Koke Saúl final europa league atleti

Otro éxito para una pareja de época

La de Lyon se convierte en la segunda Europa League para Koke Resurrección y Saúl Ñíguez. Muchos no lo recordarán, pero los dos centrocampistas ya fueron partícipes en el primer éxito cosechado en la era de Diego Pablo Simeone, el que sirvió para estrenar su palmarés como jugadores del Atlético. Su cuota de protagonismo poco tuvo que ver con el que tienen actualmente. En el caso del ilicitano, fueron tan sólo seis minutos en la ida de octavos de final contra el Besiktas que supusieron su debut oficial como rojiblanco. Bastante más contó el vallecano, quien disputó 13 partidos (ocho de titular y cinco de suplente) a lo largo de la competición dando dos asistencias. Seis años después, ambos han sido indispensables para el Cholo siendo los dos futbolistas de campo que más han jugado de la plantilla en lo que va de temporada: 4.661 minutos disputados por Saúl y 4.034 en el caso de Koke. Además, el segundo es el jugador que más ha contado para Simeone desde su llegada al banquillo con 335 encuentros disputados bajos sus órdenes.

Koke puede desbancar a Adelardo

Su pronta madurez y regularidad les ha convertido en una pareja que rara vez falta en las alineaciones. Incluso han llegado a ocupar usualmente el mediocentro que hace no tanto tiempo pertenecía a dos consagrados expertos como Gabi y Tiago. Están llamados a marcar una época y liderar al equipo durante los próximos años. A sus 26 años, Koke ya suma un total de 373 apariciones con el Atlético superando recientemente a todo un mito como Luis Aragonés. Por delante sólo tiene a Fernando Torres (403 partidos), Gabi (416), Isacio Calleja (421), Tomás Reñones (445), Carlos Aguilera (449), Enrique Collar (468) y Adelardo Rodríguez (550). Probablemente, les acabe superando a todos. “Siempre quise jugar en el Atlético y quiero estar aquí para siempre. Tengo la ilusión de acabar mi carrera en el Atleti. Soy un aficionado más y quiero jugar toda la vida aquí. Quiero seguir cumpliendo partidos con el Atleti y, por qué no, pasar un día a Adelardo”, reconoció recientemente el vallecano. En Lyon ya ha sumado su sexto título como colchonero, junto con otra Europa League, la Supercopa de Europa, la Supercopa de España, la Copa del Rey y la Liga que ya figuran en su palmarés.

La puntualidad de Saúl

Si lo de Koke va camino de algo histórico, lo de Saúl puede ser incluso más. A sus 23 años, ya suma 203 encuentros como rojiblanco. Hace un año, el club se aseguró de atarlo de por vida con una renovación casi sin precedentes: ¡nueve años más de contrato! De seguir vinculado al club hasta 2026, podría alcanzar perfectamente los 600 partidos en el Atlético. Por si fuera poco, también tiene esa puntualidad en las grandes citas propia de las mejores leyendas. De los 28 goles que ha marcado con el Atlético, 11 de ellos han sido en competición europea (ocho en Champions y tres en esta Europa League). Con la excepción del 1-2 firmado ante el Lokomotiv en Rusia, el resto de sus tantos en Europa sirvieron para abrir la lata.

Saúl Thomas

El escuadrón multiusos

Cuatro de los futbolistas con más proyección del Atlético están preparados para jugar en varias demarcaciones. Si usted tiene un problema de escasez en la plantilla y se los encuentra, quizá pueda contratarlos

Thomas Partey

Quien tiene a un jugador que aúna físico, llegada y trabajo defensivo, tiene un tesoro. Simeone es consciente de ello con el futbolista ghanés y no duda en aprovecharlo. A sus aptas condiciones se ha sumado un vasto aprendizaje durante su estancia en la primera plantilla del Atlético. Como resultado, Thomas es un futbolista mucho más completo que el de hace dos temporadas, con su característica capacidad de recorrido propia de un interior y con un mayor dominio posicional que le ha permitido asentarse en el once como pivote defensivo. “Es el más parecido a Tiago que hay en la plantilla. Ojalá pueda seguir creciendo y mirar a los más grandes que no dejan de trabajar ni un día”, dijo el Cholo sobre él. Esta temporada y la pasada también ha actuado puntualmente de lateral derecho dejando buenas sensaciones.

