Luka Modric

Modric: el auténtico D10S

La exhibición de Croacia ante Argentina no se entendería sin el espectacular partido que hizo Luka Modric. El futbolista del Real Madrid dio un auténtico recital desde la mediapunta que permitió a sus selección encandilar el pase hacia los octavos de final y dejó a Leo Messi al borde de su enésimo fracaso a nivel de selecciones.

Acompañado de una orquesta fantástica, Modric dirigió el juego de su equipo con maestría, elegancia y decisión. Supo interpretar los diferentes momentos del partido. Mantuvo el centro del campo unido con Brozovic y Rakitic; pero sin renunciar al ataque con sendas conexiones con Rebic, Mandzukic y Perisic, con el que cayó a banda para oxigenar el medio en varios tramos del encuentro.

El 10 de Croacia presentó su candidatura al Balón de Oro frente al 10 argentino, que estuvo desaparecido una vez más. Su gol puso la guinda a un partido perfecto con el que contó con un 83% de acierto en el pase, una auténtica barbaridad que hablando de Luka Modric no suena como tal.

A sus 33 años Luka está ante la última oportunidad de hacer algo grande con Croacia. El país balcánico cuenta con una generación que difícilmente se volverá a repetir. Los Modric, Rakitic, Mandzukic y compañía están a las puertas de hacer algo histórico en este Mundial de Rusia capitaneados por el verdadero D10S, Luka Modric.

Modric Neymar

La frase de Modric a Neymar que dispara los rumores: “Te esperamos, eh”

El partido amistoso entre Brasil y Croacia (victoria por 2-0 para la Canarinha) dejó un momento que ha agitado las especulaciones que sitúan a Neymar en el Real Madrid la próxima temporada. En el intercambio de camisetas que el brasileño protagonizó con Luka Modric, el centrocampista le dijo una frase de lo más reveladora: “Te esperamos eh”.

Jordi Alba agarra cuello Modric

Jordi Alba no vio tarjeta tras agarrar del cuello a Modric

Como no podía ser de otro modo, el Clásico entre Barça y Real Madrid ha dejado momentos de máxima tensión. Entre ellos, cabe destacar un rifirrafe entre Jordi Alba y Luka Modric en el que el lateral agarró del cuello al croata. Pese a todo, el jugador culé ni siquiera vio tarjeta.

Sergio Ramos Real Madrid calentamiento

Líder sólo hay uno

Sergio Ramos vuelve a jugar Champions tras perderse el partido de vuelta contra la Juventus, encuentro en el que quedó claro lo que es el Real Madrid sin su capitán en defensa. La Vecchia Signora se aprovechó de la endeblez de los de Zidane para empatar la eliminatoria y a punto estuvo de dar un buen disgusto al Santiago Bernabéu. Ni Vallejo cuenta todavía con el aplomo necesario para las grandes citas ni Varane demostró tampoco estar preparado para mandar en la zaga. Cuesta imaginar que Mario Mandzukic lo hubiese tenido tan fácil para marcar dos goles de cabeza con el camero presente sobre el césped.

La Santísima Trinidad madridista

Hasta en esas ejerció de líder bajando desde el palco al túnel de vestuarios para presenciar nervioso los últimos minutos del choque y alentar a sus compañeros. Incluso tuvo sus más y sus menos con el técnico Massimiliano Allegri. Así es el ‘4’ madridista, puro carácter. Se especuló con una posible sanción de la UEFA al capitán por una supuesta invasión del terreno de juego, pero nada más lejos de la realidad. Los blancos podrán contar con su mariscal para el decisivo partido en el Allianz Arena. El defensor andaluz vuelve al escenario donde comenzó a gestarse su leyenda en 2014 con dos remates de cabeza que catapultaron al Madrid hacia la final de Lisboa.

El mito no había hecho más que comenzar. Junto con Modric y Cristiano, ha formado la columna vertebral del equipo que se ha proclamado campeón de tres de las últimas cuatro Champions. El abrumador dominio que esta Santísima Trinidad ha ejercido en la máxima competición continental puede extenderse con la consecución de la Decimotercera. Se habla mucho de los goles del portugués y de la calidad del croata, pero quizá no tanto de lo que supone Ramos en las noches importantes, quien impone a los rivales y transmite seguridad a los suyos. Si hay un rival que históricamente ha exigido personalidad al Madrid, ese no es otro que el Bayern de Múnich. Ahí estará el de Camas para recordarles quién manda en Europa.

Marcelo Real Madrid PSG

¿Cuestión de correr?

La creencia generalizada de que al Real Madrid le motiva más la Champions no se basa en un espejismo, es un hecho estadístico. En la ida contra el PSG, los jugadores se desfondaron sobre el césped del Santiago Bernabéu hasta batir el récord de la temporada en lo que a distancia recorrida se refiere: 123,6 kilómetros, 15 más que la media registrada durante la campaña. Los once titulares sin excepción establecieron su mayor marca en lo que va de competición, desde un Kroos que lideró la estadística con 13,4 kilómetros recorridos (muy por encima de los 9,9 que promedió durante la fase de grupos) hasta un Keylor Navas que corrió 4 kilómetros, una cifra de lo más insólita tratándose de un guardameta.

