Zidane

“Si lo de Zidane lo estuviera haciendo Guardiola, la gente cantaría desde los tejados”

La final de Champions que Real Madrid y Liverpool disputarán este sábado en Kiev sigue generando todo tipo de reacciones en el mundo del fútbol. Entre las más destacadas está la de un ex de ambos conjuntos, Steve McManaman, quien ha concedido sendas entrevistas a los diarios The Telegraph y Daily Mail. En opinión del inglés, la labor de Zinedine Zidane en el banquillo blanco está infravalorada respecto a la de otros entrenadores como Pep Guardiola.

Lo ha ejemplificado con una lapidaria sentencia. “No le dan suficiente mérito. Se hizo cargo de un equipo disfuncional en dificultades. Los jugadores no estaban contentos antes de llegar él y ahora ha ganado dos Champions. Si lo estuviera haciendo Pep Guardiola, la gente estaría cantando desde los tejados. Imagínate ganar la Champions tres veces… Con todo el dinero que se mueve en el fútbol mundial, y Zidane se ha gastado poco, es realmente increíble. ¿Galácticos? Eso no ha pasado desde que Zizou ha estado allí. Y sigue igual: trofeo, trofeo, trofeo. Es excepcional”, señaló.

Hay que recordar que McManaman compartió vestuario con el francés durante la etapa de ambos como futbolistas del Real Madrid. Así ha explicado como era el día a día con uno de los mejores futbolistas de la historia: “La gente olvida lo bueno que era. Siempre hay momentos con buenos jugadores. Suelen ser en los entrenamientos, cuando estás jugando, y de repente pasa algo y es como… ‘¡Wow!’. Le veías bajar un balón del cielo o hacer un truco y girar después de conseguir un pase. ¡Y parece que acaba de levantarse de la cama“. Eran las pequeñas cosas que él hacía y uno se encontraba pensando que era hermoso de ver”.

Zidane Real Madrid

La quintaesencia del Madrid

Glasgow, 15 de mayo de 2002. Cae del cielo un balón bombeado de Roberto Carlos con visos de no ir a ningún sitio. Pero es el Real Madrid, es la final de la Champions y es, para más inri, Zinedine Zidane. El francés no la deja caer y empalma una volea para la posteridad, una de las mejores obras de arte de la historia del fútbol. Aquel gol que supuso la Novena fue sólo el comienzo de la leyenda que ha escrito en el club blanco. Para recordar la siguiente gran instantánea hay que remontarse a los últimos minutos de la final de Lisboa. El Madrid se encuentra al borde de una de las mayores debacles de su historia y Carlo Ancelotti lo observa todo en pie desde la banda. De repente, alguien del banquillo se levanta y empieza a dar instrucciones a los jugadores ante la impasible mirada del técnico italiano. Es de nuevo él, un Zidane que por entonces ejercía como segundo entrenador. Lo sucedido después sobre el césped es de sobra conocido. El comienzo del esplendoroso ciclo que vive el equipo madridista en Europa supuso también la forja del carácter de su actual líder.

Las cuatro Champions de Zidane

Tras la destitución de Rafa Benítez en enero de 2016, en las altas instancias del club no hubo dudas sobre quién tenía que ser el sustituto. Había llegado el momento de que el galo continuara su fastuosa obra al frente del banquillo. No necesitó ni cinco meses para traer la undécima Copa de Europa a las vitrinas del Santiago Bernabéu, y eso que aún quedaba mucha historia por hacer. La pasada temporada, segunda Champions consecutiva –algo inédito en la era moderna de la competición– y un título de Liga que muy pocos han logrado dirigiendo al conjunto blanco en las últimas dos décadas.

La de Kiev puede convertirse en la quinta final de Champions ganada por el Real Madrid con el francés involucrado. Ya sea como jugador, asistente o entrenador, lo cierto es que su legado ya abarca buena parte de los capítulos más brillantes que ha vivido la entidad de Concha Espina a lo largo de su historia. Una dimensión que le eleva a la categoría de símbolo. En su actual periplo en el banquillo, a los citados éxitos hay que sumar dos Supercopas de Europa, dos Mundiales de Clubes y una Supercopa de España. De conseguir otra Orejona, sumaría el noveno título colocándose en solitario como el segundo técnico más laureado en la historia del club, sólo superado por Miguel Muñoz con 14.

El año de la evolución

“Zizou, fuiste el mejor jugador del mundo y ahora eres el mejor entrenador”, fueron las palabras que le dedicó Florentino Pérez tras los éxitos del pasado ejercicio. Ha pasado casi un año desde todo aquello y Zidane sigue sin saber lo que es caer en Europa. Rivales ‘a priori’ temibles como PSG, Juventus y Bayern engrosan la lista de víctimas del rey del K.O. Ha podido tener mayor o menor fortuna en momentos puntuales, pero nueve eliminatorias y dos finales superadas no son una simple cuestión de flor. En la que ha sido su campaña más convulsa como entrenador del Real Madrid, ha mostrado autoridad rechazando fichajes en invierno y sentando en el banquillo a figuras como Gareth Bale y Karim Benzema en citas importantes. Si en su primer curso se aferró a la BBC y en el segundo destacó por la separación entre equipos A y B, en el tercero ha terminado sin hacer ninguna distinción de rango y ha optado por un mayor intervencionismo a la hora de tomar decisiones. El galo puede culminar otra obra maestra en Kiev, la que le consolidaría como la quintaesencia del club que representa.

James Rodríguez Bayern

Quiere ajustar cuentas

James Rodríguez vuelve al Santiago Bernabéu, de donde fue desterrado el pasado verano al no contar para Zinedine Zidane. La oportunidad de venganza le ha llegado en el mejor escenario posible, unas semifinales de Champions en las que el Real Madrid se juega toda la temporada

Renunciar al sueño de triunfar en el Real Madrid fue el momento más duro de la carrera de James Rodríguez. “Mi salida fue triste y dura, el Real siempre fue mi sueño, pero el fútbol es así, un día estás en el lugar que quieres, otro no, vuelves…”, confesó sobre su marcha en una entrevista concedida a El Chiringuito de Mega.  En sus tres temporadas de blanco, el colombiano conquistó una Liga, dos Champions, dos Supercopas de Europa y dos Mundiales de Clubes, aunque su relevancia en tales éxitos no fue la que se esperaba de alguien que aún es el último fichaje galáctico del club. Los 80 millones pagados al Mónaco por su traspaso dan fe de ello.

¿Qué pasó con Zidane?

Irrumpió con fuerza en su primera campaña bajo las órdenes de Carlo Ancelotti, en la que firmó 17 goles y 18 asistencias entre todas las competiciones. Tras la marcha del técnico italiano, el de Cúcuta no logró volver a asentarse ni en el corto periplo de Rafa Benítez ni desde la llegada de Zidane al banquillo. Aunque rindió en los pocos minutos que le dio el técnico francés (el pasado ejercicio marcó o asistió cada 78 minutos), la sensación es que hubo algo que no acabó de funcionar entre ellos. “Los números estaban ahí, pero cada entrenador tiene sus jugadores y eso es totalmente respetable. No sé si hubo ‘feeling’ con Zidane o no, pero cada entrenador tiene sus gustos. No sé si fue injusto conmigo, cuando entraba hacía cosas buenas, pero no hay que pensar más en eso”, llegó a decir el jugador al respecto.

Prolongar su estancia en el Real Madrid como suplente de lujo era algo insostenible, por lo que salió cedido al Bayern para tratar de volver a triunfar al calor de Ancelotti. Paradójicamente, su consagración como figura del conjunto bávaro ha tenido lugar con la llegada de Jupp Heynckes. El entrenador teutón ha encontrado en el mediapunta cafetero algo diferente respecto a lo que han visto en el Allianz Arena durante las últimas temporadas, el soplo de aire fresco que permite volver a competir a un equipo que, por lo demás, se agarra a su glorioso pasado reciente.

