Un gran club europeo habla con los agentes de Modric: ¿Otro caso Ronaldo?

El Inter está de vuelta. Tras años y años fuera del círculo de los grandes equipos europeos, el club italiano ha realizado una fuerte inversión en fichajes en la temporada de su regreso a Europa. Los ‘nerazzurri’ han cerrado los fichajes de De Vrij, Asamoah, Lautaro Martínez, Nainggolan, Politano y Vrsaljko, sin descontar a Arturo Vidal, que está al caer.

Pero al parecer, el verdadero sueño de la nueva directiva del Inter no es otro que Luka Modric. En el conjunto milanés militan tres compatriotas del jugador del Real Madrid: Brozovic, Perisic y Vrsaljko. Esos tres jugadores habrían sido los encargados de convencer a Modric para salir del conjunto blanco y, al parecer, el croata no habría rechazado la opción.

El traspaso se antoja complicado, pero después de los sucedido con Cristiano, nada es imposible. El Inter irá a por Modric, con la bala en la recámara de Arturo Vidal, por lo que el Madrid deberá estar muy atento a cualquier movimiento del club italiano.

 

 

Entradas Vrsaljko

Las dos entradas de Vrsaljko que provocaron la expulsión más tempranera en la historia del Atlético

Sime Vrsaljko sufrió la expulsión más rápida en la historia del Atlético. El croata batió el récord de Enrique Collar, quien en 1967 vio la roja contra el Göztepe a los 14 minutos. El lateral le superó al ser mandado a los vestuarios a los diez minutos tras dos entradas que darán mucho que hablar.

Vrsaljko roja

¡El árbitro expulsó a Vrsaljko y a Simeone en 12 minutos!

El Atlético no pudo empezar de peor forma la eliminatoria contra el Arsenal. Los rojiblancos se quedaron con diez a los diez minutos por la expulsión de Sime Vrsaljko por doble cartulina amarilla. El croata vio la primera a los dos minutos por una falta a Wilshere en el centro del campo, mientras que el colegiado le mostró la segunda por pisar el tobillo a Lacazette en una disputa. Una decisión de lo más inaudita que provocó el cabreo de Diego Pablo Simeone, cuyos insultos también le valieron la expulsión por parte del francés Clement Turpin.

Sin Juanfran no hay paraíso

El de Juanfran Torres fue uno de los nombres que más echó en falta el Atlético en su derrota en el Santiago Bernabéu. La ausencia de un lateral derecho de garantías en el once –las otras bajas de Vrsaljko y Giménez llevaron a Lucas Hernández a jugar a pierna cambiada– fue aprovechada por el Real Madrid para inclinar sus ataques hacia el sector débil de los de Simeone. El resultado no pudo ser más duro para los rojiblancos, tal y como reflejó el marcador.

Por fortuna para el equipo del Vicente Calderón, su cojera en el costado diestro de la defensa ya no representará un problema en la vuelta de la eliminatoria. Con la coraza defensiva recompuesta, el cuadro atlético tiene la base para volver a sentirse fuerte y buscar la gesta. El técnico colchonero podrá olvidarse de los malabarismos en la retaguardia para centrarse en lo que verdaderamente importa, tratar de poner contra las cuerdas al campeón de Europa.

Vital en defensa

A estas alturas, ningún hincha del Atlético desconoce lo que supone Juanfran para su equipo. Como parte del núcleo duro de Simeone desde la llegada del entrenador argentino, conoce perfectamente el sistema  y la filosofía imperante en el vestuario. Además, sus 40 apariciones en Champions le proporcionan la experiencia necesaria para lances como el que afrontarán los rojiblancos. Hasta su lesión, sus últimos siete partidos se habían saldado con seis victorias y un empate entre todas las competiciones con sólo dos goles encajados por los del Manzanares.

Aunque le costó reencontrarse en los primeros compases de la temporada, su rotación con Vrsaljko le proporcionó descanso dando la sensación de que el mejor Juanfran estaba de vuelta entre los meses de marzo y abril. Simeone también le encontró acomodo puntualmente como interior derecho buscando fortalecer dicho costado, por lo que su presencia en la plantilla dista de ser testimonial.