Acabaron fundidos

Junto al centrocampista alemán, el podio lo completaron Modric (12 km) y Nacho (11,5). Hasta los futbolistas que fueron sustituidos en el segundo tiempo corrieron más que nunca sin necesidad de completar los 90 minutos. Fueron los casos de Isco (11,5), Casemiro (11) y Benzema (9,4), quienes acabaron completamente fundidos. Entre quienes disputaron el choque entero, Marcelo fue el que menos distancia hizo con 10,6 km, lo que no deja de ser un dato sorprendente tratándose del brasileño, cuya máxima hasta entonces la había firmado en Wembley ante el Tottenham con 10,3 km.

Intensidad con criterio

Incluso los hombres entrados desde el banquillo jugaron a mil revoluciones, pues entre Bale, Asensio y Lucas Vázquez sumaron prácticamente 7 km. A quien no se le puede negar nunca el esfuerzo es a Cristiano Ronaldo, el jugador del Real Madrid que más distancia ha recorrido en lo que va de Champions League con 63,7 km a lo largo de 7 encuentros. Pero no todo es cuestión de cuánto se corre, también importa y mucho el cómo. Sin ir más lejos, el PSG corrió casi 2 km más que el conjunto de Zinedine Zidane en el Santiago Bernabéu, lo que no le sirvió para sacar un buen resultado. En la vuelta en París, tanto los de Unai Emery como los blancos tendrán que ser intensos pero también inteligentes a la hora de gestionar el esfuerzo.

Real Madrid Betis Modric

Modric paga un millón de euros para no ir a la cárcel

Según publica el diario El Mundo, Luka Modric ha aceptado el delito por fraude fiscal que le imputa la Agencia Tributaria y ha pagado cerca de un millón de euros para evitar el proceso penal por el que podría ir a prisión. El futbolista del Real Madrid debe comparecer este martes en el juzgado como investigado y busca un acuerdo de conformidad con la Abogacía del Estado abonando dicho importe.

El pasado mes de noviembre, la Sección de Delitos Económicos de la Fiscalía Provincial de Madrid interpuso una querella contra el jugador croata (además de su esposa y la entidad denominada Ivano, S.A.R.L, radicada en Luxemburgo) al considerar que habría cometido dos delitos fiscales relativos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en los ejercicios de 2013 y 2014. El fraude ascendería a los 870.728 euros, cifra que, sumados los intereses, sería la pagada por el jugador.

Real Madrid Betis Modric

Luka Modric: un jugador de ’10’

Si el tiempo lo pone todo en su sitio, Luka Modric será recordado como uno de los grandes nombres del Real Madrid de las últimas tres Copas de Europa. El croata ha sido clave en cada uno de los éxitos que el equipo blanco ha cosechado desde 2014 manejando los hilos en el centro del campo. Desde que aterrizara en el Santiago Bernabéu hace un lustro a cambio de 30 millones de euros, ya son 13 los títulos que ha conquistado como madridista. Es probable que nunca vaya a gozar de grandes reconocimientos individuales ni que tampoco quede grabado en la memoria de los aficionados por sus goles. Y no por ello será considerado menos importante que otros artífices como Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos, pues lo suyo sólo se explica a través del juego. Si no hay un Balón de Oro para él, deberían inventarlo.

El MVP del Mundialito

En la final del Mundial de Clubes volvió a quedar claro por qué. El balcánico deleitó con una nueva exhibición que le hizo merecedor de ser considerado el MVP del torneo. A sus 32 años, sigue en condiciones de llevar la manija del equipo con sus pases precisos y conducciones que baten líneas. Así es como el nuevo ’10’ del Real Madrid, número que heredó este verano tras la marcha de James Rodríguez, ha hecho honor a su dorsal, firmando un 2017 digno de matrícula de honor. “Para mí ha sido un año muy bueno. Creo que ha sido el mejor año de mi carrera. Es una recompensa al trabajo y a la dedicación. Cuando otros te valoran, te llenan de orgullo. Quiero seguir dándolo todo por el Real Madrid y esta camiseta. Quiero seguir ganando títulos”, afirmó tras proclamarse campeón en Abu Dhabi.

Dominio absoluto

No por casualidad, Lukita, como es conocido en el vestuario, ha marcado un antes y un después en el transcurso de la historia reciente del Real Madrid. Cuando llegó en 2012, los blancos se sentían a años luz de poder competir con clubes como el Barça desde el control del esférico. Cinco años después, son los de Zinedine Zidane quienes practican el fútbol más dominador del continente. Modric marcó el comienzo de una saga de centrocampistas a la que se unieron posteriormente hombres como Toni Kroos e Isco Alarcón. La pareja que forma con el alemán es el signo de una época sin parangón en la historia del club. Ambos marcan el ritmo del juego y su momento de forma suele verse traducido en el fútbol de todo el equipo, señal inequívoca de que son vitales en las grandes citas.

Ha levantado 13 títulos como madridista

“Luka y Toni conocen bien el sistema de juego y además están muy bien. El centro del campo para nosotros es muy importante para la posesión del balón y para seguir con lo que estamos haciendo. Esto es largo, pero andamos en el buen camino”, explicó Zidane tras el último partido de LaLiga ante el Sevilla, cuando ambos se bastaron para dominar la medular en ausencia de Isco y Casemiro. Todo apunta a que tampoco se arrugarán ante otro centro del campo con galones como el del Barça, rival ante el que han protagonizado varias de sus mejores exhibiciones. Esté quien esté enfrente, el fútbol les pertenece.

