Oblak

Oblak cerca de salir del Atleti por 100 millones

La cláusula de Jan Oblak está cifrada en 100 millones de euros, una cantidad asumible para varios de los grandes equipos del fútbol europeo. Si todo sigue su curso, el fichaje de Thibaut Courtois por el Madrid desencadenaría una operación que acabaría con la salida del esloveno del Atlético de Madrid rumbo Londres.

Abramovich se ha decantado finalmente por Oblak ante las desorbitadas cantidades que los clubes pedían por porteros de menor nivel como Alisson o Pickford. Según informa Mundo Deportivo, el Atlético de Madrid no hará ninguna contraoferta por el jugador, puesto que el fuerte desembolso económico realizado este verano por el conjunto colchonero deja sin margen de maniobra al club. Si no se da otro Griezmann, Oblak será nuevo jugador del Chelsea.

Oblak Atleti

A la tercera va la vencida

Jan Oblak vuelve a disputar una final europea. Las dos anteriores que jugó son de amargo recuerdo para el esloveno. La primera de ellas tuvo lugar el 14 de mayo de 2014, cuando aún militaba en las filas del Benfica. El meta se hizo con la titularidad a mitad de temporada y fue clave para llevar a las Águilas a pelear con el Sevilla por el título de Europa League en Turín. Un par de semanas antes, en ese mismo escenario, sus intervenciones permitieron a los lisboetas resistir el asedio de la Juventus pese a terminar el partido con nueve jugadores. Sin embargo, no tuvo tanta fortuna en la final, en la que los hispalenses se hicieron con el título en la tanda de penaltis. Aunque Oblak estuvo correcto a lo largo del choque, la gloria correspondió a Beto, héroe de aquel encuentro al detener dos de los lanzamientos.

Europa le debe una a Oblak

Ya con el Atlético, la historia volvería a repetirse dos años después en Milán. Si el conjunto de Simeone llegó hasta ahí, fue en gran parte gracias a su arquero, quien protagonizó otra memorable actuación en la vuelta de semifinales. En este caso fue en Múnich, donde paró un penalti a Thomas Müller que pudo mandar a los colchoneros a la lona. Sin embargo, el fútbol volvió a ser ingrato con él en otra final que se decidió desde el punto de castigo y que terminó llevándose el Real Madrid.

De nuevo han tenido que pasar dos años para que Oblak disponga de una oportunidad para redimirse. Otra vez en la Europa League, ese torneo que se le resistió con 21 años y por el que ahora peleará ya consagrado como uno de los mejores guardametas del mundo –si no el mejor–. Sporting de Portugal y Arsenal pudieron comprobarlo de primera mano al estrellarse contra el muro esloveno en las anteriores eliminatorias. De los 23 disparos que ha recibido en esta edición de la competición, sólo dos acabaron en gol, lo que se traduce en un porcentaje de paradas del 91% que no iguala ningún otro portero. Está preparado para que a la tercera vaya la vencida.

Oblak Arsenal Atleti parada

Super-Oblak al rescate

Londres fue testigo de un suceso extraordinario que se lleva repitiendo durante toda la temporada en el Atlético. Una fuerza sobrenatural emergió bajo los palos para neutralizar el bombardeo del Arsenal. Los ingleses remataron hasta 24 veces, 10 de ellas entre los tres palos. Toparon con un inconmensurable Jan Oblak que volvió a dejar un recital de paradas imposibles. Nada más comenzar el encuentro, el esloveno protagonizó una brutal estirada para salvar un cabezazo de Alexandre Lacazette. Otro que esa noche tuvo pesadillas con el arquero rojiblanco fue Danny Welbeck, quien se quedó solo tras una pared con Wilshere y vio cómo su disparo era desbaratado por los pies del meta en una acción de puros reflejos. En los últimos minutos, el superhéroe colchonero volvió a volar para salvar un remate de Ramsey con otra mano milagrosa. Si no evitó el gol de Lacazette, fue porque el balón entró perfectamente ajustado al palo. Más no se le puede pedir.

¡Renovación ya!

En Inglaterra, donde es pretendido por varios clubes, todos se rindieron a la soberbia actuación de Oblak. “Sabemos que es unos de los mejores porteros de Europa. Lo demostró esta noche, pero dejo esa cuestión ya para otra gente”, comentó Arsène Wenger al ser preguntado sobre su posible fichaje. Su cláusula de 100 millones de euros se antoja cada vez más corta. “No hay novedades, tengo el contrato que firmé hace dos años. Lo que sucederá nadie lo sabe, ni siquiera yo. Prefiero acabar la temporada bien y espero que con un título. Luego ya veremos, pero contrato tengo. No pienso en otra cosa que el Atlético. Si sigo, creceremos juntos y, si no, crecerá el club también”, señaló hace unos días acerca de su futuro.

Le conviene al Atlético hacer un esfuerzo económico para retener a uno de sus hombres más determinantes. Otras actuaciones recientes como las protagonizadas en la eliminatoria contra el Sporting de Portugal o la del derbi madrileño en el Santiago Bernabéu dan fe de ello. Ha convertido lo extraordinario en rutina. Hay que recordar que Oblak es en este momento el guardameta menos goleado de las grandes ligas europeas con 18 goles en contra. En lo que va de Europa League, ha salvado el 91% de los disparos que ha recibido, más que ningún otro portero.

Un muro infranqueable

Su sobresaliente labor complementa la habitual solidez defensiva que caracteriza al Atlético, de la que también hizo gala en el Emirates Stadium en unas condiciones de lo más adversas. Hombres como Godín y Giménez se multiplicaron para que los de Diego Pablo Simeone acumularan 20 anticipaciones, 64 balones recuperados y 7 remates bloqueados a lo largo del encuentro. El Cholo sólo pudo quitarse el sombrero tras la proeza de sus jugadores. “Ver al equipo renovarse así es lo más lindo que tiene el fútbol. ¿Saben lo difícil que es defender? El fútbol está para jugar, es lo más bonito, hay que tener huevos para defender así 80 minutos…. Necesitamos a la gente los 90 minutos en Madrid”. A esa fortaleza se aferran de nuevo los rojiblancos de cara al choque de vuelta en el Wanda Metropolitano, donde encadenan 11 partidos sin encajar gol entre todas las competiciones.

