Zidane

El dilema de Zidane: cuatro hombres y un destino

Isco Alarcón, Gareth Bale, Lucas Vázquez y Marco Asensio optan a un puesto que parte como la gran incógnita del Real Madrid para la final de Kiev. Todos atraviesan un buen momento de forma y ponen a Zinedine Zidane en una complicada tesitura, aunque ya la quisieran muchos otros

 

El gran sprint final de Bale

Parecía completamente defenestrado y perdido para la causa, pero el gran tramo final de temporada protagonizado por el galés le ha hecho ganar enteros para ser de la partida contra el Liverpool. Los cinco goles que ha anotado en las cuatro últimas jornadas de LaLiga avalan su excelente momento de forma. Encadena cinco meses sin sufrir una lesión y por fin está demostrando de lo que es capaz cuando tiene continuidad. Sus cifras de toda la temporada también son como para tener en cuenta: 19 goles y ocho asistencias entre todas las competiciones. Tiene la espina de la pasada final de Cardiff, en la que no pudo jugar de inicio al llegar muy justo tras lesión. En el que puede ser el último año de la BBC, no sería de extrañar que Zidane respetase su jerarquía, como ya sucedió en el último Clásico.

 

Isco y la certeza de Cardiff

Si hay que atenerse a la experiencia más reciente del Real Madrid en una final de Champions, lo cierto es que el malagueño sería titular indiscutible. Su extraordinaria actuación en la consecución de la Duodécima contra la Juventus es un factor a tener en cuenta. Todo ello por no hablar de que no se recuerda una versión tan brillante del conjunto de Zidane como la que ha mostrado con el centrocampista de Arroyo de la Miel, quien en la presente campaña ha firmado nueve goles y diez asistencias en 48 encuentros jugados entre todas las competiciones. Tras sufrir una lesión en la espalda que le impidió estar en la vuelta de semifinales contra el Bayern y en el Clásico, el técnico francés le ha cuidado para tenerle en plenitud de condiciones para Kiev.

 

El cañón de Asensio

El balear también cuenta con el aval de Cardiff, donde apenas necesitó ocho minutos para convertirse en el futbolista más joven en marcar en una final de Champions al hacer el definitivo 1-4. Tiene un hechizo con las grandes citas, como volvió a demostrar más recientemente en la ida de semifinales anotando el gol que dio a los blancos el triunfo en el Allianz Arena. La calidad de su zurda se postula como otro de esos pequeño detalles que puede decantar la final a favor del conjunto de Zidane. “Tiene una velocidad y una pegada importante”, reconoció recientemente el técnico francés sobre el de Palma de Mallorca, quien hace tiempo que dejó de ser un fijo en el ‘Plan B’ habiendo jugado de inicio en otros choques importantes como el de París o la vuelta contra el Bayern de Múnich.

 

La fiabilidad de Lucas

Por regularidad y garantías, el gallego sería justo merecedor de un sitio en Kiev, quien es el máximo asistente del equipo esta temporada con 13 pases de gol entre todos los torneos. No sólo ha tenido una importante contribución en cuanto a cifras, sino que además su presencia supone un alivio para sus compañeros de la retaguardia al ser un jugador solidario en tareas defensivas. Otro punto fuerte a tener en cuenta para hacer frente a un rival cuyo mayor peligro habita precisamente en las bandas. Prueba de la importancia que el de Curtis ha tenido en esta Champions es que contra el Bayern completó los 180 minutos de eliminatoria. Incluso cumplió como lateral tras la lesión de Dani Carvajal en el Allianz Arena. El curso que ha protagonizado ya es para quitarse el sombrero.

Bale Benzema entrenamiento

La disolución de la BBC

Nadie lo ha confirmado públicamente, pero sólo hace falta comprobar el camino tomado por Zinedine Zidane en sus alineaciones para confirmarlo: la BBC se separa. Los tres hombres que en su día interpretaron la sintonía preferida del Real Madrid toman caminos diferentes. Todo apunta a que Cristiano Ronaldo seguirá al frente, aunque con nuevos socios al lado. Isco Alarcón ya demostró la pasada campaña estar preparado para ocupar el sitio de Gareth Bale. Con el malagueño en la alineación, el conjunto de Zidane experimentó nuevos sonidos que han tenido buena acogida entre sus seguidores. Hace tiempo que los blancos son mejores teniendo la pelota que galopando. La irrupción de Marco Asensio y Lucas Vázquez ha terminado por hacer los demás. El técnico francés cuenta con registros suficientes como para dormir al rival con una balada o, si hay que volver al rock and roll, recurrir a la verticalidad del balear y el gallego.

Bale se borra

Fue precisamente el atacante galés el primero que cayó en gracia. Hace tiempo que dejó de ser insustituible en las citas importantes, como ya se comprobó ante PSG y Juventus. En el Allianz Arena, el mismo escenario que le consagró en las semifinales de 2014, tocó fondo al ni siquiera llegar a calentar. El mensaje que mandó Zidane es inequívoco: si el Real Madrid necesita hacer caja, hay alguien prescindible por quien se puede sacar mucho dinero en verano. Los números no engañan al comprobar los minutos disputados por cada uno de los futbolistas entre todas las competiciones. Por delante del de Cardiff hay hasta 14 jugadores que han contado más para el entrenador galo. Sólo los jóvenes de la plantilla (Theo, Vallejo, Ceballos, etc.) han jugado menos que el ‘11’ en lo que va de campaña.

Ante esta situación, Bale parece resignado, mentalmente fuera del club. Ni siquiera hace ascos a los rumores que le sitúan en otro lugar el próximo curso. El Bayern sólo ha sido uno de los últimos equipos en relacionarse con el galés. “En el fútbol nunca puedes decir nunca. De momento en Madrid juego y disfruto del fútbol. El Bayern tiene un fantástico equipo y en el pasado siempre ha sido uno de los equipos con más éxito de Europa. Que te relacionen con este club es un honor para cualquiera”, señaló el jugador en una entrevista en Sport Bild. Zidane tampoco confirma ni desmiente, una situación que recuerda a la de James Rodríguez el pasado ejercicio. El francés nunca dijo de manera explícita que no contase con el colombiano, pero finalmente terminó poniendo rumbo a Múnich en calidad de cedido.

Karim ya no es intocable

Quien sí parecía irremplazable para Zizou hasta hace bien poco era su compatriota Karim Benzema. Pese a los pobres números del ‘9’, el técnico siempre le defendió a capa y espada e insistió en su titularidad. Sin embargo, los goles del galo han seguido sin llegar y su entrenador puede haber tirado la toalla. Tanto en la vuelta ante la Juventus como en la ida contra el Bayern, el de Lyon se quedó en el banquillo. “Le veo como siempre, de todas formas con lo que se dice igual está sufriendo un poco, a él también le gustaría meter más goles. Entrena bien, está ahí con sus compañeros concentrado. Luego, a él le gustaría marcar más y estar mejor”, reconoció Zidane hace unas semanas sobre el estado de su jugador. Así las cosas, la BBC parece haber quedado definitivamente en un viejo recuerdo.