Roncero

Roncero, retratado en Twitter tras la querella contra Modric por fraude fiscal

Tomás Roncero se convirtió involuntariamente en protagonista en las redes sociales tras conocerse la querella presenta por la Fiscalía de Madrid contra Luka Modric por defraudar 863.000 euros. Todo se debe a un tuit publicado por el periodista cuando Neymar fue considerado culpable de evasión y fraude fiscal en marzo de 2016.

Cristiano acabará como pichichi

Cristiano Ronaldo tiene claro que acabará pichichi esta temporada. Ni más ni menos. Puede parecer una broma a estas alturas de temporada, después de once jornadas disputadas el track portugués sólo ha marcado un gol, un promedio de 0´14 goles por partido jugado. Una cifra paupérrima y alejada de los principales goleadores en lo que llevamos de temporada. Su eterno rival en el plano personal, Messi, lleva ya anotados 12 tantos y sólo uno de ellos de penalti. El argentino, a diferencia del portugués, tiene un promedio de un gol marcado cada 83 minutos. Tras Messi se sitúan hombres como Zaza (9 goles); Bakambu (8 goles) o Sanabria (7 goles). Por parte del Real Madrid, Isco y Asensio son los mayores convertidores en lo que llevamos de Liga, con cuatro dianas cada uno.

Creer en el pichichi

Hay motivos para la esperanza. Cristiano se ha perdido cuatro partidos de Liga por culpa de la expulsión sufrida en la Supercopa de España cuando empujó al árbitro. Contra el Getafe, y después de 28 remates infructuosos, Cristiano encontró la red contraria. Sin embargo, el portugués cree que va a ser pichichi. “Cristiano siempre se va jodido a casa cuando no marca”, confesaba Sergio Ramos tras el último partido liguero ante Las Palmas. Nada más llegar al vestuario, y con todos los compañeros presentes, el propio Cristiano aseguró: “Voy a acabar pichichi esta temporada”. Así lo ha desvelado José Ramón de la Morena en El Transistor de Onda Cero.

Hay otros datos que recuerdan por qué el madridista le sigue teniendo fe. En Champions ya lleva 6 goles y en la Supercopa de España también marcó. Estamos ante la peor racha del equipo desde que Zidane cogió las riendas del Real Madrid, y aún así, el equipo blanco continúa a ocho puntos del Barça y a un paso de avanzar en la fase de grupos de la Champions. Las esperanzas de levantar títulos siguen intactas, y Cristiano sabe que esta temporada volverá a ser muy importante para su equipo.

También es cierto que sus socios tampoco atraviesan un gran momento, y el depredador del área necesita de sus pases para triunfar. Benzema, Bale, Kroos, Modric, Kovacic, Lucas Vázquez, Asensio… todos atraviesan un mal momento. Sólo se salvan de la quema, por el momento, Isco y Casemiro, que están sujetando al equipo y que intentan nutrir de balones a Cristiano. Aún queda mucha temporada, esto no ha hecho más que empezar, y habrá que esperar hasta mayo para ver si Cristiano está en lo cierto.

La dura discusión entre Marcelo y Modric en Girona: “¿Y tú no fallas?”

Las cámaras de Deportes Cuatro captaron la tensa discusión que protagonizaron Marcelo y Modric durante la derrota del Real Madrid en Montilivi. El mal partido de los blancos tuvo su repercusión en el ambiente con los dos futbolistas recriminándose errores: “Dices que he fallado… ¿Y tú no fallas?“, le espetó el brasileño al croata. Finalmente, ambos firmaron la paz dándose la mano minutos más tarde.

Candidatos Balón de Oro 2017

France Football elige los 30 nominados al Balón de Oro

France Football irá dando a conocer a lo largo de este lunes los 30 futbolistas aspirantes al Balón de Oro que se entregará a mediados del próximo mes de diciembre. Por el momento, estos son los 10 nombres que han trascendido: Neymar, Modric, Dybala, MarceloKanté, Luis Suárez, Sergio Ramos, Oblak, Coutinho, Mertens, De Bruyne, Lewandowski, De Gea, Kane y Dzeko.

El Real Madrid se blinda con un plan anti-jeques

Lo sucedido con Neymar en el último periodo de fichajes no ha pasado inadvertido para el Real Madrid, que se está moviendo rápidamente para blindar a sus futbolistas. Las cuatro renovaciones anunciadas durante la última semana confirman el plan anti-jeques que se está llevando a cabo desde las oficinas del Santiago Bernabéu.

Karim Benzema ha sido el último en sumarse con su renovación hasta 2021, la cual establece una inalcanzable cláusula de 1.000 millones de euros, la misma que Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Como bien ilustra @ESPNDatos, el club blanco se ha preocupado en tener bien atadas a sus mejores estrellas.

Modric estalla contra la FIFA: “No les importan los jugadores, nos han despertado como en el ejército”

Luka Modric cargó duramente contra la FIFA al término del encuentro entre las selecciones de Croacia y Kosovo, donde los balcánicos se impusieron por 1-0. El futbolista del Real Madrid se mostró enfadado por tener que disputar sin previo aviso un partido que se había suspendido la noche anterior: “Anoche nos dijeron que el partido no se iba a jugar. Por supuesto, aprovechas para estar en la cama un poco más… ¡y por la mañana nos despertaron a todos como en el ejército! Obviamente no tuvimos una buena preparación del partido”.