Cuenta pendiente

Para el Atlético es fundamental contar con hombres totalmente comprometidos con la causa como es el caso de Juanfran. “El Atlético es mi casa, vivo por y para el Atlético. Para trabajar, para sacrificarme. Sólo pienso en intentar ser de los mejores en el entreno, que vean que tengo ilusión. Me gusta transmitirlo porque puede servir. Cada jugador del Atlético debe morir por defender esta camiseta. Se puede nacer del Atlético, pero uno también se puede hacer del Atlético”, reconoció hace unos meses en una entrevista concedida a Mundo Deportivo

El de Alicante tampoco olvida su cuenta pendiente con la Champions. Tras el penalti fallado en la final de Milán, hizo una promesa en una carta a los aficionados del Atlético: “Hace dos años os dije que volveríamos a una final, ahora os digo que Gabi, nuestro capitán, levantará la Champions más tarde o más temprano y lo celebraremos todos juntos en Neptuno”. El conjunto colchonero todavía está a tiempo de lograrlo.

Duelo de murallas

Afrontan unas semifinales de Champions y se conocen perfectamente, por lo que es el peor momento posible para hacer concesiones. La fortaleza en la retaguardia de Real Madrid y Atlético jugará un papel fundamental en la eliminatoria.

Merengues y rojiblancos sienten el vértigo que supone llegar a estas alturas de la máxima competición europea, donde el más mínimo despiste puede suponer la caída al abismo. Ambos conjuntos saltarán al césped con una premisa sobre todas las demás, minimizar a cero los errores no forzados en defensa. Así han sido sus últimos duelos en la cumbre. En cada una de sus dos finales, apenas un gol para cada equipo en 90 minutos. Sólo uno de ellos no se produjo en jugada a balón parado, el de Carrasco en Milán.

Más ajustado si cabe fue el emparejamiento de cuartos de final que protagonizaron hace dos años, en el que hubo que aguardar una tensa espera de 178 minutos de eliminatoria para ver el solitario gol de Chicharito que dio el pase a los blancos. Parece evidente que la prudencia se apodera de los choques europeos entre Real Madrid y Atlético. Nada hace pensar que Zidane y Simeone vayan a cambiar esta tónica, aunque conviene no perder de vista el momento de cada uno de los dos conjuntos en la zona de atrás.

Las dudas del Real Madrid

Los blancos se están caracterizando durante este curso por ser el equipo de la fiabilidad goleadora, una virtud que ha servido para paliar su punto débil, su falta de solidez en la retaguardia. Uno de los problemas más comentados está en la portería, el primer pilar en el que se sustenta todo equipo seguro que se precie. Si Keylor Navas duda, los demás lo hacen por extensión, y ya es sabido que el rendimiento del costarricense ha distado del de la temporada pasada.

No obstante, el arquero no es el único responsable de los problemas que ha experimentado el Real Madrid. Por lo general, los de Zidane protagonizan momentos puntuales de desconexión que les suelen costar goles, hasta el punto de haber encajado 16 tantos en 10 partidos disputados en la actual edición de la Champions. El estilo del propio equipo también puede facilitar la llegada de ocasiones en contra, sobre todo con dos laterales con vocación ofensiva como son Marcelo y Carvajal. Ambos deberán calibrar con acierto ante un rival que acostumbra a aprovechar los espacios.

El Atlético, de menos a más

Por parte del cuadro de Simeone, hablar de su fortaleza defensiva no supone ninguna novedad. Sin embargo, los rojiblancos ofrecieron síntomas de haber olvidado sus señas de identidad durante buena parte del curso. Al técnico argentino le ha costado dar a su bloque defensivo la cohesión de años anteriores, aunque con el transcurso de la temporada lo ha logrado. Godín ha vuelto a liderar la zaga al sobresaliente nivel que acostumbra, Juanfran no está fundido al tener en Vrsaljko un recambio de garantías, Filipe ha llegado al tramo final de campeonato a un nivel espectacular…  Son varias las razones por la que la línea defensiva colchonera vuelve a sentirse inexpugnable.

No obstante, resultaría de lo más injusto opacar la labor del que probablemente esté siendo el futbolista más determinante de los rojiblancos junto con Griezmann, el guardameta Oblak. El público de Bernabéu ya tuvo ocasión de comprobar su excelente momento de forma hace menos de un mes, cuando su recital de paradas privó a los locales de llevarse la victoria. Ya no resulta descabellado afirmar que el Atlético cuenta con uno de los mejores porteros del mundo, quien tan sólo ha encajado tres goles en nueve partidos de Champions.