En su mejor versión

Aunque la cesión de James finaliza en 2019, el club alemán cuenta con una opción de compra de 42 millones de euros. Salvo que la situación cambie radicalmente, el Bayern ejecutará esta cláusula con la que se asegurará en propiedad a un jugador de primer nivel por un precio asequible, al menos comparado con los que se manejan actualmente en el mercado. Y es que hay que recordar que el colombiano tiene 26 años, por lo que aún tiene carrera por delante para seguir mejorando y alcanzar su techo como futbolista.

Bale Benzema entrenamiento

La disolución de la BBC

Nadie lo ha confirmado públicamente, pero sólo hace falta comprobar el camino tomado por Zinedine Zidane en sus alineaciones para confirmarlo: la BBC se separa. Los tres hombres que en su día interpretaron la sintonía preferida del Real Madrid toman caminos diferentes. Todo apunta a que Cristiano Ronaldo seguirá al frente, aunque con nuevos socios al lado. Isco Alarcón ya demostró la pasada campaña estar preparado para ocupar el sitio de Gareth Bale. Con el malagueño en la alineación, el conjunto de Zidane experimentó nuevos sonidos que han tenido buena acogida entre sus seguidores. Hace tiempo que los blancos son mejores teniendo la pelota que galopando. La irrupción de Marco Asensio y Lucas Vázquez ha terminado por hacer los demás. El técnico francés cuenta con registros suficientes como para dormir al rival con una balada o, si hay que volver al rock and roll, recurrir a la verticalidad del balear y el gallego.

Bale se borra

Fue precisamente el atacante galés el primero que cayó en gracia. Hace tiempo que dejó de ser insustituible en las citas importantes, como ya se comprobó ante PSG y Juventus. En el Allianz Arena, el mismo escenario que le consagró en las semifinales de 2014, tocó fondo al ni siquiera llegar a calentar. El mensaje que mandó Zidane es inequívoco: si el Real Madrid necesita hacer caja, hay alguien prescindible por quien se puede sacar mucho dinero en verano. Los números no engañan al comprobar los minutos disputados por cada uno de los futbolistas entre todas las competiciones. Por delante del de Cardiff hay hasta 14 jugadores que han contado más para el entrenador galo. Sólo los jóvenes de la plantilla (Theo, Vallejo, Ceballos, etc.) han jugado menos que el ‘11’ en lo que va de campaña.

Ante esta situación, Bale parece resignado, mentalmente fuera del club. Ni siquiera hace ascos a los rumores que le sitúan en otro lugar el próximo curso. El Bayern sólo ha sido uno de los últimos equipos en relacionarse con el galés. “En el fútbol nunca puedes decir nunca. De momento en Madrid juego y disfruto del fútbol. El Bayern tiene un fantástico equipo y en el pasado siempre ha sido uno de los equipos con más éxito de Europa. Que te relacionen con este club es un honor para cualquiera”, señaló el jugador en una entrevista en Sport Bild. Zidane tampoco confirma ni desmiente, una situación que recuerda a la de James Rodríguez el pasado ejercicio. El francés nunca dijo de manera explícita que no contase con el colombiano, pero finalmente terminó poniendo rumbo a Múnich en calidad de cedido.

Karim ya no es intocable

Quien sí parecía irremplazable para Zizou hasta hace bien poco era su compatriota Karim Benzema. Pese a los pobres números del ‘9’, el técnico siempre le defendió a capa y espada e insistió en su titularidad. Sin embargo, los goles del galo han seguido sin llegar y su entrenador puede haber tirado la toalla. Tanto en la vuelta ante la Juventus como en la ida contra el Bayern, el de Lyon se quedó en el banquillo. “Le veo como siempre, de todas formas con lo que se dice igual está sufriendo un poco, a él también le gustaría meter más goles. Entrena bien, está ahí con sus compañeros concentrado. Luego, a él le gustaría marcar más y estar mejor”, reconoció Zidane hace unas semanas sobre el estado de su jugador. Así las cosas, la BBC parece haber quedado definitivamente en un viejo recuerdo.

Champions League Round of 16 Second Leg - Paris St Germain vs Real Madrid

Zidane, el conquistador de Europa

El Real Madrid de Zinédine Zidane se está convirtiendo en un especialista en ganar a domicilio en los campos más importantes de Europa. Frente al Bayern Munich en el Allianz Arena lo volvió a hacer (1-2), mismo resultado que la temporada pasada, y ya es la tercera victoria consecutiva de los blancos en sus visitas a Munich.

Desde la llegada de Zidane al banquillo del Real Madrid los números como visitantes en Europa dan miedo a cualquier equipo, victorias en Roma, Nápoles, Turín, Dortmund, Munich, y París. Logró empatar en el campo del Manchester City y salió derrotado frente al Wolfsburgo y el Atlético de Madrid.

Después del descalabro en liga y la dura eliminación en copa frente al Leganés, los merengues pueden volver a hacer historia en la Champions League siendo el primer equipo que levanta el título por tercera vez consecutiva. Europa es la competición del Real Madrid, este año los números lo vuelven a demostrar. Zidane ha conseguido este año que su equipo se lleve la victoria en los campos a priori más complicados de Europa. En octavos de final se impusieron 1-2 al PSG, en cuartos logró una contundente victoria por 0-3 en Turín, y la última 1-2 en el Allianz frente al Bayern Munich. No solo en eliminatorias, en la fase de grupos también consiguió la victoria en Dortmund por 1-3.

 

Bayern Munich v Real Madrid - UEFA Champions League - Semi Final - First Leg - Allianz Arena

Bale volvió a quedarse en el banquillo en Múnich

La situación de Gareth Bale en el Real Madrid tiene un final que cada vez está más cerca. No es ningún secreto que el galés ya no cuenta para Zidane, y el club le buscará una salida el próximo verano. Una vez más se quedó sin entrar en el once titular en un partido importante, además, ni siquiera calentó y se volvió a mostrar con una actitud ‘pasota’ desde el banquillo.

El matrimonio entre el Real Madrid y Gareth Bale está a pocas semanas de llegar a su fin. El técnico francés ha dado un paso al frente esta temporada y ha dejado a un lado a la BBC, para premiar a jugadores en un principio secundarios como Lucas Vázquez y Marco Asensio. El rendimiento esta temporada de Bale no ha sido el de un jugador que ha costado 100 millones de euros y es el segundo mejor pagado de la plantilla. Las lesiones han lastrado sus prestaciones en los últimos tiempos, aún así, nunca ha llegado a alcanzar las expectativas que se tenían en un jugador de su calidad.

El Madrid se la jugaba en Munich y Zidane optó por los jugadores que mejor rendimiento le están dando este año. Bale sequedó los 90 minutos en el banquillo y no llegó a calentar en ningún momento. Es la cuarta vez está temporada que el galés se pasa todo el partido en el banco, Barça en la Supercopa, Alavés, Juventus en Turín y en el Allianz frente al Bayern.

Champions League Semi Final First Leg - Bayern Munich vs Real Madrid

¿Rajada de Ramos sobre Mou?

El Real Madrid logró una importante victoria 1-2 en el Allianz Arena ante el Bayern de Munich. Con este triunfo los de Zidane se acercan un poco más a la final de Kiev del próximo 26 de mayo, a falta del partido de vuelta en el Bernabéu. Sergio Ramos atendió a la prensa al término del encuentro y dejó algún titular en el que se puede entrever una crítica a su exentrenador José Mourinho.

Palo a Mou: “El entrenador del Madrid va a estar siempre cuestionado, aunque uno estuvo aquí muchos años y nadie le criticaba”.

Antimadridismo: “Cuando algo se repite tantas veces, como ganar una Champions, ver al Madrid ganar tanto genera que la gente no tenga esa empatía pero no nos van a descentrar”.