El centrocampista acusa al máximo organismo del fútbol mundial de mirar únicamente por sus intereses y no por el de los jugadores. “La FIFA mostró que no les importan los jugadores, lo único que les importaba era que se jugara el partido. El sábado era muy difícil jugar en ese campo, pero parecía que a nadie le importaba, ya que tendrían que posponer el Turquía-Croacia del miércoles”, sentenció.

Un centro del campo para dominarlos a todos

Zinedine Zidane tiene un bendito problema en su medular del campo para enfrentarse al Barcelona. El Real Madrid cuenta en este momento con hasta siete futbolistas de primer nivel para formar en la medular. En primer lugar, los tres hombres que han vertebrado al equipo que ya ha hecho historia levantando dos Champions consecutivas. Los Casemiro, Modric y Kroos son indisolubles del hito firmado por los blancos, sin olvidar el último título de Liga del que también han sido fundamentales partícipes.

El fiable tridente se vio culminado por la mejor versión de Isco durante el tramo final de temporada, otro futbolista llamado a cosas importantes. A la vigencia de estos jugadores se suma la juventud de Kovacic, notable y polivalente durante el último curso, y Marcos Llorente, máximo recuperador de LaLiga con el Alavés. El fichaje de Ceballos es el broche de oro que también asegura un perfil creativo con presente y, sobre todo, futuro. Juegue quien juegue, Zidane contará con un centro del campo preparado para dominarlos a todos.

La brutal humillación a Fellaini con la que Modric se ganó el ’10’

Luka Modric dejó uno de los grandes destellos del encuentro de pretemporada entre Real Madrid y Manchester United. El centrocampista croata, quien lució el dorsal ’10’ que hasta entonces perteneció a James Rodríguez, se marcó un espectacular autopase con Marouane Fellaini como víctima.

La Liga, otro título obrado por los milagros de Ramos

La Liga conquistada por el Real Madrid se recordará en gran parte por los goles de Sergio Ramos. Habituado a marcar en citas señaladas, no era de esperar que lo del campeonato de la regularidad y la rutina fuese a ser lo suyo. El de Camas consiguió el más difícil todavía, trasladar el milagro al día a día. Y es que sus 7 goles han supuesto nada menos que 9 puntos para los blancos, sin los cuales habrían acabado la temporada sin opciones de título. De hecho, puede decirse que sólo su gol en el Camp Nou ya vale el campeonato, ya que la cabeza de la clasificación cambiaría sin ese empate rescatado por el capitán a última hora.

Sus goles han dado 9 puntos al Real Madrid

Se trata del cuarto título de Liga conquistado por Ramos en el que ha sido su curso más goleador. Osasuna, Villarreal, Barça, Deportivo, Málaga (2) y Betis han sido las víctimas del ‘4’ del conjunto blanco. Fiel a su tradición, todos sus tantos se produjeron en acciones a balón parado. En cinco de ellos la asistencia fue Toni Kroos, por una de Luka Modric y otra de James Rodríguez. A excepción de una diana lograda con el pie derecho, el resto fueron rematando de cabeza. El sevillano ha logrado estas extraordinarias cifras pese a que su último gol tuvo lugar el 12 de marzo. En las filas de la Juventus preocupará que se esté reservando lo más gordo para Cardiff.

Resistencia de acero para el Calderón

La firmeza defensiva que el Real Madrid logró recuperar frente al Atlético supone uno de sus grandes avales de cara al partido de vuelta. Pese a la amplia ventaja con la que parten los blancos, dejar su portería a cero volverá a ser la consigna principal en el Calderón.

Llegó el momento de la verdad y la retaguardia del Real Madrid respondió. Era la principal asignatura pendiente de un equipo que había recibido 15 goles en la máxima competición europea, cifra por encima de la de cualquier otro campeón del torneo en el actual siglo. Ante el Atlético, equipo experto en castigar los descuidos rivales, no se podía permitir el más mínimo error que supusiera un gol en campo propio. Y los blancos pasaron el examen con nota, ya que dejaron su portería a cero por primera vez en la actual edición de la Champions y sólo permitieron que los de Simeone disparasen una vez entre los tres palos.

Como capitán y líder de la defensa, Sergio Ramos tenía motivos para mostrarse satisfecho al término del choque: “Ha sido de esos partidos en los que te sale todo bien, un encuentro impecable. Se consiguió dejar la portería a cero y, además de los tres goles de Cristiano, hay que destacar la mentalidad del grupo, el sufrimiento, saber presionar tan alto en campo contrario… El trabajo defensivo ha sido muy bueno. Es la exigencia que requiere la Champions”, declaró el ‘4’ madridista.

Oficio y solidaridad defensiva

Una vez conseguida la renta, sólo queda administrarla con inteligencia en el Vicente Calderón, donde el Atlético tratará de apretar buscando meterse cuanto antes en la eliminatoria. Por tanto, los de Zidane tendrán que completar otra sólida actuación para no dar la más mínima opción a sus vecinos. “Vamos a tener que trabajar y luchar porque allí vamos a sufrir seguro”, advirtió el técnico francés tras el partido de ida.

El Real Madrid se moverá en un escenario teóricamente favorable a sus intereses, en el que no tendrá que asumir riesgos y negará los espacios a sus rivales aguardando su oportunidad. La primera barrera formada por Casemiro, Modric y Kroos es difícil de superar cuando el croata y el alemán están en disposición de ayudar al brasileño, tal y como el Atlético pudo comprobar en el Santiago Bernabéu.

