Ribery Lucas Vázquez Real Madrid Bayern

El líder de la resistencia

Nada más comenzar el partido de ida en el Allianz Arena, todo se torció para el Bayern de Múnich con la lesión de Arjen Robben. Jupp Heynckes, quien planteó el choque con dos extremos bien abiertos, tuvo que variar el plan a los siete minutos con la entrada de un centrocampista como Thiago Alcántara por el holandés. El técnico alemán encomendaba toda la capacidad de desborde de su equipo a un veterano de 35 años como Franck Ribéry. Contra todo pronóstico, el francés tiró del conjunto bávaro con una actuación para enmarcar. El ‘7’ puso el carácter que todo equipo necesita ante la adversidad. Sólo la falta de acierto local y la pegada del Real Madrid evitaron que esa reacción se tradujera en el marcador. El galo fue una constante amenaza para el Real Madrid desde la izquierda, donde Carvajal, Lucas y Casemiro fueron incapaces de pararle los pies. Sólo el mal control con el que desperdició una clara oportunidad para el 2-0 puso algún lunar a su portentoso partido.

De menos a más

En el Santiago Bernabéu se postula como el líder de la resistencia del Bayern. “Hemos perdido una batalla, pero no la guerra. Tendremos nuestras opciones en Madrid”, fue su mensaje en las redes sociales nada más finalizar el partido en Múnich. Heynckes ha sido clave para recuperar al mejor Ribéry, quien comenzó la temporada lejos de su mejor forma y llega al final de la misma teniendo un peso importante en los planes de su técnico. La lesión del joven Kingsley Coman fue clave al respecto. Sus números de este curso se traducen en seis dianas y otros tantos pases de gol entre todas las competiciones.

Al inicio de la temporada, Carlo Ancelotti advirtió tanto a Ribéry como a Robben que iban a perder protagonismo en sus planes. Ambos lideraron una rebelión en el vestuario que terminó con el técnico destituido. Es la muestra más evidente de su jerarquía en el club. Heynckes, perfecto conocedor del temperamento de los dos extremos por su anterior etapa en el banquillo del Allianz Arena, supo entender todo esto y ha manejado el asunto con mano izquierda para recuperar la paz en el vestuario. El entrenador alemán les ha mimado y devuelto los galones, como quedó patente con su titularidad en el Santiago Bernabéu. Al menos en el caso del francés, no se puede considerar un error, quien se las supo arreglar sin su compañero de fatigas durante la última década.

Pudo ser madridista

Por su parte, el holandés vivió el enésimo capítulo del calvario con las lesiones que ha sufrido durante su carrera, algo que el Real Madrid también vivió de cerca hasta que el jugador salió por la puerta trasera en 2009. “No guardo muy buenos recuerdos de esa etapa”, confesó hace unos meses en una entrevista concedida a la página web de la UEFA. Justo aquel verano en el que Robben abandonó la capital española, Ribéry estuvo muy cerca de fichar por el club blanco. “Mis representantes negociaron con el Real Madrid. El Madrid y el Chelsea llegaron a ofrecer 80 millones de euros. Mi esposa me dijo en ese momento: ‘Si te hace feliz, entonces nos vamos a Madrid’. Todo estaba preparado”, contó a Sport Bild sobre su fichaje frustrado. Desde aquello ya ha llovido. El galo afronta la que puede ser su última batalla contra su viejo deseo.

Boateng lesión

La mala fortuna se cebó con el Bayern: ¡Robben y Boateng se lesionaron en el primer tiempo!

No acompañó la suerte al Bayern en el primer tiempo frente al Real Madrid. Al descanso, Jupp Heynckes tuvo que agotar dos cambios por sendas lesiones musculares de Arjen Robben y Jerome Boateng. El holandés tuvo que pedir el cambio a los siete minutos siendo sustituido por Thiago Alcántara.

