Granero Sergi Roberto Espanyol vs Barça

Sergi Roberto raja de Lopetegui

Sergi Roberto compareció en rueda de prensa con motivo del partido que disputará el FC Barcelona contra la Roma en el AT&T Stadium de Dallas (Texas). El defensa reflexionó sobre la llegada de Luis Enrique a la Selección y su ausencia del Mundial.

Caras nuevas en la pretemporada. “Ver a los chavales con el primer equipo me trae recuerdos. Están haciendo un gran trabajo. Espero que nos sigan ayudando durante toda la temporada”.

Luis Enrique. “Para mí Luis Enrique fue muy importante. Fue el que me dio el debut en el filial y el que me asentó en el primer equipo, aunque fuera en una posición que no era la mía. Yo me centro en jugar en el Barça, en dar lo mejor de mí, y luego si vuelvo a la selección estará muy bien”.

Relaciones Barça-Roma. “Estamos de pretemporada para recuperar la forma después de las vacaciones. Hay que olvidarse de todos los temas y centrarnos en el juego”.

Arthur. “No me recuerda a ningún otro jugador en especial. Le gusta tener el balón, moverlo de un sitio al otro. Aún es muy joven”.

Su ausencia del Mundial. “Sinceramente pensaba que iría al Mundial, pero el seleccionador se decidió por otros jugadores. No me quedó más remedio que ver el torneo por televisión. Ahora hay un cambio de entrenador y espero hacerlo bien en el Barça para recibir su llamada”.

Luis Enrique presentacion seleccion españa

Luis Enrique, presentado como seleccionador: “Habrá sorpresas”

Luis Enrique ha sido presentado como nuevo seleccionador de España. Durante el acto, el técnico ha respondido a las preguntas de los medios y ha despejado alguna de las incógnitas que provocó su nombramiento.

El trato con la prensa: “No creo que tenga que ser simpático, voy a hacer mi trabajo de la mejor manera posible. Separaría mi relación con la prensa, que espero que sea buena, y mi papel con la afición”.

Cambio de estilo: “Se puede evolucionar el estilo de juego sin tocarlo, ya lo hice en un club grande como el Barcelona. La Selección se debería parecer a un equipo porque es lo que tienes que mostrar dentro del terreno de juego. Hay muchos aspectos a mejorar a nivel táctico”.

Piqué: “Es un caso diferente porque él ya anunció que iba a dejar la selección. A mí me encantaría poder contar con los mejores jugadores, y Piqué es uno de ellos. Ya hablaremos con él para ver su postura”.

Lopetegui: “Es una cosa que pertenece al pasado y no creo que tenga que comentar nada. Miro el mundo con optimismo y el pasado pertenece al pasado”.

La próxima lista: “Hoy es el día de mi presentación, los casos individuales los trataremos cuando dé mi primera convocatoria. Tengo ganas de dar mi primera lista, en la que seguro que habrá sorpresas”.

Antimadridismo: “No soy anti nada, soy el seleccionador de todos los jugadores y es un gran orgullo para mí. Lo que quiero es representar lo mejor posible al fútbol español y conseguir éxitos”.

Conflicto nacionalista: “Uno escucha tantas cosas. Estoy orgulloso de ser gijonés, asturiano, de vivir en Cataluña y de ser español. Acusar a un gijonés… no deben conocer a Pelayo. Me considero gijonés, asturiano, español… y catalán”.

Roncero

Roncero critica el nombramiento de Luis Enrique: “España me duele”

Por si había alguna duda, queda claro que a Tomás Roncero no le ha gustado el nombramiento de Luis Enrique como nuevo seleccionador de España.

“Ojalá me equivoque porque España me duele. Sinceramente, me ha dejado desconcertado como a tantos españoles. Luis Enrique va a ejercer una especie de trincherismo que creo que no es bueno. Siempre he dicho que el puesto de seleccionador tiene que ser de consenso. Luis Enrique creo que es a imagen y semejanza del jefe (Rubiales). A lo mejor le sale bien, ¿pero sabes lo malo de eso? Que o te sale estupendamente o te pegas una leche…”, señaló en El Chiringuito.

 

Echenique Luis Enrique Florentino

Echenique defiende a Luis Enrique y atiza a Florentino: “Lo único que pido es que no venga un multimillonario a comprárselo…”

El nombramiento de Luis Enrique como nuevo seleccionador de España ha generado todo tipo de reacciones en las redes sociales. Entre las más destacadas y llamativas, sobre todo al tratarse de alguien ajeno al mundo del deporte, está la del dirigente de Podemos Pablo Echenique, quien ha expresado su confianza en el técnico asturiano y ha aprovechado para lanzar un sutil dardo al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

“Estoy seguro de que Luis Enrique va a hacer un gran trabajo como seleccionador. Lo único que pido es que no venga un multimillonario a comprárselo 2 días antes del Mundial de Catar de 2022”, ha señalado el político en Twitter.

Pedrerol editorial

Pedrerol: “Rubiales se la ha devuelto a Florentino, pone de seleccionador al azote del madridismo”

Josep Pedrerol cargó duramente contra Luis Rubiales por el nombramiento de Luis Enrique como nuevo seleccionador de España. En el editorial del programa Jugones, el periodista ha puesto en entredicho al técnico asturiano por su mala relación con la prensa y la división que genera entre los aficionados debido, entre otras cosas, a su reconocido antimadridismo.

Rubiales ha dado el golpe, se la ha devuelto a Florentino. Pone de seleccionador a Luis Enrique, el azote del madridismo. Este es Rubiales, el presidente que echó a Lopetegui a dos días de empezar el Mundial. Rubiales es el presidente que desconcertó a los jugadores, el que puso a Hierro. Rubiales nos llevó a hacer el ridículo en el Mundial. Pues él ha elegido a Luis Enrique como seleccionador”

“Luis Enrique no es precisamente la cara amable del fútbol, no va haciendo amigos por las salas de prensa. Luis Enrique cae mal a los madridistas, muy mal… y regular al resto. No va a ser fácil que la gente se encariñe con él. No va a ser fácil que nos volvamos a ilusionar con la selección. Nosotros lo intentaremos. Tenemos que apoyar a la selección. Por supuesto… Pero Luis Enrique debe poner de su parte. No pedimos que Luis Enrique sea simpático, pedimos que intente unir y no dividir. Que busque la cordialidad y no el enfrentamiento. Pedimos que Luis Enrique sea el seleccionador… de todos”.

Rubiales elige a Luis Enrique: un antimadridista confeso para la Selección

Los rumores y las especulaciones se han acabado. Luis Enrique será el próximo seleccionador español en sustitución de Fernando Hierro hasta al menos 2020. Sonaron con mucha fuerza Míchel y Quique Sánchez Flores, pero Rubiales se ha decantado finalmente por el técnico asturiano.

Las primeras críticas al presidente de la RFEF no han tardado en llegar. Una vez más, Rubiales ha vuelto a superarse. El ex-dirigente de la AFE elige a un antimadridista declarado como entrenador de una selección que debe representar a todos.”¿Los valores del Madrid? Soy más radical que Piqué, mejor no me pronuncio”, llegó a decir en una rueda de prensa cuando era entrenador del FC Barcelona.

En otra entrevista, en el canal de Youtube del ciclista Ibon Zugasti, Luis Enrique realizó unas polémicas declaraciones en las que dejaba caer que la sociedad española estaba retrasada respecto a Cataluña. “Ahora no está bien visto decirlo pero los catalanes son la hostia, las personas, la ciudad… Están muy adelantados a lo que es España en general“, reflexionó al ser preguntado por si iba a continuar viviendo en Barcelona.

Otra de las habituales polémicas de Luis Enrique fue siempre el trato con la prensa. Poco antes de irse, el ex-jugador del Real Madrid soltó esta perla en la previa de la final de la Copa del Rey 2017 contra el Deportivo Alavés. “Esto es un circo y no voy a decir quién es el payaso. Es evidente que este no es el sitio en el que me he sentido más a gusto. Me he intentado proteger. Mi estilo es éste y no lo voy a cambiar, que ya tengo 47 tacos”.