Ramos Asensio Lucas Vázquez Real Madrid Bayern

El comienzo de un nuevo orden

El Real Madrid va camino de ganar su cuarta Champions en cinco años y, sin embargo, la sensación es que el ciclo ganador que vive el conjunto blanco no ha hecho más que empezar. Las actuaciones de Marco Asensio y Lucas Vázquez en esta edición de la máxima competición continental refuerzan esa teoría. Aunque todas las Copas de Europa ganadas por el cuadro madridista desde 2014 se han sustentado en la columna vertebral formada por Sergio Ramos, Luka Modric y Cristiano Ronaldo, lo cierto es que el equipo de Zinedine Zidane ha sido capaz de seguir renovándose para no tener que morir. Si la Duodécima será recordada como la de la irrupción de Isco Alarcón, en caso de ganarse la Decimotercera, mucho se hablará de lo que el mallorquín y el gallego han significado al respecto.

La era Lucas-Asensio

El partido de ida contra el Bayern de Múnich supuso la coronación definitiva de la pareja que está más de moda, con la acción del segundo tanto fabricado por ambos como momento más álgido. Su aportación venía siendo decisiva desde el comienzo de las eliminatorias. En la ida ante el PSG, entraron desde el banquillo y revolucionaron el choque para que los blancos pasaran del empate al 3-1 definitivo con dos asistencias de Asensio. En el Parque de los Príncipes, fueron titulares y completaron otra sólida actuación con protagonismo de ambos en el 0-1 marcado por Cristiano, jugada en la que el mallorquín robó la pelota a Dani Alves y el de Curtis puso un centro perfecto para el portugués. En la vuelta ante la Juventus, Zidane no dudó en recurrir a ellos en el descanso, cuando el Madrid se encontraba con la soga al cuello. Su aparición volvió a mejorar al equipo, mientras que Lucas tuvo un papel clave al ser objeto del penalti que decantó la eliminatoria.

En el Allianz Arena, el coruñés desbancó a Karim Benzema del once titular y demostró por qué se ganado ese hueco. La meritocracia parece haberse instaurado definitivamente con el ‘17’ como máximo exponente, quien aporta desborde, trabajo defensivo y, lo más importante de todo, acciones determinantes. Si se suman los goles y las asistencias de cada uno de los integrantes de la plantilla entre todas las competiciones, resulta que sólo Cristiano Ronaldo está por delante de él. El papel de revulsivo por el que destacó en su momento se le ha quedado pequeño. Por si fuera poco, también cumplió como lateral derecho improvisado ante todo un Franck Ribery tras la lesión de Dani Carvajal. “Cuando Carvajal ha salido del campo y Lucas se puso de lateral lo hizo muy bien. No era nada fácil”, fue el elogio que le dedicó Zidane tras el encuentro.

Actuaciones decisivas

Como ya sucediera la pasada campaña, Asensio comenzó en el banquillo y terminó siendo determinante en el feudo del campeón de la Bundesliga. A sus 22 años, ya ha dejado varios momentos estelares para el madridismo como su gol en la prórroga de aquel mismo cruce ante el Bayern o el de la final de Cardiff. Todo ello por no hablar de su impactante comienzo de campaña con dos golazos en la Supercopa de España contra el Barça. Aunque el balear llegó a apagarse en algún momento de la temporada, coincidiendo con el bajón de todo el equipo, volvió en el momento justo. Un nuevo orden irrumpe con Asensio y Lucas a la cabeza, quienes lo han cambiado todo para que todo siga igual, con el Real Madrid reinando en Europa.

Bayern Munich v Real Madrid - UEFA Champions League - Semi Final - First Leg - Allianz Arena

Bale volvió a quedarse en el banquillo en Múnich

La situación de Gareth Bale en el Real Madrid tiene un final que cada vez está más cerca. No es ningún secreto que el galés ya no cuenta para Zidane, y el club le buscará una salida el próximo verano. Una vez más se quedó sin entrar en el once titular en un partido importante, además, ni siquiera calentó y se volvió a mostrar con una actitud ‘pasota’ desde el banquillo.

El matrimonio entre el Real Madrid y Gareth Bale está a pocas semanas de llegar a su fin. El técnico francés ha dado un paso al frente esta temporada y ha dejado a un lado a la BBC, para premiar a jugadores en un principio secundarios como Lucas Vázquez y Marco Asensio. El rendimiento esta temporada de Bale no ha sido el de un jugador que ha costado 100 millones de euros y es el segundo mejor pagado de la plantilla. Las lesiones han lastrado sus prestaciones en los últimos tiempos, aún así, nunca ha llegado a alcanzar las expectativas que se tenían en un jugador de su calidad.

El Madrid se la jugaba en Munich y Zidane optó por los jugadores que mejor rendimiento le están dando este año. Bale sequedó los 90 minutos en el banquillo y no llegó a calentar en ningún momento. Es la cuarta vez está temporada que el galés se pasa todo el partido en el banco, Barça en la Supercopa, Alavés, Juventus en Turín y en el Allianz frente al Bayern.

Champions League Semi Final First Leg - Bayern Munich vs Real Madrid

¿Rajada de Ramos sobre Mou?

El Real Madrid logró una importante victoria 1-2 en el Allianz Arena ante el Bayern de Munich. Con este triunfo los de Zidane se acercan un poco más a la final de Kiev del próximo 26 de mayo, a falta del partido de vuelta en el Bernabéu. Sergio Ramos atendió a la prensa al término del encuentro y dejó algún titular en el que se puede entrever una crítica a su exentrenador José Mourinho.

Palo a Mou: “El entrenador del Madrid va a estar siempre cuestionado, aunque uno estuvo aquí muchos años y nadie le criticaba”.

Antimadridismo: “Cuando algo se repite tantas veces, como ganar una Champions, ver al Madrid ganar tanto genera que la gente no tenga esa empatía pero no nos van a descentrar”.

Triunfo con sufrimiento: “La verdad es que sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, la Champions tiene eso, era un grandísimo estadio y un grandísimo partido. A pesar de haber metido dos goles, el equipo ha estado sólido, defendiendo bien. Esperan que ganemos 0-3 pero iba a ser difícil, ahora falta rematarlo en casa, todavía no hemos hecho nada, hay que mantener la calma y tener el máximo respeto al Bayern”.

Lo importante es el equipo: “Cuando te pones por encima en el marcador, el equipo se viene un poco atrás y sufres más y ellos han ido a por el partido, han aprovechado el empate, pero en una contra hemos sabido matarlo hay que aprender de estas cosas, juegue quien juegue al final ganamos todos”.

Papel de Asensio: “Es un jugador clave para nosotros, salga quien salga tiene que ser para sumar al grupo”.

Lucas de lateral: “Después de la lesión de Carva, le ha tocado a Lucas cubrir la banda, se ha dejado el alma, contra Ribery , que es uno de los mejores del mundo, lo ha hecho muy bien. Hay que destacar el trabajo sólido del equipo, hemos sabido sufrir y esas cosas hacen más grande a la entidad, y vamos a seguir mejorando”.

Asensio Lucas Vázquez

Ya es una realidad: Asensio y Lucas están dominando Europa

Marco Asensio y Lucas Vázquez volvieron a hacerlo. La pareja más de moda del Real Madrid aprovechó un error garrafal de Rafinha para pillar al Bayern al contragolpe y hacer el 1-2 con pase del gallego al balear. Para uno fue la gloria del gol de la victoria, para el otro los elogios con una completa actuación en la que también cumplió de lateral derecho tras la lesión de Carvajal.