Triunfo con sufrimiento: “La verdad es que sabíamos lo que nos íbamos a encontrar, la Champions tiene eso, era un grandísimo estadio y un grandísimo partido. A pesar de haber metido dos goles, el equipo ha estado sólido, defendiendo bien. Esperan que ganemos 0-3 pero iba a ser difícil, ahora falta rematarlo en casa, todavía no hemos hecho nada, hay que mantener la calma y tener el máximo respeto al Bayern”.

Lo importante es el equipo: “Cuando te pones por encima en el marcador, el equipo se viene un poco atrás y sufres más y ellos han ido a por el partido, han aprovechado el empate, pero en una contra hemos sabido matarlo hay que aprender de estas cosas, juegue quien juegue al final ganamos todos”.

Papel de Asensio: “Es un jugador clave para nosotros, salga quien salga tiene que ser para sumar al grupo”.

Lucas de lateral: “Después de la lesión de Carva, le ha tocado a Lucas cubrir la banda, se ha dejado el alma, contra Ribery , que es uno de los mejores del mundo, lo ha hecho muy bien. Hay que destacar el trabajo sólido del equipo, hemos sabido sufrir y esas cosas hacen más grande a la entidad, y vamos a seguir mejorando”.

Benzema

Benzema ya no es intocable

Karim Benzema volvió a quedar fuera de la alineación de Zinedine Zidane para una cita importante. El técnico francés apostó por Lucas Vázquez en lugar del delantero galo para la ida de semifinales de Champions ante el Bayern de Múnich. Pese a que las críticas al ‘9’ madridista se han producido durante toda la temporada, quien está firmando su peor año con apenas cinco goles en LaLiga, su entrenador siempre le ha defendido a capa y espada y ha insistido en su titularidad.

Sin embargo, esto parece haber cambiado en los últimos partidos señalados. Tanto en la vuelta contra la Juventus como en el derbi madrileño, fue también relegado al banquillo. La historia se repitió en un choque trascendental a todas luces como el del Allianz Arena. Una decisión que puede interpretarse como la confirmación de que ya no es el ojito derecho de Zizou.

Zidane Real Madrid

Las 5 flores de Zidane en Europa

El técnico francés mantiene vivo el sueño de levantar la tercera Champions consecutiva gracias a su condición de invicto. En el camino quedan ocho eliminatorias a doble partido y dos finales que no estuvieron exentas de momentos al borde del precipicio.

 

1- Cristiano evitó el esperpento

(Real Madrid 3-0 Wolfsburgo)

Todo pudo cambiar en aquel cruce. El periplo de Zidane al frente del Real Madrid apenas había comenzado y en cuartos de final esperaba un rival de lo más asequible. O al menos eso parecía, ya que el Wolfsburgo sorprendió a los blancos en el Volkswagen-Arena imponiéndose por 2-0 con goles de Ricardo Rodríguez y Maximilian Arnold. Tocaba remontada en el Bernabéu para evitar un cataclismo histórico y ahí apareció Cristiano Ronaldo al rescate con un ‘hat-trick’ que dio la clasificación a los suyos.

 

2- A once metros del abismo

(Real Madrid 1-1 [5-3] Atlético)

La primera Champions de Zizou tuvo que ser agónica hasta el final. Tras 120 minutos de partido en Milán que finalizaron en empate, decidió la lotería de los penaltis. El límite entre la gloria o el desastre nunca fue tan evidente. Era conquistar la Undécima o ver cómo los vecinos alzaban su ansiada Champions y vengaban la final de Lisboa. Pero a nadie le tembló el pulso: Lucas, Marcelo, Bale, Ramos y Cristiano acertaron, mientras que Juanfran la mandó al poste. Lo demás ya es historia.

 

3- Prórroga de infarto

(Real Madrid 4-2 Bayern)

En toda antología europea del Real Madrid, raro es que no figure el Bayern de Múnich. Zidane vivió otro momento al filo de la navaja frente al conjunto bávaro en los cuartos de final de la temporada pasada. Tras el 1-2 logrado en el Allianz Arena, todo parecía de cara para obtener el pase en Concha Espina sin excesivo sufrimiento. Perdonaron los blancos en el primer tiempo y casi acabaron lamentándolo. Hubo que llegar a la prórroga y que Cristiano se pusiera una vez más el disfraz de superhéroe completando otro ‘hat-trick’. Asensio remató la faena.

 

4- Estremecidos por el Calderón

(Atlético 2-1 Real Madrid)

Pese al 3-0 conseguido en la ida, la que fue la última noche europea en la ribera del Manzanares tenía trampa. El equipo madridista estuvo a punto de caer en ella tras verse muy superado en los primeros 20 minutos por un Atlético que se puso 2-0 en el marcador. Los de Zidane recuperaron a tiempo la compostura para bajar las revoluciones del rival a base de tener el balón. Benzema hizo lo demás con su recordada genialidad sobre la línea de fondo que fue rematada a gol por Isco. Otro francés que sabe moverse en el alambre.

 

5- Noche de terror en el Bernabéu

(Real Madrid 1-3 Juventus)

Mucho estaba tardando el Real Madrid en llevarse un susto esta temporada. Lo que nadie esperaba es que fuese a ocurrir en casa tras ganar por 0-3 en la ida, un resultado que sólo se había remontado una vez en la historia de las competiciones UEFA. La Juve llegó a soñar con ello tras igualar la eliminatoria y el Bernabéu vivió momentos de terror como pocos se recuerdan. Afortunadamente, en el descuento apareció Cristiano con un poderoso salto que dio lugar al penalti sobre Lucas Vázquez. El ‘7’ no perdonó desde el punto fatídico.

ATHLETIC_BILBAO-REAL_MADRID

Kepa retrata a Zidane con un partidazo en el Bernabéu

La vida da muchas vueltas. Hace unos meses, el Madrid pudo cerrar el fichaje de Kepa pero Zidane no aceptó ninguna incorporación. En el último partido el canterano del Athletic respondió al técnico del Real Madrid con un soberbio partido en el Santiago Bernabéu.

En el mercado de invierno, el Real Madrid tuvo la opción de fichar al portero del Athletic Club, Kepa Arrizabalaga. Antes de su renovación con el conjunto vasco, la cláusula era de 20 millones, ahora son 80 millones de euros. El acuerdo entre Real Madrid, Athletic Club y Kepa estaba prácticamente cerrado, pero fue Zidane el que detuvo la operación alegando que ya tenía porteros y que confiaba plenamente en ellos. A partir de estas palabras, Kepa decidió renovar con el equipo de su vida y olvidarse de llegar al Bernabéu.

El Real Madrid perdió una gran oportunidad de fichar a un portero con un gran presente y un futuro en el que puede ser uno de los mejores del mundo. Además, el precio por el que hubiese llegado no habría significado un gran desembolso para un portero de su calidad. Ahora, el precio se ha disparado y se ha complicado su fichaje.

En el último partido de LaLiga, Kepa realizó un partido excepcional en la visita del Athletic Club al Santiago Bernabéu, en la que el equipo vasco sacó un valioso empate gracias a las intervenciones de Kepa. Sin embargo, en rueda de prensa tras el partido, Zidane quiso reafirmar su decisión de no alterar la plantilla con la que comenzó la temporada. “Para mí no existe eso. Yo tomé esa decisión y punto, porque yo a mitad de temporada no hago cambios. Kepa es un buen portero. Ha estado muy bien. Pero la defensa ha estado bien también. Y del futuro sabéis que no hablo, yo sólo pienso en semifinales”.

Real Madrid v Juventus - UEFA Champions League Quarter Final Second Leg

¿Es Carvajal el mejor lateral del mundo?

Dani Carvajal se ha convertido en un jugador crucial en los planes de Zidane, el canterano blanco ha arrastrado algunos problemas físicos esta temporada, pero en cuanto ha estado en forma ha sido imposible sacarle del once inicial. Desde el partido de ida ante la Juventus, Carvajal ha disputado todos los minutos de los partidos que ha jugado el Real Madrid.

