Papel higiénico Cristiano Ronaldo Nápoles

Literal, en Nápoles ya se limpian el culo con Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo ya tiene nuevos detractores en Italia, y parece que están mucho más locos que los que ha soportado en España. Y es que la rivalidad que hay en el país entre Nápoles y Juventus se vive con una pasión de lo más delirante. Así se ha podido comprobar tras la llegada del astro portugués, pues en la ciudad sureña ya venden papel higiénico con su imagen como ‘bianconero’ por razones que no son complicadas de imaginar.

Insigne dedica gol Milik

Insigne quiso dedicarle el gol a su compañero Milik y cometió este terrible ‘fail’

Curiosa anécdota la que aconteció en el partido de Champions entre Nápoles y Feyenoord. Lorenzo Insigne quiso dedicarle su gol a su compañero Arkadiusz Milik, lesionado de gravedad por segunda temporada consecutiva, y cometió este ‘fail’ al querer mostrar su camiseta.

Higuaín experimentó la ira de San Paolo

Era uno de los regresos más esperados de la temporada, el de Gonzalo Higuaín al Estadio de San Paolo, el lugar en el que ha pasado de héroe a villano tras su fichaje por la Juventus el pasado verano. Como era de esperar, el argentino recibió un atronador abucheo nada más salir a calentar, el cual se repitió cada vez que tocó el balón durante el encuentro.

Además de todo esto, el delantero tuvo una dedicatoria especial volviendo a ser abroncado por todo el estadio en el minuto 71, número que en ‘La Smorfia’ (una especie de diccionario de los sueños relacionados con la lotería muy popular en la zona) corresponde al denominado ‘hombre de mierda’. Curiosamente, 71 fueron los goles marcados por Higuaín con la camiseta del Nápoles en Serie A.

En esta ocasión, se marchó de su antigua casa sin ver portería en un encuentro que finalizó 1-1 y que mantiene a los ‘bianconeri’ como líderes de la Serie A a seis puntos de la Roma, su perseguidor más inmediato. Ambos equipos se volverán a ver las caras en el mismo lugar este miércoles en la Copa de Italia, por lo que el escarnio contra el atacante de la Juve aún no ha terminado.

Así fue el recibimiento a Higuaín nada más comparecer en el césped

La “dedicatoria especial” del minuto 71

https://www.youtube.com/watch?v=K0TyNIHuH9w

Un resultado más peligroso de lo que parece

El Real Madrid ganó al Nápoles por 3-1 en el encuentro perteneciente a la ida de octavos de final de la Liga de Campeones. Un resultado aparentemente bueno pero que conviene tomarse con cautela de cara al partido de vuelta. Así lo dicen los precedentes, ya que los blancos se han clasificado sólo en un 50% de las ocasiones que obtuvieron esta ventaja en un partido de ida perteneciente a competición europea. A lo largo de su historia, el cuadro merengue ha hecho buena como visitante la renta de un 3-1 cosechado en el Bernabéu hasta cuatro veces, por otras tantas en las que el rival consiguió la remontada.

Concretamente, el Real Madrid solventó la eliminatoria en estas mismas circunstancias ante Manchester United en dos ocasiones (Copa de Europa 56-57 y Champions 02-03), Barça (Copa de Europa 59-60) y Ujpest Dozsa (Recopa 82-83). Por su parte, los blancos cayeron eliminados frente a Grasshopper (Copa de Europa 78-79), PSV (Copa de la UEFA 72-73), Kaiserslautern (Copa de la UEFA 81-82) y PSG (Copa de la UEFA 92-93).

Así es el infierno de San Paolo que visitará el Real Madrid

La reacción de los integrantes del Nápoles fue unánime al finalizar el partido del Santiago Bernabéu. Habían perdido por 3-1, pero les queda el partido de vuelta en San Paolo, donde confían en lograr la remontada espoleados por su caliente afición. “No creo que haga falta mandar ningún mensaje. En la vuelta, San Paolo va a ser un infierno. Si conseguimos hacer algo importante en los primeros diez minutos, la respuesta de la afición va a ser increíble”, comentó el técnico Maurizio Sarri en la rueda de prensa posterior al choque.