Hay que recordar que ambos ya se exhibieron en la victoria ante el PSG en el Parque de los Príncipes en octavos de final. Especialmente en otra gran jugada de ambos que culminó Cristiano Ronaldo. Pese a su juventud, ya siembran estragos en los escenarios más sagrados de Europa. Tiene pinta de que marcarán una época.

Real Madrid Juventus penalti Benatia Lucas Vázquez

El penalti de la discordia: ¿fue o no?

Pocos penaltis en la historia del fútbol habrán dado tanto que hablar como el que dio la clasificación al Real Madrid ante la Juventus. El colegiado inglés Michael Oliver señaló el punto de castigo al entender que Benatia derribó a Lucas Vázquez cuando éste se encontraba en boca de gol. Sin embargo, enseguida se pudo apreciar la disconformidad del conjunto italiano con la decisión, hasta el punto de que el pollo que se formó supuso la expulsión de un enloquecido Gianluigi Buffon.

Se hablará y mucho en los próximos días de la jugada. En las imágenes se aprecia como el defensor de la Vecchia Signora toca al extremo del Real Madrid. Una jugada al límite en un momento de máxima tensión. Como era de esperar, en un lado critican duramente la decisión y en el otro creen que el árbitro acertó. “Cristiano me la da al punto de penalti y, cuando voy a rematar, el central llega por atrás y me arrolla. No hay discusión”, señaló Lucas Vázquez, el implicado en la jugada de la discordia. Juzguen ustedes mismos.

Codazo godín a Lucas Vázquez

Lucas Vázquez sangró por un codazo de Godín… ¡y el árbitro no vio penalti!

La historia se repitió en el derbi madrileño. El colegiado Estrada Fernández no señaló penalti tras un codazo de Diego Godín a Lucas Vázquez, quien incluso sangró a causa de la acción. La jugada recuerda inevitablemente a la del partido de la primera vuelta en el Wanda Metropolitano, cuando Sergio Ramos acabó con la nariz rota por una patada de Lucas Hernández sin que el árbitro tampoco señalase la pena máxima en aquella ocasión.

Zidane

El dilema de Zidane: sólo puede quedar uno

Isco Alarcón, Marco Asensio, Lucas Vázquez y Gareth Bale compiten por hacerse un hueco en la alineación del Real Madrid. Pocas dudas alberga Zidane a estas alturas sobre su once tipo para las grandes ocasiones, con diez futbolistas prácticamente inamovibles, pero la única plaza vacante supone todo un quebradero de cabeza. Tras lo ocurrido en el último partido ante la Juventus, parece que el malagueño ha tomado una ligera ventaja en la carrera. Los blancos se presentaron en Turín con el equipo de Cardiff y, a diferencia de otros partidos de este curso, recuperaron el brillo que les llevó a conquistar la Duodécima.

Isco se reivindica

Todo ello fue debido en gran parte a que el ‘22’ recuperó la magia manejando el tempo del partido a su antojo, quien no falló ninguno de los 57 pases que completó a lo largo del choque. Por si fuera poco, fue providencial asistiendo a Cristiano Ronaldo en el 1-0 tras un escandaloso caño a Douglas Costa. La situación del de Arroyo de la Miel ha dado un giro completo en cuestión de un par de semanas. Su temporada iba claramente a menos y su presencia como titular se había difuminado ante la pujanza de Asensio y Lucas. Incluso su futuro como madridista volvía a estar en duda. Sin embargo, su ‘hat-trick’ en el España-Argentina supuso una clara llamada a la puerta de Zidane. “Lopetegui me demuestra la confianza con minutos, con partidos. En el Madrid no tengo la confianza que un futbolista que necesita, aunque quizás el problema soy yo que no me la he ganado con los buenos futbolistas que hay. Quiero demostrarle al míster que puede contar conmigo”, fue su mensaje al entrenador galo que ha ratificado sobre el césped.

La opción Lucas-Asensio

Pese a todo, ni el madridismo ni Zidane olvidan la gran temporada que están protagonizando Asensio y Lucas. Si Turín fue la coronación de Isco, la de ellos tuvo lugar hace unas semanas en París. La apuesta por la presencia de ambos en los costados no pudo salir mejor, pues aportaron equilibrio al equipo trabajando en defensa, mientras que en ataque exhibieron la verticalidad que se espera de ellos. Para redondear su actuación, entre ambos generaron la jugada que culminó en el 0-1 de Cristiano en el Parque de los Príncipes. Si la sensación que han dejado en sus actuaciones es excelente, sus números también están a la altura. Diez goles y cuatro asistencias ha firmado el balear a lo largo de esta campaña entre todas las competiciones, lo que le sitúa como tercer goleador de la plantilla. Por su parte, el extremo gallego es el máximo asistente entre todos los torneos con 14 pases de gol, una valiosa aportación a la que suma ocho tantos. Sólo Cristiano ha intervenido en más goles de los suyos este curso.

La caída de Bale

Si hay un futbolista que ahora mismo pierde la carrera, ese es sin duda Gareth Bale. Al galés ya no le basta con los galones para convencer a Zizou, quien no le puso de inicio en ninguno de los dos encuentros ante el PSG ni tampoco en el Juventus Stadium. La apatía que ha mostrado desde el banquillo en tales citas tampoco ayuda, más bien al contrario. El ‘11’ está más fuera que dentro del Real Madrid y él mismo no lo oculta con su actitud. Desde que el pasado ejercicio viviera su enésimo calvario con las lesiones, lo que le permitió a Isco hacerse con su puesto en el momento clave, nada ha vuelto a ser igual. Acumula cuatro meses sin pasar por la enfermería, algo inusual tratándose de él, pero puede que llegue tarde para reclamar un sitio. No obstante, si algo se ha comprobado esta campaña en el Madrid, es que cualquier jugador puede cambiar su situación en cuestión de un partido. El de Cardiff también tiene a su favor las estadísticas. Con 14 goles y 7 asistencias, produce un tanto (marca o asiste) cada 87 minutos.

Lucas Vazquez Rafa Benitez

Sí, el Real Madrid tiene que estar muy agradecido a Rafa Benítez

La memoria es corta en el fútbol y de Rafa Benítez quedará la imagen de un fracaso estrepitoso al frente del Real Madrid. El actual técnico del Newcastle fue destituido con los blancos a cuatro punto del liderato en LaLiga, ostentado por el Atlético, y a dos del Barça, mientras que en Copa poca parte de culpa se le pudo achacar por el despropósito de la alineación indebida. A la vista de los resultados, la situación no era tan dramática (sólo hay que compararlos con los de esta temporada en las mismas competiciones domésticas), pero sí es cierto que la falta de feeling entre entrenador y jugadores propició una situación insostenible. Los éxitos de Zidane que comenzaron a llegar meses después no hicieron sino evidenciar esa realidad y denostar aún más la labor de su antecesor.