Atleti Arsenal Griezmann

El Atleti nunca deja de creer

El Atlético sacó un 1-1 del Emirates Stadium que vale puro oro, un resultado que da alas a los rojiblancos para alcanzar la final de Lyon. Con un hombre menos y sin Simeone desde el inicio del choque, resistieron heroicamente y se sobrepusieron al gol de Lacazette con un tanto de Griezmann en la recta final.

El ‘7’ colchonero, señalado en el 1-0 por una pérdida de balón, se redimió con el tanto del empate. La fortuna le acompañó tras ganar un balón largo a la espalda de la defensa, llevarse la pelota de rebote y aprovechar un resbalón de Mustafi para marcar a placer. Oblak hizo el resto del trabajo con una de sus milagrosas actuaciones que son prácticamente rutina para el esloveno, el mejor portero del mundo por si había alguna duda.

Gloria y honor para los soldados del Cholo, quienes firmaron uno de los capítulos más épicos de su historia europea. Y bonita forma de celebrar los 115 años de historia que cumplía el club. El Wanda Metropolitano decidirá, pero, visto lo visto, las sensaciones no pueden ser mejores.

Oblak Arsenal Atleti

Hay que decirlo de una vez: Oblak es el mejor portero del mundo

El del Emirates Stadium fue uno de los partidos más sufridos que se recuerdan en el Atlético. Como no podía ser de otro modo, Jan Oblak tuvo que hacer varias de sus milagrosas apariciones para mantener vivos a los suyos en los momentos más difíciles. Welbeck y Lacazette soñarán con el coloso esloveno, con quien se toparon en sus mejores oportunidades. Sólo un ajustado cabezazo del delantero francés pudo batirle.

Tras el tanto del empate de Griezmann, el guardameta volvió a hacerse gigante con un paradón a un cabezazo de Ramsey. Por calidad y cantidad de este tipo de intervenciones, decir que no es el portero más en forma del momento sería faltar a la verdad.

Cech Oblak

Pasado y presente de la portería

Petr Cech y Jan Oblak protagonizarán un interesante duelo generacional en el partido entre Arsenal y Atlético. La experiencia del veterano guardameta checo se mide a la plenitud del esloveno

Hablar de Cech hace cinco años era hacerlo de uno de los mejores porteros del mundo sin discusión. Durante una década, la terna formada por Iker Casillas, Gianluigi Buffon y el checo acaparó la conversación sobre quién era el mejor. Hoy es usual que el mismo debate se repita con los Jan Oblak y Ter Stegen de turno. Sin embargo, el guardameta del Arsenal no ha dicho su última palabra. A sus 35 años (cumplirá 36 el próximo 20 de mayo), quiere seguir ampliando un majestuoso palmarés que componen cuatro títulos de Premier League, cinco FA Cup, tres EFL Cup, tres Community Shield, una Champions y una Europa League. Tras nueve temporadas en el Chelsea, el arquero nacido en Pilsen decidió hace dos años embarcarse en el proyecto de un acérrimo rival como el Arsenal. El cambio no suponía un salto en lo deportivo, pero era la mejor alternativa a tener que vivir a la sombra de Thibaut Courtois en Stamford Bridge.

Histórico Cech

La experiencia de Cech no ha servido para que los gunners tengan la solidez necesaria para regresar a la primera línea europea. Ha tenido que lidiar contra el paso de los años y las lagunas defensivas de sus propios compañeros. Sólo así se explica que alguien de su estatus haya encajado 49 goles en 36 partidos disputados entre todas las competiciones. Cifras muy lejanas a las que acostumbraba a firmar durante su etapa en el conjunto blue, donde dejó un espectacular récord de 24 partidos con la portería a cero en la temporada 2004-05. No obstante, en el Emirates Stadium sí ha conseguido batir registros como el del pasado mes de marzo, cuando se convirtió en el primer portero en la historia de la Premier League que sobrepasa las 200 apariciones sin encajar un gol.

En la próxima cita de Europa League tendrá enfrente a otro portero con el que, pese a ser de distinta generación, guarda ciertas similitudes. Al igual que Cech, Oblak también destaca por su sobriedad bajo palos y fiabilidad en el área. De hecho, no parece casualidad que en las últimas semanas se haya citado al Arsenal como uno de los clubes interesados en hacerse con los servicios del arquero del Atlético. Su cláusula de 100 millones de euros le convierte en un objetivo factible para los ricos del fútbol inglés, mientras que los gunners andan necesitados de un sucesor de altura para ocupar su portería.

No hay otro como Oblak

Debe el Atlético apresurarse en conseguir una renovación que selle su continuidad, a no ser que quiera perder a su jugador que, con el permiso de Antoine Griezmann, marca más diferencias en este momento. Quedó bastante claro en la última eliminatoria frente al Sporting de Portugal, en la que fue providencial tanto en la ida como en la vuelta con intervenciones de enorme mérito. Sus compañeros lo saben y no dudan en apremiar al club. “Nunca he visto un portero como Oblak, es el mejor portero que he visto de lejos. Claro que haría todo lo posible para que se quedase, y se quedará si ve en el club la misma ambición que tiene él”, afirmó Fernando Torres en declaraciones a la Cadena Ser.  Los datos tampoco engañan al respecto. El balcánico registra un espectacular promedio de 0,59 goles encajados por partido durante su etapa como colchonero, cifra con la que mejora con creces a su antecesor, un Thibaut Courtois que recibió 125 tantos en 156 partidos con el conjunto rojiblanco (0,81 de media por choque). No hay duda. El guardameta con más presente defiende la portería del Atlético.

San Oblak se apareció en Lisboa: ¡Paradón antológico para salvar al Atlético!

Se acaban los adjetivos para definir la labor de Jan Oblak. Tras frenar a todo un Real Madrid en el Santiago Bernabéu, el santo esloveno volvió a aparecerse en el estadio José Alvalade a los 11 minutos para salvar un remate de Coates con una parada inverosímil. Probablemente sea una de las mejores del año.

Oblak Keylor Navas Real Madrid Atleti

Lo de Oblak fue escandaloso… pero Keylor tampoco se quedó corto

Si algo quedó patente en el derbi madrileño entre Real Madrid y Atlético, es que las porterías de ambos conjuntos están a muy buen recaudo. Jan Oblak sostuvo a los de Simeone en los momentos más difíciles con tres paradones de enorme mérito. En el primer tiempo, salvó un remate de Varane a bocajarro y voló ante un disparo lejano de Cristiano Ronaldo. Al borde del final volvió a ser providencial desbaratando un lanzamiento de falta de Sergio Ramos. Un día más en la oficina para el esloveno, quien continúa siendo el portero menos goleado de las grandes ligas europeas.

