Camacho Trippier

La última de Camacho en el Mundial: ¡Llama ‘Stripper’ a Tripier!

José Antonio Camacho ha vuelto a hacerlo. Tras dar que hablar hace unos días en las redes sociales por su extraña pronunciación de los nombres de los jugadores de Bélgica, su última víctima ha sido el lateral derecho de Inglaterra, Kieran Trippier, autor del tanto de los Three Lions contra Croacia.

Guardiola seleccion inglaterra mundial

No, Guardiola no es el artífice del éxito de Inglaterra

Aunque nunca ha ejercido como seleccionador ni participa en este Mundial, el nombre de Pep Guardiola ha salido a la palestra durante los últimos días a raíz de la clasificación de Inglaterra para las semifinales del torneo. Se da la curiosa circunstancia de que las últimas dos selecciones que fueron campeonas del mundo, Alemania y España, fueron países en los que se encontraba entrenando el técnico de Sampedor.

Ante la posibilidad de que los Three Lions se proclamen campeones del mundo, hay quien ya se está encargando de otorgar el mérito al actual entrenador del Manchester City. Un razonamiento que no sólo hace de menos la labor del seleccionador Gareth Southgate, sino también la de otro técnico que dirige en la Premier League y cuya aportación al combinado inglés puede considerarse mayor sin duda alguna. Se trata de Mauricio Pochettino, quien ha moldeado a futbolistas que actualmente son fundamentales para su selección como Harry Kane, Dele Alli y Kieran Trippier.

Y es que hay que recordar que el Tottenham es el club que más jugadores ha aportado a la lista de Inglaterra con un total de cinco (a los citados nombres se sumarían los de Danny Rose y Eric Dier) por cuatro del Manchester City (Raheem Sterling, John Stones, Fabian Delph y Kyle Walker). Nadie niega el granito de arena que haya podido poner Guardiola, pero de ahí a considerarle un artífice del éxito de los Three Lions hay un buen trecho, además de varios nombres a los que sería injusto poner por detrás.

Inglaterra Suecia

Inglaterra vuela alto

Inglaterra vuelve a unas semifinales de un Mundial 28 años después (no lo hacía desde Italia 90) tras vencer por 0-2 a Suecia. Los goles de Harry Maguire y Dele Alli, ambos marcados de cabeza, decidieron un partido con escasa emoción para lo que se espera a estas alturas del torneo. El primero aprovechó una acción a balón parado a la media hora de partido, mientras que el segundo dejó el choque prácticamente sentenciado a los 58 minutos al rematar un envío de Jesse Lingard al área.

Jordan Pickford fue la otra figura de los Three Lions que brilló con luz propia (nombrado MVP del choque) al protagonizar tres intervenciones decisivas en el segundo tiempo. El guardameta desbarató las pocas opciones del combinado dirigido por Janne Andersson, el cual se vuelve a casa con la cabeza bien alta tras haber sido una de las grandes sorpresas. A diferencia de anteriores Mundiales, Inglaterra al fin cuenta con un portero de garantías. Eso, junto a la excelente labor táctica de Gareth Southgate y el olfato goleador de Harry Kane (aunque con gris actuación ante Suecia), les permite soñar con algo importante. Su rival en semifinales saldrá del Rusia-Croacia.

El gesto más conmovedor de Defoe

El delantero de la selección inglesa Jermain Defoe protagonizó uno de los momentos más emotivos de la jornada de selecciones en el encuentro que enfrentó a los ‘Three Lions’ contra Lituania. El actual atacante del Sunderland saltó al campo de la mano de Bradley Lowery, un niño que sufre un neuroblastoma (cáncer infantil). Esta conmovedora historia se remonta hacia más atrás, ya que el futbolista ya pasó una noche en el hospital con el pequeño de 5 años.

En lo estrictamente deportivo, Defoe también fue noticia al marcar el segundo tanto en la victoria de los suyos por 2-0. A sus 34 años, está ofreciendo un rendimiento que nadie hubiera esperado a estas alturas de su trayectoria con 14 dianas en la Premier League, lo que le ha permitido este regreso triunfal con su selección. Visto lo visto, todo lo positivo que le ocurra al bueno de Defoe lo tiene más que merecido.

Defoe ya tuvo otro bonito gesto con Bradley Lowery