Blindaje a prueba de balas

No obstante, la mejor garantía de los blancos reside en la línea defensiva comandada por Sergio Ramos, a quien ya no sorprende ver a su mejor nivel cuando la Champions se pone al rojo vivo. Está en duda la presencia en la zaga de otro futbolista que brilló en la ida de la eliminatoria, Raphael Varane. El francés no necesitó cometer ninguna falta para secar y desesperar a los atacantes colchoneros, una actuación impoluta que le marca el camino a seguir en caso de llegar al choque.

Aunque la lesión de Carvajal pudo suponer un contratiempo para el conjunto merengue, lo cierto es que Nacho demostró ser un recambio de lo más fiable ocupando su lugar en el flanco derecho de la defensa. Los blancos sí podrán contar en el lateral zurdo con Marcelo, pletórico en esta recta final de temporada pese a no disponer de un sustituto de garantías en la plantilla. Bajo palos formará un Keylor Navas que cotiza al alza tras su providencial actuación frente a los rojiblancos salvando un mano a mano ante Gameiro. Con estos mimbres, el Real Madrid se siente capacitado para resistir en el Calderón.

Clase croata en la medular

Acostumbrados a ser la escuadra y el cartabón de Croacia, Luka Modric e Ivan Rakitic coinciden nuevamente como rivales en el Clásico. Su pulso se antoja una vez más determinante en la conquista del centro del campo, donde no tienen una labor sencilla: muchos metros por abarcar y los altibajos propios de una temporada que enfila su recta final. Aunque ninguno tiene una gran incidencia de cara a portería (un gol y dos asistencias de Modric en LaLiga por cinco tantos y dos asistencias de Rakitic), es ahora cuando son más necesarios que nunca y no pueden permitirse bajar el pistón. Sus equipos siempre lo acaban notando.

Rakitic busca revancha

La lucha entre ambos ha estado igualada en cuanto a resultados en sus enfrentamientos directos, cuyo balance es de dos victorias para el del Real Madrid, otras tantas para el del Barça y un empate. El último precedente es claramente favorable para Modric si se analiza lo sucedido en el Camp Nou el pasado mes de diciembre. Pese al marcador final de 1-1, el ‘19’ madridista se hizo dueño y señor de la medular realizando 62 pases con una precisión del 95% y recuperando 11 balones.

Bien distinto fue aquel encuentro para Rakitic, quien pasó de puntillas y fue sustituido a los 60 minutos. El ‘4’ del Barça, entonces en un bajo momento de forma, fue señalado por Luis Enrique perdiéndose los siguientes tres partidos de LaLiga. Tras aquel bache a mitad de temporada, ha vuelto a entonarse recuperando su sitio en el once titular. Un momento que contrasta con el de Modric, quien llega físicamente justo al tramo final de competición. El del Barça buscará la revancha frente al nombrado mejor futbolista croata de 2016 por el diario ‘Vecernji list’, un premio por el que ambos vienen compitiendo en los últimos años. El duelo en la medular tendrá claro sabor balcánico una vez más.

El Madrid necesita a su genio

La forma de Luka Modric ha sido durante las últimas semanas una de las mayores preocupaciones del Real Madrid. El momento que atraviesa el genio de los Balcanes suele ser equivalente al juego desplegado por los blancos, por lo que se antoja vital que llegue fresco a un lance decisivo como será la visita del Bayern Múnich. El hecho de que en los últimos dos meses no haya completado los 90 minutos en la mitad de los encuentros parece responder a esa necesidad de disponer de su mejor versión en el momento más determinante.

Para Zidane no es un tema físico

Pese a todo lo que se ha hablado sobre los vaivenes del juego de Modric, para Zinedine Zidane no se trata de un problema de forma física: “Todos sabéis lo importante que es Modric para nosotros. Pensamos en lo que va a pasar y en lo que nos espera en las próximas semanas. Ha jugado muchísimo y hay que tener en cuenta los minutos en sus piernas. Físicamente está bien, no es por eso por lo que sale del campo de vez en cuando. Es por algún momento puntual o porque necesito cambiar de dibujo”, aseguró hace unas semanas el técnico francés.

Sólo hay que comprobar cómo le ha ido al Real Madrid en las últimas ediciones de la Champions con y sin el croata para darse cuenta de su relevancia. Su ausencia por lesión en las semifinales de 2015 frente a la Juventus coincidió con la última eliminación del conjunto madridista. Del mismo modo, sí estuvo presente en los envites trascendentales que los merengues afrontaron para conseguir sus dos últimas Copas de Europa. Ninguno de estos hechos parece casualidad, por lo que en el Bernabéu cruzan los dedos para que Lukita vuelva a ser el de siempre. Su aportación se antoja clave una vez más para tratar de plantar cara al potente centro del campo bávaro.

Thiago al Real Madrid vía traición al Barça

En Múnich están temblando con la posibilidad de que Thiago no quiera renovar su contrato que acaba en 2019 y prefiera buscar nuevo acomodo. Al parecer, el hispanobrasileño vería con buenos ojos su regreso a LaLiga, pero no a su querido Barça, sino al eterno rival, al Real Madrid.