Sin embargo, tampoco hay que restarle mérito a la actuación de Keylor Navas, decisivo para su equipo cuando el partido lo requirió. Cuando los de Zinedine Zidane acusaron el golpe del empate, el costarricense fue salvador con un paradón a Koke. Hay que recordar que el tico también obró otro de sus milagros en Turín deteniendo un remate de Higuaín cuando medio estadio cantaba el gol. Vista la actuación del esloveno, es comprensible que los seguidores madridistas tengan cierta envidia del guardameta del conjunto vecino, pero tampoco les faltan motivos para valorar lo que tienen en casa.

Parada Oblak

Por esto dicen que es el mejor del mundo: Oblak salvó al Atleti por partida doble

Se ha convertido en algo rutinario en los partidos del Atlético, pero no por ello hay que considerarlo menos extraordinario. Jan Oblak salvó al Atlético de un buen aprieto en un mano a mano ante Gelson Martins. El veloz extremo logró escaparse del radar defensivo colchonero y su disparo se topó con la estirada del guardameta esloveno.

Sin embargo, lo más escandaloso estaba por llegar en el último minuto, cuando fue de nuevo providencial con un paradón a un chutazo de Bryan Ruiz. Afortunadamente, Montero tampoco acertó en el rechace. Qué diferente hubiera sido el 2-1 para la vuelta y qué suerte tienen los rojiblancos de contar con este portero, probablemente el mejor del mundo.

La Liga Santander 2017-2018 : FC Barcelona 1-0 Atletico de Madrid

Oblak viaja a Moscú para quedarse en la grada

El portero del Atlético de Madrid Jan Oblak tendrá que ver elpartido de su equipo ante el Lokomotiv desde la grada. El esloveno no se ejercitó en elúltimo entrenamiento antes del partido y será el joven Axel Werner el que ocupe la portería como titular.

Oblak sigue arrastrando por las que no que no pudo jugar en el partido del Wanda y en el enfrentamiento ante el Celta era Giménez el que tenía que realizar los saques de puerta. El objetivo es que el esloveno este listo para el compromiso de este fin de semana, ya que la eliminatoria ante el conjunto ruso está encarrilada con el 3-0 del primer partido.

Oblak con molestias: llega la gran oportunidad de Werner

El portero esloveno del Atlético de Madrid, Jan Oblak, lleva varias semanas arrastrando molestias. Frente al Barcelona jugó de titular, pero la semana previa no completó ningún entrenamiento con sus compañeros. En la última sesión tuvo que retirarse antes de tiempo, a pesar del oscurantismo por parte del Atleti en cuanto al estado físico del portero, parece muy complicado que pueda ser de la partida frente al Lokomotiv en el Wanda Metropolitano.

Hace unas semanas la baja de Oblak hubiese sido suplida con un portero de garantías y con experiencia como es Miguel Ángel Moyá. Hoy esa opción no es posible, el meta mallorquín fue traspasado a la Real Sociedad tras la salida de Iñigo Martínez del conjunto vasco. Las molestias del guardamaeta esloveno se acentuaron en la última sesión de entrenamiento tras golpear un balón. Se trata de un problema muscular en la cepa inguinal, no es un problema serio pero debe descansar. Además, lleva tiempo jugando con dolor en el brazo y es un buen momento para que se recupere de todos sus problemas físicos.

Con la baja de Oblak, le llega la gran oportunidad al joven argentino Áxel Werner. El jugador de 22 años ha pasado de tercer, a segundo portero de la entidad rojiblanca. Hoy en la Europa League frente al Lokomotiv tiene la oportunidad de debutar con el Atleti.

Werner llegó al Atlético de Madrid el pasado verano, pero los colchoneros le ficharon un año antes cuando deslumbró a todo el mundo en el Atlético Rafaela argentino. La temporada pasada estuvo cedido en Boca Juniors.

Oblak Atleti

La cuenta pendiente de Oblak

La Europa League es especial para Jan Oblak. Fue en esta competición donde el entonces guardameta del Benfica se puso en el escaparate a base de grandes actuaciones en la temporada 2013/14. En aquella edición, el esloveno llegó a tocar el título con la punta de los dedos en la final ante el Sevilla. Providencial durante el transcurso de aquel encuentro con varias intervenciones de mérito, sólo la tanda de penaltis evitó que los suyos se proclamaran campeones. Mientras él no fue capaz de detener ningún lanzamiento (situación muy similar a la que viviría dos años después en Milán), en el cuadro hispalense marcó la diferencia un inmenso Beto que paró dos de los disparos.

El mejor del mundo

Fue un duro varapalo para Oblak, quien semanas después puso rumbo al Atlético a cambio de 16 millones de euros para firmar una progresión de sobra conocida a estas alturas. Hoy por hoy es considerado por muchos el mejor guardameta del mundo, algo que con los datos en la mano no se puede negar, ya que su porcentaje de paradas en relación al número de disparos que recibe (85%) es superior al de otros grandes porteros como son Marc-André ter Stegen (83%), David De Gea (81%) y Thibaut Courtois (68%). También es el arquero con menos goles en contra de las grandes ligas europeas, tan sólo 11.

En su última actuación en el Camp Nou, sólo un tal Leo Messi pudo batirle con un magistral lanzamiento de falta que, pese a todo, llegó a tocar con la punta de los dedos. Toca pasar página y saldar la deuda pendiente con la Europa League, esa competición que puede convertirse en el segundo entorchado que el esloveno gane como rojiblanco. El primero de ellos, la Supercopa de España de 2014, lo hizo como suplente de Miguel Ángel Moyá cuando todavía era un recién llegado. Mucho ha cambiado la vida de Jan desde entonces, quien quiere consolidar su prestigio con la conquista de la segunda competición continental.