En el mismo sentido se expresó el guardameta Pepe Reina, quien reconoció la justa derrota de los suyos en el Bernabéu al mismo tiempo que avisó a los blancos de que “les espera un San Paolo calentito”. Quienes han jugado en este feudo con capacidad para 60.000 espectadores corroboran que se trata de una olla a presión. Pese a la pista de atletismo que separa la grada del césped, la hinchada partenopea se hace notar con sus cánticos, tifos y bengalas. Todo un infierno donde el Real Madrid debe tener cuidado con no quemarse.

Il Napoli Spagnolo

José Callejón, Raúl Albiol y Pepe Reina son los españoles que integran la plantilla del Nápoles. Los tres futbolistas vienen siendo importantes en el conjunto italiano y suponen parte de la amenaza a la que el Real Madrid debe hacer frente. Especialmente significativo será el regreso al Bernabéu del extremo y el central con pasado blanco.

Callejón, un puntal ofensivo

Se espera un buen recibimiento por parte del Santiago Bernabéu hacia José Callejón, jugador salido de la cantera merengue y que logró asentarse en el primer equipo entre 2011 y 2013 bajo las órdenes de José Mourinho. Pese al cariño existente hacia el de Motril, el madridismo puede llevarse un buen disgusto si no se le vigila de cerca, ya que constituye uno de los principales peligros en el equipo napolitano. Su aportación ofensiva ha sido fundamental en las cuatro temporadas que lleva jugando en Italia, mientras que en la actual suma 10 goles y 12 asistencias. Forma una sociedad letal en el ataque junto con Dries Mertens y Lorenzo Insigne.

Albiol, consolidado en la zaga

Su paso por Concha Espina tuvo lugar entre los años 2009 y 2013. El defensor llegó como uno de los primeros fichajes de la segunda era de Florentino Pérez en el club, aunque nunca llegó a tener la suficiente continuidad. Ésta sí la ha encontrado en el país transalpino siendo un fijo en el eje de la defensa tanto con Rafa Benítez como con Maurizio Sarri. En lo que va de temporada, ha disputado 21 partidos entre todas las competiciones (15 en Serie A, 4 en Champions y 2 en Coppa Italia). “Será bonito regresar al Bernabéu, uno de los estadios más bonitos del mundo. Me trataron muy bien allí”, reconoció recientemente a la Gazzetta dello Sport al ser preguntado sobre su regreso.

Reina, experiencia bajo palos

A sus 34 años, el veterano guardameta es el dueño de la portería partenopea. Fichó por el conjunto de la Serie A en 2013 y, tras toda una temporada como titular, fue traspasado al Bayern de Múnich, donde apenas disfrutó de minutos a la sombra de Manuel Neuer. En su regreso a Nápoles, contó con la plena confianza de Sarri, quien se encomendó desde entonces a su experiencia y saber estar bajo los palos. En un equipo que no se caracteriza por su solidez defensiva, ha encajado 34 goles en 31 partidos. La última vez que se enfrentó a los blancos fue en la Champions League 2008-09, cuando defendía la portería del Liverpool y consiguió salir imbatido en ambos encuentros de octavos de final (0-1 en el Bernabéu y 4-0 en Anfield).

8 claves del Nápoles

  1. De nuevo asentado en la élite

Hablar del Nápoles es hacerlo de uno de los grandes clásicos del fútbol italiano, aunque las dificultades también han estado ligadas a su historia. La entidad partenopea desapareció en 2004 y tuvo que ser refundada en la tercera división. Tras su regreso a la máxima categoría en 2007, ha conseguido volver a asentarse entre los mejores equipos de la Serie A ganando dos Copas de Italia y clasificándose en tres ocasiones para la fase final de la Champions.