Rubiales, el hombre que defendió el despido de Lopetegui en base a “Estos son los valores de la nueva Federación, y a quien no le guste, tendrá que acostumbrarse”, ha decidido entregar la selección española a un antimadridista confeso, a un renegado de España y a un irrespetuoso con la prensa. Parece, por tanto, que la inestabilidad en la RFEF y, por ende, en la Selección, perdurará durante mucho tiempo…

 

 

Luis Enrique nuevo seleccionador España

OFICIAL: Luis Enrique, nuevo seleccionador de España

La Real Federación Española de Fútbol ha hecho oficial el nombramiento del nuevo seleccionador tras la Junta Directiva que ha tenido lugar la mañana de este lunes. Tal y como se ha venido adelantando durante las últimas horas, el elegido es Luis Enrique, quien firma contrato hasta 2020 y sin cláusula de rescisión.

“Se ha aprobado por unanimidad la contratación de Luis Enrique para los próximos dos años. Hay un acuerdo total y seguramente la semana que viene comparecerá para su presentación. Una vez Hierro me comunica su marcha y hablamos con Molina y trabajamos en esa línea. Llegamos pronto a un acuerdo, él quería ser seleccionador. Ha tenido ofertas muy importantes, era económicamente imposible que llegáramos a esas cifras“, ha señalado el presidente Luis Rubiales.

El máximo mandatario ha recalcado el compromiso mostrado por el técnico asturiano para afrontar esta nueva etapa. “Quiero destacar el compromiso que he notado de dejar pasar otras oportunidades económicamente mucho mejores, ese compromiso me gusta y me gusta mucho”.

Molina, nuevo director deportivo

El organismo también ha anunciado a José Francisco Molina como nuevo director deportivo, quien durante su correspondiente rueda de prensa dio una pista sobre la elección del asturiano para el banquillo de la Selección. “Un entrenador de éxito es lo que necesita ahora la selección”, señaló.

Luis Enrique y Míchel se suman a la lista para sustituir a Hierro

La eliminación de España en el Mundial ha dejado una brecha que difícilmente se cerrará pronto. La inseguridad atrás, la falta de gol, el caso Lopetegui y el ocaso de algunas de las estrellas dejan un panorama muy difícil para el próximo seleccionador, dado que Hierro no va a continuar al frente del vestuario español.

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, tiene planeado anunciar el nuevo seleccionador a finales de esta semana para que se ponga a los mandos de una nave que necesita de un capitán urgentemente. Rubiales no quiere perder el tiempo y prefiere anunciarlo cuanto antes para que inicie la remodelación del equipo.

Suenan con fuerza varios candidatos, entre los que destacan Míchel y Luis Enrique. Los dos técnicos son entrenadores con una relativa experiencia y que apuestan por un fútbol de toque pero dinámico, justo lo que le ha faltado a España en este Mundial. Tanto Míchel como Luis Enrique se encuentran sin equipo, por lo que todo hace indicar que de entre ellos y Quique Sánchez Flores saldrá el próximo seleccionador español.

GRANADA-ESPANOL

Quique Sánchez Flores se postula como nuevo seleccionador español

La temprana eliminación de España en este Mundial de Rusia traerá cambios profundos. La destitución de Lopetegui suplida con el parche de Hierro se ha mostrado errónea y en la Federación ya barajan varios nombres para sustituir a Fernando Hierro, en particular, Quique Sánchez Flores.

En el seno de la RFEF están muy contentos con Hierro. Agradecen su valentía y coraje al coger el puesto vacante de Lopetegui, pero creen que para la reestructuración necesaria de la Selección hace falta un entrenador con más experiencia. Hierro, por su parte, podría volver a su puesto de director deportivo o incluso dejar cualquier tipo de cargo en la Federación para dar un lavado de cara masivo al máximo órgano del fútbol español.

En esta lista de candidatos hay uno que resalta por encima de todos, Quique Sánchez Flores. El entrenador madrileño está sin equipo después de haber sido despedido del Espanyol. Gusta su experiencia y su fuerte carácter capaz de dar el cambio necesario a la selección española. Está sin equipo y sin contrato en vigor, por lo que se antoja perfecto para un posible fichaje.

El resto de la lista también tiene nombres ilustres como Luis Enrique, que lo ganó todo con el Barça y ha mostrado su predisposición a a entrenar a España; Míchel, Paco Jémez o Quique Setién completan la lista. Otras opciones más remotas por los compromisos con sus equipos son: Rafa Benítez, Unai Emery y Marcelino García Toral. El casting ha comenzado.

Atleti Barça Valverde

La revolución silenciosa de Valverde

A diferencia de otros que han pasado por el banquillo del Camp Nou, Ernesto Valverde no es un purista del estilo ni se caracteriza por realizar grandes aspavientos. Desde esa discreción más absoluta, el técnico extremeño ha transformado al Barça en descomposición del mes de agosto en el actual invicto de Europa. Curiosamente, ha sido la derrota del Manchester City de Guardiola la que ha provocado que el conjunto culé sea el único de las grandes ligas que aún no conoce la derrota.

51 puntos en la primera vuelta con 52 goles a favor y 9 en contra

Tanto blaugranas como citizens son considerados dos de los equipos más en forma del momento. El del ‘Txingurri’ (52 goles a favor en 19 jornadas) no ha sido tan exuberante en ataque como el de Pep (67 en 23 jornadas), pero ha demostrado que con eficacia y pragmatismo se puede, como mínimo, llegar a conseguir lo mismo. Algo muy similar puede decirse si se compara el Barça actual con el entrenado por el de Sampedor. Por lo pronto, los culés han encadenado en Anoeta 29 partidos sin perder superando el mejor registro de la ‘era Guardiola’. Por delante sólo queda el récord de Luis Enrique, quien mantuvo al equipo invicto durante 39 encuentros consecutivos.

A por las Ligas de los 100 puntos

Con una plantilla que fue considerada la más limitada de los últimos años tras la salida de Neymar, Valverde está consiguiendo evocar la grandeza de la época dorada del club en cuanto a resultados. De hecho, los 51 puntos obtenidos por los blaugranas suponen la tercera mejor primera vuelta de la historia del campeonato. Sólo el propio Barça consiguió mejores registros en el ecuador de la temporada 2010-11 (52 puntos) y de la 2012-13 (55). A tiro está la posibilidad de firmar el mejor curso liguero de la historia superando los 100 puntos obtenidos por el Real Madrid de José Mourinho en la campaña 2011-12 y el Barça de Tito Vilanova en la 2012-13. Esto es lo que va camino de conseguir el entrenador nacido en Viandar de la Vera con poco ruido y mucho trabajo.

“Para mí mucho mejor que no esté Neymar”

Jordi Alba no se muerde la lengua a la hora de hablar de su ex compañero Neymar: “Es un grandísimo jugador que por sus circunstancias o sentimientos o pensamientos decidió irse (…) Yo estoy encantado con la gente que hay (…). Tengo más carril para subir y sinceramente, para mí mucho mejor”, ha declarado a la prensa catalana.

El lateral culé también ha hablado de Valverde, con quien ha empezado de cero después de no acabar en el mejor punto su relación con Luis Enrique: “Estoy encantado con él, con todo el cuerpo técnico. La comunicación con el jugador, tanto con los que juegan como que no, más aún con los que no tienen tantos minutos, es importante para ir a una”

Sport1: El Bayern se reunirá este miércoles con Luis Enrique

Según publica el diario alemán Sport1, Luis Enrique se postula como principal candidato a suceder a Carlo Ancelotti como técnico del Bayern de Múnich. De hecho, estas informaciones apuntan a que representantes del club alemán mantendrán una reunión con el técnico asturiano este mismo miércoles. Aunque Thomas Tuchel partió con todas las papeletas para ocupar el banquillo bávaro, la situación habría dado un giro drástico tras una reunión entre Uli Hoeness y Pep Guardiola, quien habría recomendado el fichaje del ex del Barça.

Aquella manita al Dream Team

Las cuentas pendientes propias del fútbol cobran todavía mayor importancia cuando se trata de una rivalidad como la de Real Madrid y Barça. Los blancos lograron sacarse una espina en el Clásico liguero que ambos conjuntos disputaron en la temporada 1994/95, cuando escenificaron el cambio de ciclo con una brutal goleada frente al ‘Dream Team’ de Johan Cruyff.

Ironías del destino, madridistas y culés se veían las caras en el Santiago Bernabéu un 7 de enero de 1995, apenas un día antes de cumplirse un año del 5-0 que los barcelonistas propinaron a los merengues. La célebre cola de vaca de Romario ante Rafael Alkorta fue la jugada que simbolizó aquella humillación. Por tanto, no cuesta entender el ambiente de revancha que se respiraba en el vestuario madridista un año después.