Atleti Athletic Vrsaljko Gabi Godín

El muro de Europa

Los aficionados del Wanda Metropolitano confían en vivir una tarde sin sobresaltos contra el Copenhague en la Europa League. No sólo cuentan con el aval del 1-4 de la ida, sino también con la tranquilidad que supone tener a la mejor defensa del continente. Con 9 goles encajados en LaLiga, ningún otro equipo de las grandes ligas europeas (Premier League, Bundesliga, Serie A, Ligue 1 y LaLiga) iguala la muralla defensiva del Atlético. El club que más sigue de cerca a los de Diego Pablo Simeone en este aspecto es el Barça con 11 tantos en contra. Mucho más lejos se encuentran los líderes defensivos del resto de campeonatos: Nápoles, Juventus (ambos con 15 goles encajados), Bayern (18), Manchester United y PSG (19).

Factor Oblak

Los rojiblancos han dejado su portería a cero en 16 de los 24 partidos disputados en el torneo doméstico. Es decir, que sólo reciben goles en uno de cada tres encuentros. Gran parte del secreto reside en una línea defensiva que apenas permite disparos que vayan entre los tres palos. En las últimas diez jornadas, el cuadro colchonero sólo ha concedido 23 remates a portería, lo que supone una media de poco más de dos por choque. La consecuencia es evidente: a los del Cholo se les puede marcar uno, pero de ahí es muy difícil pasar a poco que tengan un día normal. Sólo el Girona en la primera jornada de LaLiga (2-2), el Sevilla en Copa (1-2 y 3-1) y el Chelsea en la Champions (1-2) han podido conseguirlo este curso.

Si a esa férrea retaguardia se suma el guardameta más seguro del continente, un Jan Oblak que salva el 88% de los tiros que recibe, la tarea se vuelve casi imposible para los rivales. Especial mención merece lo del esloveno, quien desde que está en el Atlético suma más partidos dejando su portería a cero (84) que goles recibidos (83). Para acordarse de la última vez que el ‘13’ recogió el balón de las redes, hay que remontarse al partido contra el Girona de hace un mes. Hay que recordar que fue Miguel Ángel Moyá quien no pudo evitar el tanto marcado por el Copenhague en la ida del cruce de Europa League, por lo que Oblak mantiene intacta su racha de imbatibilidad.

Cifras históricas

En cualquier caso, el hecho de que la defensa del conjunto rojiblanco sea inexpugnable no es un descubrimiento a estas alturas, ya que esta virtud se extiende a toda la era de Simeone. De las cinco temporadas completas que ha vivido el Atlético con el técnico argentino en el banquillo, en cuatro terminó siendo el equipo menos goleado de LaLiga: 27 tantos recibidos en la pasada, 18 en la 2015-16, 26 en la 2013-14 y 31 en la 2012-13. La única excepción en el último lustro fue la campaña 2014-15, cuando el Barça fue el conjunto más sólido del campeonato con 21 goles en contra por 29 de los del Cholo. De seguir la tendencia actual, los colchoneros pueden pulverizar todos estos registros este curso. A estas alturas del campeonato, nunca en su historia habían concedido tan pocos goles. El único precedente equiparable es el del Deportivo de la temporada 1993-94, el cual también había encajado 9 tantos tras 24 jornadas. Indiscutible en Europa, el muro del Atlético también puede hacer historia.

Oblak se come a Courtois

Que Oblak es uno de los mejores porteros del mundo parece a todas luces indiscutible por los aficionados al fútbol. Y no es sólo una cuestión de sensaciones o una opinión forofa por parte de la afición del Atlético. Los datos le dan la razón a un portero que fue cuestionado a su llegada al Calderón, esperando desde la suplencia su oportunidad a pesar de que pagaron 15 millones de euros por él. Sus primeras intervenciones fueron más que cuestionadas, pero con el paso de las temporadas y los partidos ha ido creciendo hasta convertirse en el porterazo que es hoy en día.

Valga un dato en la comparación. Cuando Courtois dejó la disciplina rojiblanca, parecía que su sustituto no iba a poder mejorar sus tremendos números. El ahora portero del Chelsea encajó 100 goles en 133 partidos disputados con la elástica colchonera bajo la batuta de mando de Simeone. Oblak no sólo lo ha igualado, lo ha batido con creces, dejando en 83 goles los encajados después de disputar 133 partidos como colchonero, todos ellos con el Cholo en el banquillo.

Para contextualizar el dato, es cierto que el equipo ha ido de menos a más desde que Simeone cogió al equipo, colándose en dos finales de Champions gracias, en buena medida, al buen hacer de Oblak. El equipo defiende mejor, más unido, con mejores jugadores, adaptado perfectamente a la aguerrida táctica que marca Simeone… Cuando llegó el entrenador argentino, el equipo estaba descompuesto y el portero habituado a recoger balones del fondo de la red.

A por el Zamora

Siendo esto cierto, la realidad es que Oblak se está saliendo. Ha sido lo único destacable en la fase de grupos de la Champions, y de seguir por este camino puede convertirse por tercer año consecutivo en el premio Zamora de LaLiga. Parece que, en la competición doméstica, sólo Ter Stegen puede hacerle sombra, y por sensaciones quizá Kepa. Y fuera de nuestra liga, el propio Courtois y De Gea puede que estén a su altura, pero nunca por delante.

Ya se rumoreó este verano que la única pieza que le falta al todopoderoso PSG es Oblak para su portería. Después del fracaso europeo del Atlético, puede que en el próximo mercado de invierno, fair play financiero mediante, se plantee un cambio de aires y apueste por los Campos Elíseos. 

El objetivo del Atlético: recuperar la solidez

La defensa no escapa al momento de dudas que atraviesa el Atlético esta temporada. El muro edificado por Diego Pablo Simeone, recordado por ser infranqueable en sus mejores noches, transmite una vulnerabilidad nunca vista durante el periplo del técnico argentino. Pese a que los rojiblancos son el segundo conjunto menos goleado en LaLiga con seis tantos en contra, lo cierto es que buena parte de culpa la tiene Jan Oblak, quien promedia tres paradas por partido, casi el doble que el curso pasado.

El extraordinario momento de forma del guardameta esloveno camufla esa fragilidad que sí queda al descubierto si se atiende a otras estadísticas. Basta comprobar que todos los goles encajados por el equipo colchonero en Liga y Champions llegaron tras pase o centro lateral. Sin embargo, lo realmente alarmante para los del Cholo reside en el hecho de que siete de esos diez tantos llegaron de cabeza. El dominio del juego aéreo, una de las virtudes más reconocibles del Atlético durante los últimos años, se ha diluido tanto en ataque como en defensa.

¿Falta concentración?

