El Barcelona quiere hacer historia en la Copa del Rey

Barcelona y Valencia se enfrentan esta noche (21:30 horas) en el Camp Nou en la ida de las semifinales de la Copa del Rey. Los de Valverde podrían entrar en la historia de la competición si se clasifican para la final, serían el primer club en hacerlo por quinta vez consecutiva. En el caso de que los culés consiguieran hacerse con el título sería su cuarto entorchado consecutivo, algo que sólo ha logrado el Athletic Club.

Desde la final del año 2014, la cual ganaría el Real Madrid, el Barça ha conseguido llegar a la última ronda de la competición copera los últimos cuatro años. En 2015 se impuso al Athletic Club por  3-1, en 2016 sería el Sevilla el que caería en la prórroga, mientras que el último finalista fue el Deportivo Alavés.

Tanto Barcelona como Valencia ya se enfrentaron en esta misma ronda de la Copa hace dos temporadas, el resultado del primer partido (también disputado en Camp Nou) terminó con una contundente victoria de los blaugranas por 7-0. Sin embargo, los valencianistas han de ser optimistas, ya que estamos ante el mejor Valencia de los últimos años.

 

 

 

Orgía madridista en el Bernabéu con hat-trick de Cristiano

Otra vez el Real Madrid. Otra vez Cristiano Ronaldo. El portugués ha vuelto a aparecer en un partido clave para dejar sentenciada la eliminatoria. El 7 blanco ha anotado tres goles a un inoperante Atlético de Madrid que se queda en la cuerda floja.

El equipo blanco ha pasado por encima del Atlético, sin miramiento, siendo mejores desde el pitido inicial y hasta el pitido final. En esta ocasión ni Griezmann, ni Carrasco, ni Gameiro, ni Torres, ni Godín… Nadie ha brillado en el bando colchonero, si a caso Oblak que ha sacado una mano a Varane en una salida de un córner que podría haber supuesto un gol más para los locales.

Cristiano ha eclipsado al resto de los jugadores que han estado hoy sobre el tapete madridista. Con 3 goles de delantero puro, oportunista, con la escopeta cargada y la puntería afinada. Con los 5 que marcó al Bayern de Múnich en cuartos de final, Cristiano demuestra por qué es el mejor jugador de Europa en este momento, y presenta de nuevo sus credenciales para el Balón de Oro.

El partido de vuelta, aunque lo venderá caro el Atlético, parece que será un trámite para un equipo blanco que tiene absolutamente comida la moral a los colchoneros en partidos clave y en competición europea. Si se confirma el pase a la final de los hombres de Zidane, será el cuarto año consecutivo en el que el Real Madrid acaba con el sueño europeo del Atleti.

 

Real Madrid – Atlético: Duelo fraticida en Champions

El sorteo ha sido caprichoso y ni Mónaco ni Juventus, finalmente habrá duelo de ‘hermanos’ madrileños en semifinales. Lo bueno, España se asegura de nuevo tener una plaza en la final y la posibilidad de volver a conquistar Europa. Lo peor, de nuevo un enfrentamiento entre Real Madrid y Atlético que dividirá la capital en dos y dejará llorando a la mitad de los vecinos mientras la otra mitad celebra. Será una eliminatoria apasionante que puede pasar factura en LaLiga y en el futuro siempre que se vuelvan a cruzar en eliminatorias directas.

¿Quién es favorito? Seguramente el Atlético de Madrid es el equipo más rocoso posible de todo el continente a doble partido. Pero no es menos cierto que el Real Madrid es el rival más fuerte de las semifinales, máxime después de haber dejado en la cuneta al todopoderoso Bayern de Múnich.

El Real Madrid, 7 de 7

El equipo blanco lleva siete años consecutivos colándose entre los cuatro mejores equipos de Europa, un registro que no había conseguido ningún equipo hasta la fecha. El Real Madrid es el equipo, además, que más veces ha jugados las semifinales de la Copa de Europa. Con la presente edición, son ya 28 temporadas. Para darle valor al dato basta fijarse en el segundo equipo con más semifinales de Champions, es el propio Bayern de Múnich, con 18, y el tercero es el Barça, con 15, a expensas de que pueda remontar ante la Juventus.

 

La inercia del campeón

El Real Madrid ha llegado a este punto de la temporada con la inercia ganadora que sólo los grandes clubes poseen. Da igual que el partido parezca que se ponga cuesta arriba en uno de los campos más complicados de toda Europa, como el Allianz Arena, que pasa algo que lo acaba decantando en favor del equipo blanco: un penalti fallado, una expulsión, el acierto goleador… Y pudo ser una noche más trágica aún para los alemanes.

Da igual que parezca que es imposible ganar contra un equipo que se está jugando buena parte de sus esperanzas de permanencia, lo que apretaría la clasificación respecto al Barça y convertiría el Clásico en una final. Da igual, allí está Isco para desbloquear el luminoso en favor del líder.

Precisamente esa es la grandeza del Real Madrid, y por algo tiene más Copas de Europa que ninguno. El Real Madrid asusta, da igual lo grande que seas o lo campeón que te sientas, que pases por el mejor momento de tu historia o que creas que todos los astros se han alineado a tu favor. Da igual, el Real Madrid siempre está un punto por encima.

Ahora toca refrendar en el Bernabéu la eliminatoria ante el Bayern, que no va a ser fácil, aunque el peor rival que pueden tener los pupilos de Zidane son ellos mismos. Ya lo vimos en la ida. Si los blancos entran con cierta desidia, desenchufados de la eliminatoria, pensando que los deberes ya están hechos, enfrente tienen a un Bayern que no va a perdonar ni una. Y Ancelotti bien conoce los puntos débiles de este equipo.

En cambio, si Cristiano, Benzema, Modric, Ramos, Keylor y compañía salen como deben salir, concentrados, con la quinta velocidad metida desde el pitido inicial intentando ahogar al rival, estaremos a buen seguro ante una buena noche en Concha Espina. De ellos depende seguir haciendo historia. El Bernabéu susurra semifinales.