En Concha Espina piensan ya en el posible sustituto de Modric, y Thiago está entre los favoritos para llegar a la capital según publica El Mundo. El Bayern lo fichó en su momento por 25 millones de euros, y si no quiere sentarse a negociar su renovación, deberá ponerle precio. A sus 26 años ha dado un paso al frente con Ancelotti y es el verdadero pilar del equipo alemán.

¿Una cuestión de intensidad?

Hay que salir más concentrados y con intensidad“, fueron las palabras de Zinedine Zidane en el análisis de la derrota del Real Madrid en Mestalla. Un argumento que ya no es novedoso, pues es similar al empleado por el francés en cada pinchazo que han protagonizado los suyos este curso. Ante el hecho inusual que supone encajar dos goles en los primeros 9 minutos, la justificación esgrimida por el técnico resulta convincente a primera vista. No obstante, detrás del tropiezo de los blancos puede que haya más causas no relacionadas con dicha explicación.

Fallos individuales

En primer lugar, cabe preguntarse sobre si la responsabilidad en los goles del Valencia es colectiva e individual. Raphael Varane es el principal señalado en ambas acciones por no ser capaz de contener a Simone Zaza en el primer tanto y cometer una pérdida de balón garrafal en el segundo. En ocasiones, la intensidad de todo un equipo no está reñida con el hecho de que un fallo individual condene a todos.

La respuesta ofensiva del Real Madrid

Al conjunto madridista le pesó un marcador tan adverso de entrada. Igual de cierto es que en un campo complicado como Mestalla un sólo gol difícilmente asegura la victoria. Cuando los blancos tuvieron que arremangarse para buscar la remontada, ahí poco se pudo dudar de su intensidad, pues dominaron el partido y por momentos asediaron el área rival.

Tantas ganas le pusieron los pupilos de Zidane que quizá abusaron del juego directo. Si durante la temporada han registrado una media de 24 centros por partido (un 25% de ellos acabando en remate), en Mestalla colgaron el doble de balones al área y sólo remataron 5. Uno de ellos, el gol de Cristiano.

La lectura de Zidane en el segundo tiempo

Hasta el minuto 70 de partido, el asedio madridista al menos invitaba a creer en la remontada. Es en estos momentos, en la búsqueda de la grieta en el equipo contrario, cuando la pizarra puede marcar la diferencia. Las decisiones de Zidane probablemente fueron para mal en este caso. Despobló la medular con el cambio de Modric por Lucas Vázquez, mientras que Voro hizo todo lo contrario dando entrada a Carlos Soler y Mario Suárez. Desde entonces, el Valencia pasó menos agobios. Nada de esto tuvo que ver tampoco con la intensidad.

Historia que tú hiciste

Sergio Ramos continúa agrandando su leyenda. Su último capítulo tiene una cifra especial, la de los 500 partidos como madridista que alcanzó ante Osasuna. El de Camas ya forma parte de un privilegiado grupo de 11 jugadores que han alcanzado este registro con la camiseta blanca. A sus 30 años y con contrato hasta 2020, todavía tiene tiempo para seguir acercándose al récord que posee Raúl González con 741 encuentros disputados con el Real Madrid.

Pase lo que pase, su legado ya es una realidad. Ha levantado 13 títulos que se reparten en 3 Ligas, 2 Copas del Rey, 2 Supercopas de España, 2 Champions, 2 Supercopas de Europa y 2 Mundiales de Clubes. Los 66 goles que ha marcado le convierten en el tercer defensor más goleador en la historia del club, sólo superado por Roberto Carlos (68) y Fernando Hierro (127). Algunos de esos tantos ya han pasado a la posteridad por cómo se produjeron y lo que significaron. Lisboa, Milán y Trondheim han sido testigos del mito.

El mejor momento de su carrera

Por lo pronto, no parece que Ramos vaya a bajar el pistón. De hecho, ya ha firmado sus mejores registros anotadores en LaLiga con 6 goles a falta de que los blancos todavía disputen 18 jornadas de campeonato. Jugadores como Bale y Benzema han visto menos veces portería que el central sevillano en lo que va de torneo. Con 50 goles durante su trayectoria en la competición doméstica, es el cuarto defensa más goleador de su historia y aspira a alcanzar a Pirri (52), Hierro (60) y Ronald Koeman (67).

Ramos ha marcado 66 goles con el Real Madrid

Algunas de las dianas que ha firmado esta campaña también han sido de gran importancia y se han producido con esa dosis de épica que le caracteriza. Ocurrió nada menos que en el último Clásico, en el que su gol en el minuto 90 cabeceando una falta botada por Modric silenció al estadio del eterno rival. Sólo una semana más tarde, volvería a hacerlo frente al Deportivo dando la victoria a los suyos en el descuento.

El secreto de sus goles

Ante semejantes números, es inevitable preguntarse si el olfato goleador de Ramos esconde algún secreto o se trata de simple oportunismo. La jugada del mencionado tanto ante el Dépor demuestra que no es casualidad. Kroos sirvió el córner al primer palo por indicación del propio defensor y Nacho actuó como pantalla para que su compañero rematara libre de marca. El centrocampista alemán busca al capitán madridista en las jugadas de estrategia, a quien ya ha dado 8 asistencias desde que comparten vestuario. Los milagros también se trabajan.