El problema también resulta palpable en las jugadas a balón parado. Así lo corroboran los datos publicados por @futbolavanzado relativos a las diez primeras jornadas de LaLiga, los cuales sitúan a los rojiblancos como el equipo del campeonato que peor defiende los saques de esquina. Mientras que el Valencia -mejor conjunto en este aspecto- apenas permite que sus rivales rematen en un 15% de los córners, la defensa colchonera hace lo propio en un 45% de estas acciones.

Ante esta evidente debilidad, técnico y futbolistas coinciden al buscar el origen del problema. “Debemos mejorar la concentración en momentos determinantes del juego, en algunos pasajes de algunos partidos hemos bajado esa concentración que nos hace un equipo peligroso y duro, eso no podemos hacerlo”, señaló recientemente Simeone.

Prohibido fallar

El diagnóstico del entrenador argentino es muy similar al realizado por Gabi tras empatar contra el Qarabag en el Wanda Metropolitano. “Es un tema de concentración. Creo que siempre hemos sido fuertes a la hora de rematar y nos han hecho pocas ocasiones de gol… Va un poco con la dinámica del equipo, que con pocas ocasiones de córner que tienen los rivales nos hacen gol. Tendremos que entrenarlas y seguir mejorando”, afirmó el capitán.

A este problema se puede añadir otro no menos importante, ya que los años no pasan en balde para los integrantes de la retaguardia (Juanfran y Filipe ya tienen 32 años, Godín, 31). El conjunto rojiblanco está obligado a recuperar su mejor versión en defensa ante un rival de máxima exigencia como el Real Madrid. Pese a que los blancos no atraviesan su mejor momento en cuanto a pegada, son el equipo de LaLiga que más remata con una media de 20 disparos por partido. El derbi no permitirá más concesiones.

Oblak Luis Suárez Lahoz Atleti Barça

Oblak vs Luis Suárez: Duelo a quemarropa

Se dice que los delanteros son jugadores de rachas y es evidente que Luis Suárez no está en una de ellas. El uruguayo apenas suma dos goles (ambos intrascendentes cerrando goleadas contra Espanyol y Girona) en ocho partidos entre todas las competiciones, muy por debajo de los 14 tantos de Leo Messi sin ir más lejos. La situación dista considerablemente de la de hace dos temporadas, cuando el ‘9’ azulgrana firmó 40 dianas en LaLiga erigiéndose Bota de Oro por segunda vez en su carrera, un galardón que en los últimos nueve años sólo han logrado su socio argentino, Cristiano Ronaldo y él. “Lo de menos es que no marque, lo que importa es que la jugada sirve para llevarnos los tres puntos en un partido complicado”. El atacante antepone el bien colectivo al individual, tal y como manifiesta en sus propias declaraciones, pero es evidente que un ‘killer’ voraz como él no termina de ser feliz si no ve portería.

Suárez, hambriento de gol

Al margen de los goles, las sensaciones transmitidas por el charrúa sobre el césped tampoco han invitado al optimismo. No se le termina de ver cómodo sin Neymar y ejerciendo un rol nuevo en el esquema de Valverde, donde ocupa la banda izquierda con más frecuencia de la que acostumbra. Tampoco se le ve fino en otras facetas del juego. Una lesión de rodilla sufrida el pasado mes de agosto ha podido ser clave en esa falta de ritmo, sobre todo si se tiene en cuenta que forzó su reaparición para afrontar dos partidos cruciales con Uruguay en la clasificación para el Mundial.

Lo cierto es que en el vestuario culé no se ha manifestado preocupación al respecto. Los resultados acompañan y no es la primera vez que Suárez atraviesa una sequía de estas características. Sólo hay que recordar sus complicados inicios en el Barça, donde no logró estrenarse hasta su quinto partido. Aquella misma temporada acabó siendo clave en el ‘Triplete’ con 25 goles y 24 asistencias en 43 partidos. ¿Una cuestión de bloqueo mental? Ante el Atlético tiene la posibilidad de volver a lo grande.

Oblak, pletórico

Además de zafarse de la correosa defensa colchonera, Suárez tendrá que afinar al máximo ante la portería, el bastión más resistente del equipo rojiblanco en lo que va de curso. El mérito es de un inconmensurable Jan Oblak que está protagonizando una actuación providencial tras otra. En Girona salvó un remate de Kayode en boca de gol en el descuento; contra el Málaga, dos claras ocasiones de Borja Bastón y Rolán que pudieron arruinar el estreno del nuevo estadio; en San Mamés, un penalti lanzado por Aduriz al borde del descanso; en Butarque, varias intervenciones decisivas para salvar el empate en un mal partido de los suyos.

El esloveno ha encajado cuatro goles en LaLiga y ha salvado 13 de los últimos 14 remates que ha recibido, una estadística demoledora. A falta de que Griezmann carbure, se ha destapado como el jugador más determinante del Atlético y así lo dice también su cláusula de rescisión: 100 millones de euros, la misma cantidad que el francés. Ya nadie discute que es uno de los mejores del mundo en su posición. Rival ‘top’ para el pistolero, al que ha batido tres veces en ocho enfrentamientos.

Oblak: “Seguiré en el Atlético un año más, después no lo sé”

Jan Oblak ha hablado sobre su futuro en una entrevista concedida al diario esloveno ‘Ekipa‘. El guardameta del Atlético de Madrid ha garantizado que seguirá en el equipo rojiblanco al menos durante la próxima temporada desmintiendo así los rumores sobre una posible marcha al PSG.

“Lo que puedo decir es que jugaré en esta temporada en Madrid. Seguro que voy a ser jugador del Atlético una temporada más, después no lo sé. Veremos. No se sabe nunca. Es lo que puedo decir, que por ahora todavía soy jugador del Atlético, que estoy satisfecho y que espero tener una buena temporada en Madrid”, ha afirmado.

¿Y ahora qué le espera al Atlético?

Se acabó la Champions para el Atlético, la gran ilusión de la temporada. Tras caer de una manera digna ante el Real Madrid, a los rojiblancos sólo les queda mirar hacia adelante. Estos son los asuntos principales que el equipo colchonero deberá acometer a corto y medio plazo.