Saúl Ñíguez

Si hay un jugador de la plantilla pionero en eso de actuar en varias posiciones distintas, ese es sin duda el ‘8’ colchonero. Él fue quien marcó el camino a seguir al resto entrando en los planes de Simeone gracias a una polivalencia que ya demostró durante su cesión en el Rayo Vallecano, donde incluso llegó a jugar habitualmente de defensa central. Esta temporada ha alternado de manera usual la posición de centrocampista puro (así ha jugado en 23 partidos) con la de interior derecho (15 encuentros). No obstante, también es válido para jugar en el costado izquierdo ocupando incluso la posición de lateral. El técnico argentino le tiene presente como alternativa a la baja de Filipe Luis. “Tenemos posibilidad de jugar con Lucas, con Sergi, lo ha hecho también Saúl, que da mucho recorrido”. Sólo le falta jugar de ‘9’ o de portero.

Lucas Hernández

Hasta el momento, al futbolista nacido en Marsella se le ha visto actuando habitualmente de central (12 partidos esta temporada) y de lateral zurdo (20), aunque el excelente nivel que ha ofrecido en ambas posiciones es de lo más remarcable. La disyuntiva sobre en qué puesto alberga mayor potencial para tocar techo como jugador, si en el centro o en la banda, es la misma que en su momento ya atravesaron figuras como Carles Puyol y Sergio Ramos. Todo indica que seguirá el camino de éstos y acabará siendo uno de los mejores defensas centrales del panorama futbolístico a largo plazo. Por el momento, Simeone le ha utilizado esta campaña con más frecuencia como recambio del veterano Filipe en el costado zurdo. Tras la grave lesión del brasileño, lo previsible es que siga siendo la primera opción para suplirlo.

José María Giménez

El uruguayo no es de poner pegas siempre que pueda disfrutar de minutos. Sabe que no lo tiene fácil en el centro de la zaga con una dupla de jugadores de la talla de Diego Godín y Stefan Savic, pero es joven y está abierto a nuevas experiencias sobre el césped. Simeone, que ante todo quiere soldados dispuestos a morir por el equipo sea donde sea, advirtió la pasada temporada la predisposición del charrúa y no ha dudado en sacarle partido desde entonces. Así es como el futbolista de 23 años se ha desempeñado perfectamente en zonas que para él eran desconocidas como la medular (dos encuentros de pivote en el presente ejercicio) y el lateral derecho (cinco partidos). No sólo ha cumplido con creces, sino que ha parecido que llevaba toda la vida jugando ahí. Como central ha disputado 24 encuentros este curso a un nivel impecable.

Saúl gol Atleti Lokomotiv

Saúl vuelve a hacerlo: misil desde 32 metros para adelantar al Atleti

Saúl Ñíguez abrió el marcador en el duelo entre Atlético y Lokomotiv de Moscú y volvió a demostrar que no sabe marcar goles normales, sólo de bella factura. El canterano colchonero avanzó desde el centro del campo y batió a Guilherme con un zapatazo desde 32 metros que se convirtió en el gol de distancia más lejana que ha firmado a lo largo de su carrera, y eso que resbaló al pegarle al balón.

Ya son diez los goles que ha marcado el centrocampista rojiblanco en competición europea durante su trayectoria, todos ellos marcando el primero para los suyos. Todo un abrelatas que además es sinónimo de buena suerte, pues sus otros 26 tantos como colchonero se saldaron con un balance de 22 victorias y 4 empates.