En los momentos en los que ha faltado el lateral de Leganés el encargado de suplir su baja ha sido Achraf. Al marroquí aún se le nota un poco verde para el Real Madrid. Desde su regreso, Dani ha recuperado el puesto y es una de las claves de este equipo. Cuando está fino es un jugador que rinde en todas las vertientes del juego, en ataque es un puñal por la banda derecha, aportando más opciones al ataque blanco. En defensa es capaz de secar a los mejores jugadores del mundo. Es un futbolista que parece no cansarse en ningún momento, durante todo el partido la intensidad que desprende hace que sea vital para el esquema del Real Madrid.

Desde el partido en Turín no se ha perdido ni un sólo minuto. Titular ante Juventus, Atlético de Madrid, Juventus en el Bernabéu y Málaga, acumula un total de 360 minutos sin descanso y está en un gran estado de forma en el momento más importante de la temporada. En el Juventus Stadium fue el que centró para el golazo de Cristiano Ronaldo de chilena que dio la vuelta al mundo. No hay duda la banda derecha del Real Madrid tiene dueño por muchos años, es de la casa y se llama Dani Carvajal.

James Rodríguez Bayern

James quiere devolvérsela a Zidane

Buena parte del morbo del duelo de semifinales de Champions entre Real Madrid y Bayern de Múnich se centra en la figura de James Rodríguez. El colombiano, inmerso en un gran momento de forma y adaptado perfectamente al juego del conjunto bávaro, tratará de demostrar a Zinedine Zidane que cometió un error relegándole al banquillo y dejándole marchar cedido.

Aunque el de Cúcuta juega en el campeón de la Bundesliga en calidad de prestado, la UEFA no permite la ‘Cláusula del Miedo’, por lo que podrá disputar la eliminatoria. La temporada de James ha ido de menos a más y en este momento suma 6 goles y 12 asistencias entre todas las competiciones.

“Los números estaban ahí, pero cada entrenador tiene sus jugadores y eso es totalmente respetable. No sé si hubo feeling con Zidane o no, pero cada entrenador tiene sus gustos. No sé si fue injusto conmigo, cuando entraba hacía cosas buenas, pero no hay que pensar más en eso. Mi salida fue triste y dura, el Real siempre fue mi sueño, pero el fútbol es así, un día estás en el lugar que quieres, otro no, vuelves…”, llegó a decir sobre su relación con el técnico francés y su salida del club blanco en una entrevista concedida a El Chiringuito de Mega.

Cristiano chilena juventus real madrid

A rematar la faena

Que se olviden Zidane y los jugadores del resultado de la ida. Esta Juve no es de fiar ni tras un contundente 0-3. Es evidente que el Real Madrid no tendrá problema para estar en el bombo de las semifinales en caso de estar a su nivel habitual en Europa, pero los partidos hay que jugarlos y sólo son trámites una vez se cumplen. Que se lo digan al Barça. Por si acaso, a morder y a no dar la más mínima opción al rival traicionero por excelencia. Tras una temporada en la que el madridismo ha soportado unas cuantas decepciones, toca devolverlo con otra solvente actuación en la que el anfitrión no negocie la ventaja.

Es lo menos que se espera del conjunto de Zidane, cuya inercia vuelve a recordar a la del campeón de las dos últimas Copas de Europa. Al César lo que es del César. El francés nunca se volvió loco en los momentos difíciles ni apostó por medidas revolucionarias. Insistió en que estos jugadores pueden volver a hacerlo en la Champions y se cerró en banda a cualquier posible incorporación invernal que pusiera en riesgo el ecosistema del vestuario. La trayectoria de los blancos en la máxima competición continental le está dando la razón. El PSG cayó con rotundidad en ambos encuentros y la Vecchia Signora fue arrasada en su guarida.

Debe el Madrid aprovechar esta noche europea para seguir coleccionando buenas noticias y llegar metiendo miedo al sorteo del próximo viernes. Que los otros tres clubes tengan claro cuál es el rival al que no querrían enfrentarse en ningún caso. De quien no se puede dudar en cuanto a motivación para el choque es de Cristiano Ronaldo, cuya ambición le ha llevado a encadenar diez partidos en Champions viendo portería. El portugués quiere seguir superándose a sí mismo, pues hay que recordar que en esta competición no tiene a nadie por delante en cuanto a goles marcados.

Tampoco viene mal que hombres como Benzema y Bale aprovechen los minutos para enchufarse de una vez por todas. Ya habrá tiempo para hablar sobre el futuro tras el asalto a la Decimotercera. Quien se perderá este próximo episodio será el sancionado Sergio Ramos, ausencia que de algún modo queda compensada por la de Dybala en la Juve. Por si acaso, mejor será rematarlos en el Bernabéu.

Zidane

El dilema de Zidane: sólo puede quedar uno

Isco Alarcón, Marco Asensio, Lucas Vázquez y Gareth Bale compiten por hacerse un hueco en la alineación del Real Madrid. Pocas dudas alberga Zidane a estas alturas sobre su once tipo para las grandes ocasiones, con diez futbolistas prácticamente inamovibles, pero la única plaza vacante supone todo un quebradero de cabeza. Tras lo ocurrido en el último partido ante la Juventus, parece que el malagueño ha tomado una ligera ventaja en la carrera. Los blancos se presentaron en Turín con el equipo de Cardiff y, a diferencia de otros partidos de este curso, recuperaron el brillo que les llevó a conquistar la Duodécima.

Isco se reivindica

Todo ello fue debido en gran parte a que el ‘22’ recuperó la magia manejando el tempo del partido a su antojo, quien no falló ninguno de los 57 pases que completó a lo largo del choque. Por si fuera poco, fue providencial asistiendo a Cristiano Ronaldo en el 1-0 tras un escandaloso caño a Douglas Costa. La situación del de Arroyo de la Miel ha dado un giro completo en cuestión de un par de semanas. Su temporada iba claramente a menos y su presencia como titular se había difuminado ante la pujanza de Asensio y Lucas. Incluso su futuro como madridista volvía a estar en duda. Sin embargo, su ‘hat-trick’ en el España-Argentina supuso una clara llamada a la puerta de Zidane. “Lopetegui me demuestra la confianza con minutos, con partidos. En el Madrid no tengo la confianza que un futbolista que necesita, aunque quizás el problema soy yo que no me la he ganado con los buenos futbolistas que hay. Quiero demostrarle al míster que puede contar conmigo”, fue su mensaje al entrenador galo que ha ratificado sobre el césped.

La opción Lucas-Asensio

Pese a todo, ni el madridismo ni Zidane olvidan la gran temporada que están protagonizando Asensio y Lucas. Si Turín fue la coronación de Isco, la de ellos tuvo lugar hace unas semanas en París. La apuesta por la presencia de ambos en los costados no pudo salir mejor, pues aportaron equilibrio al equipo trabajando en defensa, mientras que en ataque exhibieron la verticalidad que se espera de ellos. Para redondear su actuación, entre ambos generaron la jugada que culminó en el 0-1 de Cristiano en el Parque de los Príncipes. Si la sensación que han dejado en sus actuaciones es excelente, sus números también están a la altura. Diez goles y cuatro asistencias ha firmado el balear a lo largo de esta campaña entre todas las competiciones, lo que le sitúa como tercer goleador de la plantilla. Por su parte, el extremo gallego es el máximo asistente entre todos los torneos con 14 pases de gol, una valiosa aportación a la que suma ocho tantos. Sólo Cristiano ha intervenido en más goles de los suyos este curso.