Lo primero de todo, asegurar la tercera plaza

Pese a que ya no existen posibilidades de título, el Atlético todavía no ha asegurado sus objetivos deportivos de la temporada, falta la tercera plaza en LaLiga que da acceso directo a la Champions. Con cinco puntos más que el Sevilla y el golaveraje ganado a falta de dos jornadas, sólo una catástrofe evitaría que los de Simeone cumpliesen su meta. El próximo domingo puede ser el día, fecha en la que los colchoneros visitan a un Betis en horas bajas mientras que los hispalenses van al Santiago Bernabéu para vérselas con un Real Madrid que se juega la competición.

Despedida del Calderón…

Será el aspecto más emotivo que marque los próximas semanas del club, la marcha del Vicente Calderón. El último encuentro de los rojiblancos en el que ha sido su hogar durante 50 años tendrá lugar el próximo 21 de mayo en la última jornada de LaLiga frente al Athletic, fecha para la que hay programada varios actos sorpresa. Además, el 28 de mayo, un día después de que se celebre allí la final de Copa, se disputará un partido entre leyendas del Atlético y del fútbol mundial.

… Y mudanza al Wanda Metropolitano

No menos importante resultará la mudanza al Wanda Metropolitano y todo lo que conllevará. Aunque será duro dejar atrás la atmósfera única del Calderón, la marcha a un nuevo recinto de última generación y con aforo para 70.000 espectadores no tiene por qué resultar un proceso traumático. Cabe recordar que la finalización de las obras del nuevo estadio está programada para el próximo 30 de junio y que ya hay más de 48.500 abonados.

Simeone, el que no puede faltar

Pese a todos los cambios que se avecinan, la máxima certeza y motivo de tranquilidad para los aficionados atléticos reside en saber que Simeone seguirá al frente la próxima temporada. El argentino quiere estrenar el banquillo del nuevo estadio para que todo siga bien atado en lo deportivo. “Mi ilusión es seguir en el Atlético y acompañar este crecimiento que está teniendo. Sigo viendo muchas cosas favorables para seguir creciendo. Veo que el Atlético aún es virgen y tiene muchas opciones de mejora. Me imagino la temporada que viene en el Metropolitano“, aseguró en marzo.

Pendientes del TAS para poder fichar

Buena parte de lo que suceda el próximo curso se verá condicionado por lo que dictamine el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) sobre la sanción que impide al Atlético fichar jugadores en las dos próximas ventanas de fichajes. El club presentó un recurso con un procedimiento normal a cambio de que el tribunal se comprometiera a tomar una decisión antes del 1 de julio. Cabe recordar que al Real Madrid ya se le levantó la misma sanción, aunque la entidad blanca utilizó un procedimiento de urgencia.

El futuro de los jugadores más cotizados

No es algo nuevo para los rojiblancos el pasar todo un verano en vilo por el futuro de sus estrellas. Todo apunta a que hombres fundamentales como GriezmannOblak volverán a escuchar los habituales cantos de sirena por parte de los más adinerados de Europa. En el caso del atacante francés, el Real Madrid y el Manchester United son los clubes con los que más se le está relacionando, mientras que el meta esloveno también ha sido vinculado a los ‘Red Devils’.

La continuidad de Fernando Torres y Tiago

Dos futbolistas emblemáticos como son el atacante fuenlabreño y el mediocentro portugués finalizan su contrato el próximo 30 de junio. En el caso de Torres, su renovación será automática al haber cumplido los requisitos pactados en su último acuerdo, tal y como informó ‘El Partidazo de Cope’ el pasado mes de marzo. Por su parte, la continuidad de Tiago se antoja mucho más complicada, quien se ha visto muy perjudicado por las lesiones durante las últimas dos temporadas y ya expresó su deseo de partir durante el pasado mercado de invierno.

El milagro empieza por San Oblak

El intento de remontada que emprenderá el Atlético esconde una trampa que puede ser letal, la necesidad de no encajar ningún gol. Por ello, buena parte de las opciones de los rojiblancos estarán en manos de Jan Oblak, quien deberá sostener a los suyos cuando al Real Madrid le toque golpear. La tarea se antoja colosal, pues ha transcurrido más de un año desde la última vez que los de Zinedine Zidane se quedaron sin ver portería (0-0 frente al Manchester City), lo que supone una increíble racha de 60 partidos consecutivos marcando.

Candado colchonero

Si alguien puede estar capacitado para poner freno al vendaval blanco, ese es el guardameta atlético, quien sólo ha encajado tres goles en sus 13 partidos de Champions League disputados en el Vicente Calderón. Desde que irrumpiera por sorpresa frente al Bayer Leverkusen en 2015, el feudo colchonero se ha convertido en el talismán del esloveno en sus noches europeas. Tan sólo el Benfica en la pasada campaña y el Rostov en la presente edición del torneo han sido capaces de hacerle un gol a Oblak jugando como local.

El ‘13’ del Atlético tratará de prolongar una extraordinaria racha que se remonta a los tiempos en los que Thibaut Courtois defendía la portería rojiblanca. Y es que hay que regresar hasta el 11 de marzo de 2014 para recordar el último gol de un conjunto que visitó la ribera del Manzanares en eliminatoria europea. El esloveno es uno de los principales culpables con milagros como el protagonizado contra el Leverkusen en la vuelta de octavos con una espectacular triple parada. Frente al Real Madrid también ha realizado varias de las mejores intervenciones de su repertorio, la última de ellas en la ida de la vigente eliminatoria salvando un cabezazo de Varane con un paradón digno de póster. No pudo evitar los tres goles de Cristiano, en los que poco hubo que reprocharle. En el Calderón puede ser otra historia.

Duelo de murallas

Afrontan unas semifinales de Champions y se conocen perfectamente, por lo que es el peor momento posible para hacer concesiones. La fortaleza en la retaguardia de Real Madrid y Atlético jugará un papel fundamental en la eliminatoria.

Merengues y rojiblancos sienten el vértigo que supone llegar a estas alturas de la máxima competición europea, donde el más mínimo despiste puede suponer la caída al abismo. Ambos conjuntos saltarán al césped con una premisa sobre todas las demás, minimizar a cero los errores no forzados en defensa. Así han sido sus últimos duelos en la cumbre. En cada una de sus dos finales, apenas un gol para cada equipo en 90 minutos. Sólo uno de ellos no se produjo en jugada a balón parado, el de Carrasco en Milán.