Thomas Gabi Atleti

La fábrica de centrocampistas

El Atlético presume de un centro del campo formado completamente en la cantera y que es en estos momentos la envidia de Europa. Lejos quedan los tiempos en los que los rojiblancos tenían que mirar en el mercado sin demasiado éxito

Con Gabi empezó todo

Hace una década, ser un centrocampista salido de las categorías inferiores del Atlético parecía una condena casi segura al exilio. Entre todos ellos hubo uno que logró permanecer y abrir paso a los que llegaron después, no sin antes tener que buscarse las habichuelas fuera. Gabi irrumpió como una de las figuras más prometedoras de la cantera rojiblanca, unas condiciones que ya demostró en su cesión al Getafe en la temporada 2005/06, lo que le valió una oportunidad en el primer equipo la siguiente campaña sin terminar de cuajar. Tras cuatro años en el Zaragoza, donde se fogueó como jugador, el club no dudó en repescarlo en 2011. Fue entonces cuando Simeone se cruzó en su camino para convertirlo en el jugador que es hoy en día, el capitán y buque insignia del equipo con 400 partidos recién cumplidos como rojiblanco.

Un jugón llamado Koke

El de Koke Resurreción es un caso más especial si cabe dentro de los jugadores que ha dado la cantera en los últimos años, alguien con unas condiciones más propias de La Masía que del Cerro del Espino. De todo ello se ha beneficiado un Atlético que no anda sobrado de hombres de su perfil y cuyo juego colectivo suele ser reflejo del momento de forma del vallecano, tanto para bien como para mal. Lo que nadie le puede discutir son los galones que acumula con sólo 26 años, pues ya ha sobrepasado los 350 encuentros con la camiseta colchonera y ha tenido ocasión de portar el brazalete de capitán. Así transcurre un camino que comenzó en 2009, cuando debutó en el Camp Nou a las órdenes de Quique Sánchez Flores. De maestros como Tiago Mendes y el propio Gabi ha tenido ocasión de aprender un oficio que ya domina a la perfección.

Mejor llama a Saúl

En Saúl Ñíguez tiene el Atlético la joya de su corona, un centrocampista total y versátil que es actualmente el octavo más valioso del mundo en su posición según Transfermarkt. Curiosamente, el canterano debutó con el primer equipo en un partido de Europa League frente al Besiktas en 2012. Desde entonces comenzó una progresión que no ha estado exenta de dificultades, sobre todo por aquellos problemas de riñón que sufrió tras un mal golpe en un partido ante el Bayer Leverkusen. Con todo ello ha podido el ‘8’, quien parece llamado a marcar una época en el club. Por si todo ello fuese poco, tiene un don especial: si marca, el Atlético no pierde. Los 26 goles que ha hecho como rojiblanco se han traducido en 22 victorias y 4 empates. Si los colchoneros están en problemas, saben a quién llamar.

Todoterreno Thomas

Por si Simeone no tenía bastante, esta temporada ha encontrado a su cuarto fantástico en Thomas Partey, con el que completa un póker de centrocampistas que ya se han juntado como titulares en las últimas salidas a Sevilla y Barcelona. El ghanés lleva tras sí otra historia increíble, quien en 2012 dejó todo en su país para viajar en solitario a España (según reconoció en una entrevista para el diario Marca, ni siquiera avisó a sus padres) y probar suerte en el filial del Atlético. Desde entonces, dos experiencias como cedido en Mallorca y Almería más tres años en la primera plantilla en los que el africano no ha parado de crecer. Su reciente renovación hasta 2023 es el premio justo a un centrocampista que vale para todo: llega a las dos áreas, recupera e inicia el juego. También se adapta al lateral derecho.

Saúl no falló a su cita con las grandes noches

Podrán salirle o no las cosas al Atlético, acompañarle o no los resultados, pero el que no falló a su cita con el gol en otra noche señalada fue Saúl Ñíguez. El canterano marcó el gol que tanto necesitaban los rojiblancos para intentar obrar el milagro en Champions. Lo hizo con otra de sus especialidades, el remate de cabeza en una acción a balón parado. También de esta manera llegó su último tanto en la máxima competición europea, el marcado frente al Real Madrid en la vuelta de semifinales de la temporada pasada en el Vicente Calderón. Con este gol, el ‘8’ colchonero iguala a Diego Costa como el segundo máximo anotador del Atlético en Liga de Campeones con ocho dianas. A ambos jugadores sólo les supera Griezmann con 17 tantos.

