Verratti Casemiro Real Madrid PSG

A cuartos se va por la frontera

La segunda entrega del cruce entre Real Madrid y PSG volverá a estar determinada por la lucha que ambos mantendrán en el centro del campo. Quien consiga hacerse con el control de la medular tendrá muchas papeletas para avanzar hacia la siguiente ronda

Zinedine Zidane tiene una premisa fundamental para no ver peligrar su ventaja en París. Dado el poderío del ataque del PSG, peligroso aunque no esté Neymar, la solución pasa por evitar que el centro del campo contrario conecte con los hombres de arriba. Independientemente de la cuota de posesión de balón que aspire a tener el Real Madrid (58% de media en esta Champions), dar tiempo para pensar a Verratti, Rabiot y compañía equivaldrá a jugar con fuego.

El choque de ida en el Santiago Bernabéu marca el camino en varios aspectos. Mientras la presión de los blancos ahogó la salida de balón rival, los parisinos fueron un equipo cogido por alfileres y no la temida bestia que se esperaba en el coliseo madridista. Sólo una fuga de Rabiot en una mala transición defensiva del Madrid (Modric e Isco llegaron tarde a su marca) propició el gol del conjunto de Unai Emery. Un claro ejemplo del daño que puede suponer para los de Chamartín no salvaguardar debidamente su frontera.

El talón de Aquiles del PSG

La principal incógnita del cuadro francés reside en el que fue su eslabón más débil en el primer enfrentamiento, el pivote defensivo. La apuesta de Emery por Lo Celso se demostró un fracaso, por lo que sorprendería que el técnico de Hondarribia repitiese la fórmula. Como principales alternativas se posicionan un Thiago Motta ya recuperado de su lesión, aunque está por ver si está para un duelo de semejante exigencia, y un Lass Diarra que viene ofreciendo un notable rendimiento en esa demarcación desde que llegó en el mercado de invierno.

Necesitará también el PSG que los indiscutibles Verratti y Rabiot den un paso más en su juego para lograr imponer el tempo del partido. El italiano y el francés firmaron una buena actuación en el Bernabéu, aunque sin la suficiente continuidad como para arrebatar el protagonismo a Modric, Kroos e Isco, todos ellos superiores en número de pases. “El problema es que es fácil marcar ocho goles en Dijon, pero son en estos partidos donde hace falta ser decisivo”, afirmó Rabiot tras el choque, consciente del salto que aún deben dar él y los suyos.

Los tapados de Zidane

Por parte del Real Madrid, el éxito de su plan dependerá en buena medida de lo que su técnico disponga en la medular. Hace tres semanas ya se pudo comprobar con la entrada de Asensio y Lucas Vázquez en el segundo tiempo en lugar de Isco y Casemiro, una valiente decisión con la que los blancos giraron completamente el choque. El cambio de disposición –del rombo a la línea de cuatro simétrica– alivió a los laterales con las ayudas de ambos y aportó capacidad de contragolpe, tal y como saltó a la vista en los dos goles marcados por Cristiano y Marcelo en la recta final del choque. No es descartable que Zidane sorprenda en París con este planteamiento de inicio. Otro de los tapados que puede tener cabida en el once es Kovacic, en quien el francés ya confió contra pronóstico en otros lances importantes de la temporada. Tácticamente, el croata no pasa por ser el más ordenado de la plantilla, pero su despliegue y su intimidatoria conducción de balón puede servir para mantener a raya a sus rivales en la zona central.

PSG celebración gol

Las 7 claves del PSG

1- EUROPA COMO CUENTA PENDIENTE

Siete años después de la llegada del jeque y tras más de mil millones de euros invertidos en fichajes, el ambicioso proyecto del PSG sigue teniendo la Champions como cuenta pendiente. Pese a que el conjunto francés transmite la sensación de firme candidato al título, lo cierto es que en los últimos años ni siquiera ha logrado acceder a unas semifinales del torneo. Si los parisinos se estrellaron siempre contra la barrera de los cuartos de final entre 2013 y 2016, el más duro de los golpes llegó el pasado curso con el famoso 6-1 en el Camp Nou que les apeó en octavos.