Más ajustado si cabe fue el emparejamiento de cuartos de final que protagonizaron hace dos años, en el que hubo que aguardar una tensa espera de 178 minutos de eliminatoria para ver el solitario gol de Chicharito que dio el pase a los blancos. Parece evidente que la prudencia se apodera de los choques europeos entre Real Madrid y Atlético. Nada hace pensar que Zidane y Simeone vayan a cambiar esta tónica, aunque conviene no perder de vista el momento de cada uno de los dos conjuntos en la zona de atrás.

Las dudas del Real Madrid

Los blancos se están caracterizando durante este curso por ser el equipo de la fiabilidad goleadora, una virtud que ha servido para paliar su punto débil, su falta de solidez en la retaguardia. Uno de los problemas más comentados está en la portería, el primer pilar en el que se sustenta todo equipo seguro que se precie. Si Keylor Navas duda, los demás lo hacen por extensión, y ya es sabido que el rendimiento del costarricense ha distado del de la temporada pasada.

No obstante, el arquero no es el único responsable de los problemas que ha experimentado el Real Madrid. Por lo general, los de Zidane protagonizan momentos puntuales de desconexión que les suelen costar goles, hasta el punto de haber encajado 16 tantos en 10 partidos disputados en la actual edición de la Champions. El estilo del propio equipo también puede facilitar la llegada de ocasiones en contra, sobre todo con dos laterales con vocación ofensiva como son Marcelo y Carvajal. Ambos deberán calibrar con acierto ante un rival que acostumbra a aprovechar los espacios.

El Atlético, de menos a más

Por parte del cuadro de Simeone, hablar de su fortaleza defensiva no supone ninguna novedad. Sin embargo, los rojiblancos ofrecieron síntomas de haber olvidado sus señas de identidad durante buena parte del curso. Al técnico argentino le ha costado dar a su bloque defensivo la cohesión de años anteriores, aunque con el transcurso de la temporada lo ha logrado. Godín ha vuelto a liderar la zaga al sobresaliente nivel que acostumbra, Juanfran no está fundido al tener en Vrsaljko un recambio de garantías, Filipe ha llegado al tramo final de campeonato a un nivel espectacular…  Son varias las razones por la que la línea defensiva colchonera vuelve a sentirse inexpugnable.

No obstante, resultaría de lo más injusto opacar la labor del que probablemente esté siendo el futbolista más determinante de los rojiblancos junto con Griezmann, el guardameta Oblak. El público de Bernabéu ya tuvo ocasión de comprobar su excelente momento de forma hace menos de un mes, cuando su recital de paradas privó a los locales de llevarse la victoria. Ya no resulta descabellado afirmar que el Atlético cuenta con uno de los mejores porteros del mundo, quien tan sólo ha encajado tres goles en nueve partidos de Champions.

Oblak, un muro infranqueable

Jan Oblak es una de las mejores bazas con las que cuenta el Atlético para volver a intentar el asalto a la ‘Orejona’. El guardameta esloveno es una absoluta garantía, como queda patente al comprobar que ha dejado su portería a cero en 59 ocasiones en sus 102 partidos como rojiblanco (el 58% de las veces que ha jugado). Así mismo, los 64 tantos que ha recibido a lo largo de sus tres temporadas en el equipo del Manzanares suponen una espectacular media de 0,63 goles por encuentro.

Rendidos a Obi-Oblak

Ni Thibaut Courtois ni Miguel Ángel Moyá, los otros dos arqueros que han defendido el marco durante la etapa de Simeone, logran igualar los números de Oblak. Mientras que el actual portero del Chelsea protagonizó 154 apariciones como colchonero en las que encajó 125 goles (0,80 por partido) y dejó 76 veces la portería impoluta (49% de las veces), el balear ha disputado 60 partidos con el Atlético recibiendo 47 tantos (0,78 por choque) y no encajando en 30 ocasiones (50%). Pese a tratarse también de excelentes guardametas, casi cualquiera palidece al lado de las cifras del esloveno.

El más reciente de los milagros del ‘13’ del Atlético tuvo precisamente lugar en el último encuentro de Champions ante el Bayer Leverkusen. Su increíble triple parada levantó a todo el público del asiento, que coreó el ya famoso ‘Obi-Oblak, cada día te quiero más’. No es para menos, ya que sus paradas evitaron que la parroquia atlética pasara una noche con más sufrimiento del debido. Tras el pitido final, la rendición fue general por parte de jugadores y entrenador ante su soberbia actuación. “Es el mejor portero del mundo”, afirmó Griezmann a pie de campo. “Ha estado tremendo. Se está encontrando a su mejor nivel”, comentó un satisfecho Simeone. Incluso el técnico rival, Tayfun Korkut, no pudo ocultar su asombro: “Nunca había visto nada igual”, aseguró el turco. A sus 24 años, tiene tiempo para seguir creciendo y levantar un título importante.

¡San Oblak! La triple parada con la que alucina toda Europa

A falta de goles, Jan Oblak se encargó de poner el espectáculo en el partido entre Atlético Bayer Leverkusen. El esloveno le ahorró a los de Simeone un sufrimiento innecesario con tres intervenciones en una misma jugada que han dado mucho que hablar. No es para menos, ya que milagros como este no se ven todos los días.

https://www.youtube.com/watch?v=gyXAcXqVcV8

La gloria en sus guantes

Jóvenes y sobradamente preparados. Así es el perfil de los dos hombres que salvaguardarán las porterías en el enfrentamiento entre Atlético y Bayer Leverkusen.

Jan Oblak y Bernd Leno se ven las caras por segunda vez en el mismo escenario que en 2015, la vuelta de unos octavos de final de Champions League en el Vicente Calderón. En aquella ocasión, fue el rojiblanco quien salió victorioso en una de las situaciones donde más se mira con lupa a los porteros, la tanda de penaltis.

El esloveno, suplente por aquel entonces y sobre el que había muchas dudas, tuvo que remplazar al lesionado Miguel Ángel Moyá durante el encuentro y se encontró con todo un papelón que consiguió resolver. Mientras que su homólogo alemán no fue capaz de detener ninguno de los cinco lanzamientos (tan sólo erró Raúl García disparando a las nubes), el arquero colchonero desbarató el disparo de Calhanoglu siendo providencial en el pase de los suyos. Desde ese día, no hay partido en el Manzanares en el que no se cante el ‘Obi-Oblak’.