La caída de Bale

Si hay un futbolista que ahora mismo pierde la carrera, ese es sin duda Gareth Bale. Al galés ya no le basta con los galones para convencer a Zizou, quien no le puso de inicio en ninguno de los dos encuentros ante el PSG ni tampoco en el Juventus Stadium. La apatía que ha mostrado desde el banquillo en tales citas tampoco ayuda, más bien al contrario. El ‘11’ está más fuera que dentro del Real Madrid y él mismo no lo oculta con su actitud. Desde que el pasado ejercicio viviera su enésimo calvario con las lesiones, lo que le permitió a Isco hacerse con su puesto en el momento clave, nada ha vuelto a ser igual. Acumula cuatro meses sin pasar por la enfermería, algo inusual tratándose de él, pero puede que llegue tarde para reclamar un sitio. No obstante, si algo se ha comprobado esta campaña en el Madrid, es que cualquier jugador puede cambiar su situación en cuestión de un partido. El de Cardiff también tiene a su favor las estadísticas. Con 14 goles y 7 asistencias, produce un tanto (marca o asiste) cada 87 minutos.

EIBAR-REAL_MADRID

“Isco se va a quedar en el Real Madrid”

Zinedine Zidane, técnico del Real Madrid, aseguró que el futuro de Isco Alarcón está en el club madridista y se mostró comprensivo con las palabras de su jugador tras la exhibición que dio con la selección española ante Argentina, cuando reconoció que siente que el seleccionador Julen Lopetegui confía más en él.

“No soy injusto con Isco, lo que dijo cada uno lo interpreta a su manera, pero él dijo claramente que no está contento porque no tiene aquí el mismo protagonismo”, aseguró Zidane en respuesta a las declaraciones de Isco. “Para mí es importante, siempre le he demostrado que es un jugador importante para el equipo y es verdad que quiere jugar más, pero como todos. Luego, estoy yo para elegir un once. Isco es muy importante para mí y lo va a ser siempre, hasta el final. Cada uno interpreta sus palabras pero yo no estoy molesto”, añadió.

El tema central de la comparecencia de Zidane fue Isco. El técnico francés acabó siendo contundente ligando su futuro al del jugador. “Isco es del Real Madrid y se va a quedar aquí”. Reconoció Zidane que no ha tratado con Isco sus declaraciones y desde su regreso con la selección solo hablaron de “su molestia” que le impedirá jugar ante la UD Las Palmas. “Isco no es el problema, lo que está haciendo cada vez que juega, lo puede hacer bien o mal, pero siempre se mata, corre, da todo lo que tiene. No es un problema suyo, el problema es que tengo 25 jugadores y siempre habrá uno con problemas porque juegan once. Estoy contento con él y no hay problema suyo ni mío, estamos juntos, intento mirar siempre por el bien del equipo y los jugadores intentan llevar eso lo mejor posible”, afirmó.

Es un jugador que me gusta. Lo que hace, lo hace bien. Quiero que sigan todos los jugadores, pero no es momento de hablar eso. Estamos últimamente haciéndolo bien tenemos un partido muy complicado y veremos lo que queda de temporada en Liga y Champions”, añadió.

Terminó Zidane reconociendo que le encantó el partido que hizo Isco ante Argentina y la exhibición de España en el Wanda Metropolitano. “Contento del partido que hizo, lo vi contento por su actuación. Fue un partido de fútbol impresionante con una España muy grande”.

International Friendly - Spain vs Argentina

Isco: imprescindible para Lopetegui, suplente para Zidane

La situación de Isco es muy diferente dependiendo de si hablamos de su papel dentro de la selección española o lo hacemos cuando juega en el Real Madrid. El malagueño ya es el segundo máximo goleador con España desde que Lopetegui cogió las riendas del combinado nacional, mientras que para Zidane no es un jugador indiscutible, incluso en los últimos tiempos ha pasado más tiempo en el banquillo que en el terreno de juego.

Sólo 6 jugadores habían logrado un triplete ante Argentina

En el partido frente a Argentina Isco batió varios récords personales. Primera vez en su carrera profesional que anota tres goles en un solo encuentro y primer hat-trick que se logra en el Wanda Metropolitano, si dejamos a un lado los cuatro goles que anotó Griezmann frente al Leganés. Además entra en el club de privilegiados que consigue hacerle tres tantos a Argentina, junto con Piendiberne (Uruguay), Pelé (Brasil), Susic (Yugoslavia), Botero (Bolivia), Rivaldo (Brasil) y Ronaldo (Brasil).

Adelantado por Asensio y Lucas Vázquez en el Madrid

En cuanto a la historia de ‘La Roja’ es uno de los pocos futbolistas que ha logrado un triplete vistiendo la camiseta nacional. Entre ellos, Míchel (en 1990 ante Corea del Sur), Guerrero (en 1996 y 1999 a Malta y Chipre) y Luis Enrique (en 1999 a San Marino).

Esta situación contrasta con el difícil momento que vive el centrocampista en el Real Madrid de Zidane. Con el técnico francés, Isco no juega en su sitio ideal como así lo hace en la Selección. Actualmente es el undécimo jugador en minutos en la entidad blanca con 2.349. En los últimos tiempos ha pasado al ostracismo para Zidane, que ahora mismo demuestra tener más confianza en jugadores como Asensio o Lucas Vázquez.

International Friendly - Spain vs Argentina

España pasa por encima de una Argentina sin Messi

La selección española se tomó la revancha de la goleada del último precedente en Buenos Aires, pasando por encima de la actual subcampeona del mundo ganando 6-1. Fue una Argentina que añoró a su líder Leo Messi, obligó a la Roja a pisar nuevos registros en los que desató su pegada con un Isco magistral. La última vez que España recibió a Argentina, para celebrar su centenario, lo hacía en pleno éxtasis camino de un Mundial que conquistó. Las sensaciones que deja un nuevo reencuentro invitan al optimismo, con una afición que rebosa ilusión orgullosa de su selección. Recuperado el ansia por ganar, en una racha sin fin invicta con Julen Lopetegui, cambia de registro según le exige el duelo sin perder eficacia. Y pasa por encima de rivales sea cual sea su nombre.

Ante una selección de tanto sentimiento y casta como Argentina no existen amistosos, sino guerras deportivas. Provocó que España se alejase por momentos de sus señas de identidad, rebajase su posesión pero no su pegada con un fútbol más directo. La aparición en el once de dos jugadores como Marco Asensio y Diego Costa daban paso a nuevas variantes. Con las carreras elegantes de Asensio y un ‘9’ menos asociativo pero listo para marcar en la que tuviese. Perdía la albiceleste a su líder, Leo Messi, que optó por no arriesgar ante sus problemas musculares. No hay un futbolista en el mundo que tenga mayor influencia en un equipo que Leo, el rey del fútbol. Pero Argentina no solo le perdía a él. Sin Agüero ni Di María buscaba una identidad desde el bloque, la unión de sus líneas y un centro del campo poblado para anular a la Roja.

España fue un rodillo

Consiguió poner en problemas por momentos a una España que añoraba las asociaciones en corto de sus genios bajitos. Arrancó tensa, con errores iniciales de nerviosismo como si de un partido de Mundial se tratase. La vía de escape estuvo en la zancada de Asensio. En la igualdad perdonó Argentina. Suya fue la primera gran ocasión de Higuaín la mandó a las nubes. Era el minuto 8 cuando una rápida transición encontraba a Lo Celso y su pase lo remataba el ‘Pipita’ sin puntería tras adelantarse a Ramos.

La puntería del ‘9’ es un factor clave en duelos entre las más grandes selecciones. La diferencia la marcó Diego Costa cuatro minutos después. La primera que le cayó la mandó a la red. Jugándose el físico, comprometido con La Roja y dispuesto a no ceder a nadie el puesto que se ha ganado. El pase al espacio era de Asensio en su primera asistencia. España presionaba arriba y asfixiaba, robaba y golpeaba. Solo Biglia era capaz de dar salida a la jugada, con Mascherano provocando un debate sobre su posición de mediocentro. Pero Sampaoli por encima de los nombres tiene un bloque tácticamente trabajado que en el primer acto no mereció tanto castigo.