El legado de Benítez cristalizó en París

Sin embargo, en el breve periodo de tiempo que pasó el madrileño en el banquillo del Santiago Bernabéu, dejó un legado más fértil de lo que cabía imaginar. Lo ocurrido en el Parque de los Príncipes fue la demostración más flagrante de ello, donde fueron claves tres futbolistas cuya presencia en la plantilla no se entendería sin las decisiones que Benítez tomó en su momento. Uno de esos jugadores fue Mateo Kovacic, quien fue fichado por petición expresa del antecesor de Zidane. El croata respondió ante las ausencias de Kroos y Modric con una sobresaliente actuación demostrando ser uno de los grandes valores de futuro del equipo

Otro de los héroes ante el PSG fue Lucas Vázquez, otro jugador que desembarcó en el vestuario blanco por empeño del técnico madrileño. “Quiero a Lucas Vázquez, tiene desborde, trabajo, y nos dará muchas soluciones a lo largo de la temporada“, llegó a decirle a Florentino Pérez como primera petición según publicó el diario Marca. El gallego fue repescado tras una campaña cedido en el Espanyol y a lo largo de este tiempo ha demostrado poseer el ADN que hace falta para jugar en el Real Madrid.

Por último, y no menos importante, está Carlos Henrique Casemiro, o ‘Casemito’, apodo al que volvió a hacer honor en la capital francesa con una colosal actuación con gol incluido. Fichado con el aval de Mourinho, el mediocentro brasileño también se consagró en el conjunto madridista tras salir a préstamo durante una temporada. A su vuelta, fue Benítez quien dio la aprobación para tenerle en el vestuario, además de ser el primero en darle oportunidades con cierta continuidad. “De nada”, estará pensando el bueno de Rafa desde el banquillo de St. James’ Park.

Asensio Lucas Vázquez Real Madrid

Asensio y Lucas se ganan el puesto

Marco Asensio y Lucas Vázquez ratificaron en París que la Decimotercera Copa de Europa sólo se podrá ganar contando con ellos. Ambos futbolistas dotaron de sentido al excelente planteamiento de Zinedine Zidane trabajando en defensa y siendo incisivos por los costados. Por si fuera poco, fueron decisivos en el primer gol marcado por Cristiano Ronaldo. El balear le arrebató la pelota a Dani Alves y escondió la pelota hasta dársela al gallego, quien sirvió un centro perfecto para la cabeza del portugués.

Cabe recordar que ambos son los dos futbolistas de la plantilla blanca que más partidos han disputado. En cuanto a su producción ofensiva, por números, se han ganado en el terreno de juego la titularidad. El extremo gallego es el máximo asistente del equipo con 13 pases de gol. Además, es el quinto máximo goleador. Marco Asensio ocupa el tercer puesto en la tabla de goleadores del equipo con 10 tantos, uno menos que Gareth Bale.

Zinedine Zidane se está dando cuenta poco a poco que Marco y Lucas son claves si el Madrid quiere ganar su tercera Liga de Campeones consecutiva. En el primer partido frente al PSG, también fueron importantes para revolucionar el encuentro. Entraron al campo cuando quedaban poco más de 10 minutos con 1-1 en el marcador. No tardaron en dejar su sello, sobre todo Asensio, siendo clave en los dos goles para poner el definitivo 3-1. Ahora mismo son los dos jugadores de la plantilla que en mejor forma se encuentran.

Verratti Casemiro Real Madrid PSG

A cuartos se va por la frontera

La segunda entrega del cruce entre Real Madrid y PSG volverá a estar determinada por la lucha que ambos mantendrán en el centro del campo. Quien consiga hacerse con el control de la medular tendrá muchas papeletas para avanzar hacia la siguiente ronda

Zinedine Zidane tiene una premisa fundamental para no ver peligrar su ventaja en París. Dado el poderío del ataque del PSG, peligroso aunque no esté Neymar, la solución pasa por evitar que el centro del campo contrario conecte con los hombres de arriba. Independientemente de la cuota de posesión de balón que aspire a tener el Real Madrid (58% de media en esta Champions), dar tiempo para pensar a Verratti, Rabiot y compañía equivaldrá a jugar con fuego.

El choque de ida en el Santiago Bernabéu marca el camino en varios aspectos. Mientras la presión de los blancos ahogó la salida de balón rival, los parisinos fueron un equipo cogido por alfileres y no la temida bestia que se esperaba en el coliseo madridista. Sólo una fuga de Rabiot en una mala transición defensiva del Madrid (Modric e Isco llegaron tarde a su marca) propició el gol del conjunto de Unai Emery. Un claro ejemplo del daño que puede suponer para los de Chamartín no salvaguardar debidamente su frontera.

El talón de Aquiles del PSG

La principal incógnita del cuadro francés reside en el que fue su eslabón más débil en el primer enfrentamiento, el pivote defensivo. La apuesta de Emery por Lo Celso se demostró un fracaso, por lo que sorprendería que el técnico de Hondarribia repitiese la fórmula. Como principales alternativas se posicionan un Thiago Motta ya recuperado de su lesión, aunque está por ver si está para un duelo de semejante exigencia, y un Lass Diarra que viene ofreciendo un notable rendimiento en esa demarcación desde que llegó en el mercado de invierno.

Necesitará también el PSG que los indiscutibles Verratti y Rabiot den un paso más en su juego para lograr imponer el tempo del partido. El italiano y el francés firmaron una buena actuación en el Bernabéu, aunque sin la suficiente continuidad como para arrebatar el protagonismo a Modric, Kroos e Isco, todos ellos superiores en número de pases. “El problema es que es fácil marcar ocho goles en Dijon, pero son en estos partidos donde hace falta ser decisivo”, afirmó Rabiot tras el choque, consciente del salto que aún deben dar él y los suyos.

Los tapados de Zidane

Por parte del Real Madrid, el éxito de su plan dependerá en buena medida de lo que su técnico disponga en la medular. Hace tres semanas ya se pudo comprobar con la entrada de Asensio y Lucas Vázquez en el segundo tiempo en lugar de Isco y Casemiro, una valiente decisión con la que los blancos giraron completamente el choque. El cambio de disposición –del rombo a la línea de cuatro simétrica– alivió a los laterales con las ayudas de ambos y aportó capacidad de contragolpe, tal y como saltó a la vista en los dos goles marcados por Cristiano y Marcelo en la recta final del choque. No es descartable que Zidane sorprenda en París con este planteamiento de inicio. Otro de los tapados que puede tener cabida en el once es Kovacic, en quien el francés ya confió contra pronóstico en otros lances importantes de la temporada. Tácticamente, el croata no pasa por ser el más ordenado de la plantilla, pero su despliegue y su intimidatoria conducción de balón puede servir para mantener a raya a sus rivales en la zona central.

Lucas Vázquez

Lucas Vázquez y Casemiro evitan otro ‘pepinazo’

El Real Madrid se impuso al Leganés por 1-3 en el encuentro que ambos tenían aplazado por la participación de los blancos en el Mundial de Clubes el pasado mes de diciembre. Los blancos, con un equipo plagado de suplentes sin Cristiano ni Keylor Navas, tuvieron que sobreponerse al tanto inicial de Unai Bustinza tras un error de Theo HernándezLucas Vázquez y Carlos Henrique Casemiro lideraron la remontada que se fraguó en el primer tiempo.