Currículums envidiables

Tras perderse el partido de ida, todo apunta a que el ’13’ del Atlético sí se reencontrará esta vez frente a uno de los rivales que marcó un antes y un después en su trayectoria. Lo hace consolidado como uno de los guardametas más fiables del panorama futbolístico, misma etiqueta que se puede atribuir al del Bayer Leverkusen, por quien suspiran varios de los mejores clubes del continente.

El hecho de que ambos transmitan a su joven edad (24 años de Oblak y 25 recién cumplidos de Leno) una tranquilidad propia de un veterano está relacionado con la precocidad por la que se han caracterizado sus carreras. Oblak lleva compitiendo en la élite desde que fichó por el Benfica a los 19 años, conjunto con el que alcanzó la final de la Europa League siendo fundamental para los lisboetas. Su rendimiento en esa temporada 2013-14 fue tan deslumbrante que el Atlético no dudó en apostar por él al siguiente verano. Como rojiblanco no ha hecho más que incrementar su currículum llegando a disputar la final de la máxima competición europea. Caso parecido es el de Leno, formado en la cantera del Stuttgart y que lleva desde los 18 años defendiendo el arco del Bayer Leverkusen. Su rendimiento en estos últimos años le ha llevado a competir por un sitio en la portería de Alemania con otros dos colosos como son Neuer y Ter Stegen.

En el caso del teutón, falta verle actuar en un club que aspire a cotas más ambiciosas, algo que no se ha dado en Leverkusen y que puede suponer su salida a un conjunto de primera línea más temprano que tarde. Pese a todo, los números de los dos porteros resultan formidables analizándolos en su debido contexto. En el caso del alemán, hay que tener en cuenta la irregular campaña de su equipo, el cual peca de excesiva endeblez defensiva.

Números top

Pese a encajar 48 goles en 31 partidos este curso (1,6 tantos por duelo), promedia 3 paradas por encuentro, una cifra que le equipara a varios de los mejores guardametas del momento. Por su parte, Oblak ha encajado 18 tantos en 25 encuentros disputados (0,7 goles por partido) y ha dejado la portería a cero en 13 de esos choques.

Los extraordinarios números del esloveno son también mérito de un equipo que no suele dar facilidades al ataque de los rivales, lo que le lleva a realizar dos paradas por partido. En el caso de Leno, su intervención con los pies en el juego de los suyos es bastante más elevada con una cifra de 440 pases con éxito en la Bundesliga, lo que supone una media de 18 por partido. No es el caso del esloveno en el Atlético, menos exigido en este aspecto con un promedio de 9 entregas realizadas por encuentro. Pese a las peculiaridades y circunstancias de cada uno, ambos aseguran espectáculo y paradas salvadoras. Aunque habitualmente sean otros los que atraen los focos, la gloria de sus equipos también está en sus guantes.

Oblak ya entrena: ¿Debate en la portería?

El Atlético recibió durante este miércoles la buena noticia que supone la vuelta de Jan Oblak a los entrenamientos. El guardameta esloveno se encuentra en el tramo final de la recuperación de su hombro izquierdo del que fue operado el pasado mes de diciembre. En su ausencia, Miguel Ángel Moyá ha suplido a su compañero con garantías, tantas que cabe preguntarse si habrá debate en la portería rojiblanca cuando ambos guardametas estén a disposición de Simeone.

Números igualados, aunque con una ligera diferencia

Si el técnico argentino no ve clara su decisión, nada mejor que echar mano de los números. Moyá suma 16 partidos disputados esta temporada con 14 goles en contra, lo que supone un promedio de 0,87 tantos por encuentro. En este aspecto, Oblak sale ligeramente favorecido, quien registró una media de 0,71 goles recibidos por partido con 15 dianas de sus rivales en los 21 duelos que disputó.

A la hora de contabilizar las veces que cada portero ha dejado la portería a cero, vuelve a ser el ex del Benfica quien gana por poco. El ’13’ colchonero ha dejado su marco impoluto en un 52% de los encuentros que ha disputado este curso (11 de 21 partidos) superando de nuevo a su compañero, quien no ha recibido goles en el 50% de las ocasiones que ha jugado (8 de 16 choques).

Los números arrojan la igualdad que hay en el arco del Atlético, aunque es Oblak quien vence por escasa diferencia. Simeone tendrá la última palabra cuando el esloveno esté disponible para jugar, lo cual está previsto para la próxima semana.

Moyá, más que un sustituto de garantías

No hay mejor sustituto que el que hace olvidar al titular. Miguel Ángel Moyá se está mostrando capacitado para conseguirlo. Muchos temieron por la lesión sufrida por Oblak el pasado mes de diciembre. Aunque el esloveno es uno de los guardametas más fiables del mundo, sería injusto infravalorar a Moyá, un relevo idóneo para este tipo de circunstancias.

Con 12 años de experiencia en Primera y un promedio de 0,67 goles encajados por encuentro con el Atlético (una figura como Courtois encajó 0,8 goles por partido como rojiblanco), Moyá es algo más que un suplente que aspira al aprobado. Ya lo ha demostrado desde su inmediato regreso a la titularidad. Sin ir más lejos, una gran intervención suya evitó que Las Palmas se adelantara en aquel primer encuentro. Apenas ha encajado un gol en partido oficial desde su regreso a la titularidad. No sólo cumple, también da puntos a los suyos.

Dos años después, vuelven a cambiar las tornas

Moyá y Oblak llegaron al Atlético en 2014 para asegurar un relevo de Courtois en la portería. Pese a los 16 millones que costó el ex del Benfica, fue el mallorquín quien ostentó la titularidad en un principio. Durante esos primeros meses de la temporada 2014/15, el ‘1’ rojiblanco completó actuaciones muy sólidas bajo los palos. Esa progresión se vio frenada por una lesión muscular frente al Bayer Leverkusen en Champions. Desde entonces, las tornas en la meta colchonera cambiaron con el esloveno amarrando la titularidad.

Moyá promedia 0,67 goles encajados por encuentro con el Atlético

Casi dos años después, es una circunstancia parecida la que permite a Moyá volver a formar parte del equipo inicial. En todo el periodo de tiempo precedente a la lesión de Oblak, el balear tan sólo disfrutó de minutos en Copa y tuvo que sobreponerse a una operación de rodilla de la que fue intervenido el pasado mes de agosto. Esta oportunidad para volver a demostrar su valía es el fruto de su trabajo en la sombra.