  1. Un discípulo de Sacchi en el banquillo

“Si soy entrenador, se lo debo a Arrigo Sacchi. Es el hombre del que todos hemos estudiado, el que revolucionó el fútbol. Amo tanto este juego gracias a él, y soy lo que soy gracias a él”. Son las palabras de Maurizio Sarri, técnico de la escuadra ‘azzurri’ desde la temporada pasada, cuando llegó como relevo de Rafa Benítez. Como buen discípulo del legendario técnico de Fusignano, trata de que sus equipos practiquen un fútbol alegre y ofensivo, lejos de los estereotipos del Calcio.

  1. Inercia ganadora y goleadora

Desde esa particular concepción del juego y un esquema 4-3-3 que rara vez suele variar, el Nápoles parece haber encontrado la fórmula para competir. Desde que cayera frente a la Juventus el pasado 29 de octubre, ha encadenado una racha de 18 partidos sin conocer la derrota marcando 44 goles en dicho lapso de competición. Unos números espectaculares que acreditan a los del sur de Italia como uno de los equipos más en forma del continente.

  1. El secreto de Reina

Pepe Reina necesita pocas presentaciones para los aficionados al fútbol. Un guardameta con experiencia, una notable carrera a sus espaldas y un carisma muy especial que demostró en sus años con la selección. Menos se ha hablado sobre su faceta de estudioso obsesivo de sus rivales. Durante estos días previos a la visita al Bernabéu, es muy probable que se haya estado documentando sobre cómo definen sus adversarios o por dónde suele tirar Cristiano los penaltis.

  1. Una defensa poco italiana

Pese a su procedencia, este Nápoles no es un equipo especializado en el juego defensivo, como dejan entrever los 35 goles que el conjunto ‘azzurri’ ha encajado en 32 partidos. En el eje de la defensa, Raúl Albiol pone la colocación y Kalidou Koulibaly el despliegue físico. Los laterales Elseid Hysaj y Faouzi Ghoulam tienen predilección ofensiva aprovechando las diagonales hacia dentro de José Callejón y Lorenzo Insigne.

  1. Hamsik, crack y líder de la medular

Si hay un jugador franquicia en el cuadro partenopeo, ese es indudablemente Marek Hamsik, quien acumula diez temporadas en el club y se encuentra a 6 goles de igualar a Maradona como máximo anotador en la historia de la entidad. Desde la llegada de Sarri, ha retrasado su posición hasta el interior, donde ha encontrado su versión más completa. Al eslovaco le pueden acompañar Zielinski o Allan en el interior izquierdo y Jorginho o Diawara como pivote defensivo.

  1. El tridente napolitano

El trío atacante formado de derecha a izquierda por José Callejón, Dries Mertens y Lorenzo Insigne pone el mordiente en el equipo italiano. El 60% de los goles que la escuadra dirigida por Sarri ha anotado esta temporada lleva la firma de alguno de ellos. Especial atención merecen los números de Mertens con 14 goles en los últimos 11 encuentros, un futbolista que solía desempeñarse en la banda o como mediapunta y que se ha destapado como falso delantero.

  1. Milik y Pavoletti, más pólvora por si acaso

Que este Nápoles es un equipo provisto de un buen fondo de armario lo demuestra la presencia de Milik y Pavoletti en la plantilla. El primero llegó como recambio de Higuaín y vio cortada su prometedora progresión (7 goles en 10 partidos) por una rotura de ligamento cruzado de la que acaba de recuperarse. El punta italiano, por su parte, llegó este mercado de invierno avalado por los 14 goles que marcó el curso pasado con el Genoa en Serie A.

Dries Mertens: Killer por sorpresa

El ‘14’ del Nápoles se ha acoplado a la perfección al rol de referente en el ataque. Sus cualidades poco tienen que ver con las de un delantero con presencia física en el área. El belga es un bajito (mide 1,69) con querencia por el fútbol asociativo y que está destacando por su rapidez e inteligencia, virtudes que han casado a la perfección con la propuesta de Sarri.

El Nápoles afrontaba el inicio de la presente temporada con la gran duda de si lograría sobrevivir dignamente a la baja de Gonzalo Higuaín. El delantero argentino terminó la pasada edición de la Serie A con 36 goles, el 45% de los anotados por los partenopeos durante el campeonato. Para cubrir semejante cota de dependencia goleadora, llegó Arkadiusz Milik, quien ofreció buenas sensaciones en el primer tramo de competición con 7 tantos en sus primeros 9 partidos. Sin embargo, la rotura de ligamento cruzado sufrida por el polaco en octubre provocó que los planes del conjunto italiano dieran al traste.