Saul vs Isco

Saúl vs Isco: Potencia contra clase

Saúl e Isco protagonizarán un choque de trenes en la medular del derbi madrileño. Ambos jugadores han asumido galones este curso y llegan a la cita en un excelente momento de forma

El paso al frente de determinados futbolistas está siendo la única fuente de ilusión para los aficionados de Atlético y Real Madrid en lo que va de temporada, quienes llegan al derbi en un momento gris a nivel de juego y resultados. A la espera de que las grandes estrellas comparezcan, hombres como Isco Alarcón y Saúl Ñíguez están tirando del carro y reclamando los galones que lucirán durante los próximos años. Centrocampistas de corte muy distinto pero con un nexo común, pues ambos abanderan una generación de jugadores españoles llamados a marcar una nueva época.

Saúl, imprescindible para el Cholo

En el caso del canterano colchonero, que cumplirá 23 años este 21 de noviembre, lo cierto es que ya ha demostrado sobradamente ser un futbolista de grandes noches. El Barça fue el último rival que tuvo ocasión de comprobarlo en su visita al Wanda Metropolitano, partido en el que firmó un tanto magistral desde la frontal del área con su pierna izquierda, se supone que la menos buena. Una acción que define a la perfección la potencia del ‘todocampista’ rojiblanco, un hombre que garantiza rendimiento tanto jugando de interior como de mediocentro.

“Cuando juego por el medio entiendo que juego bien. Me siento cómodo. El míster sabe que mi característica es llegar desde segunda línea y que puedo hacer daño, pero a veces él lee el partido de una manera y necesita otra cosa. Dependiendo del encuentro, ayudo de una manera u otra. A veces es más vistoso y puedo hacer más cosas para mi bien personal, otras veces hago sólo trabajo para el equipo. El míster me lo ha dado todo, así que intento responder de la mejor forma posible”, señaló durante una entrevista en Marca al ser preguntado sobre su posición ideal.

Innegociable para Diego Pablo Simeone, es el único integrante de la plantilla que todavía no se ha perdido ningún partido en lo que va de temporada. “Es un chico que sigue creciendo, un jugador importantísimo para el presente y para el futuro. Ojalá siga en esta línea. Cada vez es más profesional y más hombre”, afirma el técnico argentino sobre el ilicitano, quien ya acumula 164 partidos oficiales con la camiseta del Atlético en los que ha marcado 30 goles y ha dado 12 asistencias.

Isco, en estado de gracia

Por su parte, Isco llega al derbi en su momento de mayor esplendor en el Real Madrid. La caída de la BBC ha supuesto el meteórico ascenso del centrocampista de Arroyo de la Miel, consolidado en el esquema de Zinedine Zidane desde que aprovechara la ausencia de Gareth Bale durante el tramo final de la pasada campaña. Con él en la mediapunta, los blancos encontraron la arrolladora versión que les permitió conquistar LaLiga y la Duodécima. Así mismo, cuando el equipo ha entrado en barrena en algunas actuaciones de esta temporada, el ‘22’ ha sido habitualmente uno de los pocos en salvarse de la quema.

“Influye un poco todo. Sin mi trabajo no habría tenido estas oportunidades y estoy jugando más en mi posición, más cerquita del área. Y estoy teniendo más continuidad, que es muy bueno para la confianza. He madurado futbolísticamente, entiendo mejor las situaciones del juego. Vas mejorando y aprendiendo con la experiencia, hay que intentar siempre mejorar. Me siento muy cómodo, lo intento todo y me salen las cosas. No sé si es el mejor momento de mi carrera, esperemos que los haya aún mejores”, declaró recientemente al analizar su extraordinario momento de forma.

Sus cifras en 2017 corroboran que está siendo su año, en el que ha firmado 12 goles y 9 asistencias en LaLiga, los mejores números firmados por un futbolista del campeonato doméstico que no sea delantero. El peso que ha ganado en la plantilla se ve claramente reflejado en su participación, pues en esta temporada es el cuarto hombre con más minutos de la plantilla (1.219’) perdiéndose tan sólo el partido de Copa en Fuenlabrada y la vuelta de la Supercopa de España. En definitiva, espectacular duelo el que se prevé entre el músculo del centrocampista colchonero y el talento innato del mediapunta madridista. Curiosamente, ambos jugadores ya marcaron en el último derbi madrileño que tuvo lugar en la vuelta de semifinales de Champions.