El veterano jugador del conjunto alemán alarga su leyenda negra con las lesiones, algo que en el club blanco también vivieron de primera mano hace una década. Por su parte, el central fue sustituido por Süle a los 31 minutos ante lo que parece una importante rotura fibrilar, ya que se retiró del césped sin ni siquiera poder andar por sí solo.

bayern munich

Las 7 claves del Bayern

1- Heynckes reconstruye el rodillo

Ni con Guardiola ni con Ancelotti logró alcanzar el Bayern el nivel de perfección de hace cinco años bajo la tutela de Jupp Heynckes, cuando conquistó el triplete y su última Champions hasta la fecha. Tras un mal inicio de campeonato que se llevó por delante a Carletto, el veterano técnico aparcó su jubilación para volver a tomar las riendas del conjunto bávaro el pasado octubre. Desde entonces, el gigante alemán ha barrido a sus rivales optando a conquistar nuevamente los tres títulos.

 

2- Ulreich suple con garantías

Una lesión en el pie ha tenido a Manuel Neuer en el dique seco durante casi toda la temporada. Si los alemanes han conseguido llegar hasta donde están pese a la ausencia de una de sus figuras, es porque Sven Ulreich ha cumplido con solvencia en la mayoría de sus actuaciones. El ex del Stuttgart, llegado al Bayern en el verano del 2015, ha encajado 34 goles en 41 partidos y ha dejado la portería a cero en 17. El suplente que todo grande quiere para una posición fundamental.

 

3- Defensa de primer nivel

Pocos ‘peros’ se le pueden poner a la línea defensiva del campeón de la Bundesliga, integrada por tres futbolistas titulares con Alemania como son el lateral diestro Joshua Kimmich más los centrales Jerome Boateng y Mats Hummels. La retaguardia la completa otro futbolista ‘top’ en el lateral izquierdo, el austriaco David Alaba. Todos ellos jugadores con buen manejo de balón, colocación y anticipación. Justo lo que precisa un equipo que aspira a pasar la mayor parte del tiempo en campo contrario.

 

4- Medular española

Ante la baja de Arturo Vidal, todo apunta a que Javi Martínez y Thiago Alcántara serán titulares en la sala de máquinas. El navarro abandonó el centro de la defensa para volver a ejercer de pivote defensivo con Heynckes, un cambio con el que la medular bávara ha recuperado el poderío físico de antaño. Como no podía ser de otro modo, la creatividad y la distribución del balón corresponden al ex del Barça. En el banquillo cuentan con otras dos buenas alternativas: Corentin Tolisso y Sebastian Rudy.

 

5- James es el salto de calidad

La gran diferencia respecto al Bayern eliminado por el Real Madrid la pasada campaña reside en el cambio de bando de James Rodríguez, quien ha recuperado la condición de superestrella en el Allianz Arena. Aunque sea en calidad de cedido, el colombiano se ha convertido en una pieza fundamental para Heynckes jugando con libertad en la zona de tres cuartos. Su privilegiada zurda supone un salto de calidad para el equipo bávaro, algo que el conjunto blanco espera no tener que lamentar.

 

6- Viejos rockeros en banda

Si por algo destacó el Bayern de 2013, fue por el arrollador juego que desplegó por los costados. Con Arjen Robben y Franck Ribery en el ocaso de su carrera, Heynckes ha recuperado con matices esta apuesta por los extremos. Ni el holandés ni el francés son ya indiscutibles, pero sus galones cobran peso en una cita señalada como la del Real Madrid. Todo ello sin olvidar a un Thomas Müller que también puede ocupar la banda derecha del ataque. El joven Kingsley Coman estaba siendo importante hasta su lesión.

 

7- El tanque Lewandowski

El polaco sigue siendo una temporada más la indiscutible referencia ofensiva del Bayern con 39 goles marcados entre todas las competiciones. Tiene en la Champions League su gran cuenta pendiente, título que todavía no ha logrado conquistar. A diferencia de la pasada campaña, cuando se perdió la ida por lesión y jugó la vuelta tocado, llega en plenitud de condiciones para enfrentarse al equipo blanco, ante el que ha firmado seis dianas en otros tantos partidos.

Robben Neymar

Robben: “¿Que si apoyamos a Ancelotti? No puedo responderte a esa pregunta”

La contundente derrota sufrida por el Bayern Múnich a manos del PSG (3-0) deja a Carlo Ancelotti en una delicada situación, sobre todo si se observa el escaso respaldo de pesos pesados del vestuario como Arjen Robben. El holandés, suplente en el encuentro del Parc des Princes, prefirió no contestar a un periodista al ser preguntado sobre si los jugadores estaban con el técnico italiano: “No responderé a esa pregunta. Fue una derrota dolorosa y podemos hablar de ello”.