje de Cristiano Ronaldo por la Juventus y en Tuttosport señalan que el próximo objetivo del Calcio sería la otra gran estrella mundial, Leo Messi. El argentino llegaría de la mano del Inter de Milán a través del consorcio chino que posee el 70% de las acciones del club.

Tronchetti Provera, director general de Pirelli, que a su vez es patrocinador del Inter desde hace años, cree que es factible fichar al delantero del FC Barcelona. Su fórmula sería distinta a la de Cristiano, al que FIAT le paga el sueldo, puesto que el grupo chino Suning se encargaría de preparar la oferta.

Provera, al ser preguntado, no dudó en afirmar: “¿Messi? ¿Cómo decir que no a Messi? Espero que Suning, una vez se lo permita el Fair Play Financiero, pueda hacer una gran contratación”.

Real Madrid años 80

“Noventa minuti molto longo”

La mística del Real Madrid en Europa le debe mucho a las dos remontadas que protagonizaron los blancos contra el Inter en 1985 y 1986

La frase se la dijo Juanito a un jugador del Inter nada más caer derrotado el Real Madrid por 2-0 en Milán: “Noventa minuti en el Bernabéu son molto longo”. Así es como el mítico delantero malagueño apelaba al pánico escénico que sentían los rivales europeos al visitar el coliseo blanco, cuya imponente mística alcanzó su máximo apogeo precisamente en aquellos años. En esa Copa de la UEFA de la temporada 1984-85, los blancos ya habían protagonizado en octavos una de sus apoteósicas remontadas volteando un 3-0 contra el Anderlecht, al que derrotaron por 6-1 en Concha Espina.

El 24 de abril de 1985, el conjunto madridista se disponía a agrandar esa leyenda en la vuelta de las semifinales del torneo. Miguel Ángel, San José, Salguero, Stielike, Camacho, Chendo, Gallego, Míchel, Pineda, Santillana y Valdano fueron los once elegidos por el técnico Luis Molowny, el interino que tomó las riendas del equipo por enésima vez tras la destitución de Amancio Amaro. Como se comprobó en la ida, aquel Inter era también un rival muy digno de respetar, cuyo once en el Bernabéu estuvo formado por Zenga, Baresi, Marini, Bergomi, Mandorlini, Sabato, Brady, Pasinato, Cucchi, Altobelli y Rummenige.

Juanito no se equivocó

Pero los italianos no sólo se enfrentaban al imponente ambiente del feudo merengue, también lo hacían a la bestia negra que ya les marcó y eliminó en semifinales de la Copa de Europa 1980-81 y en los cuartos de final de la Recopa 1982-83. Ese era Carlos Santillana, quien a los 13 minutos bajó con la cabeza un envío de Chendo y, en medio del tumulto que se formó en el área, logró empujar el balón para hacer el primer gol. El delantero cántabro fue de nuevo providencial al borde del descanso con su acción ganadora por excelencia, un poderoso salto con el que se elevó sobre la defensa para cabecear un balón colgado por San José que entró pegado al poste. En el segundo tiempo, fue el turno para un joven futbolista que se había asentado en el primer equipo aquella misma campaña. No era otro que Míchel, quien aprovechó un balón suelto en el borde del área para sacarse un impecable disparo raso con el que batió a Zenga. Con la remontada conseguida, el 3-0 ya no se movería hasta el pitido final. El Madrid tampoco fallaría en la final a doble partido contra el Videoton húngaro volviendo así a levantar un título europeo casi 20 años después.

El Madrid volvió a hacerlo

El destino quiso que ambos clubes repitieran el mismo enfrentamiento y guión la temporada siguiente. Otra vez en semifinales de Copa de la UEFA. Otra vez con el Real Madrid cayendo en el Giuseppe Meazza –3-1 en esta ocasión– y obligado a tirar de la épica de Chamartín. A diferencia del anterior curso, la presencia de Emilio Butragueño y Hugo Sánchez suponía aún más dinamita ofensiva. Pese a la salida en tromba de los blancos, el 1-0 no se produjo hasta los últimos minutos del primer tiempo con un penalti transformado por el citado delantero mexicano. A los 64 minutos, un cabezazo de Gordillo suponía el gol que clasificaba provisionalmente al cuadro de Molowny, pero aquella noche los italianos iban a vender su piel más cara, quienes inmediatamente hacían el 2-1 también desde los once metros. Necesitaba el Madrid otro gol para empatar la eliminatoria y éste llegaría por medio de Hugo Sánchez de nuevo desde el punto fatídico. Y en la prórroga hizo su aparición –quién sino– Santillana para firmar un doblete y establecer el definitivo 5-1. Otra vez lo habían hecho. Otra vez se impusieron los blancos en la final, en este caso ante el Colonia, para levantar su segunda Copa de la UEFA consecutiva. Así se forjó una parte importante del ADN del Real Madrid en Europa.

El Bernabéu se rindió a Pepe: “Orgullo del madridismo”

Las despedidas no cesaron en el feudo blanco, pero de todas ellas llaman especialmente la atención la de Pepe. Tras varias semanas de innumerables incógnitas, el futuro del central madridista parece tener un firme destino: Italia. Según informa el Diario Marca, Pepe ya habría dado el visto bueno a una negociación donde su salario ascenderá a más de cuatro millones por temporada. Además, el Inter de Milán no tendrá que abonar una cantidad de dinero a la parroquia madridista puesto que el portugués finaliza contrato en julio. Todo parece augurar que su renovación será inviable para Florentino Pérez.

Actualmente, el tercer capitán del conjunto blanco ha cumplido su décima temporada en Chamartín, ya desde su primera campaña (2007-2008) completó una enorme participación: 1.600 minutos en los 25 envites disputados. Un bagaje que año a año ha ido superando con creces hasta erigirse como imprescindible. Su punto álgido fue hace tres temporadas, con Ancelotti como técnico, con quien consiguió levantar la ansiada ‘Décima’. El italiano le otorgó toda su confianza, hasta el punto de que el luso fue el tercer jugador de la plantilla que más minutos completó sobre el césped, solamente superado por Diego López y Cristiano Ronaldo. Diez años después, el mismo estadio que le recibió como a uno más, le despidió como a pocos.