Mertens suma 14 goles en los últimos 11 partidos

Obligado a reinventar su plan sobre la marcha, Maurizio Sarri terminó hallando más que una solución en Dries Mertens, quien hasta entonces solía ejercer como revulsivo en la banda izquierda o en la mediapunta. Nadie habría imaginado hasta qué punto funcionaría lo de situar al belga como falso delantero. Tanto que acumula 14 goles en los últimos 11 partidos, unos números de auténtico crack firmados por un futbolista que hasta hace poco era considerado un suplente de lujo en el mejor de los casos.

Números de delantero ‘top’

Al comprobar sus cifras realizadoras a lo largo de su carrera, se observa que en algún momento insinuó ese olfato de cara a portería en una liga menor como la holandesa, donde llegó a marcar 21 goles con el PSV. En Italia no sólo ha recuperado esta cualidad, sino que la ha potenciado brutalmente. Al ritmo que va, podría acabar perfectamente la temporada superando los 30 goles en la Serie A. A sus 29 años, está en el mejor momento de forma de su carrera y el Nápoles no parece dispuesto a desperdiciarlo.

Las estadísticas de Mertens dejan entrever esa pillería que le está caracterizando en la zona de ataque. De las 20 dianas que suma entre todas las competiciones, 5 han sido en el área chica, 13 en el área grande y sólo 2 desde fuera de ésta. Así mismo, 14 de sus tantos han sido con su pierna diestra y 6 con la zurda, por lo que queda patente que el remate de cabeza no es su fuerte, lo que no le impide gozar de oportunismo a la hora de culminar las jugadas.

Si esa inteligencia en la búsqueda de ocasiones se combina con un notable acierto en la definición (65% de precisión a la hora de afinar a portería), el resultado es un delantero letal. Por si fuera poco, también es un peligro a la hora de encarar a los defensas, ya que no duda en sacarle partido a su regate. De hecho, es el que más lo ha intentado de su equipo durante lo que va de liga con 83 intentos de dribbling (3,8 por partido) con los que ha conseguido marcharse de su rival en 44 ocasiones. La defensa del Real Madrid tiene buenas razones para andarse con pies de plomo.

A mayo con vida

Se acabaron las bromas y los experimentos con gaseosa. La Champions es el objetivo prioritario del Real Madrid. Así ha sido siempre y así debe ser por historia. El cómodo devenir en LaLiga y la debacle ya irremediable en Copa, permiten a los pupilos de Zidane volcarse con la competición europea que tantas alegrías les ha traído en los últimos años.

El Nápoles no debería ser rival en un enfrentamiento de tú a tú durante, al menos, 180 minutos, pero los blancos no deben fiarse de los equipos del segundo escalón internacional que vienen pegando fuerte y con ganas de derribar muros y hacer historia. Y vencer en el Bernabéu o dejar en la cuneta a todo un Real Madrid, es un hito que trasciende temporadas, algo que no sucede con otros equipos. Esa es la grandeza de este club.

Se escuchan muchos debates futbolísitcos sobre el juego desplegado, el momento que atraviesan algunas estrellas o las excelencias del rival. Aquí, seamos serios, lo único que importa es llegar a mayo con vida y con las esperanzas intactas de volver a levantar la ‘Orejona’ y, visto lo visto, poder hacer un doblete con LaLiga. Ni tiqui-taca ni el mejor ataque del mundo ni nada que se le parezca. Lo que suma, lo que trasciende y lo que queda en el recuerdo son los títulos. Y de eso el Madrid sabe un rato, de hecho es el que más sabe de toda Europa.

No debe jugar con fuego ni salir a especular contra un Nápoles que sabe lo que se hace y que puede poner, en cualquier momento, al equipo contra las cuerdas. Que la reciente eliminatoria copera ante el Celta sirva de lección para subsanar viejos errores y seguir mirando a los ojos a una temporada que, otra vez, puede ser histórica.