Vrsaljko pisa fuerte

Por primera vez en la era de Simeone, hay un futbolista que pone en duda la titularidad de Juanfran Torres en el lateral derecho. Eso es lo que ha conseguido Sime Vrsaljko, palabras mayores para un jugador que llegó el pasado verano siendo un desconocido para la mayoría. Tras unos inicios que nunca suelen ser fáciles con el entrenador argentino, el croata ha demostrado estar preparado para pelear por un sitio en el once.

El defensor ha asimilado como una esponja los conceptos fundamentales para integrar la retaguardia colchonera. No sólo no ha desentonado en sus últimas actuaciones, sino que se ha ganado los aplausos del Calderón ofreciendo todo lo que se espera en su demarcación: sumar constantemente en ataque por su costado sin penalizar atrás.

Consagrado en el equipo

La consolidación de Vrsaljko en el Atlético ya es un hecho. De apenas disputar un partido en las primeras 16 jornadas de LaLiga ha pasado a no perderse ninguno de los últimos 12 encuentros del campeonato. Caso similar es el de la Liga de Campeones, donde no participó en los primeros tres encuentros y, desde entonces, ha jugado todos los minutos de los cuatro siguientes frente a Rostov, PSV, Bayern de Múnich y Bayer Leverkusen.

Ha jugado los último 12 partidos en LaLiga

Sus cifras muestran ese rendimiento defensivo que Simeone está premiando con oportunidades, con una media de 9 recuperaciones por partido en LaLiga, sólo superado por Godín y Savic en la plantilla. A la hora de prodigarse en ataque ha dado 2 asistencias y 5 pases clave (a un compañero que disparó a puerta) en los 13 partidos que ha disputado durante la competición.

Su rival Juanfran

El notable nivel exhibido por el balcánico en sus apariciones está poniendo las cosas difíciles a Juanfran para mantener la titularidad en el flanco derecho de la defensa. Esta competencia entre ambos futbolistas supone una gran noticia para Simeone, siempre encantado de que sus jugadores tengan incentivos para darlo todo en el césped: “Vrsaljko ha crecido mucho y lo sigue haciendo. Es joven y es su primera temporada con nosotros. Al inicio le costó, pero ha tenido voluntad y fuerza para crecer y, sobre todo, para adaptarse a las necesidades que pide el equipo compitiendo con Juanfran. Han jugado juntos y los dos son alternativas para el equipo. Juanfran nos viene regalando su alma desde hace cinco años y Sime está muy bien. Es lo que necesitamos para que el club siga compitiendo a la altura a la que lo está haciendo”, comentó recientemente el técnico argentino. Los 16 millones que el Atlético pagó por el lateral croata se están justificando como una excelente inversión.

Vrsaljko, un guerrero más para la causa del Cholo

Sime Vrsaljko llegó el pasado verano al Atlético de Madrid sin hacer demasiado ruido, lo que se presupone para un jugador desconocido para el publico general. El defensor croata ha necesitado poco más de medio año para ganarse al Vicente Calderón y a Diego Pablo Simeone. Frente al Barça lo volvió a demostrar con un marcaje individual a Neymar que cualquier integrante de la vieja guardia colchonera habría firmado perfectamente. Ya es un soldado totalmente integrado para la causa del técnico argentino, tal y como corrobora su participación en el equipo.

Encaje perfecto en el Atlético

La rápida adaptación de Vrsalko al Atlético resulta de lo más reseñable, algo que no ha venido siendo sencillo para los recién llegados cuando no han fracasado en el intento. Sus características se han acoplado perfectamente al estilo del equipo destapándose como un lateral aguerrido en la marca y con proyección ofensiva. Ya lo advirtió el día de su presentación: “Conozco el tipo de fútbol que practica el Atlético y creo que es un estilo que concuerda con mi carácter”.

Los 5 problemas que lastran al Atlético

El partido frente al Alavés dejó patente nuevamente que el Atlético no termina de arrancar en esta temporada. Son varias las circunstancias que están afectando al rendimiento de los colchoneros y a las que Simeone debe encontrar solución.