El ‘Mono’ Burgos evitó que Saúl se quitara un riñón

Saúl Ñíguez ha relatado en una entrevista a ‘The Guardian’ la insólita historia que vivió cuando atravesó problemas de riñón en 2015: “Me dijeron que mi riñón estaba destruido. Fue lo peor. Estaba acostado en la camilla y vi a mi padre llorar. Le dije ‘no pasa nada, soy un toro, podré con esto’. Hubo tiempo difíciles. El catéter le da funcionalidad pero estaba dolorido, lo sentiría corriendo, y orinaba sangre. El problema fue cuando lo sacamos, mi riñón no funcionó correctamente. Me dieron opciones: jugar durante un mes, parar por un mes… No quise. Volví a colocar el catéter, quería jugar”.

Según cuenta Saúl, fue el ‘Mono’ Burgos el que evitó que el canterano rojiblanco tomara la drástica decisión de quitarse el riñón: “El doctor dice que estás pensando en sacar tu riñón. ¡Tienes 22 años! ¿De qué estás hablando? Usa tu cabeza. Saúl, piensa en tu vida. El futuro. ¿Qué pasa si tienes un problema con el otro? No hay manera de salir. Entonces volvimos a colocar el catéter”.

La reivindicativa respuesta de Koke al ser preguntado por Asensio

Koke Resurrección compareció ante los medios de cara al partido que España disputará este sábado contra Italia. Una de las preguntas que los periodistas hicieron al vallecano estuvo relacionada con Marco Asensio, quien está en boca de todos tras su explosión en el Real Madrid.

Sin embargo, el del Atlético rápidamente desvió el foco de la cuestión hacia un compañero suyo al que quiso elogiar, Saúl Ñíguez. “Es un grandísimo futbolista pero como lo es Saúl que lleva tres temporadas haciendo un gran papel con nosotros”, fue su inesperada respuesta. No obstante, poco después matizó la respuesta elogiando también al balear: “Marco ya viene también haciéndolo bien y tiene mucha calidad”.

La desgracia de los Ñíguez

El jugador del Atlético de Madrid, Saúl Ñíguez, recordó cómo fue el calvario al que tuvo que hacer frente. Y es que durante dos largas temporadas su otro gran trabajo fue el de superar poco a poco un catéter interno. “Por el Atlético he jugado con mi salud, en cada partido meaba sangre”, afirmaba el centrocampista. Fue en la temporada 2014/15 cuando Saúl sufrió un tremendo golpe en el riñón en un partido de Champions League ante el Bayer Leverkusen, donde, tal y como apunta Marca, éste se mareó, vomitó siete veces para finalmente ser trasladado a un hospital. Allí pasaría los siguientes cuatro días ingresado. Ya han pasado dos años, pero éste, evidentemente, sigue teniéndolo muy presente.

El nuevo tatuaje de Saúl que no ha gustado nada a su afición

El centrocampista del Atlético de Madrid, Saúl Ñíguez, se tatuó un rayo con la franja roja en honor a su ex equipo: el Rayo Vallecano, donde militó durante la temporada 2013-2014 a las órdenes de Paco Jémez. Con solo 19 años de edad lo jugó prácticamente todo, excepto cuatro encuentros, anotando además dos tantos. Saúl se erigió como el mejor guardaespaldas de Roberto Trashorras y como recompensa el Atlético de Madrid le brindó la oportunidad de quedarse en el primer equipo. Actualmente el club vallecano vive un calvario: está en puestos de descenso a 2ºB, durante esta temporada ya le han entrenado tres técnicos diferentes: Sandoval, Baraja y ahora Míchel y hay conflicto entre directiva y afición. “¡Vamos Rayo! #SoyDelRayoyNoMeRindo”, fue la frase que escribió el futbolista colchonero.

