BARCELONA-VALENCIA

Messi, el rey de las finales de Copa

El Barcelona de Leo Messi y el Sevilla se enfrentan en la final de la Copa del Rey que se disputa en el Wanda Metropolitano. Valverde buscará levantar su primer título como técnico culé a la espera de conquistar la Liga Santander de manera matemática, título que puede llegar con un triunfo ante el Deportivo tras el tropiezo del Atlético de Madrid ante la Real Sociedad.

El Barcelona llega a la final como gran favorito ante un Sevilla que no pondrá las cosas fáciles para los blaugranas. Ambos técnicos ya comenzaron a preparar el partido con varias rotaciones en la jornada que se disputó entre semana. Los catalanes sacaron un empate en Balaídos, mientras que los hispalenses hicieron lo mismo en Riazor frente al Deportivo.

El factor diferencial de la final es sin ninguna duda Leo Messi. Las aspiraciones barcelonistas recaen en el papel que pueda realizar el crack argentino en el terreno de juego. Messi es un seguro de vida, es el máximo goleador en Liga con 29 tantos, algo clave para que los de Valverde puedan levantar el título. El 5 veces Balón de Oro no queda atrás en las finales, donde saca su mejor fútbol. Desde su debut con el primer equipo ha disputado 26 finales, en 20 ocasiones logró hacerse con el título. Las estadísticas hablan de más de un gol por final disputada, marcando un total de 27 tantos.

Sus goles son sinónimo de título en lo que hace referencia a las finales de Copa. Solamente hay una excepción y fue precisamente frente al Sevilla hace dos años cuando el equipo azulgrana se proclamó campeón, pero Leo no marcó. En sus otros cuatro títulos coperos sí anotó en la final ante el Athletic (en tres partidos cuatros goles) y contra el Alavés la pasada campaña.

El Sevilla hace historia en Old Trafford

Clasificación histórica del Sevilla para los cuartos de final de la Champions tras eliminar al Manchester United de Jose Mourinho. Los hombres de Montella consiguieron vencer en Old Trafford gracias a un espectacular Wissam Ben Yedder, el francés comenzó en el banquillo y cuando quedaban 20 minutos salió al campo, en apenas 6 minutos logró anotar dos goles para meter al Sevilla en los cuartos de final por primera vez en su historia. En los últimos minutos Lukaku recortaba distancias y metía el miedo en el cuerpo a la afición sevillista.

En la primera parte el partido estuvo dominado por el Sevilla ante un United muy gris que apenas creo problemas en la portería de Sergio Rico. Se llegó al descanso con 0-0 y con las sensaciones que el Sevilla tenía muchas opciones de estar en la próxima ronda de la Champions.

Muy fallón durante todo el partido Luis Muriel, fue sustituido por el mejor jugador del partido, un Ben Yedder que los dos goles se convierte en el segundo máximo goleador de la Liga de Campeones y pide a gritos ser titular en este equipo. Además, el 0-1 del delantero francés es el gol más rápido de un jugador suplente esta temporada en la Champions League, tan solo 87 segundos sobre el campo. En el descuento tuvo el hat-trick, pero fallo en el uno contra uno frente a David de Gea.