Cambio de ciclo

Soplaban vientos de cambio en el fútbol español. El hasta entonces inexpugnable Barça dirigido por Cruyff, campeón de las últimas cuatro Ligas, daba por primera vez síntomas de agotamiento tras la final de Champions de 1994 perdida por 4-0 frente al Milan. Un Real Madrid hambriento se encomendaba a la gestión de Jorge Valdano desde el banquillo, quien prometió a su llegada “arrebatarle al Barcelona la bandera del gusto por el buen fútbol”.

Los blancos llegaban líderes al Clásico, aunque con sólo tres puntos de diferencia sobre los blaugranas. Era el momento de abrir brecha y demostrarle al ‘Dream Team’ que su momento se había terminado. Lo que pocos imaginaron fue la holgada diferencia que se vio sobre el césped del Santiago Bernabéu. Los locales presentaron un once formado por Buyo, Quique, Hierro, Sanchís, Lasa, Luis Enrique, Milla, Laudrup, Amavisca, Raúl y Zamorano. Los culés salieron con Busquets, Ferrer, Abelardo, Koeman, Sergi, Guardiola, Bakero, Amor, Hagi, Eskurza y Stoichkov.

Zamorano torpedeó al Barça

El encuentro tuvo claro dueño desde que la pelota echó a rodar. El cuadro merengue no sólo se mostró más ambicioso en cada disputa, sino que practicó ese fútbol de alto nivel prometido por Valdano. Sin embargo, hacía falta culminar en los últimos metros, y para eso era la noche de Iván Zamorano. El delantero chileno apenas necesitó 40 minutos de partido para firmar un hat-trick que hizo que el 3-0 campeara en el marcador al descanso. A la voracidad del chileno se unió la clase de Michael Laudrup, quien dio un recital ante el equipo que hace unos meses descartó su renovación.

No menos sorprendente fue el autor del cuarto tanto de la noche, un Luis Enrique que haría el camino inverso al de su compañero danés un año después. La  ‘manita’ se encargó de cerrarla el argentino José Emilio Amavisca empujando a placer una asistencia de Zamorano. La vendetta se había consumado. Cruyff no pudo ser más contundente al término del choque: “Se ha jugado sin ilusión, y en la primera mitad nuestro juego ha sido de atontados”. Pese a todo, el holandés no fue capaz de relanzar a los culés, que acabaron cediendo el testigo a un Real Madrid que meses más tarde se proclamó campeón de Liga.

La última bala de Luis Enrique

Inmerso en el final de su etapa al frente del Barça, Luis Enrique se aferra al título de Liga como principal objetivo para cerrar un ciclo ganador. En su visita al Santiago Bernabéu está su gran oportunidad para mantenerse con opciones, donde echará el resto sin nada que perder. “Ganar esta Liga sería la repera”, afirmó el pasado mes de diciembre, apenas tres meses antes de revelar su marcha al término de la temporada. El técnico blaugrana quiere despedirse por todo lo alto, haciendo pleno de tres en el campeonato de la regularidad y arrebatándoselo al Real Madrid. Pocas despedidas mejores deben existir para alguien que no duda en definirse como “más radical que Piqué”.

76% de victorias al frente del Barça

Si de algo no es sospechoso el entrenador asturiano, es de no querer ganar a toda costa. El anuncio anticipado de su adiós estuvo enfocado en esa idea, en liberarse y despejar toda la incertidumbre al respecto para centrar todas las energías en competir. El efecto inmediato no tardó en comprobarse con un equipo que logró remontar el vuelo en LaLiga y una espectacular remontada frente al PSG, aunque los últimos resultados han atenuado aquel impulso. Si hay un partido que puede cambiar el estado de ánimo y revertir la situación, ese es el Clásico.

Ganar ante todo

Ese carácter competitivo es precisamente el mejor legado que deja Luis Enrique tras su paso por el Barça, quien fue capaz de levantar a un equipo que se encontraba abatido hace tres años, tal y como Piqué confesó recientemente: “Cuando llegó Luis Enrique estábamos en la mierda absoluta. Me gustaría que nos acordáramos de todo el trabajo que ha hecho con nosotros y todo lo que dejó en su época como jugador. Estamos a muerte con él”.

Dio igual si para ello tuvo que renegar de ciertos aspectos que marcaron la etapa de Guardiola y nadie puso en duda desde entonces. El asturiano percibió que los éxitos sólo se prolongarían aceptando la ruptura con el pasado más reciente. Los títulos logrados hasta el momento lo amparan: Dos Ligas, dos Copas del Rey, Supercopa de España, Liga de Campeones, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. En el Bernabéu tampoco le importará cómo ganar con tal de lograrlo.

Cuestión de desgaste

El agotamiento ha hecho mella y los síntomas han quedado patentes por parte de equipo y entrenador durante este curso. En LaLiga van camino de firmar sus peores registros en los últimos tres años (72 puntos a falta de seis jornadas, por 91 y 94 de las anteriores ediciones) y en Champions han sido arrollados tanto en París como en Turín, sendos tropiezos impropios de la regularidad que ha caracterizado a los culés.

Luis Enrique no oculta que ese desgaste es el principal motivo por el que pone punto y final a su periplo en el Camp Nou. “Si dejo el Barça, es por cansancio y por necesidad de recuperarme”, ha llegado a reconocer. El Real Madrid tratará de aprovechar esta circunstancia para pescar en río revuelto, aunque el asturiano no parece dispuesto a resignarse.

Luis Enrique culpa a Piqué, Mascherano y Neymar de la debacle de Turín

Según ha publicado TV3, el entrenador del Barça tuvo un duro enfrentamiento dialéctico con sus jugadores después de la goleada encajada a manos de la Juventus de Turín y que les deja con un pie fuera de la Champions. Según esta televisión, el entrenador asturiano dirigió sus quejas hacia Piqué, al que le recordó que tenía que salir con defensa de tres, Javier Mascherano, con el que se desesperó en una jugada y le dedicó un “madre mía Masche…”, y a Neymar, a quien le tuvo que pedir que adelantara su posición en el campo.

Tres vacas sagradas del vestuario a quienes mentó Luis Enrique y que pueden haber estallado definitivamente contra el actual entrenador del Barça que ya tiene fecha de caducidad.

 

Unzué, el que más perdió del Barça en Turín

La plantilla del Barça, con Messi a la cabeza, tiene claro que quieren que la próxima temporada exista un estilo continuaste en el banquillo de Camp Barça, y el elegido por todos ellos es Juan Carlos Unzué. El navarro, además de haber sido futbolista de primer nivel en el equipo catalán entre otros, ha integrado el staff técnico culé con Frank Rijkaard, Pep Guardiola, Tito Vilanova y Luis Enrique. Su aventura en solitario en el Numancia, donde llegó de la mano de su amigo y director deportivo César Palacios, no salió como esperaba. Tampoco en Santander, donde ni si quiera llegó a empezar la Liga. Sin embargo, ahora él mismo se cree capacitado para dirigir al mismísimo Barça.

El problema, como siempre, son los resultados. La catástrofe de Turín, ligada a la de París que después consiguieron voltear, deja en tela de juicio la estrategia deportiva en Barcelona. A pesar de la pegada de los de arriba, el Barça puede cerrar un año en blanco. A día de hoy sólo pueden maquillarla con una Copa del Rey. Ni Messi ni Luis Suárez ni Neymar han sido suficientes para rendir al nivel esperado. La solución a los problemas internos puede estar en una revolución desde el banquillo y no en una decisión continuista.

La Junta Directiva parece perdida, filtrando en un mes nombres con estilos tan diferentes como Sampaoli, Valverde o el propio Unzué. A estas alturas ya deberían haber tomado la decisión definitiva, pero habrá que ver si son capaces de aguantar el pulso a una plantilla que lleva tiempo sin creer en Luis Enrique y que quiere a Unzué como recambio.

La prueba de fuego para Unzué

El nombre de Juan Carlos Unzué sigue ganando enteros para dirigir al Barça la próxima temporada. Así lo dieron a entender las palabras de su hermano, Eusebio Unzué, hace unos días: “Parte de las vacas sagradas también están a su lado, pero al final es el club el que tiene que decidir valorándolo todo”.