El empate llegó con un envío del brasileño de primeras al gallego, quien no perdonó en la definición. Pocos minutos después, ambos jugadores se intercambiaron los papeles en una excelente jugada colectiva culminada por el mediocentro. Los de Asier Garitano tuvieron sus opciones en el segundo tiempo para volver a poner las tablas, pero fue finalmente Sergio Ramos quien sentenció tras un penalti sobre Mateo Kovacic.

El jugador que lleva más goles que Benzema en 2 partidos

La temporada de Benzema con el Real Madrid  está siendo de las más pobres en cuanto a goles desde que llegara en 2009. Loren Morón, delantero que debutó con el primer equipo del Betis hace dos semanas ya lleva más goles que Karim Benzema. El punta del Real Madrid ha anotado 2 goles en los 16 partidos que ha disputado en liga. En cambio, Loren, que tan sólo ha jugado 2 partidos con el Betis ya ha perforado en 3 ocasiones la meta rival.

Estos datos no hacen más que avivar el debate sobre quién debe ser el delantero del Real Madrid. Benzema parece haber agotado hace tiempo la paciencia de la parroquia madridista, mientras que para Zidane sigue siendo un jugador insustituible. Todo hace indicar que si Zizou continúa en el banquillo blanco, seguirá contando con Karim Benzema. Las estadísticas están ahí, un jugador recién estrenado en la primera división, y que ha jugado 165 minutos lleva más goles que un Benzema que ha disputado más de mil minutos en liga esta temporada.

En la propia plantilla del Real Madrid son varios los jugadores que superan al galo en el aspecto goleador. Gareth Bale, que ha estado bastante tiempo en el dique seco, o Asensio, más suplente que titular superan a Benzema en la tabla de goleadores. Además, cuenta con los mismos goles que Lucas Vázquez, jugador relegado a un protagonismo secundario.

 

 

Lucas Vázquez

Lucas Vázquez explotó tras la eliminación: “¡Qué puta vergüenza todo esto!”

Las cámaras de El Golazo de Gol y Deportes Cuatro cazaron a Lucas Vázquez con un monumental cabreo tras la debacle copera ante el Leganés. “¡Qué puta vergüenza todo esto!”, se pudo leer en sus labios tras el pitido final del encuentro.

Asensio Real Madrid Numancia

El ‘equipo B’ no está para conjuras

El Real Madrid cerró la eliminatoria de octavos de final de Copa del Rey ante el Numancia con más pena que gloria. Como ya sucediera en el anterior cruce ante el Fuenlabrada, Zinedine Zidane alineó un equipo plagado de suplentes que no fue capaz de pasar del 2-2 en el Santiago Bernabéu. Si en Balaídos quedó patente el bache por el que atraviesan los titulares, en el choque copero se comprobó que en la segunda unidad apenas hay quien está dispuesto a erigirse como una alternativa seria.

Atenazados en el Bernabéu

Quizá el único que pudo salvarse de la quema fue Lucas Vázquez, autor de dos goles y con una marcha más que sus compañeros. Lejos queda el esplendoroso nivel que el conjunto de la plantilla madridista alcanzó durante el final de la pasada campaña, cuando tanto teóricos titulares como suplentes tuvieron una aportación decisiva en la consecución de los títulos de Liga y Champions. Como resultado de la actual situación, los aficionados del coliseo blanco mostraron su descontento con pitos.

El Madrid ya acumula esta temporada los mismos pinchazos que la anterior: 5 empates y 2 derrotas

Los refuerzos no despegan y evidencian el vacío dejado por secundarios de lujo como Morata y James, mientras que otros como Asensio son la sombra de hace unos meses. La falta de continuidad y el hecho de ser titulares en partidos con mucho que perder y poco que ganar tampoco parece lo más aconsejable para soltarse. Más que de conjuras (si hay jugadores con ambición, deben ser estos), el ‘equipo B’ de Zidane anda necesitado de confianza.

Los cinco objetivos del Real Madrid de cara a febrero

Con el título de Liga prácticamente perdido, es inevitable que la ilusión del Real Madrid esté depositada en la competición que mayores alegrías le ha deparado a lo largo de su historia, la Champions League. Los blancos afrontarán en el mes de febrero una decisiva eliminatoria ante el PSG que puede marcar el signo de la temporada. Para estar preparados de cara al envite, los de Zinedine Zidane tienen deberes y cosas que mejorar.

Salvar la honra en la Copa y lo que queda de Liga

Aunque la Liga es una quimera a estas alturas, el escudo del Real Madrid obliga a competir hasta que las matemáticas nieguen cualquier posibilidad. El torneo que marca el día a día del equipo no puede ser despreciado de ningún modo, más teniendo en cuenta que Atlético y Valencia suman más puntos actualmente. Los blancos tampoco pueden permitirse otro fiasco en la Copa del Rey, lo que les dejaría en una delicada tesitura poco conveniente antes de afrontar la hora de la verdad en Europa. Del mismo modo, alcanzar la final del torneo del KO recuperaría la autoestima del cuadro madridista.

Llegar con el equipo en forma

Antes de la eliminatoria ante el PSG, al Real Madrid le pueden esperar hasta 10 partidos en caso de ir superando rondas en la Copa. De ser así, los blancos jugarían prácticamente cada tres días a lo largo de dos meses. Zidane no sólo debe sobreponerse a este hecho, sino que tendrá que hacer malabares en el reparto de minutos para que el equipo llegue en perfectas condiciones, algo que ya logró el pasado curso. Para veteranos como Cristiano Ronaldo y Luka Modric es fundamental llegar a los meses decisivos como un tiro. En caso de que no sea así, todo el equipo se verá resentido.

Recuperar el ‘Madrid B’

Poder dar descanso a los pilares fundamentales del equipo y mantener el tipo en cada una de las competiciones pasa inevitablemente por recuperar el mejor nivel de los jugadores secundarios. Sin su fundamental participación no se entenderían los éxitos del pasado curso ni, por tanto, se podrán reeditar en la presente campaña. Hombres como Asensio, Lucas Vázquez y Kovacic deben volver a deslumbrar como hace meses, mientras que de otros recién llegados como Ceballos, Theo y Llorente se espera un paso al frente.

Sin gol no hay gloria

Al final, en la mayoría de las ocasiones, todo se resume en que la pelota entre o no. Y en ese aspecto, al Real Madrid le ha cambiado totalmente la fortuna durante buena parte de la temporada. En algunos partidos por deméritos propios, en otros por una simple cuestión de suerte, pero lo cierto es que los blancos han perdido el ‘punch’ que les permitió marcar la diferencia. No será por que no lo intentan, pues los de Zidane son el equipo que más ocasiones genera en LaLiga, un hecho que lastra su falta de eficacia. Evidentemente, el problema responde a unas causas: Benzema no ha estado hasta el momento, Cristiano ya no está para echarse todo el equipo a la espalda, la alargada sombra de Morata y James… ¿Quizá la solución pase por un fichaje?

Zidane debe volver a dar con la tecla

Al igual que nadie duda de que al técnico francés le corresponde una parte importante de los éxitos recientes del Real Madrid, es justo decir que también es un gran responsables del bache que atraviesa su equipo actualmente. Si durante el pasado ejercicio encontró el sistema ideal con la formación de cuatro centrocampistas, en el presente parece que Zizou no termina de dar con la tecla con ninguna de sus probaturas. Aunque el galo no es un técnico minimalista ni el equipo blanco ha necesitado ser muy definido a nivel táctico para ganar títulos, al menos hay que sentar unas bases adecuadas.