Sólo Griezmann marca en la delantera

Un problema que no es precisamente nuevo. Con el fichaje de Gameiro se esperaba que todo el peso goleador del equipo dejase de recaer sobre Griezmann. El ‘21’ lleva más de dos meses sin marcar en LaLiga y tres partidos seguidos sin rematar. Tampoco es mejor la situación de Fernando Torres, que sólo ha marcado dos goles en lo que va de competición.

En defensa ya no es lo que era

Las carencias también se extienden al área propia, donde el Atlético no es el equipo infranqueable de las últimas temporadas. Los 18 goles que ha encajado hasta ahora en LaLiga son los mismos que concedió en toda la temporada pasada. Jugadores como Godín, Filipe y Juanfran –a quien últimamente está supliendo Vrsaljko en el lateral derecho– se encuentran lejos de su mejor nivel.

Centro del campo bajo mínimos

Los rojiblancos están gafados en el mediocentro, donde actualmente sólo cuentan con Gabi, Koke y SaúlAugusto sigue recuperándose de la rotura de ligamento que sufrió en septiembre, mientras que Tiago no termina de superar las molestias en la rodilla que arrastra desde el partido en Villarreal. Giménez, la alternativa a ambos que improvisó Simeone, también cayó en Mendizorroza y estará un mes en la enfermería.

Pobre rendimiento fuera de casa

El Atlético ha sumado 16 puntos de 33 posibles a domicilio, un balance que no parece suficiente para un equipo que aspira como mínimo a la tercera plaza. El dato demuestra lo que le está costando a los colchoneros sacar adelante estos encuentros. Si la temporada pasada lograron un 70% de los puntos en juego lejos del Vicente Calderón, este curso la estadística ha decaído hasta el 48%.

A vueltas con el estilo

No termina de existir un consenso definitivo sobre cuál es la idea de juego que pretende instaurar Simeone esta temporada. Ilusionó durante el mes de octubre con una propuesta más ofensiva, aunque terminó volviendo a lo de siempre tras cosechar una serie de malos resultados entre noviembre y diciembre. Tras ese regreso a las viejas esencias, en Vitoria completó una nueva actuación sin brillo ni solidez.

Simeone pone el laboratorio en marcha

Ante las dificultades que ha tenido que afrontar el Atlético, Simeone no se ha cruzado de brazos. El argentino ha tenido que hacer y rectificar para encontrar la versión más competitiva de los colchoneros. Sin embargo, han sido sus últimas probaturas en la pizarra las que han resultado más sorprendentes. La presencia de Juanfran en el interior derecho y la de Giménez en el mediocentro demuestran que el Cholo no escatima en imaginación a la hora de improvisar soluciones.

Juanfran retorna a los orígenes

Ha sido un fijo en el lateral derecho del Atlético durante el gran periplo obrado por Simeone. Por tanto, muchos habrán olvidado que Juanfran jugó como interior y extremo antes de pasar a dicha demarcación. Desde la vuelta de dieciseisavos de Copa frente al Guijuelo, el alicantino ha vuelto a la posición que también ocupó en Real Madrid, Espanyol y Osasuna. Los resultados deben estar agradando al técnico rojiblanco, que ha repetido la fórmula en los últimos encuentros. La banda derecha que forma con Vrsaljko a su espalda aporta solidez y profundidad al mismo tiempo.

Giménez, el pivote que nadie esperaba

Probablemente, se trate del puesto en el que Simeone ha probado más cosas a lo largo del curso, el del hombre que debe acompañar a Gabi en la medular. El argentino perfiló una propuesta atrevida con Koke y se retractó volviendo a poner a Tiago. La lesión del portugués en El Madrigal obligó al Cholo a repensar su plan una vez más. Lo que nadie habría imaginado es que esa carta jugada sería la de Giménez.

Parece pronto para evaluar la viabilidad de esta apuesta por el uruguayo como pivote defensivo. Tan sólo en Ipurúa se ha podido ver su puesta en práctica desde el inicio de partido con sensaciones algo dispares. Aunque su presencia reforzó más al equipo en tareas defensivas, también quedaron patentes sus carencias en el juego asociativo. Sólo el tiempo dirá si estas pruebas en la pizarra fueron un parche puntual o un descubrimiento.