En esa carrera por el banquillo culé, en la que Ernesto Valverde es el otro nombre que suena con fuerza, el actual segundo técnico tiene una prueba exigente para demostrar su valía. Una de sus principales tareas es preparar exclusivamente las acciones a balón parado, donde el Barça ha venido mostrando un empeoramiento defensivo que el navarro deberá revertir para no ser señalado.

Tres partidos seguidos encajando a balón parado

Y es que van cinco puntos perdidos durante la segunda vuelta por goles llegados en acciones de estrategia. Los goles de Álex Alegría en el partido del Villamarín (1-1) y de Joselu Bergantiños en la derrota en Riazor (2-1) suponen que el cuadro blaugrana ocupe el segundo lugar y no dependa de si mismo para ganar LaLiga. La tendencia se ha agudizado especialmente en los últimos tres encuentros (PSG, Dépor y Valencia), recibiendo en todos ellos goles a balón parado.

Especialmente reveladora resulta la estadística publicada por @FutbolAvanzado, según la cual el Barça es el peor equipo de la segunda vuelta del campeonato defendiendo en jugadas de córner. Concretamente, ha encajado 4 goles en 34 saques de esquina, lo que supone un gol recibido cada 8,5. Duro desafío el que tiene Unzué por delante si aspira realmente a suceder a Luis Enrique.

Última victoria de Luis Enrique al Valencia, calienta Unzué

El Barcelona revirtió un encuentro que se antojaba más complicado de lo normal. Con la ayuda de Neymar, Messi apareció cuando su equipo más le necesitaba y fue decisivo en el devenir del partido. Desde el banquillo, un estresado Luis Enrique veía como ganaba por última vez, al menos a día de hoy, al Valencia. Mientras, no hacen más que sonar nombres como los de Ernesto Valverde Jorge Sampaoli para ocupar el banquillo del Barça la próxima temporada, sin embargo, hay un candidato que cuenta con una carta ganadora para ser el sucesor de Luis Enrique. Sin llamar en exceso la atención, Unzué se ha ganado el aval que probablemente sea más importante en estos casos, el del vestuario culé.

Respaldado públicamente por los futbolistas

Así lo han manifestado varios futbolistas en los últimos días. Probablemente, no haya nadie más cualificado en la plantilla para dar el visto bueno a esta decisión que el capitán Andrés Iniesta, quien fue rotundo a la hora de respaldar a su actual segundo técnico: “Juan Carlos lo conoce todo y cómo funciona todo. Está cada día con nosotros y también entrenó a otros equipos. Es un entrenador preparado y capacitado“. Otro peso pesado que siempre habla claro como Gerard Piqué también afirmó que “seguro que puede ser un buen candidato”.

La opinión de los jugadores menos próximos al núcleo del vestuario también resultará determinante en este aspecto. Uno de ellos, Ivan Rakitic, también fue rotundo ante los micrófonos de la Cadena Ser: “Con Unzue tengo muy buena relación. Nos conoce muy bien y confiamos en él al máximo. Luis Enrique tiene su cuerpo técnico, pero Unzue tiene su idea”.

Una apuesta que recuerda a la de Guardiola

Uno de los teóricos contras de la elección de Unzué es su escasa experiencia como principal entrenador, ya que sólo estuvo al frente del Numancia una temporada, con el que finalizó décimo en Segunda. Sin embargo, existen precedentes lo suficientemente positivos como para creer que tal hecho no tiene por qué ser un problema. Fue el caso nada menos que de Pep Guardiola en su día, quien pasó del filial directamente el primer equipo en 2008. Lo que vino después es de sobra conocido.

En cualquier caso, el actual segundo entrenador blaugrana es el encargado de parcelas importantes en el día a día del equipo como la preparación de las jugadas a balón parado. Sus tres años junto con Luis Enrique al frente del Barça le convierten en un candidato ideal en caso de optar por una línea continuista. Además, por su anterior experiencia en el club como guardameta (1998-1990) y más tarde como preparador de porteros, es perfectamente conocedor de la casa. Por motivos como este, parece que el vestuario está con él.

Los abrazos que nunca esperabas

La éxtasis de la victoria del FC Barcelona propició varias anécdotas para el recuerdo. Tal y como sucedió en la final de la Copa del Rey ante el Sevilla en el Vicente Calderón, Leo Messi y Luis Enrique se enfundaron en un abrazo muy emotivo en lo que es la última temporada del asturiano como técnico del FC Barcelona. Pese a anotar un gol, el argentino pasó a un segundo plano tras la espectacular actuación de Neymar. 

Sergi Roberto, autor del gol de la victoria, también se emocionó junto a Luis Enrique. Pocos augurarían antes del encuentro que el canterano acabase decidiendo una eliminatoria que parecía estar sentenciada.

 

¿Para quién iba la peineta de Mathieu?

Tras la histórica remontada que protagonizó el FC Barcelona ante el PSG, varios futbolistas culés subieron a sus redes sociales fotografías de la plantilla en el vestuario celebrando el triunfo. La imagen más llamativa fue la que eligió Mascherano, en la misma aparece Mathieu haciendo una peineta. ¿A quién se dirigía? ¿A todos los que no creyeron en la remontada? La realidad es que el futbolista argentino borró la foto y minutos después Rakitic y Denis Suárez subieron otras imágenes, ya sin el gesto del defensor.

 

Rakitic, el ojito derecho de Luis Enrique venido a menos

Tras conocerse que Luis Enrique no continuará en el Barça la próxima temporada, resulta interesante comprobar quién ha sido hasta ahora el jugador más utilizado por el técnico asturiano durante sus tres temporadas en el banquillo culé. Ironías del fútbol, se trata nada menos que de Ivan Rakitic, un futbolista cuyo actual curso está marcado por su pérdida de protagonismo en el equipo.

Rakitic, el jugador con más partidos durante la estancia de Luis Enrique

El croata ha disputado un total de 143 partidos bajo las órdenes del todavía entrenador blaugrana, uno más que Leo Messi y nueve más que otras piezas fundamentales como Neymar, Luis Suárez Sergio Busquets. Pese a llegar la misma temporada en la que Luis Enrique tomó el mando del vestuario, el centrocampista balcánico no tardó en convertirse en su ojito derecho. En la primera campaña de ambos en el Barça, la del último triplete, sus 51 encuentros disputados sólo fueron superados por los 57 de Messi.

Sin embargo, fue el curso pasado cuando Rakitic cobró más relevancia que nunca en los planes de su técnico, pues fue el jugador de la plantilla con más partidos, un total de 57. Tras el auge, llegó la caída en este curso, en el que su progresiva pérdida de protagonismo ya le ha llevado a ser el noveno del equipo en minutos acumulados (2.262′). Una relación deportiva que ha sufrido su desgaste y que tocará a su fin al término de la temporada.

El alucinante cambio de Luis Enrique en solo 1000 días

Adíos a la sonrisa y el brillo en la cara, hola a las canas, las arrugas y el rostro torcido por la tensión, el estrés. El carismático Luis Enrique de la presentación deja paso a un envejecido Luis Enrique que “necesita descansar”. Ambas fotos están separadas por 1000 días, los que han transcurrido desde su presentación en el Camp Nou el 21 de mayo de 2014.

Rakitic y André Gomes: Rivales por un puesto

El croata y el portugués luchan por asentarse en el interior derecho del esquema del Barça. Ninguno de los dos pasa por su mejor momento.

Existen pocos puestos más exigentes que el de ser centrocampista en el Barça de Luis Enrique, un rol para el que hay que ser un virtuoso con el balón y al mismo tiempo asumir un generoso esfuerzo sin él. La situación del interior derecho es una muestra de esa dificultad, donde Ivan Rakitic y André Gomes protagonizan una pugna sin ganador. Ya sea por el agotamiento al que están sometidos o por la presión a la que están expuestos, lo cierto es que ambos se encuentran a años luz de su mejor nivel.

Rakitic ha perdido la vitola de titular indiscutible que le perteneció desde que recalase en el conjunto blaugrana hace dos campañas. El croata, que despuntó en el Sevilla como mediapunta, se adaptó y convenció enseguida a Luis Enrique. El colofón a su excelente primera temporada como culé fue su gol en la final de Champions de 2015. Desde entonces, el ‘4’ del Barça ha ido progresivamente a menos hasta ver reducido su protagonismo en la plantilla. De los 14 partidos que el equipo barcelonista ha disputado en 2017, sólo ha sido titular en 7. Sin duda, una de las grandes sorpresas negativas del curso.