Saúl, ejemplo de fuerza

La carrera deportiva de Saúl Ñíguez pudo cambiar en un partido frente al Bayer Leverkusen. Fue en la ida de la eliminatoria que rojiblancos y alemanes disputaron hace dos años en el BayArena, de donde tuvo que ser evacuado en ambulancia tras un golpe de Papadopoulos que le reventó el riñón.

El canterano del Atlético hizo lo posible por continuar en el campo, ajeno a la gravedad del problema hasta que no pudo aguantas más sobre el césped. “Cuando me senté en la camilla temblaba y ni me podía mover ni me podían pinchar. No sentía los brazos ni las piernas. Pero lo peor fue cuando vi a mi padre preocupado al verme temblar”, llegó a relatar el futbolista en una entrevista a Marca al rememorar uno de los episodios más difíciles de su trayectoria.

Supo levantarse

No fue tan sólo duro por el peligro que entrañó una lesión que le dejó secuelas, sino porque se produjo en el momento más inoportuno. El centrocampista estaba comenzando a despuntar como rojiblanco marcando un recordado golazo de chilena frente al Real Madrid tan sólo unas semanas antes. De un día para otro, la vida de Saúl cambió drásticamente, y fue en estos momentos cuando afloró su verdadero carácter ante la adversidad.

Aunque le llevó su tiempo recuperar su mejor nivel, terminó demostrando que nada se interpondría en su sueño de triunfar en el Atlético. Desde la temporada pasada es un habitual en las alineaciones protagonizando momentos estelares como el ‘maradoniano’ tanto marcado frente al Bayern la temporada pasada.

Golazo simbólico

Saúl revivió aquella experiencia en su regreso a Leverkusen hace tres semanas. No le pudo ir mejor, ya que marcó un nuevo golazo que abrió el marcador del encuentro. El centrocampista avanzó hasta el pico del área y batió a Leno con un precioso golpeo con rosca hacia la escuadra. Como es habitual en él, celebró el tanto besándose el mensaje que lleva tatuado en su muñeca izquierda, el cual está directamente relacionado con el episodio que vivió allí: ‘La fuerza no proviene de la capacidad corporal sino de la voluntad del alma’. Una consigna que no sólo le ha ayudado a salir adelante, también le ha hecho mucho más fuerte. “Este partido era especial para mí porque volvía al campo donde sufrí la peor lesión de mi vida, lo pasé muy mal y mi familia también. Volver así, consiguiendo un gol, fue muy emotivo”, declaró al término del choque. Sin duda, fue la mejor manera de cerrar el círculo.

Simeone, un técnico que marca diferencias

Del mismo modo que hay futbolistas capaces de ganar ellos solos un partido, Simeone marca esas diferencias en el banquillo del Atlético. El técnico argentino volvió a llevar a los rojiblancos a la victoria en Gijón gracias a una serie de decisiones tácticas que lavaron la cara al equipo en un partido más apretado de lo que indicó el resultado final de 1-4.

En esta ocasión, fue el recién incorporado Gameiro el que desniveló el marcador con un hat-trick express. En la anterior victoria ante el Celta, fueron también las sustituciones las que agitaron al equipo para lograr la remontada. El Cholo dispone de un banquillo con interesantes alternativas que no duda en utilizar para decidir encuentros o sentenciarlos.

Una lectura perfecta en El Molinón

En el choque frente al Sporting, cuando el marcador demandaba un gol del Atlético, Simeone no se volvió loco desequilibrando al equipo en el momento que más sufría. En su lugar, busco hacerse fuerte desde la estabilidad con la entrada de Saúl y Thomas armando una especie de ‘cuatrivote’ junto con Gabi y Koke que terminó dando resultado. La entrada de Gameiro hizo el resto para fulminar a la adelantada defensa de los locales.

El propio técnico lo explicó en rueda de prensa: “Los cambios en la segunda parte fueron decisivos porque dieron equilibrio en el centro del campo y luego la velocidad de Gameiro decidió”. El entrenador colchonero volvió a demostrar que es un auténtico genio a la hora de interpretar la partitura de los partidos.

Los 5 problemas que lastran al Atlético

El partido frente al Alavés dejó patente nuevamente que el Atlético no termina de arrancar en esta temporada. Son varias las circunstancias que están afectando al rendimiento de los colchoneros y a las que Simeone debe encontrar solución.

