Profeta en su tierra, ‘banquillazo’ en Madrid

Si el fútbol se detiene para muchos con el parón de selecciones, el caso de Gareth Bale es totalmente contrario. Al galés se le ilumina el rostro cada vez que tiene oportunidad de jugar con su equipo nacional, más en los tiempos difíciles que corren para él en el Real Madrid. El contraste no podría ser mayor en este momento de su carrera. En cuestión de días ha pasado de ocupar el banquillo del Santiago Bernabéu a ser el futbolista al que todos buscan en Gales.

1.727 minutos ha disputado Bale esta temporada, superado hasta por 14 jugadores del Real Madrid

Quedó nuevamente comprobado en la goleada por 0-6 que el combinado británico endosó a China, en la que su estrella firmó un hat-trick con el que logró superar al mítico Ian Rush como máximo anotador histórico de su selección con 29 goles. “Estoy muy orgulloso de romper el récord de Ian con este hat-trick“, publicó tras el choque en las redes sociales.

Más fuera que dentro

La alegría de Bale tras golear con la camiseta de su país también contrasta con su ‘desconexión’ en París durante la noche del pasado 6 de marzo. El Real Madrid daba todo un golpe de autoridad en el Parque de los Príncipes al vencer por 1-2 al PSG y obtener el pase a los cuartos de final de Champions. El galés se quedó nuevamente fuera del once inicial y ni siquiera apareció durante la celebración del vestuario.

Zidane, su gran valedor durante muchos meses, no ha podido seguir haciéndose el ciego ante el formidable rendimiento de Marco Asensio y Lucas Vázquez, quienes han adelantado limpiamente al ’11’ madridista. Ni que decir tiene que la continuidad del atacante en el conjunto blanco la próxima temporada no está ni mucho menos garantizada. Si la situación no cambia, quizá decida buscar en otro club eso que de momento sólo encuentra con su selección.