Meza aparecía con peligro en zonas de ataque, con movilidad y calidad, desequilibrando. Higuaín perdonaba la segunda, rematando flojo a manos de De Gea. Y cuando el propio Meza podía marcar, tras una bonita pared, fue Ramos el salvador lanzándose para evitar el empate. Eran momentos de dominio argentino pero apareció Asensio para golpear. Dejó atrás a Mascherano con una potencia incontrolable. Desde el costado izquierdo encontraba primero la llegada de Alba, que no precisaba su remate, y después a Isco que de primeras no perdonaba. El castigo era duro para Argentina, que tiró de orgullo mientras pudo. Lo Celso probaba a De Gea por arriba y Otamendi daba el justo premio con un testarazo tras córner al que reaccionaba tarde De Gea. Eran momentos en los que la figura de Isco crecía. El balón cosido a la bota con su mejor socio, Iniesta, para rebajar el impulso del rival.

Exhibición de Isco

Salió a por el empate Argentina en el segundo acto y no pudo ser golpeada con mayor efectividad. España firmó una mitad de ensueño, disfrutando de su fútbol y los goles en el mayor triunfo de la historia de este gran enfrentamiento. Iniesta antes de irse dejaba uno de sus pases al espacio a la movilidad de Iago Aspas, que había entrado por Costa. Se marchó del portero y escorado optó por el pase atrás para que Isco firmase su doblete. Fue un golpe del que ya no se levantó Argentina. Con demasiados referentes en la grada y en sus casas. De la duda nació el duro castigo. Thiago se descolgaba desde la posición de sustituto de Bisquets para hacer el cuarto tras jugada de Isco.

La fiesta se instalaba en la abarrotada grada del Wanda Metropolitano que respiraba euforia. Mercado se topaba con el travesaño en uno de los intentos argentinos. El hambre marcaría el partido de España, incansable en la búsqueda de más goles con más verticalidad que nunca. A las patadas del rival respondió con goles. El pase desde su área de De Gea premió la ambición de Aspas que marcaba tras superar la salida desesperada de Caballero. El fin de fiesta no podía ponerlo otro jugador que no fuese Isco. Su exhibición se cerró con su primer triplete en la selección española. Respondiendo a la confianza ciega de Lopetegui sea cual sea su situación en el Real Madrid. La cara de Messi en la grada lo decía todo. Su reto de hacer campeona a esta Argentina es mayúsculo. España mostró los galones que le convierten en una de las favoritas.

Zidane Benzema

Zidane: “A quien le gusta el fútbol, le gusta Benzema”

Zinedine Zidane compareció en la rueda de prensa previa al partido de LaLiga que Eibar y Real Madrid disputarán este sábado. El técnico francés, blanco de las críticas durante todo el curso, se reivindicó con un excelente planteamiento en el Parque de los Príncipes. “No estoy aquí para convencer a nadie. Cuando siga ganando todo el mundo seguirá opinando. No es algo que quiera cambiar, y lo importante es que me gusta mucho el fútbol. En un trabajo lo que hay que hacer es dar el máximo, el resto es la vida. Ahora todos dicen que soy el mejor y eso me parece una tontería. Si pierdo contra el Eibar seré el peor del mundo“, señaló al respecto.

Además, el galo salió en defensa de un Karim Benzema que sigue estando muy cuestionado pese a que el equipo ha levantado cabeza en Champions: “No tengo que convencer a la gente, porque hay otros que piensan que es muy bueno. Hay gente que le gusta Isco y a otros no. Es el fútbol. Karim ha demostrado quién es en sus nueve temporadas. A mí me gusta mucho, es muy bueno, pero sus datos hablan por sí mismo. Últimamente critican que no marca, pero hace otras cosas para el equipo. Al que es futbolero le tiene que gustar Benzema. Se merece estar en el Madrid”.

Zidane

‘Master class’ táctica de Zidane en París

Zinedine Zidane fue uno de los grandes artífices de la victoria del Real Madrid ante el PSG, con la que los blancos afianzaron su pase a los cuartos de final de la Champions. El 4-4-2 del técnico francés con Lucas Vázquez y Marcos Asensio se demostró todo un acierto.

La dos líneas de cuatro jugadores cortocircuitaron al equipo de Unai Emery, que en ningún momento transmitió la sensación de ser capaz de levantar el 3-1 de la ida. Como dato significativo de lo que ocurrió en el césped del Parque de los Príncipes hay que resaltar los 38 robos de balón que protagonizaron los blancos por sólo 9 de los locales. “Buscaba tener dos líneas de cuatro, defendiendo bien con sus jugadores de fuera, y lo hicimos muy bien. Lucas, Marco… están todos en buen momento, todos, pero ellos particularmente. Luego tengo que elegir el once. Ha salido bien y sé que aportan defensivamente y en ataque”, señaló tras el choque.

El entrenador galo se reivindica tras vivir su temporada más complicada al frente del conjunto blanco, en la que no se ha librado de las críticas por la pésima marcha del equipo en las competiciones domésticas. “Es verdad que hemos tenido momentos complicados, pero es parte del fútbol. Estos jugadores ganaron muchísimo y es difícil mantener siempre el nivel y hay que aceptar momentos complicados en la temporada porque no se puede siempre ganar todo”, dijo el gran triunfador de la noche al respecto.

Verratti Casemiro Real Madrid PSG

A cuartos se va por la frontera

La segunda entrega del cruce entre Real Madrid y PSG volverá a estar determinada por la lucha que ambos mantendrán en el centro del campo. Quien consiga hacerse con el control de la medular tendrá muchas papeletas para avanzar hacia la siguiente ronda

Zinedine Zidane tiene una premisa fundamental para no ver peligrar su ventaja en París. Dado el poderío del ataque del PSG, peligroso aunque no esté Neymar, la solución pasa por evitar que el centro del campo contrario conecte con los hombres de arriba. Independientemente de la cuota de posesión de balón que aspire a tener el Real Madrid (58% de media en esta Champions), dar tiempo para pensar a Verratti, Rabiot y compañía equivaldrá a jugar con fuego.

El choque de ida en el Santiago Bernabéu marca el camino en varios aspectos. Mientras la presión de los blancos ahogó la salida de balón rival, los parisinos fueron un equipo cogido por alfileres y no la temida bestia que se esperaba en el coliseo madridista. Sólo una fuga de Rabiot en una mala transición defensiva del Madrid (Modric e Isco llegaron tarde a su marca) propició el gol del conjunto de Unai Emery. Un claro ejemplo del daño que puede suponer para los de Chamartín no salvaguardar debidamente su frontera.

El talón de Aquiles del PSG

La principal incógnita del cuadro francés reside en el que fue su eslabón más débil en el primer enfrentamiento, el pivote defensivo. La apuesta de Emery por Lo Celso se demostró un fracaso, por lo que sorprendería que el técnico de Hondarribia repitiese la fórmula. Como principales alternativas se posicionan un Thiago Motta ya recuperado de su lesión, aunque está por ver si está para un duelo de semejante exigencia, y un Lass Diarra que viene ofreciendo un notable rendimiento en esa demarcación desde que llegó en el mercado de invierno.

Necesitará también el PSG que los indiscutibles Verratti y Rabiot den un paso más en su juego para lograr imponer el tempo del partido. El italiano y el francés firmaron una buena actuación en el Bernabéu, aunque sin la suficiente continuidad como para arrebatar el protagonismo a Modric, Kroos e Isco, todos ellos superiores en número de pases. “El problema es que es fácil marcar ocho goles en Dijon, pero son en estos partidos donde hace falta ser decisivo”, afirmó Rabiot tras el choque, consciente del salto que aún deben dar él y los suyos.