Aquí hay jugador para rato

Hay futbolistas que desde bien pronto demuestran sobre el césped del Santiago Bernabéu que su llegada no fue una equivocación, que han nacido para jugar en el Real Madrid. Esa es la sensación que precisamente está transmitiendo Mateo Kovacic en cada una de sus actuaciones durante la presente temporada. El croata está demostrando esas cualidades especiales que hay que tener para meterse en el bolsillo a la afición blanca: pura energía, carácter y entrega.

Sin embargo, más allá del presente, es su juventud la que genera más ilusión en el madridismo. A sus 22 años (segundo jugador más joven de la plantilla por detrás de Asensio), tiene todo el futuro por delante para desarrollar las cualidades que de momento insinúa. Tras llegar la pasada campaña procedente del Inter a cambio de 30 millones, el tiempo parece estar dando la razón a aquella operación que en su momento se produjo con el aval de Rafa Benítez.

Kovacic ya ha disputado más minutos que en todo el curso pasado

Su crecimiento desde que llegó a Madrid queda demostrado al comprobar el progresivo protagonismo que Zinedine Zidane le ha otorgado en el equipo. El técnico francés ha sabido sacar partido a su polivalencia convirtiéndole en el principal hombre de refresco en cualquiera de las posiciones del centro del campo. Con 1.491 minutos disputados entre las tres competiciones, ya ha participado más que durante la totalidad del pasado curso.

Sus estadísticas en LaLiga también reflejan su gran estado de confianza. Es el futbolista de la plantilla que mas regates ha realizado (32), el sexto que más fortuna ha probado desde fuera del área (8) y el segundo centrocampista del equipo con mayor precisión en sus entregas (91,1%). Las 66 recuperaciones de balón que ha protagonizado (4,40 por partido) también ensalzan sus virtudes defensivas. Por si fuera poco, también dispone de un físico privilegiado que le permite ser uno de los jugadores que más terreno abarca cada vez que juega, ya que promedia más de 11 kilómetros recorridos en sus partidos como titular.

Un carisma especial

Actuaciones como la que realizó recientemente frente a la Real Sociedad, donde fue protagonista con gol y asistencia en un choque de lo más delicado para los blancos, demuestran de qué pasta está hecho. “Estoy contento con él. Cada vez que juega lo hace bien. Ha marcado un gol y me ha gustado mucho. En un futuro puede hacerlo mucho mejor. Tener a un jugador de este nivel es muy bueno para el Real Madrid”, comentó Zidane tras aquel encuentro.

Kovacic ya ha demostrado durante su corta carrera que es un jugador que va adelantado a los de su generación. En Croacia firmó un récord de precocidad goleadora que aún perdura al marcar su primer tanto con el Dínamo de Zagreb a los 16 años y 198 días. Dos años después, emprendería su viaje a Italia fichando por el Inter, donde tampoco se arrugó pese a su juventud. Lo mismo está sucediendo en el Real Madrid, donde además cuanta con Luka Modric como guía. Pocas referencias mejores deben existir para quien aspire a ser un crack mundial.

El Real Madrid coge aire antes del sprint

Hasta 13 días habrán transcurrido entre el último partido del Real Madrid y el próximo que afrontará ante Osasuna. La suspensión de su encuentro contra el Celta ha provocado que los blancos dispongan de unas ‘minivacaciones’ que quizá agradezcan de cara al tramo decisivo de la temporada. El conjunto de Zinedine Zidane ha pasado por su momento más delicado del curso, el cual comenzó con la derrota en el Pizjuán y se confirmó con la eliminación en Copa del Rey a manos del Celta.

El Real Madrid recibirá al Nápoles tras jugar un partido en 17 días

El equipo evidenciaba ciertos síntomas de agotamiento y arrastraba demasiadas lesiones. Tras una victoria frente a la Real Sociedad que devolvió cierta tranquilidad, este parón se antoja como un oportuno momento para que el conjunto madridista reflexione y coja fuerzas. Las necesitará, pues luego no tendrá tregua entre partidos de Champions –en caso de que vayan superando eliminatorias– y LaLiga, donde tiene dos partidos aplazados por disputar –el del Celta con fecha que aún se desconoce– en medio de un calendario ya apretado de por sí.

Con todo para el momento clave de la temporada

Mientras tanto, las noticias más positivas para el Real Madrid tienen lugar en una enfermería que se va vaciando. Tras los regresos de Pepe y James, los próximos en reincorporarse a la dinámica del grupo durante esta semana serán Bale, Modric, Marcelo y Carvajal. Salvo contratiempos, Zidane podría contar con la totalidad de la plantilla para el partido de ida de octavos de final de Champions frente al Nápoles. La única participación que está en duda para dicho encuentro por precaución es la del atacante galés, con el que su técnico ha reconocido que “irán más despacio”. En cualquier caso, los blancos estarán en óptimas condiciones de proseguir en su lucha por el título de Liga –continúan líderes con 2 partidos menos– y buscar su duodécima Copa de Europa.

El Real Madrid de los centrocampistas

Con o sin la BBC, el Real Madrid de Zinedine Zidane tiene un plan fiado a su centro del campo. Partidos como el firmado el domingo ante la Real Sociedad así lo evidencian. Los blancos, en pleno gabinete de crisis tras la eliminación en Copa, necesitaban un plan de garantías para hacer frente a uno de los equipos más peligrosos de la competición. Todo lo que sucedió en el césped del Santiago Bernabéu pasó por la medular formada por Casemiro, Kroos y Kovacic, hasta el punto de que fue el croata quien abrió el marcador.