André Gomes no arranca

La llegada de André Gomes al Barça el pasado verano generó unas enormes expectativas. No era para menos, pues sus dos temporadas en el Valencia hablaban de un jugador que parecía llamado a ser uno de los mejores centrocampistas del continente. De esa calidad y llegada al área contraria por la que se caracterizó en Mestalla poco se ha visto en el Camp Nou. Con la camiseta azulgrana se ha mostrado mucho más cohibido en su fútbol, cuando no completamente desacertado.

En la goleada ante el PSG fue uno de los principales señalados y el Camp Nou dictó veredicto pitándole en el último choque frente al Leganés. Pese a su discreto rendimiento, sorprende la confianza ciega que Luis Enrique ha depositado en la figura del portugués, quien sólo se ha perdido dos encuentros en lo que va de año. “No entiendo los pitos a André Gomes. No necesitamos silbidos sino apoyo. La verdad es que me fastidia por él”, comentó el técnico asturiano tras la última victoria en LaLiga.

Los datos avalan a Rakitic

Esa extraña predilección del entrenador barcelonista sorprende también al comprobar que no parece nada fundada en las estadísticas. A la hora de comparar los números en LaLiga de uno y otro, Rakitic sale claramente reforzado. El croata ha marcado 3 goles mientras que André Gomes aún no se ha estrenado con la camiseta del Barça, además de exhibir una mayor llegada a portería duplicando la media de disparos por partido del portugués.

El ‘4’ del Barça también se ha mostrado más participativo en la elaboración del juego (66 pases cada 90 minutos por los 58 de su compañero) y en tareas defensivas (7 recuperaciones por 90 minutos frente a las 5 del exvalencianista). Habrá que ver si las críticas y los números hacen cambiar de opinión a Luis Enrique. En caso de que ninguno de los dos acabe de convencer, Denis Suárez, Rafinha y Arda Turan representan otras opciones que esperan su oportunidad en el banquillo.

El Barça, incapaz de reencontrarse sin Xavi

El complicado momento que atraviesa el Barça tiene en el centro del campo uno de sus principales problemas. En momentos como éste, resulta complicado no acordarse de Xavi Hernández, el futbolista que ha personificado la gran época vivida por los culés durante la última década. Su salida del club ha marcado el comienzo de una pérdida de identidad sobre el césped que ya se está acusando en los resultados.

Lejos quedan las temporadas en las que los blaugranas registraban una media de posesión en torno al 70% (en el ejercicio 2010-11 alcanzaron el récord con un 72,7%). En lo que va de curso, el promedio de los de Luis Enrique ha descendido ya hasta un 64,5% en posesión del esférico, su mínimo histórico en las últimas 9 campañas. Sin el futbolista de Tarrasa, el cuadro barcelonista parece haber priorizado otros aspectos en detrimento de tener el balón.

Sin sustituto pese a los 90 millones gastados

Basta comprobar qué jugadores lideran la estadística de pases en la plantilla para darse cuenta de que ningún centrocampista termina de dar el paso que supone remplazar a Xavi. A día de hoy, son tres defensores como Mascherano (73,3 pases por partido en LaLiga), Umtiti (71,1) y Piqué (69,6) quienes más iniciativa muestran con el cuero.

Desde su marcha al término de la temporada 2014-15, el Barça ha destinado 90 millones de euros en reforzar el centro del campo. Las llegadas de Rakitic (18 millones), Rafinha (repescado del Celta), Arda Turan (34 millones), André Gomes (35 millones) y Denis Suárez (recomprado al Villarreal por 3 millones) no han paliado esta ausencia.

Y mientras tanto, Thiago se consolida en el Bayern

Este hecho puede escocer especialmente entre el barcelonismo al comprobar como Thiago Alcántara está llevando la manija de todo un Bayern de Múnich. El futbolista salido de la cantera del Barça lidera la elaboración del juego del conjunto bávaro con un promedio de 94,3 pases por partido. Visto lo visto, los 25 millones de euros por los que se le dejó escapar en 2013 resultan ahora ridículos.

Caos en la medular culé: 19 centros del campo distintos

“Dime a quién pones de mediocentro y te diré cómo juegas”. Se trata de un dicho característico del fútbol y que podría servir para explicar la crisis de identidad y juego por la que atraviesa el Barça. Frente al Leganés, Luis Enrique apostó por un nuevo trío inédito en la medular formado por Rafinha, André Gomes y Rakitic, nada reseñable si no fuese porque ya es el decimonoveno centro del campo distinto de la temporada.

Lejos quedan los tiempos en los que Iniesta, Busquets y Xavi eran innegociables en el 90% de los partidos. A día de hoy, esta tendencia se ha invertido y raro es el encuentro en el que Luis Enrique repite centro del campo. Así parece complicado sentar unas bases sólidas para reencontrarse sobre el césped, una necesidad que los culés volvieron a dejar patente en su victoria in extremis por 2-1 ante el conjunto pepinero.

LOS 19 CENTROS DEL CAMPO DEL BARÇA DURANTE EL CURSO

1.- Rakitic – Busquets – Iniesta

2.- Denis Suárez – Busquets – André Gomes

3.- Rakitic – Busquets – Denis Suárez

4.- Rakitic – Busquets – André Gomes

5.- André Gomes – Busquets – Turan

6.- André Gomes – Busquets – Iniesta

7.- Denis Suárez – Rakitic – Rafinha

8.- Denis Suárez – Busquets – Rafinha

9.- Denis Suárez – André Gomes – Iniesta

10.- Denis Suárez – Busquets – Iniesta

11.- Rafinha – Busquets – Iniesta

12.- André Gomes – Busquets – Rafinha

13.- Rakitic – Busquets – Turan

14.- Denis Suárez – Mascherano – André Gomes

15.- Denis Suárez – Rakitic – Turan

16.- Rakitic – Mascherano – André Gomes

17.- Rafinha – André Gomes – Turan

18.- Rakitic – André Gomes – Denis Suárez

19.- Rakitic – André Gomes – Rafinha

Los 7 pecados más graves de Luis Enrique

La goleada sufrida por el Barça en París ha dejado un claro responsable. Luis Enrique es el principal señalado por un cúmulo de errores que han terminado por estallar en el momento menos indicado. Los blaugranas quedan muy tocados tanto en Liga como en Champions con casi medio curso todavía por delante. Aunque lo peor no son los resultados, sino las sensaciones.

1. Toda una temporada sin corregir el mismo error

La derrota ante el PSG sorprende por lo abultado del resultado, pero no por cómo se produjo. El conjunto francés siguió el mismo camino que otros equipos que ya han hecho daño a los culés en este curso: presión alta y transiciones rápidas. Resulta sorprendente que el técnico asturiano no haya sido capaz de encontrar una respuesta a este tipo de planteamiento durante estos meses.

2. No hay estilo por ningún lado

Ya no es noticia el hecho de que el Barça de Luis Enrique se parezca poco o nada al de Pep Guardiola. Más bien, el problema reside en que durante esta campaña tampoco se aprecia una idea clara de cómo quiere jugar el equipo. Los blaugranas no controlan los partidos ni tampoco transmiten fiabilidad atrás. El único plan visible es el de encomendarse a la inspiración de sus atacantes.

3. Depender de la MSN también tiene sus riesgos

Del segundo problema sale a colación el tercero. Tener a los mejores atacantes del mundo no significa que sea buena idea fiar todo el sistema a lo que ellos hagan. Basta una noche en la que ninguno de ellos esté lo bastante inspirado para que la catástrofe sea irremediable. En París no sólo no produjeron, sino que penalizaron con pérdidas como la de Messi en el segundo gol.

4. El centro del campo, una sombra de lo que fue

La mayor parte de los problemas colectivos que arrastra el Barça han recaído sobre una castigada medular. La zona en la que los culés antes imponían su ley ahora se ha convertido en un lugar de ida y vuelta. Tampoco ayuda el hecho de que en cada partido se vea un centro del campo diferente ni se entiende la persistencia en casos como el de André Gomes.

5. El lateral derecho, otro problema que viene de lejos

La marcha de Dani Alves dejó una vacante que Sergi Roberto supo cubrir de inmediato. El error del entrenador barcelonista ha sido fiarlo todo a ese parche sin ni siquiera tener un plan B en la recámara por si las cosas se torcían. Aunque parecía que Aleix Vidal podía solucionar la papeleta, su lesión ha vuelto a poner de relieve el problema. El Barça sólo tiene una opción en la derecha, por donde sufre.