Los tapados de Zidane

Por parte del Real Madrid, el éxito de su plan dependerá en buena medida de lo que su técnico disponga en la medular. Hace tres semanas ya se pudo comprobar con la entrada de Asensio y Lucas Vázquez en el segundo tiempo en lugar de Isco y Casemiro, una valiente decisión con la que los blancos giraron completamente el choque. El cambio de disposición –del rombo a la línea de cuatro simétrica– alivió a los laterales con las ayudas de ambos y aportó capacidad de contragolpe, tal y como saltó a la vista en los dos goles marcados por Cristiano y Marcelo en la recta final del choque. No es descartable que Zidane sorprenda en París con este planteamiento de inicio. Otro de los tapados que puede tener cabida en el once es Kovacic, en quien el francés ya confió contra pronóstico en otros lances importantes de la temporada. Tácticamente, el croata no pasa por ser el más ordenado de la plantilla, pero su despliegue y su intimidatoria conducción de balón puede servir para mantener a raya a sus rivales en la zona central.

Vuelve el Real Madrid más goleador

El Real Madrid vuelve a recordar al de temporadas anteriores de cara a gol. Desde el inicio de la segunda vuelta el índice de goles por partido de los blancos ha aumentado. En el comienzo de la temporada el balón no quería entrar y a los de Zidane se les atascaban los partidos por no cerrarlos.

El Real Madrid ha recuperado el gol, en los últimos 7 partidos ha logrado anotar 30 tantos, mientras que en los 18 anteriores había conseguido 32. Esta racha anotadora no es algo nuevo, es a lo que nos tenía acostumbrado este equipo. Parece que poco van alcanzando su mejor forma y no hay mejor noticia de cara al partido frente al PSG en el Parque de los Príncipes.

Cuándo finalizó la primera vuelta el Bracelona ya era líder con 52 goles a favor y 9 en contra, mientras que el Real Madrid había anotado 35 y había recibido 18. Actualmente, los culés llevan una estadística de 68-12, los blancos han aumentado su ratio goleador y ahora están 62-27.

El problema que los pupilos de Zidane arrastran desde el inicio de la temporada es defensivo. De cara a puerta los engranajes ya funcionan y los números lo demuestran, en los primeros 18 partidos el Madrid promedió 1,78 goles por encuentro; en los siete últimos, 4,29 goles. Son 2,51 goles más cada 90 minutos.

Gareth Bale en el punto de mira

Gareth Bale no pasa por su mejor momento. En Leganés, volvió a relegar al galés al banquillo. Tres suplencias en los últimos 4 partidos parecen demasiadas para un jugador que estaba llamado a ser el relevo de Cristiano Ronaldo en el equipo blanco. El portugués fuera de la convocatoria, parecía el momento para que Bale volviese a encontrar el ritmo y su fútbol saliendo en el once titular. No lo vio así el técnico francés, que le dejó esperando en el banco hasta el minuto 76.

En rueda de prensa, Zidane habló del partido de Bale: “Estoy contento con él. Hay que ir poco a poco con él. Vamos a ver los partidos que vienen ahora, cómo los vamos a gestionar. Voy a contar con todos”. Lo cierto es que en desde que el galés recibió el alta médica no ha completado un partido entero. Ha pasado de titular indiscutible a ser prescindible para Zidane. La actitud siempre fría del jugador tampoco ayuda, frente al PSG la decepción del futbolista era evidente. No ser titular en el partido más importante de la temporada parece haber hecho mella en Bale, y cada vez su actitud parece la de un jugador al que no le interesa el fútbol.

La situación es incomoda tanto para el ex del Tottenham, como para el Real Madrid. Un futbolista que costó 101 millones y que no ha respondido a las exigencias depositadas. Además, la situación actual hace más complicado que Bale vuelva a ser indiscutible para Zidane. El momento por el que pasan Marco Asensio y Lucas Vázquez hace muy complicado que salgan ahora mismo del once titular.

La última oportunidad de Gareth Bale para asegurar su futuro en el Real Madrid está en el Parque de los Príncipes. El fichaje más caro del Madrid quiere jugar y en el caso de hacer un buen partido frente al PSG podría darle a la situación por la que pasa y volver a ser un jugador insustituible para Zidane.

 

Roncero

Roncero: “Ceballos lo ha pasado muy mal estos días, sacarle 28 segundos ha sido humillante”

Tomás Roncero criticó abiertamente a Zinedine Zidane por su polémica decisión de sacar a Dani Ceballos para jugar el último medio minuto del encuentro entre Leganés y Real Madrid, algo que ha considerado toda una humillación a un jugador que no pasa por su mejor momento a nivel deportivo y personal.

“Yo siempre digo que Zidane es un gran director de recursos humanos, pero hoy se ha tomado el día libre con el tema Ceballos, está claro. Se ha equivocado y hay que tener sensibilidad. El chaval lo ha pasado muy mal estos días con lo del otro día (partido ante el Betis en el Villamarín) porque era su afición, su gente de toda la vida, y no entendió los gritos y los insultos”

“Y justo hoy parecía que Zidane le iba a dar el quite del perdón para que se reivindicara y le da 28 segundos… Es que para eso no hagas el cambio, cómete el cambio y luego le dices ‘mira, he estado esperando a que estuviera el partido cerrado, no me he atrevido, otro día o el sábado te pongo titular’. Pero si le saca 28 segundos es humillante, es que no ha tocado el balón”.

Dani Ceballos Leganés Real Madrid

Muchos ven humillación: Zidane sacó a Ceballos para jugar medio minuto

Incomprensible decisión de Zinedine Zidane con el tiempo prácticamente cumplido en el encuentro entre Leganés y Real Madrid. El técnico francés decidió dar entrada a Dani Ceballos en lugar de Mateo Kovacic para que éste disputase los últimos segundos de partido. El de Utrera llevaba un buen rato calentando por entonces.

El caso del prometedor centrocampista llegado del Real Betis el pasado verano es todo un enigma, quien actualmente es el segundo jugador con menos minutos de la plantilla (apenas 688′ entre todas las competiciones) teniendo sólo por detrás a un Jesús Vallejo lastrado por las lesiones. Gestos como el de hoy ahondan en la polémica.

¿Está Theo preparado para suplir a Marcelo?

La lesión de Marcelo en la última jornada de liga ante el Betis, le abre la puerta de la titularidad a Theo Hernández. El brasileño sufre una lesión en bíceps femoral, por lo que se perderá varios partidos.

Theo dio un paso al frente durante la pasada temporada y fichó por el Real Madrid, después de salir de la cantera del Atlético de Madrid. A la espera de ver si Marcelo llega al partido de París del próximo 6 de marzo, Theo tiene la oportunidad de demostrar que el Madrid no se equivocó al pagar 28 millones. El primer examen para el ex del Atlético será este miércoles frente al Leganés, en el partido aplazado por el Mundialito.

El madridismo tiene dudas sobre el rendimiento de Theo, pero lo cierto es que Zidane si confía en el lateral francés. Ha disputado ya más de mil minutos. Es la incorporación que más participación ha tenido desde principio de temporada. Su presencia ha destacado sobretodo en los partidos de Copa, ahora le llega la oportunidad en Liga.

Marcelo, el mejor socio de Zidane

El partido frente al PSG revivió a un Real Madrid que parecía destinado a un fracaso tras otro en esta temporada. Uno de los jugadores que ha recuperado la forma después de un inicio de curso por debajo de su nivel es Marcelo. El lateral brasileño es uno de los futbolistas claves  para Zinédine Zidane, le ofrece una serie de variantes ofensivas que mejoran sin duda el juego del Real Madrid.

El gol de Marcelo frente al PSG cerró la remontada blanca y le colocó la guinda a un partidazo del futbolista del Madrid. Los últimos partidos del lateral dejan clara la importancia de Marcelo en el juego de los de Zidane. Ver jugar a Marcelo cuando está  a su nivel es un espectaculo, se convierte en un puñal por la izquierda dificil de defender para cualquier rival. En la anterior jornada de liga frente a la Real Sociedad, ya destacó por ser de los mejores en la primera parte. Marcelo ha vuelto.