El genio contra el antídoto

En la cabeza de Zidane habrá rondado durante los últimos días una preocupación en especial: cómo pararle los pies a Hamsik. El crack del Nápoles llega al Bernabéu en el que probablemente esté siendo el mejor momento de forma de su carrera. Por suerte para el francés, en su plantilla dispone de un auténtico perro de presa. Casemiro ya es un ídolo del madridismo precisamente por sacar adelante desafíos como éste.

Marek Hamsik ha logrado que su talento sea reconocido entre todos los aficionados al fútbol sin necesidad de formar parte de un club de primera fila ni de haber sido aspirante a una competición de prestigio. Su calidad simplemente no puede pasar desapercibida. El eslovaco goza de una nueva oportunidad para que se le recuerde por algo más que haber ganado dos Copas de Italia. Puede colocar al equipo que capitanea entre los 8 mejores conjuntos de Europa eliminando a todo un Real Madrid.

Han pasado cinco años desde que el Nápoles marrase una oportunidad similar cayendo en la prórroga frente al Chelsea, conjunto que a la postre terminó proclamándose campeón de aquella edición de la Champions. Por aquel entonces, Hamsik ya era un mediapunta de intachable calidad al que, como tantos otros, sólo la irregularidad le impedía ser reconocido como algo más. Nada de esto sucede ya con el ‘17’ partenopeo, quien ha encontrado bajo las órdenes de Maurizio Sarri su versión más completa y madura jugando como interior izquierdo.

A día de hoy, el centrocampista eslovaco dirige el juego de los suyos (88,7 pases por partido, sólo superado por su compañero Jorginho en este aspecto) al mismo tiempo que continúa haciendo gala de su despliegue físico (lidera en su equipo la estadística de distancia recorrida en Champions con 65 km) y calidad decisiva en el área contraria (11 goles y 8 asistencias entre todas las competiciones).

Todas estas estadísticas no amedrentan a un Carlos Henrique Casemiro que está preparado para este tipo de lances. Cuando el mediocentro brasileño está entonado, no hay oponente que escape de sus redes. Sino que se lo pregunten a Leo Messi, a quien secó completamente en sus dos últimos enfrentamientos. Esta vez Hamsik no tendrá nada fácil burlar la frontera que salvaguarda el ‘14’ madridista.

Casemiro es el que más balones roba en el Real Madrid

Así lo dicen también las cifras, ya que es el futbolista del Real Madrid que más recuperaciones protagoniza por partido con 12 robos de balón. También lidera con holgura el apartado de entradas con 8 intentos por encuentro (el segundo que más entradas hace, Toni Kroos, ni siquiera promedia las 5 por partido). No es sencillo superarle, ya que de esas veces que disputa un duelo individual, logra desposeer del balón al contrario en un 75% de las ocasiones. Ganarle por arriba tampoco es una opción asequible (60% de duelos aéreos ganados). Lo que se dice toda una roca. Zinedine Zidane cuenta con el mejor antídoto posible para que el genio no haga de las suyas.

Cuando la Quinta del Buitre ganó a Maradona

El único antecedente histórico entre Real Madrid y Nápoles se remonta a 1987, cuando ambos equipos disputaron una eliminatoria repleta de grandes anécdotas. Fue el duelo entre el todopoderoso equipo de la Quinta del Buitre frente a la mejor versión de Maradona.

Real Madrid y Nápoles se vieron por primera vez las caras en un partido de dieciseisavos de final de Copa de Europa con un aliciente poco común. Los blancos tuvieron que afrontar el choque de ida en un Santiago Bernabéu completamente vacío. Incidentes protagonizados por los ultras la temporada anterior frente al Bayern ocasionaron una sanción que desangeló la primera mitad de una eliminatoria de lo más atractiva.