Los tres centrocampistas completaron el podio de los suyos en recuperaciones de balón (un total de 23 sólo entre ellos), mientras que el alemán fue el encargado de marcar el tiempo del partido liderando la estadística de pases (61). Su despliegue físico también se hizo notar, ya que Casemiro (11,32 km) y Kroos (11,18 km) fueron segundo y tercer jugador con mayor distancia recorrida respectivamente. Sólo les superó el incombustible Lucas Vázquez (11,74 km), un futbolista que con su trabajo sirvió de blindaje a sus mediocentros.

A la espera de Modric

Con una victoria que le devuelve la tranquilidad en LaLiga, la prioridad del conjunto madridista es recuperar su mejor nivel, el que le permitió sumar 40 partidos sin perder. La versión más fiable de los merengues pasa necesariamente por Luka Modric, quien continúa recuperándose de una sobrecarga muscular. Tras la última victoria, Zidane reconoció que espera tenerlo de vuelta para el próximo partido en Balaídos. Su importancia en el equipo también define a este Real Madrid.

Kroos asume las riendas del juego

La lesión de Luka Modric deja a Toni Kroos como único director de orquesta del Real Madrid durante al menos las próximas dos semanas. Aunque el periodo de baja del croata no es alarmante, lo cierto es que su ausencia no podría ser más inoportuna. El conjunto de Zinedine Zidane atraviesa su momento más delicado de la temporada y está obligado a levantar en Balaídos un 1-2 para no decir adiós a la Copa del Rey. Una eliminación supondría el primer revés de la temporada sin finalizar siquiera el mes de enero.

Sin su pieza más esencial en la sala de maquinas ni la posibilidad de un plan ‘B’ por las bandas ante las lesiones de Carvajal y Marcelo, al Real Madrid sólo le queda depender del fútbol que emane de las botas de Kroos. El alemán ya está habituado a tener que asumir toda la responsabilidad como brújula del equipo ante la ausencia del croata. Concretamente, esta circunstancia se ha dado en 47 partidos que se han saldado con 34 victorias, 9 empates y 4 derrotas. Pese a no ser malos números, a los blancos les ha costado más arreglárselas sin Modric durante esta campaña, con un balance 8 victorias y 4 empates en los encuentros en los que no ha estado presente el balcánico.

Máximo asistente en LaLiga

Kroos reúne méritos más que suficientes para confiar en él como principal surtidor de juego del Real Madrid. Entre sus estadísticas, destaca su condición de máximo asistente en LaLiga con un total de 9 pases de gol (a los que se pueden sumar otros dos más en Copa del Rey y Mundial de Clubes este temporada). Su conexión con Sergio Ramos volvió a quedar patente en el partido frente al Málaga, pues los dos goles del camero llegaron en sendos envíos del ‘8’ a balón parado, como ya había sucedido 6 veces más desde que juegan juntos. En noches de épica como la que se presenta en Balaídos, la presencia del alemán se antoja indispensable.

Se terminó la racha, queda su legado

El Real Madrid puso fin a una extraordinaria racha de 40 partidos invicto. Pese a la amargura que deja la derrota del Pizjuán en el madridismo, queda el legado de estos 9 meses. Sólo hace falta comparar la situación del equipo que perdió con el Wolfsburgo con el actual para darse cuenta. La vida de los blancos ha cambiado radicalmente en cuestión de 284 días.

Vuelta a la cima del fútbol

La Undécima Champions, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes conquistados hablan por sí solos. Zidane ha conseguido devolver al conjunto madridista a su lugar en la cima del mundo en menor tiempo del esperado. Por si fuera poco, el equipo se encuentra en una situación óptima en las tres competiciones del presente curso. Líderes en LaLiga, en cuartos de final de Copa del Rey y en octavos de Liga de Campeones. El madridismo sueña con el triplete.

Un equipo con alma e identidad

Tantos partidos sin tropezar no pueden ser producto de la casualidad. Hoy por hoy, el Real Madrid tiene un plan bien definido y cree en él hasta el final. El centro del campo formado por Casemiro, Kroos y Modric ha instaurado un equilibrio que ha hecho de los blancos un conjunto irreductible, sin olvidar la pegada de la BBC. Sólo otro equipo tan bien trabajado y que nunca se rinde como es el Sevilla pudo tumbar a los de Zidane en una noche en la que probablemente no merecieron perder.

Una plantilla enchufada

La racha de los merengues no se ha caracterizado por el protagonismo de 11 jugadores, sino de una plantilla en la que todos sus integrantes han tenido sus momentos de relevancia. Zidane ha conseguido que casi todos sus jugadores se sientan importantes y saquen lo mejor de sí mismos, por lo que ninguna rotación ha provocado que decaiga el rendimiento colectivo. Sin esta amplitud de posibilidades en el equipo, la derrota del Real Madrid hubiese llegado mucho antes.

La proeza de Cristiano

No son pocos los futbolistas que han rendido a un extraordinario nivel a lo largo de estos 40 partidos. Sin embargo, destaca especialmente el caso de Cristiano Ronaldo por todo lo que representa para el equipo. Con 31 años, el portugués volvió a lograr lo que se recordará como una proeza, arrebatar un cuarto Balón de Oro a Leo Messi. Evidentemente, lo hizo porque su aportación y rendimiento durante este periplo de 9 meses estuvo a la altura de semejante logro.