Pedrerol editorial

Pedrerol: “Zidane, hay que sentar a Benzema; más Asensio, más Lucas”

Palo antológico de Josep Pedrerol a Zinedine Zidane en su editorial de Jugones: “Despierta Zidane. Están bien los mensajes positivos y las charlas, pero habrá que hacer algo. Hay que hacer cambios, hay que mover el banquillo. Hay que sentar a Benzema, que ya cansa. Más Asensio, más Lucas, más alternativas a lo de siempre. Y el que no funcione, fuera. Hoy es el día, hoy vuelve la Champions”.

Cristiano acabará como pichichi

Cristiano Ronaldo tiene claro que acabará pichichi esta temporada. Ni más ni menos. Puede parecer una broma a estas alturas de temporada, después de once jornadas disputadas el track portugués sólo ha marcado un gol, un promedio de 0´14 goles por partido jugado. Una cifra paupérrima y alejada de los principales goleadores en lo que llevamos de temporada. Su eterno rival en el plano personal, Messi, lleva ya anotados 12 tantos y sólo uno de ellos de penalti. El argentino, a diferencia del portugués, tiene un promedio de un gol marcado cada 83 minutos. Tras Messi se sitúan hombres como Zaza (9 goles); Bakambu (8 goles) o Sanabria (7 goles). Por parte del Real Madrid, Isco y Asensio son los mayores convertidores en lo que llevamos de Liga, con cuatro dianas cada uno.

Creer en el pichichi

Hay motivos para la esperanza. Cristiano se ha perdido cuatro partidos de Liga por culpa de la expulsión sufrida en la Supercopa de España cuando empujó al árbitro. Contra el Getafe, y después de 28 remates infructuosos, Cristiano encontró la red contraria. Sin embargo, el portugués cree que va a ser pichichi. “Cristiano siempre se va jodido a casa cuando no marca”, confesaba Sergio Ramos tras el último partido liguero ante Las Palmas. Nada más llegar al vestuario, y con todos los compañeros presentes, el propio Cristiano aseguró: “Voy a acabar pichichi esta temporada”. Así lo ha desvelado José Ramón de la Morena en El Transistor de Onda Cero.

Hay otros datos que recuerdan por qué el madridista le sigue teniendo fe. En Champions ya lleva 6 goles y en la Supercopa de España también marcó. Estamos ante la peor racha del equipo desde que Zidane cogió las riendas del Real Madrid, y aún así, el equipo blanco continúa a ocho puntos del Barça y a un paso de avanzar en la fase de grupos de la Champions. Las esperanzas de levantar títulos siguen intactas, y Cristiano sabe que esta temporada volverá a ser muy importante para su equipo.

También es cierto que sus socios tampoco atraviesan un gran momento, y el depredador del área necesita de sus pases para triunfar. Benzema, Bale, Kroos, Modric, Kovacic, Lucas Vázquez, Asensio… todos atraviesan un mal momento. Sólo se salvan de la quema, por el momento, Isco y Casemiro, que están sujetando al equipo y que intentan nutrir de balones a Cristiano. Aún queda mucha temporada, esto no ha hecho más que empezar, y habrá que esperar hasta mayo para ver si Cristiano está en lo cierto.

El plan B de Zidane

Ellos son el secreto mejor guardado que ha permitido al Real Madrid llegar líder a las últimas jornadas del campeonato. Si el Clásico se pone feo, Zidane puede confiar en ellos.

Isco, el aclamado

Su temporada ha ido claramente de menos a más. El malagueño ha pasado de ser visto como un futbolista con talento desaprovechado a convertirse en uno de los grandes aclamados por el Bernabéu. Curiosamente, su momento más álgido como madridista coincide con la incertidumbre con la que se vive su futuro, ya que su renovación permanece en el aire. Suma nueve goles en LaLiga, los dos últimos providenciales para lograr la victoria en El Molinón.

Morata, el martillo

Un cambio que asegura gol, como demuestra su media de un tanto cada 88 minutos en LaLiga, una estadística en la que sólo es ligeramente superado por Leo Messi (el argentino marca cada 80 minutos). Con 17 dianas entre todas las competiciones, comparte el puesto de segundo goleador de la plantilla igualado con Benzema. Sin embargo, los 2.661 minutos que ha necesitado el francés para marcarlos contrastan con los 1.593 de los que él ha dispuesto.

Asensio, la joya

Ha asegurado rendimiento y calidad cada vez que ha tenido oportunidad, algo que no ha sido una constante a lo largo de la campaña, tal y como demuestran sus escasos 768 minutos jugados en LaLiga. Especialmente destacada fue su última actuación frente al Bayern, donde demostró tener el poso necesario para batirse con los mejores. Sus números del curso entre todas las competiciones se traducen en nueve goles y tres asistencias.

James, el cañón

La polémica en torno al colombiano es constante por lo que supone tener en el banquillo a un futbolista con semejante cartel. Nada de esto le impide exhibir el cañón que tiene por zurda cada vez que tiene ocasión. De hecho, es el segundo máximo asistente de la plantilla con 12 pases de gol (uno menos que Kroos) pese a ser el antepenúltimo en participación (por detrás tan sólo tiene a Pepe y Coentrao), además de haber marcado seis goles.

Lucas Vázquez, el currante

Tuvo su mejor momento durante el ecuador del campeonato, cuando fue titular habitual tras la lesión de Bale. Desde entonces, su protagonismo ha ido a menos, aunque asegura el mismo trabajo de siempre cada vez que pisa el césped. Un revulsivo que lo mismo vale para agitar el partido con su desborde que para apuntalar la zona defensiva con su sacrificio. Su aportación al equipo durante el global de la temporada se ha saldado con tres goles y diez asistencias.

Kovacic, el comodín

El compañero de viaje ideal para toda temporada cargada de competiciones y partidos, un centrocampista capacitado para ocupar cualquiera de las tres plazas en la medular. El croata la juega y bate líneas al estilo de Modric y Kroos, aunque también cumple con creces realizando las labores de contención propias de Casemiro. A sus 22 años, tiene carrera por delante para seguir creciendo y ser en un futuro mucho más que un comodín.

Lucas Vázquez, el más currante del Madrid: 13 km por partido

Un informe elaborado por Goal.com detalla la distancia recorrida por todos los jugadores del Real Madrid en las primeras 24 jornadas de LaLiga. A la hora de comprobar quién es el futbolista con una mayor media de kilómetros por partido, éste no resulta ser otro que Lucas Vázquez, quien registra casi 13 kilómetros cada 90 minutos, una auténtica barbaridad. En el lado opuesto de esta particular clasificación se encuentra Marcelo, con un promedio de 9,20 kilómetros por encuentro.

Tampoco conviene desestimar el esfuerzo realizado por Toni Kroos, el jugador de la plantilla madridista que acumula una mayor carga de esfuerzo, pues ha recorrido un total de 193,59 km durante dicho tramo de campeonato. Cristiano Ronaldo es quien sigue más de cerca al alemán en este aspecto con 171,22 km, aunque curiosamente es el segundo jugador que menor distancia recorrida por partido registra, 9,28 km de media.