Sólo Griezmann marca en la delantera

Un problema que no es precisamente nuevo. Con el fichaje de Gameiro se esperaba que todo el peso goleador del equipo dejase de recaer sobre Griezmann. El ‘21’ lleva más de dos meses sin marcar en LaLiga y tres partidos seguidos sin rematar. Tampoco es mejor la situación de Fernando Torres, que sólo ha marcado dos goles en lo que va de competición.

En defensa ya no es lo que era

Las carencias también se extienden al área propia, donde el Atlético no es el equipo infranqueable de las últimas temporadas. Los 18 goles que ha encajado hasta ahora en LaLiga son los mismos que concedió en toda la temporada pasada. Jugadores como Godín, Filipe y Juanfran –a quien últimamente está supliendo Vrsaljko en el lateral derecho– se encuentran lejos de su mejor nivel.

Centro del campo bajo mínimos

Los rojiblancos están gafados en el mediocentro, donde actualmente sólo cuentan con Gabi, Koke y SaúlAugusto sigue recuperándose de la rotura de ligamento que sufrió en septiembre, mientras que Tiago no termina de superar las molestias en la rodilla que arrastra desde el partido en Villarreal. Giménez, la alternativa a ambos que improvisó Simeone, también cayó en Mendizorroza y estará un mes en la enfermería.

Pobre rendimiento fuera de casa

El Atlético ha sumado 16 puntos de 33 posibles a domicilio, un balance que no parece suficiente para un equipo que aspira como mínimo a la tercera plaza. El dato demuestra lo que le está costando a los colchoneros sacar adelante estos encuentros. Si la temporada pasada lograron un 70% de los puntos en juego lejos del Vicente Calderón, este curso la estadística ha decaído hasta el 48%.

A vueltas con el estilo

No termina de existir un consenso definitivo sobre cuál es la idea de juego que pretende instaurar Simeone esta temporada. Ilusionó durante el mes de octubre con una propuesta más ofensiva, aunque terminó volviendo a lo de siempre tras cosechar una serie de malos resultados entre noviembre y diciembre. Tras ese regreso a las viejas esencias, en Vitoria completó una nueva actuación sin brillo ni solidez.

El déjà vu de Saúl Ñíguez

El protagonismo de Saúl en el Atlético ha ido de menos a más durante el curso. Aunque el ilicitano comenzó la temporada como titular, su rendimiento no se asemejaba al que le convirtió en una pieza fundamental en el conjunto de Simeone. Con la llegada de los malos resultados en noviembre y la entrada de Tiago en el equipo titular, el ‘8’ colchonero se convirtió en el principal damnificado y fue relegado al banquillo en los partidos de Liga ante Osasuna, Espanyol y Villarreal.

Su regreso al once frente a Las Palmas marcó un nuevo punto de inflexión. El canterano se reencontró con su mejor versión y marcó el gol de la victoria, una actuación que le reforzó moralmente. El propio futbolista así lo reconoció al término de aquel encuentro disputado en la víspera del parón navideño: “Estaba en una temporada un poco irregular, me viene muy bien para la confianza”.

Los últimas 4 titularidades de Saúl se cuentan por victorias

Desde entonces, Saúl ha vuelto a ser innegociable para Simeone. Su vuelta ha coincidido con la racha de tres victorias consecutivas que ha devuelto al Atlético a la regularidad en Liga. El centrocampista se encargó de abrir el marcador de nuevo en Ipurúa, mientras que ante el Betis completó otra notable actuación en la que hizo gala de su buen estado de forma, omnipresente en cada disputa.

De este modo, Saúl revive un guion muy similar al del pasado curso, cuando su irrupción definitiva y consolidación en el once llegó a mitad de temporada. Fue a partir de entonces cuando los colchoneros alcanzaron su mejor versión, la que les permitió llegar a una nueva final de Champions contra todo pronóstico. Sea con él situado en el medio o en la banda derecha, los rojiblancos son un conjunto más equilibrado con su pulmón a pleno rendimiento.