Se trataba del choque entre el campeón de Liga y el de una Serie A que pasaba por sus años dorados. El equipo de la Quinta del Buitre quería exportar a la máxima competición europea su dominio a nivel nacional frente a un rival capaz de todo por la distinguida presencia de Diego Armando Maradona. El ‘Pelusa’ se había proclamado campeón del Mundial de México un año antes y llegaba en su mejor versión. Toda una amenaza para un equipo que tenía a Hugo Sánchez (baja en el partido de ida), Michel y Butragueño como principales referentes ofensivos.

Un partido muy raro

“Fue algo extrañísimo. Sin duda, es una de las situaciones más rocambolescas que se pueden dar en el fútbol. Jugar en un estadio vacío, pero con los focos encendidos. Me parecía que estaba en mi colegio, el Calasancio, jugando a las siete de la tarde. Es que enfrente estaba el Nápoles de Maradona, el mejor jugador del mundo. Iba a jugar en Madrid y la gente no iba a poder ir a verle. Era todo muy raro”, llegó a comentar el propio Butragueño en su momento rememorando aquel duelo europeo.

Chendo secó a Maradona

La ausencia de público no impidió que el Real Madrid mostrase su mejor versión sin dar opción al conjunto italiano, que se llevó un 2-0 con goles de Michel y Tendillo. Los blancos firmaron un partido muy serio y supieron contener al ‘10’ rival gracias a un inspiradísimo Miguel Porlán ‘Chendo’. El lateral murciano firmó una de las mejores actuaciones que se le recuerdan en su dilatada trayectoria como madridista secando completamente al mejor futbolista del planeta. Incluso se atrevió a hacerle un caño memorable.

Tras el gran resultado cosechado en el Bernabéu, lo más complicado esperaba en el partido de vuelta que tendría lugar en el infierno de San Paolo. La escuadra napolitana saltó al césped crecida ante su ruidosa afición y tardó nueve minutos en adelantarse por medio de Francini. El conjunto dirigido por Leo Beenhakker no se amilanó y puso el empate antes del descanso por medio de Butragueño. Toda una exhibición de personalidad para sentenciar la eliminatoria. Una vez más, Maradona no tuvo opción frente al férreo marcaje individual de Chendo. El equipo de la Quinta del Buitre simplemente fue mejor.

Pese a aquella victoria de prestigio, la aventura europea del Real Madrid en aquella temporada tocó a su fin en semifinales, cuando fueron eliminados ante el PSV pese a no perder ningún encuentro durante la competición. En el camino quedó aquel histórico cruce entre merengues y partenopeos que tendrán ocasión de reeditar 30 años después.

La racha napolitana

El Nápoles lleva sin perder desde la jornada 11, cuando sucumbió en el campo de la Juventus (2-1). Desde entonces acumula 18 partidos sin perder entre Champions, Serie A y Copa de Italia. Su última victoria contra el Genoa le permite continuar tercero en la competición doméstica, por detrás de la Roma y la Juve. Los napolitanos promedian 2´46 goles marcados por partido y encajan de media 1´03 por encuentro.

La dieta de la victoria

Según cuenta el periódico napolitano ‘Il Mattino’, el equipo médico ha preparado una dieta especial a los futbolistas del Nápoles para jugar en el Bernabéu. Sus chefs están en la capital de España desde el pasado domingo. El alcohol y la pizza quedan terminantemente prohibidos y los platos se centran en productos ecológicos y en la dieta mediterránea.

Con el recuerdo del caño de Chendo a Maradona

El Nápoles llega pletórico al Santiago Bernabéu tras 18 encuentros sin conocer la derrota. Probablemente, la sensación de fortaleza que inspira el conjunto partenopeo sea similar a la que le acompañó en su visita al Real Madrid hace 30 años, en el que ha sido el único precedente entre ambos en una eliminatoria.

En aquella ocasión, todos temían a un Diego Armando Maradona en el mejor momento de su carrera. Todos menos Miguel Porlán ‘Chendo’, quien estuvo exultante secando al argentino y terminó de rebajar la tensión con un caño al entonces mejor futbolista del mundo. Una jugada y un recuerdo que guarda un mensaje a tener presente: la historia del Real Madrid está por encima de cualquier amenaza.