JUGADOR Km totales Minutos Km/partido
L.Vázquez 120,13 838 12,9
James 65,82 517 11,46
Isco 125,8 1005 11,27
Casemiro 115,79 940 11,09
Kroos 193,59 1614 10,79
Carvajal 164,24 1395 10,59
Morata 86,57 740 10,53
Kovacic 124,37 1091 10,26
Varane 176,05 1558 10,17
Modric 125,68 1124 10,07
Pepe 93,11 834 10,05
Ramos 148,42 1332 10,02
Bale 118,37 1079 9,88
Benzema 131,42 1205 9,82
Nacho 129,39 1198 9,72
Cristiano 171,22 1661 9,28
Marcelo 137,49 1344 9,2

¿Una cuestión de intensidad?

Hay que salir más concentrados y con intensidad“, fueron las palabras de Zinedine Zidane en el análisis de la derrota del Real Madrid en Mestalla. Un argumento que ya no es novedoso, pues es similar al empleado por el francés en cada pinchazo que han protagonizado los suyos este curso. Ante el hecho inusual que supone encajar dos goles en los primeros 9 minutos, la justificación esgrimida por el técnico resulta convincente a primera vista. No obstante, detrás del tropiezo de los blancos puede que haya más causas no relacionadas con dicha explicación.

Fallos individuales

En primer lugar, cabe preguntarse sobre si la responsabilidad en los goles del Valencia es colectiva e individual. Raphael Varane es el principal señalado en ambas acciones por no ser capaz de contener a Simone Zaza en el primer tanto y cometer una pérdida de balón garrafal en el segundo. En ocasiones, la intensidad de todo un equipo no está reñida con el hecho de que un fallo individual condene a todos.

La respuesta ofensiva del Real Madrid

Al conjunto madridista le pesó un marcador tan adverso de entrada. Igual de cierto es que en un campo complicado como Mestalla un sólo gol difícilmente asegura la victoria. Cuando los blancos tuvieron que arremangarse para buscar la remontada, ahí poco se pudo dudar de su intensidad, pues dominaron el partido y por momentos asediaron el área rival.

Tantas ganas le pusieron los pupilos de Zidane que quizá abusaron del juego directo. Si durante la temporada han registrado una media de 24 centros por partido (un 25% de ellos acabando en remate), en Mestalla colgaron el doble de balones al área y sólo remataron 5. Uno de ellos, el gol de Cristiano.

La lectura de Zidane en el segundo tiempo

Hasta el minuto 70 de partido, el asedio madridista al menos invitaba a creer en la remontada. Es en estos momentos, en la búsqueda de la grieta en el equipo contrario, cuando la pizarra puede marcar la diferencia. Las decisiones de Zidane probablemente fueron para mal en este caso. Despobló la medular con el cambio de Modric por Lucas Vázquez, mientras que Voro hizo todo lo contrario dando entrada a Carlos Soler y Mario Suárez. Desde entonces, el Valencia pasó menos agobios. Nada de esto tuvo que ver tampoco con la intensidad.

El poderío aéreo del Real Madrid: 24 goles de cabeza

El Real Madrid repitió en la victoria ante el Espanyol algo que se ha convertido en una constante, los goles de cabeza. Con el marcado por Morata para abrir el marcador, van 24 tantos de los blancos en este tipo de jugadas, un 22,6% de las 106 dianas que suman a lo largo del curso. Apenas tres días antes, Benzema también hizo lo propio para iniciar la remontada de los de Zidane frente al Nápoles.

Como no podía ser de otro modo, Sergio Ramos es el auténtico especialista en estas acciones con 6 goles anotados con la testa en lo que va de temporada. Al de Camas le siguen los citados Benzema y Morata, ambos con 3 tantos de cabeza entre todas las competiciones. Cristiano, Bale, Varane, Mariano, Pepe, Lucas Vázquez, James y Asensio son los otros futbolistas de la plantilla que también han aprovechado el juego aéreo para marcar esta campaña.

El doble que el Barça

No hay ningún equipo de las grandes ligas europeas que ni siquiera se aproxime a la amenaza que representa este Real Madrid por alto. Para encontrar sus perseguidores más cercanos, hay que remitirse al Arsenal y el Mónaco con 15 dianas de cabeza cada uno entre todas las competiciones. En LaLiga es la Real Sociedad el conjunto que más se aproxima con 14 goles, mientras que el Barça apenas lleva la mitad que los merengues, 12 tantos.

El gol de cabeza marcado por Morata ante el Espanyol

https://www.youtube.com/watch?v=5LMSeImBIxo

El secreto de Lucas Vázquez

Ser tan madridista como el que más es la base del entrenamiento de Lucas Vázquez. Una vida futbolística de éxitos desde que llegara al filial en 2011. En su segunda temporada en el primer equipo ya se proclama como el revulsivo necesario, sobre todo cuando las ausencias de hombres como Bale o el desaparecido James se hacen notar.

Es hombre de grupo, nunca sobresale con declaraciones que puedan comprometer a ningún compañero, más bien todo lo contrario. Basta con echar un vistazo a los mensajes que manda desde sus propias redes sociales para darse cuenta del carácter de líder que atesora el gallego. “Nuestra historia es vencer, ¿cómo no te voy a querer?”, publicaba acompañando el tuit de una foto suya en el Bernabéu. El mensaje lo tiene interiorizado, el Real Madrid no debe conformarse con menos que no sea ganar.

Ha disputado 1518 minutos en 29 partidos

Lucas Vázquez es capaz de hacer grupales éxitos individuales como el ‘The Best’ que recibió su compañero Cristiano Ronaldo. “Equipo de grandes futbolistas y grandes amigos. Con hambre de seguir ganando”, decía el día que la plantilla celebró el citado galardón del luso. No hay más que ver su actitud en el campo cuando Zidane le da minutos, ya sean 90, 30 o 5. No negocia el esfuerzo ni la entrega, y ha resultado vital en varios partidos.

El aval de Zidane

Si hay una palabra que le define es constancia. Lo ha demostrado, no solo en Madrid, también durante su cesión al Espanyol. Un jugador con la cabeza en su sitio, respetuoso con los rivales, y con una calidad al alcance de muy pocos, que aúna talento innato y trabajo, mucho trabajo.

“La historia de este escudo no te permite bajar los brazos ni un segundo”, reconoce. Ni más ni menos. Le queda mucho por ganar, aunque en su vitrina luce una Champions, una Supercopa de Europa y un Mundial de clubes.

Zidane es su principal aval, aunque su relación deportiva sea como una montaña rusa. La mano conciliadora del francés le relega al banquillo cuando parece que puede hacerse con el puesto de titular indiscutible. Quizá sea la forma que tiene el entrenador de ir moldeando un futbolista de nivel, salvándole de la presión, dándole minutos de calidad, pensando mucho en el presente, pero también en el futuro.

Creciendo cada año

“Lucas lo está haciendo muy bien”, decía Zidane en rueda de prensa hace pocas fechas. Y no son sólo palabras, en lo que va de temporada ha disputado ya 1518 minutos repartidos en 29 partidos, casi los mismos ya que en toda la temporada pasada, y si continúa así su progresión, menos de los que seguramente disfrute el próximo año.