2- DUDAS EN LAS GRANDES CITAS

Una de las razones que ha dificultado el despegue del PSG en Europa reside en el complicado salto de competir en la Ligue 1 a hacerlo en la Liga de Campeones. En ese contexto, no son demasiadas las citas exigentes que ha afrontado el equipo de Unai Emery a lo largo de la temporada, enfrentamientos en los que precisamente se le han visto las costuras. Aunque deslumbró en septiembre con un impecable 3-0 al Bayern en el Parque de los Príncipes, fuera de casa ha caído ante el propio conjunto bávaro (3-1) y el Olympique de Lyon (2-1), además de empatar en el clásico francés contra el Marsella (2-2).

3- UN PORTERO CUESTIONADO

En una plantilla que cuenta con jugadores ‘top’ en todas las demarcaciones, el hecho de que Alphonse Areola no tenga ese cartel en la portería trae consigo ciertas dudas. Pese a que su temporada no se puede calificar como mala, tampoco ha marcado la diferencia en momentos puntuales. Sus estadísticas así lo acreditan, ya que su porcentaje de paradas (72%) es de lo más discreto comparado con otros guardametas de las grandes ligas europeas. Sin ir más lejos, el portero que más ha sonado durante los últimos meses para sustituirlo, Jan Oblak, salva el 88% de los disparos que recibe.

4- GRAN ATAQUE, PEOR DEFENSA

El hecho de que se hable constantemente del potencial ofensivo del equipo de Emery oculta otra realidad no menos importante: su defensa dista de ser igual de imponente. El único jugador fichado el pasado verano para reforzar la retaguardia, Dani Alves, no destaca por su solidez en este momento de su carrera. Los parisinos son vulnerables por fuera y sufren defendiendo los centros laterales, algo que el Real Madrid debería saber explotar. Por si fuera poco, también arrastran problemas a balón parado. Así les han marcado 10 de los 17 goles que han encajado en la liga francesa.

5- AGUJERO EN LA MEDULAR

Los problemas de solidez que el PSG ha mostrado en momentos puntuales de la temporada también tienen mucho que ver con la ausencia de un especialista defensivo en el centro del campo. El declive de Thiago Motta, prácticamente sin continuidad desde que se lesionó del menisco en octubre, es la principal causa del mal. La mejor opción que la dirección deportiva ha encontrado en el mercado invernal para sustituir al italo-brasileño es otro veterano como Lass Diarra (33 años), cuya fiabilidad está por comprobar en una cita como la del Bernabéu.

6- TODO PASA POR VERRATTI Y RABIOT

De la labor del italiano y del francés depende para el cuadro galo mantener el equilibrio y llevar el peso del partido. Los pases del primero y las conducciones del segundo son fundamentales para facilitar el trabajo a los hombres de arriba. La eliminatoria ante el Barça del pasado curso expuso las dos caras de ambos centrocampistas, capaces de firmar una exhibición para enmarcar en París y de derrumbarse bajo presión en el Camp Nou. De nuevo ante su hora de la verdad, volverán a ser el termómetro que marque las posibilidades del conjunto capitalino.

7- UN TRIDENTE DEMOLEDOR, PERO CON UN INCONVENIENTE

A estas alturas, nadie va a descubrir el tremendo poderío de la delantera que conforman Neymar, Cavani y Mbappé, el mejor tridente de Europa con 70 goles entre todas las competiciones. Sin embargo, el hecho de contar con tres jugadores de semejante nivel también conlleva sus desventajas. La principal de todas, que su escasa implicación en tareas defensivas provoca que el equipo tienda a partirse. De lo que no hay duda es de que al intercambio de golpes no tienen rival en el continente.

El equipo que podría traer a Thiago Motta de vuelta a LaLiga

Thiago Motta es libre en estos momentos al haber finalizado su contrato con el PSG, con el que no ha logrado alcanzar un acuerdo para su continuidad. De esta situación  podría aprovecharse el Espanyol, club que le ofrece al mediocentro la seductora posibilidad de volver a jugar en LaLiga como ya hiciera durante sus etapas en el Barça (2001-2007) y en el Atlético de Madrid (2007-2008).

El conjunto ‘periquito’ ofrece un contrato de dos años al ítalo-brasileño de 34 años, aunque tendría que aceptar rebajarse el sueldo. No obstante, las negociaciones entre Motta y el club parisino no están todavía totalmente rotas y el jugador cuenta con otras propuestas como la del Genoa, por lo que el Espanyol tendrá que seguir esperando novedades al respecto.