6. Falta de reflejos en el transcurso del partido

Si algunas decisiones a medio y largo plazo no han sido las ideales, Luis Enrique tampoco demostró ante el PSG dotes de improvisación. Los blaugranas ya caían con estrépito al descanso por 2-0 y necesitaban una respuesta. Lo que se vio tras el paso por vestuarios fue el mismo partido, los mismos problemas y otros dos goles en contra. Los cambios (ni siquiera llegó a usar el tercero) tampoco aportaron nada.

7. No hay ‘feeling’ con el vestuario

El mensaje de algunos jugadores tras finalizar el partido en el Parc des Princes apuntó sutilmente al banquillo. Fue el caso de Sergio Busquets, quien aseguró ante los medios que la derrota “no fue un tema de actitud”, sino de que sus rivales “estuvieron mejor tácticamente”. En cualquier caso, la falta de entendimiento entre técnico y jugadores tampoco es nueva.

A la final de Copa con dudas

El Barça logró alcanzar su cuarta final de Copa del Rey consecutiva tras imponerse en su eliminatoria contra el Atlético (1-2 y 1-1). Se trata de un hito histórico para el conjunto blaugrana, ya que hay que remontarse más de 50 años atrás para encontrar un precedente similar (el Real Zaragoza entre 1963 y 1966). De este modo, Luis Enrique sigue manteniéndose imbatible en el torneo desde su llegada al banquillo y opta con los suyos a levantar el título por tercer año consecutivo.

Pese a todos los registros, las peores noticias para el Barça están en el terreno de juego, donde volvió a dejar muchas dudas en el partido de vuelta frente a los colchoneros. Los culés fueron claramente superados en la primera media hora de partido, aunque lograron recomponerse y marcar aprovechando que Messi y Luis Suárez no entienden de buenos o malos partidos. La situación estuvo bajo control hasta la expulsión de Sergi Roberto a los 57 minutos. A partir de entonces nada sería igual, con un Atlético que acabó empatando el choque y volcado sobre la portería de Cillessen en busca de la prórroga.

La actuación de los blaugranas volvió a mostrar a un equipo que ha perdido la capacidad para dominar los partidos incluso jugando en el Camp Nou. La medular sigue siendo una estación de paso (aunque se espera que esto mejore con Iniesta y Busquets) y el equipo sigue sin salir con la pelota controlada ante la presión alta de los rivales. Entre todo lo negativo, la calidad de Messi, Luis Suárez y Neymar (éste último ausente ante el Atlético por sanción) sigue siendo la boya de salvación de los culés.

Autocrítico Luis Enrique

Al término del encuentro, el propio Luis Enrique se mostró autocrítico con la actuación de su equipo, aunque también quiso resaltar lo positivo de haber alcanzado otra final de Copa. “Lo he pasado mal en todas las fases del partido. Nos han metido atrás y no hemos sabido salir, no hemos tenido la calidad para salir con el balón jugado. Pero hay que quedarse con lo positivo. Hemos sabido sufrir y estamos en una nueva final, que es lo más importante”, comentó el asturiano, quizá consciente de que con lo ofrecido hasta el momento difícilmente baste en las otras dos competiciones.

Los datos más curiosos del Atlético – Barça

El verdugo de Luis Enrique

A día de hoy, el Atlético es el único equipo que sabe lo que es imponerse al Barça de Luis Enrique en una eliminatoria. Lo consiguió la pasada campaña en cuartos de final de Liga de Campeones, cuando levantó el 2-1 de la ida con una victoria por 2-0 en el Vicente Calderón. Si hay un entrenador y unos jugadores que pueden lograrlo, esos son Simeone y los suyos.

El rival más difícil para el Cholo

Aunque puede resultar contradictorio respecto al dato anterior, lo cierto es que así lo indican también los números. Con un balance de sólo 2 victorias en 18 partidos, el Barça es el rival ante el que el Atlético de Simeone ha cosechado peores resultados. El mérito del conjunto rojiblanco reside en haber sacado un enorme partido a tales triunfos, con los cuales consiguió eliminar al Barça de la Champions en 2014 y 2016. Con un empate en el Camp Nou también le dio para llevarse el título de Liga en 2014.

Masacrados por la MSN… hasta hace poco

Atlético y Barça han protagonizado 9 enfrentamientos desde que el equipo blaugrana cuenta con la MSN a su disposición. Desde entonces, los colchoneros han recibido hasta 13 goles por parte del ataque formado por Messi (5), Luis Suárez (4) y Neymar (4). Sin embargo, la defensa rojiblanca ha sido capaz de contener al tridente en los últimas dos ocasiones en las que se han visto las caras (2-0 en Champions y 1-1 en LaLiga).

La magia del Calderón

En su última temporada antes del cierre, el Vicente Calderón sigue teniendo una gran influencia sobre el Atlético. Desde la llegada de Simeone, los del Manzanares han conseguido vencer en todas sus eliminatorias de Copa en las que afrontaron el partido de ida en casa. Getafe, Betis, Sevilla (12/13), Athletic (13/14), Real Madrid (14/15) y Eibar (16/17) han sucumbido al embrujo del coliseo colchonero.

Los precedentes a doble partido favorecen al Barça

Rojiblancos y culés se han enfrentado en 21 eliminatorias de Copa del Rey a lo largo de la historia con un bagaje de 12-9 a favor del Barça. Si la estadística se extiende a los cruces a doble partido que les han enfrentado en el resto de competiciones (2 en Champions, 3 en Copa de la Liga y 5 en Supercopa de España), la ventaja histórica de los blaugranas aumenta con un resultado de 18-13.

¿Qué pasó en su último enfrentamiento?

La eliminatoria del punto de inflexión

Atlético y Barça se enfrentarán en una eliminatoria de semifinales de Copa del Rey que puede ser determinante en el devenir de ambos equipos esta temporada. Una victoria no sólo supondría una plaza en la final, también una inyección de autoestima muy necesaria en estos momentos. Los dos conjuntos llegan al cruce con un sabor amargo por sus últimos resultados en LaLiga, donde el Real Madrid –con un partido menos– es líder con una ventaja de 4 puntos sobre los de Luis Enrique y a 10 de los rojiblancos.

Partidos que marcan la dinámica

Si a lo largo de la temporada hay encuentros que suponen un punto de inflexión, puede decirse que colchoneros y culés han protagonizado varios de estos episodios recientemente. Sucedió en 2015 durante otro duelo de Copa que les enfrentó en cuartos de final, del cual salió victorioso el conjunto blaugrana. Desde aquella eliminatoria, el Barça dejó atrás las dudas y metió la directa hacia el triplete conseguido aquella campaña.

Especialmente significativo fue también para el Atlético el choque liguero del pasado curso en el Camp Nou. Los de Simeone no llegaban en su mejor momento (habían sido eliminados de Copa días antes) y cayeron 2-1 realizando un gran encuentro. Aquella derrota tuvo un efecto balsámico sobre un equipo que volvió a creer en sí mismo y logró vengarse dos meses después en cuartos de final de Champions. Si el fútbol es en gran parte una cuestión de estados de ánimo, nada mejor que imponerse a un rival directo por todos los títulos para crecer en un momento clave del año.

La presión alta, el talón de Aquiles del Barça

Los últimos encuentros hacían presagiar que el Barça iba solucionando sus problemas a nivel de juego. Lo visto la mañana del domingo en el Villamarín fue una recaída en toda regla. Dejando de lado la polémica arbitral que impregnó el encuentro, lo cierto es que los blaugranas volvieron a mostrar su peor versión. Una vez más, los de Luis Enrique sufrieron un colapso frente a un conjunto que consiguió mermar su salida de balón con una presión alta.

Desde hace tiempo es la moda entre los equipos que se enfrentan al Barça. Aunque la pasada semana se comprobó en Ipurúa que el plan no siempre sale bien, lo cierto es que basta un día de escasa inspiración de los culés para poder sacar tajada. Además del Betis, otros equipos como Real Sociedad y Celta ya mostraron este curso la debilidad del cuadro blaugrana con mecanismos muy similares. El logro del planteamiento de Víctor Sánchez residió en desconectar a la MSN y volcar el juego contra la portería de Ter Stegen.

