Klopp Karius golpe Ramos

Klopp: “Karius tuvo una conmoción, la final estuvo influida por el golpe de Ramos”

Jurgen Klopp ha concedido una entrevista para la web oficial del Liverpool en la que ha hablado detalladamente sobre lo sucedido con el guardameta Loris Karius en la final de Champions contra el Real Madrid disputada hace más de un mes. Según el técnico alemán, el partido estuvo totalmente condicionado por la conmoción que sufrió su portero, de la cual no se percataron hasta días después. “No sé exactamente qué piensan las personas de la situación. Lo único que puedo decir es que tuvo una conmoción cerebral en el partido“, comienza señalando.

No lo supo hasta días más tarde: “Él no lo sintió obviamente. Le golpearon la cabeza y lo sintió, pero no sabía que tenía una conmoción cerebral. Así son las conmociones cerebrales. El tipo que la tiene es el último en darse cuenta de eso probablementeCon toda la intensidad del juego, la adrenalina y la decepción después del encuentro, nadie realmente pensó en eso. Necesité unos días, para ser honesto, para aceptar el hecho y lidiar con la situación. No fue tan fácil”.

Beckenbauer se lo dijo: “Cuatro días después, recibí una llamada de Franz Beckenbauer. Venía de un médico y me dijo ‘tu portero sufrió una conmoción cerebral’ . En el juego, desde mi posición, esa situación no es muy buena para ver. ‘Tal vez hubo contacto o no’, le dije inmediatamente.

Hay pruebas de la conmoción: “Pensé que era demasiado tarde, que no se puede verificar eso. Pero ahora sé que una conmoción cerebral no va y viene en un día. Si tienes una, la ves días después. Cinco días después de la final, Loris tenía 26 de 30 marcadores para una conmoción cerebralEso está claro”.

No quiere usarlo como excusa: “El partido se vio influenciado por ese golpe, eso es 100% seguro. Lo que el resto del mundo esté diciendo, no me importa. No lo usamos como excusa”.

Jurgen Klopp liverpool

El triunfo del heavy metal

Si había un hombre capaz de resucitar la grandeza del Liverpool, ese no era otro que Jürgen Klopp. En Anfield no dudaron en encomendarse al carismático técnico alemán en octubre de 2015 para reverdecer viejos laureles. Con la excepción que supuso el subcampeonato de la Premier League en la temporada 2013-14 –el Manchester City le arrebató el título ‘in extremis’–, el club ‘red’ navegaba a la deriva y veía como sus mejores estrellas abandonaban el barco temporada tras temporada. Hacía falta una revolución, y nadie mejor para ello que el entrenador nacido en Stuttgart. Una inyección de pasión para una entidad que ha destacado por ser precisamente eso. La labor de devolver al Liverpool a su estatus no ha sido flor de un día. ‘Kloppo’ pidió tiempo para llevar a cabo un proyecto a medio-largo plazo, y los resultados durante estos dos años y medio han terminado por darle la razón.

Otra creación de Klopp

En su primer curso en Inglaterra, ya consiguió meter a los ‘reds’ en dos finales, la de Copa de la Liga (perdida ante el Manchester City en los penaltis) y la de Europa League (derrota contra el Sevilla por 3-1). La pasada campaña cumplió con el objetivo de regresar a la Champions, objetivo indispensable que el cuadro inglés no había cumplido los dos últimos años. En el presente ejercicio ha superado todas las expectativas al llevar a los suyos hasta Kiev. Tratándose del bueno de Klopp, no parece ninguna casualidad. Su Borussia Dortmund ya fue el gran ‘outsider’ de la edición 2012-13 de la máxima competición continental, cuando también se plantó en la final apeando precisamente al Real Madrid en semifinales. Sólo el entonces imparable Bayern de Jupp Heynckes pudo evitar que los pupilos de Jürgen culminasen una de las mayores gestas que se recuerdan en la era reciente de este torneo.

Cinco años después, ha vuelto a hacerlo a los mandos del Liverpool empleando la misma receta. El estilo popularizado como ‘gegenpressing’, el cual se caracteriza por un juego extremadamente intenso y vertical, ha otorgado al equipo de Anfield una identidad que le ha llevado a pasar por encima de Oporto (0-5 y 0-0), Manchester City (3-0 y 1-2) y Roma (5-2 y 4-2). Si en Dortmund convirtió en figuras a hombres como Robert Lewandowski, Marco Reus, Mario Götze y Matt Hummels, en Inglaterra ha hecho lo propio con Mohamed Salah, Roberto Firmino y Sadio Mané.

A morir con su idea

No es Klopp uno de esos entrenadores que se suelen amoldar a las características del rival, más bien al contrario. La apuesta por ese fútbol eléctrico marca de la casa, el cual él mismo califica como “heavy metal”, volverá a ser la consigna para dar la sorpresa en Kiev. “No vamos a cambiar nuestra idea de juego por jugar frente al Real Madrid. Si le pregunto a los chicos qué quieren que hagamos en la final, estoy seguro de que estarán de acuerdo conmigo en seguir con la misma idea. En el fútbol también hay que pensar en tus cualidades aparte de las del oponente”, reconoció hace unos días en una entrevista en la web oficial del Liverpool. Lo cierto es que con esa idea no le ha ido mal en sus anteriores enfrentamientos contra los blancos, rival ante el que ha cosechado tres victorias, un empate y dos derrotas. La Champions le ha dado una segunda oportunidad y no piensa desperdiciarla.

La Policía de Manchester se mofa del Liverpool de Klopp

La mala trayectoria del Liverpool de Jurgen Klopp da que hablar incluso en los lugares más insospechados. Tras la última derrota de los ‘reds’ frente al Leicester City por 3-1, hasta la cuenta oficial de Twitter de la Policía de Greater Manchester ha tenido su pronunciamiento al respecto en clave de humor: “Utilizar tu teléfono móvil mientras conduces acabará con más puntos de tu licencia que los que ha conseguido el Liverpool en febrero… SEIS”.

Lo cierto es los de Anfield están para pocas bromas, quienes apenas suman 2 victorias en los 12 partidos que han disputado en lo que va de 2017. Esta pésima racha les ha supuesto ser eliminados en FA Cup y EFL Cup, mientras que en Premier League se han descolgado de los primeros puestos de la clasificación y vuelve a peligrar su presencia en competiciones europeas para la próxima temporada.