La camiseta y el escudo del Real Madrid pesan mucho, pero parece que Lucas Vázquez va ligero y se encuentra cómodo en el Bernabéu, donde los madridistas esperan verle durante mucho tiempo más.

El Real Madrid de los centrocampistas

Con o sin la BBC, el Real Madrid de Zinedine Zidane tiene un plan fiado a su centro del campo. Partidos como el firmado el domingo ante la Real Sociedad así lo evidencian. Los blancos, en pleno gabinete de crisis tras la eliminación en Copa, necesitaban un plan de garantías para hacer frente a uno de los equipos más peligrosos de la competición. Todo lo que sucedió en el césped del Santiago Bernabéu pasó por la medular formada por Casemiro, Kroos y Kovacic, hasta el punto de que fue el croata quien abrió el marcador.

Los tres centrocampistas completaron el podio de los suyos en recuperaciones de balón (un total de 23 sólo entre ellos), mientras que el alemán fue el encargado de marcar el tiempo del partido liderando la estadística de pases (61). Su despliegue físico también se hizo notar, ya que Casemiro (11,32 km) y Kroos (11,18 km) fueron segundo y tercer jugador con mayor distancia recorrida respectivamente. Sólo les superó el incombustible Lucas Vázquez (11,74 km), un futbolista que con su trabajo sirvió de blindaje a sus mediocentros.

A la espera de Modric

Con una victoria que le devuelve la tranquilidad en LaLiga, la prioridad del conjunto madridista es recuperar su mejor nivel, el que le permitió sumar 40 partidos sin perder. La versión más fiable de los merengues pasa necesariamente por Luka Modric, quien continúa recuperándose de una sobrecarga muscular. Tras la última victoria, Zidane reconoció que espera tenerlo de vuelta para el próximo partido en Balaídos. Su importancia en el equipo también define a este Real Madrid.

Los cinco ejemplos a seguir por Odegaard

Odegaard ha hecho las maletas en este mercado de invierno para continuar madurando en el Heerenveen de la Eredivisie holandesa, donde jugará en calidad de cedido durante 18 meses. Atrás quedan sus primeros dos años como jugador blanco, en los que ha completado 62 partidos con el Castilla y alguna aparición puntual con el primer equipo. Si tiene la intención de aprovechar la experiencia para mejorar, volver y triunfar como madridista, en la actual plantilla del Real Madrid tiene cinco buenos ejemplos en los que fijarse.

Dani Carvajal

El ‘2’ madridista pasó por todos los escalafones del club desde la categoría de alevín. Tras apuntar maneras ascendiendo con el Castilla en 2012, el club decidió traspasarle al Bayer Leverkusen para no frenar su evolución. La apuesta no pudo salir mejor, ya que Carvajal firmó un espectacular año en la Bundesliga (8 asistencias en 36 partidos y aparición en el once ideal del torneo). El Real Madrid ejerció la opción de recompra sobre el lateral, que regresó a casa para definitivamente quedarse.

Carlos Henrique Casemiro

El brasileño recaló en Concha Espina en 2013 procedente del Sao Paulo como una apuesta de futuro. Tras insinuar su gran potencial en actuaciones como la del Signa Iduna Park en 2014, fue cedido al Oporto, donde terminó de hacerse como jugador. Su rendimiento fue tal (41 partidos, 4 goles, 3 asistencias) que el conjunto portugués hizo lo posible por retenerlo, pero en el Real Madrid tuvieron claro que ya estaba preparado para asumir responsabilidades importantes. Y así ha sido desde el curso pasado hasta hoy.

Lucas Vázquez

El gallego ingresó en el club como juvenil y pronto se destapó como una de las grandes promesas del Castilla. El Real Madrid decidió cederlo al Espanyol para que se forjara al máximo nivel. Le bastó una temporada como periquito (39 partidos, 4 goles, 7 asistencias) para demostrar que podía dar el salto definitivo al conjunto madridista. Éste se produjo durante la temporada pasada, en la que se fue ganando un lugar importante en los planes de Benítez y más tarde Zidane a base de constancia y buenas actuaciones.

Kiko Casilla

Su caso es distinto al de otros por ser un viaje de ida y vuelta más largo de lo habitual. Criado como guardameta de futuro en las categorías inferiores, tuvo que poner rumbo al Espanyol para buscar más oportunidades. Incluso como jugador propiedad de la entidad perica tuvo que salir cedido al Cádiz y al Cartagena para ganar experiencia. Desde 2012 se consolidó en la portería blanquiazul con grandes actuaciones, hasta el punto de que el equipo que lo formó decidió traerlo de vuelta en 2015.

Álvaro Morata

Entre 2010 y 2014 despuntó en el Castilla y apuntó maneras en sus apariciones con el primer equipo. Ante las dificultades para gozar de los minutos necesarios para un jugador de su proyección, fue traspasado a la Juventus. En Italia logró convertirse en uno de los hombres más determinantes de la ‘Vecchia Signora’ con 27 goles y 19 asistencias en dos años. Su nivel no pasó desapercibido para el Real Madrid, que lo recompró el pasado verano.

Lucas Vázquez, el chico para todo

Pese a que no goza del mismo cartel que otros compañeros de vestuario, Lucas Vázquez es uno de esos futbolistas que todo entrenador sueña con tener en su plantilla. El extremo coruñés  está mostrando una constancia y predisposición que lo han aupado entre los revulsivos más utilizados por Zidane en lo que va de curso. A esa actitud hay que sumar unas facultades futbolísticas que no pasan desapercibidas, pues el ‘17’ blanco es un especialista en agitar partidos gracias a su calidad y desborde. Por algo se ha convertido también en uno de los fijos en las convocatorias de la selección.

El gran momento de Lucas Vázquez en el Real Madrid supone un premio a su trayectoria. Y es que nadie se lo puso fácil cuando lo tenía todo por demostrar. Tras madurar con su cesión al Espanyol, se ganó una oportunidad en el club blanco que supo aprovechar. Aunque su margen de mejora sigue siendo amplio de cara a puerta, con 1 gol en lo que va de campaña y 4 en la anterior, ese hecho lo compensa su habilidad como pasador, pues sólo en el presente ejercicio acumula 8 asistencias.

Primera alternativa en la BBC

Por si fuera poco, el papel que en los últimos meses no ha desempeñado no es uno cualquiera. Desde que Bale cayó lesionado el pasado noviembre, el gallego se convirtió en su sustituto natural. Consiguió que no se echara en falta al galés ante rivales como Atlético de Madrid y Barça. Aunque no marque diferencias como podrían hacerlo otros, ofrece un sacrificio y aporta un equilibrio fundamental.

Lucas Vázquez suma 8 pases de gol en la presente temporada

Da igual que sea titular o parta desde el banquillo, así como la entidad del rival, ya que Lucas Vázquez siempre garantiza rendimiento. El caso de su desempeño en el Clásico fue paradigmático. Con una distancia de 11,89 km, fue el jugador que más corrió del encuentro. El compañero que más de cerca le siguió en este aspecto fue Carvajal con 10,67 km. Esa entrega lo pone como ejemplo a seguir y obliga a los titulares a no relajarse.