El Betis llegó a disparar 14 veces, 7 de ellas a portería

El éxito del plan fue palpable en los números, ya que los verdiblancos dispararon hasta 14 veces en busca del gol (7 a puerta y 7 fuera), una estadística impropia de cualquier rival del Barça que no figure entre los grandes. Por su parte, los visitantes apenas remataron entre los palos en 4 ocasiones. Con el Atlético como próximo rival, otro equipo que en los últimos años ha sabido dañar a los culés a base de intensidad, Luis Enrique tiene poco margen de maniobra para solucionar el problema.

Messi, de goleador a jugador total

El fútbol es mucho más que lo que muestran los números, y Messi es el ejemplo perfecto de por qué. Aunque sus cifras goleadoras no sean las mismas que las de cursos anteriores, su temporada se está definiendo como una exhibición casi constante. Eibar, Las Palmas, Athletic y Villarreal han sido los últimos en padecer sus genialidades en apenas un mes. Anteriormente, ya sucedió lo propio con Manchester City, Sevilla, Osasuna y Espanyol, por mencionar algunos de esta campaña.

Messi suma 13 goles menos que en el ecuador de LaLiga 2012/13

Esa es la sensación que deja Messi con 15 goles en su haber particular en Liga, los suficientes como para ser el máximo realizador del torneo junto con su compañero Luis Suárez. Sin embargo, la cifra está lejos de los 28 tantos que sumaba a estas alturas del campeonato en la temporada 2012/13. Eran los tiempos en los que el rosarino jugaba de falso ‘9’, un periodo que se recordará como su versión más desatada de cara a portería. Aquel curso acabó Pichichi con 46 goles, menos que los 50 que sumó un año antes.

Lo que hace el ‘10’ actualmente es distinto, aunque no por ello menos impresionante si se ven sus partidos. A sus 29 años, la madurez le ha permitido encontrar su faceta más relacionada con el juego. Luis Enrique habló sobre ello en la rueda de prensa previa a la vuelta de cuartos de final de Copa frente a la Real Sociedad: “La evolución futbolística de Messi está fuera de toda duda. Hubo años en la que era el máximo goleador, y ahora es un futbolista total, capaz de aportar en ataque y defensa y ser el asistente. En un futuro lejano será capaz de cubrir su descenso en las prestaciones físicas. Es muy inteligente y si le añades la calidad técnica y física te da lo que vemos todos los días, un jugador único”. El técnico asturiano supo explicarlo a la perfección.

El Barça se serena en defensa

Con la victoria por 0-4 ante el Eibar, van 3 partidos consecutivos en los que el Barça no recibe ningún gol. Aunque no se trate de algo extraordinario, el dato sí reviste cierta importancia para el conjunto de Luis Enrique, que hasta entonces no había sido capaz de encadenar una racha similar dejando su portería a cero. Las sensaciones transmitidas por el equipo blaugrana han corroborado esa sensación de solidez defensiva.

Tan sólo en el encuentro de Ipurúa se hizo alguna concesión más de la cuenta, donde el Eibar llegó a disparar 6 veces a puerta y otras tantas fuera. Pese a todo, la inédita pareja de centrales formada por Umtiti y Mathieu aguantó el tipo ante el arreón de los locales. Mucho menos se había sufrido en los duelos anteriores frente a Real Sociedad y Las Palmas, en los que los culés apenas sufrieron ocasiones claras y sólo recibieron un remate entre los palos en 180 minutos.

De continuar esta mejoría, el Barça estará consiguiendo solucionar su principal carencia. Aunque la cifra de 17 goles recibidos en Liga no es alarmante (de hecho, el Real Madrid lleva los mismos), actuaciones concretas como las de Balaídos (4-3), Etihad Stadium (3-1) y Anoeta (1-1) mostraban a un equipo excesivamente vulnerable en la retaguardia, un problema ante el que Luis Enrique parece estar dando con la tecla.

La presión está siendo clave

No por casualidad, la mejoría en la presión ha sido palpable en las últimas actuaciones del conjunto blaugrana. El ajuste en esta labor se preveía fundamental para que los culés recuperasen su mejor nivel, ya que el Barça de la última década nunca ha sido un equipo concebido para replegar en su propia área. Los culés han adelantado líneas y defienden con un 4-4-2 en el que Neymar –o Arda Turan en su defecto– se está mostrando más implicado en las tareas sin balón.

El propio Luis Enrique explicó la importancia de este aspecto en la rueda de prensa previa al encuentro de Ipurúa: “Los equipos que nos dedicamos a presionar dependemos de todos los jugadores. Si no, el rival nos puede poner en apuros. Para conquistar títulos hay que compensar el trabajo con o sin balón. Los hemos ganado porque hemos equilibrado los dos aspectos”.

Samuel Umtiti, un dilema para Luis Enrique

Samuel Umtiti completó otra inmaculada actuación como titular en Anoeta, donde el Barça pudo poner fin a su particular maldición. La solidez defensiva fue el principal aval del conjunto blaugrana, que sólo recibió un disparo a puerta. La vigilancia en la retaguardia estuvo liderada por Piqué y el zaguero galo, una pareja que convence sobre el césped y pone a Luis Enrique en un dilema. Sorprendentemente, el exjugador del Lyon ha sido el fichaje culé que mejores sensaciones ha causado, con adaptación y rendimiento inmediatos.

Las ocho titularidades de Umtiti en LaLiga se han traducido en pleno de victorias. Este dato demuestra que su presencia es una auténtica garantía para los suyos. Si a este hecho se une la irregular temporada de Mascherano, el debate está servido. Luis Enrique deberá decidir entre apostar definitivamente por la juventud del francés o insistir en la titularidad de un jugador con galones como es el argentino, aunque a sus 32 años parece cada vez más lejos de su plenitud física.

Una cabeza bien amueblada

La rápida adaptación de Umtiti al equipo, un proceso costoso para la mayoría de los recién llegados, no es casual. El franco-camerunés siempre ha tenido muy claro a dónde quería llegar y para ello ha trabajado a conciencia. Desde joven se ha empapado de la identidad del Barça, equipo del que era seguidor y veía en la época de Rijkaard. Cuando su nombre se vinculó al conjunto blaugrana, comenzó a estudiar las actuaciones de Piqué y Mascherano para estar preparado.

Con su sueño cumplido, el defensor de 23 años sigue con los pies en la tierra y sólo piensa en consolidarse en el equipo a base de constancia, tal y como afirmó en una reciente entrevista en Barça TV: “Si juegas dos o tres partidos bien no está mal, pero todo el mundo es capaz de hacerlo. Lo más importante es poder durar y ser constante durante 10 o 15 partidos. Es lo que busco en Barcelona”. En una época en la que son frecuentes los jugadores de mente dispersa, lo suyo llama la atención.

Arda Turan

Arda Turan, la punta de repuesto del tridente

La importancia de la figura de Arda Turan en el Barça está al alza. Tal y como volvió a demostrar ante Las Palmas, el turco es un sustituto de garantías para que la MSN pueda tener descanso. Tras su desafortunada actuación en el último Clásico, Luis Enrique ha apostado definitivamente por situarlo en el ataque, donde da su mejor rendimiento.

Al reencuentro del jugador otomano con su mejor versión en los últimos partidos se une su idilio con el gol, una cualidad que nunca terminó de explotar en el Atlético. A estas alturas del curso ya suma 12 dianas entre todas las competiciones, su mejor registro en una temporada. Su estadística en el Camp Nou también es formidable, donde ha marcado 7 tantos en los últimos 5 encuentros allí disputados.

Con 12 goles este curso, Arda ya ha registrado sus mejores números

El rendimiento de Arda supone un motivo de tranquilidad para Luis Enrique, quien viene incidiendo durante toda la campaña en la importancia de rotar a sus jugadores más importantes para que el equipo llegue fresco al tramo decisivo de temporada. Así ocurrió una vez más en el encuentro frente a los grancanarios, donde el ‘7’ blaugrana sustituyó a Neymar. No sólo consiguió que no se echase en falta al brasileño, sino que también brilló por sí mismo marcando un gol e interviniendo en otros dos.

Arda aporta cualidades distintas en el ataque

A diferencia de los titulares del tridente, el turco aporta el trabajo e intensidad que tan bien interiorizó en sus años de rojiblanco. Unas cualidades que el conjunto de Luis Enrique agradece porque cubren uno de sus grandes puntos débiles, la desconexión de sus atacantes en tareas defensivas. A esta capacidad de brega se suma su ya conocida excelsa técnica con el balón y habilidad para protegerlo. En un ataque que se caracteriza por su rapidez y verticalidad, la pausa de Arda no desentona.

Los ‘fichajes’ de invierno llegan al Barça

Ha costado, pero parece que los secundarios empiezan a encontrar su lugar en el Barça. Los blaugranas necesitaban ampliar su fondo de armario para encontrar continuidad en los resultados. Mientras que el Real Madrid basaba su fortaleza en la competitividad de toda su plantilla, todo lo contrario venía sucediendo en el conjunto culé. Y es que la diferencia entre el nivel de titulares y suplentes parecía abismal. Este hecho explica la diferencia que aún hay entre ambos en LaLiga, por algo el torneo de la regularidad.

Sin embargo, esta debilidad parece estar desapareciendo en virtud de sus últimas actuaciones. Lo visto en el partido frente a Las Palmas es esperanzador al respecto. En su vuelta a una alineación, Aleix Vidal certificó con un gol su disposición para entrar en los planes de Luis Enrique, Arda Turan registró su mejor cifra goleadora en LaLiga, André Gomes se pareció al futbolista que todos esperan ver tarde o temprano… De seguir esta tendencia, puede que el Barça salga reforzado de este mes de enero sin necesidad de fichar.

Aleix Vidal se desquita

Pese a ser el último, el tanto marcado por Aleix Vidal disparó la alegría entre la parroquia del Camp Nou. El tarraconense no lo ha pasado bien desde su llegada al Barça, donde apenas ha contado con minutos y se le ha situado más fuera que dentro del club. El propio Luis Enrique se mostró satisfecho por su actuación: “Ha demostrado estar preparado para competir, su actuación le quita la razón al entrenador porque ha hecho un partido excelente”, comentó tras el encuentro.

Aleix Vidal no marcaba gol en LaLiga desde el 23 de mayo de 2015

Ante los rumores que apuntaban al fichaje de otro lateral diestro, el ’22’ blaugrana dio un paso al frente y coronó su excelente partido marcando gol, algo que no lograba en LaLiga desde el 23 de mayo de 2015, cuando aún era jugador del Sevilla. Además, fue el futbolista del Barça más participativo tocando el balón hasta 91 veces durante el choque. La asistencia en el tanto, por cierto, fue de Paco Alcácer, otro jugador al que se espera.

Rakitic, de la titularidad al ostracismo

Ha pasado de titular indiscutible a ser la última opción en el interior derecho. La situación de Rakitic en el Barça se ha convertido en un enigma difícil de descifrar. Desde que fue titular en el Clásico, el croata apenas ha jugado 171 minutos en los últimos 7 partidos. Ambos fueron en Copa del Rey frente a Hércules y Athletic. En el reciente partido de vuelta de octavos de final ante los rojiblancos, el ‘4’ se volvió a quedar fuera de la alineación y apenas tuvo 10 minutos en el segundo tiempo. Pese a estar descansado tras no ir convocado a Villarreal, Luis Enrique optó por situar a Rafinha en su posición.

Rakitic suma 171 minutos de juego en los últimos 7 partidos del Barça

Se trata de una circunstancia extraña para un futbolista que desde su llegada ha destacado por su eficiencia y regularidad. Este hecho sí lo valora la afición culé, la cual le ovacionó cuando ingresó en el césped ante el Athletic. De seguir esta situación, el futuro del centrocampista balcánico en Barcelona puede estar en entredicho. Aunque su contrato finaliza en 2019, la prioridad del club en estos momentos es la renovación de Leo Messi.

La difícil tarea del interior derecho blaugrana

Cuesta adivinar el motivo por el que el rendimiento de Rakitic no está convenciendo a Luis Enrique. Esa vacante que ha dejado el croata en la medular ha sido ocupada por André Gomes, Denis Suárez y Rafinha durante los últimos encuentros. La del interior derecho blaugrana es una de las posiciones donde el técnico asturiano viene haciendo más rotaciones por la exigencia que conlleva. La completa libertad de Messi para moverse por el ataque y la tendencia a incorporarse de Sergi Roberto condicionan al futbolista que ejerza este rol, quien debe abarcar bastantes metros y calibrar muy bien sus movimientos.

El Barça necesita calma tras la tempestad

Es una situación que ya resulta familiar en el Barça. Al mal comienzo de año en lo deportivo le ha seguido la controversia. Si hace dos años fue la derrota en Anoeta y el conflicto entre Messi y Luis Enrique, este 2017 ha tocado la última polémica de Piqué tras el pinchazo en Villarreal y la sorprendente ausencia de los integrantes de la plantilla que debían acudir a la gala de los premios The Best.

Las quejas de Piqué sobre los últimos arbitrajes en Bilbao y Villarreal son las que pueden traer consecuencias inmediatas. El Comité Técnico de Árbitros ha denunciado al central, aunque la sanción sería sólo económica. Al margen quedarían los gestos hacia el palco al acabar el choque en el Estadio de la Cerámica. En cualquier caso, ambas manifestaciones del jugador distan de las de la directiva culé, más prudente al respecto.

La FIFA, segundo incendio en 24 horas

La polémica no terminó con los hechos protagonizados por el ‘3’ blaugrana. Horas después, se conoció la ausencia de Messi, Piqué, Iniesta y Suárez en el acto de entrega de los premios otorgados por la FIFA. La decisión, justificada con la preparación del partido ante el Athletic, no ha sentado bien al máximo organismo del fútbol internacional. Una situación que para nada favorece a la imagen de la entidad culé.

A momentos convulsos, finales felices

Pese a todo, hay motivos para que los aficionados del Barça busquen algo positivo en medio de la tormenta. Para ello, tan sólo hay que recordar lo que viene sucediendo en las últimas temporadas. Por una parte, el mencionado encontronazo de 2015 marcó un punto de inflexión que desembocó en el triplete.

De este tipo de tramas convulsas con final feliz también saben bastante en el Real Madrid. El gran momento que atraviesan los blancos contrasta totalmente con el que vivían hace apenas un año. El fútbol da muchas vueltas y todo campeón que se precie pasa por situaciones difíciles. En el Barça no ven el momento de que llegue la calma tras la tempestad.

Zidane, un entrenador de récord

Una Champions League, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes en apenas un año acreditan un momento inolvidable para el aficionado madridista: ‘La era Zidane’. Siempre sonriente, el francés nunca entra a valorar nuevas marcas, en cambio, eso no quiere decir que tarde o temprano las acaben logrando. Al fin y al cabo las estadísticas no siempre dan puntos, pero sirven como dosis para tranquilizar al aficionado en los momentos de histerismo.

Un bagaje fulminante

Él técnico, aún novicio, de todas las competiciones disputadas solamente ha perdido una Liga que empezó con cinco puntos por debajo del FC Barcelona para finalmente acabar logrando una segunda plaza a tan solo una victoria del líder. Ahora, con 39 encuentros invictos –30 victorias y 9 empates-, el conjunto blanco tiene en el horizonte poder superar los 32 ganados y siete igualados registrados por Luis Enrique en la anterior temporada. El equipo blaugrana casualmente fue derrotado en el partido 40 frente al Real Madrid de Zizou.

Zidane acumula más títulos que derrotas

El galo ha sido el único técnico madridista capaz de superar un récord que hasta la fecha parecía ser inamovible: el obrado por Beenhakker hace más de 25 años. Con el holandés en el banquillo del Santiago Bernabéu la plantilla estuvo 34 jornadas sin conocer la derrota con un bagaje de 25 victorias y 10 empates.

Nuevos desafíos a la vista

La hoja de ruta de la expedición madridista puede seguir siendo escrita bajo tinta de oro. En más de 35 encuentros ligueros solamente ha sido derrotado por el Atlético de Madrid y, de continuar con esta racha triunfal, el club merengue superaría los 100 puntos de la Liga que consiguió Mourinho hace justamente cinco años. De volver a ganar la Champions League, el Real Madrid se convertiría en el único club del siglo XX en haber levantado este trofeo dos años consecutivos.

Si echamos la vista atrás, el Villarreal frenó en seco el éxito de la parroquia blanca gracias a un empate a uno. El equipo por aquel entonces dirigido por Marcelino García Toral evitó que su rival superase el récord de 16 victorias consecutivas de Pep Guardiola. Sin duda, el gran objetivo que depara a este equipo es poder batir la marca de 43 encuentros sin caer derrotado que registró Antonio Conte con la Juventus en la temporada 2011-2012, pero antes deberán sobrepasar los 40 del Nottingham Forest.