El internacional brasileño es la alegría de los blancos, con él, el Real Madrid es otro. Aporta verticalidad al ataque, se asocia con sus compañeros, ofrece alternativas, etc. Actualmente es el máximo asistente del equipo con 6 pases de gol. Como goleador suma 3 tantos: Valencia, Eibar y PSG.

La relación de Zidane con Marcelo es inmejorable. El técnico francés ha aprovechado cada vez que ha podido para defender a sus jugadores. Los jugadores toman nota de estos detalles, en el vestuario saben que pueden contar con su entrenador. Después de anotar el tercer tanto al PSG, el segundo capitán quiso agradecer esta confianza al técnico. El brasileño se tiró de rodillas delante de Zidane, mientras le señalaba y ambos se fundían en un abrazo con mucho significado.

Emery Zidane

Sólo les vale la Champions

Zinedine Zidane y Unai Emery llegan al duelo de la temporada bajo lupa. En el caso del francés, los malos resultados en el resto de competiciones han dilapidado el enorme crédito que se ganó durante las últimas dos temporadas. Por su parte, el técnico de Hondarribia, pese a la buena marcha de su equipo en las competiciones domésticas, tiene la presión de guiar al PSG hacia su anhelada Champions tras el fiasco histórico de la temporada pasada contra el Barça. Sólo puede quedar uno.

Zidane sin sonrisa

No hay una explicación sencilla para encontrar los motivos del declive que el Real Madrid de Zidane ha experimentado este curso. Todas las virtudes que se destacaron de la labor del entrenador francés con la llegada de los títulos, como su cercanía a los jugadores y su revolucionaria política de rotaciones, han pasado a ser vistas como parte del problema. La decidida defensa que el galo ha hecho de su plantilla, hasta el punto de rechazar fichajes en enero, ahora es vista como una posición de debilidad al haber entregado las llaves a un grupo de futbolistas con la tripa llena de éxitos. Mientras tanto, a los teóricos suplentes, los que hace un año se comían el mundo, les tiemblan las piernas en el Santiago Bernabéu haciendo aguas en Copa.

En cuanto al apartado puramente táctico, el de Marsella tampoco ha encontrado soluciones que aporten estabilidad. Como dato sintomático, hay que remontarse al mes de octubre para recordar la última racha de tres victorias consecutivas de los blancos en LaLiga. Ni el sistema con cuatro centrocampistas que brilló en el tramo final de la pasada campaña ni la clásica BBC terminan por generar unanimidad. Entre tanto, el equipo ha perdido el gancho en ataque y concede fácilmente ocasiones a los rivales. Por si fuera poco, a Zidane también se le achaca una nula capacidad de improvisación en los cambios. Todo sea que la famosa metamorfosis europea que ha caracterizado históricamente a los blancos dé la vuelta a todos estos problemas, pero las sensaciones en el día a día difícilmente han podido ser peores.

Enigma Emery

El Real Madrid se enfrenta a un rival del que poco se sabe sobre su estilo, y no por desinterés, sino porque es algo difícil de descifrar. El PSG es ante todo el equipo del tridente formado por Neymar, Cavani y Mbappé, con todo lo que conlleva a nivel positivo y negativo. El gigante francés aplasta a los modestos de su campeonato, pero también da síntomas de fiarlo todo a la pegada de los de arriba. Frente a un rival de mayor exigencia, está por ver si Emery ha edificado una estructura realmente sólida. Ante los diversos problemas extradeportivos que han asolado al vestuario del conjunto parisino, al entrenador vasco se le ha reducido a una suerte de gestor de egos. El estratega táctico que ha demostrado ser a lo largo de su trayectoria ha caído en el olvido. Contra el Madrid tiene la ocasión perfecta para hacer gala de su plan, si es que lo tiene.

Rabiot: “El Real Madrid va a querer salvar su temporada”

Uno de los jugadores claves para Unai Emery en el PSG, Adrien Rabiot,  ha aprovechado que se acercan los octavos de final de la Champions frente al Real Madrid para hablar en el diario francés L´Equipe. El centrocampista del conjunto parisino ha repasado la eliminatoria ante los de Zidane, y de la adaptación de Neymar al vestuario del PSG.

El Madrid va a querer salvar su temporada. Estarán sobremotivados. Ellos tienen una gran experiencia en esta competición, que es menor en nuestro caso. En mi opinión, está en un 50-50″. Relató Rabiot acerca del doble enfrentamiento ante el Madrid. En el equipo francés son conscientes de que se enfrentan al vigente campeón de la competición, que a pesar de no estar en su mejor momento cuando llegan estos partidos los blancos son un equipo temible.

Otro de los temas abordados en ésta entrevista a L´Equipe por Rabiot fue el trato que reciben Neymar y Mbappé en el vestuario. “Ney es un tipo muy fácil. Podría ser un poco más arrogante. Pero ese no es el caso en absoluto. Sabemos que tiene algunos privilegios, aunque Kylian (Mbappé) también. A mí no me molesta y no le presto atención. No estoy celoso de ninguno”. 

 

Zidane acepta la guerra

El entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, no ha rehuido ninguna pregunta de la prensa en la semana decisiva para su futuro, con el enfrentamiento ante el PSG en Champions a la vista. En algunos medios se había publicado el interés del técnico francés en dar salida a Isco en el próximo mercado de fichajes, pero Zidane ha estado contundente: “Yo quiero a Isco y quiero que se quede aquí toda la vida, porque me encanta y es muy bueno. Todo lo dicho es mentira”. La situación de Isco parece que tensa al entrenador: “¿Y qué pasa con los demás? Un día vienes y preguntas por Isco, otro por Asensio, luego por Isco, luego Ceballos… Somos un equipo y van a jugar todos. La dificultad más grande es la mía, que tengo que hacer el equipo”.

La rueda de prensa de Zidane ha pivotado sobre nombres propios, como Cristiano Ronaldo y su falta de pegada esta temporada: “Quizás por esto, ahora mismo está más motivado que nunca y con ganas de demostrar cosas. Siempre ha demostrado que está en las grandes citas. Cristiano siempre cumple en las grandes citas”.

Y hablando de falta de gol, no podía dejar de contestar a preguntas sobre Benzema: “Él tiene la presión, como todos. Estamos todos en el mismo barco y todos sabemos que podemos aportar más. La situación al final depende de lo que hagamos en el campo”.

Viene el PSG

“No nos están saliendo las cosas cómo queremos, es verdad. Pero al final sabemos lo que somos y esto se puede cambiar muy rápido”. Con la visita del PSG, la ansiedad por demostrar le puede vencer a este Real Madrid: “No, no estamos ansiosos, todo lo contrario. Sabemos la realidad que tenemos. Son partidos que nos gustan jugar, ya está. Pero no estamos ansiosos”.

El problema del Real Madrid, a juicio de Zidane, es tanto futbolístico como psicológico: “Es una mezcla de todas estas cosas. Cuando las cosas van bien influye todo y cuando van mal, también. Hay que intentar ser regulares. Este año no hemos ganado diez partidos seguidos y eso es un problema, pero hay que pensar que faltan buenos partidos y lo que tenemos que pensar es que podemos dar la vuelta a todo esto”.

Por último, ha querido hacer un llamamiento a la tranquilidad de la afición madridista: “Nosotros tenemos que pensar que podemos hacer las cosas bien. Tengo una plantilla que es muy buena y el desafío que tenemos lo vamos a intentar. La temporada acabará de una manera u otra, pero nosotros sabemos que podemos sacar las cosas adelante. Lo que quiero es a la afición con nosotros y sé que la afición va a estar con nosotros hasta el final. Vosotros siempre habláis en negativo y yo en positivo. No está todo mal”.

 

 

Isco Zidane

“Si no cambian las cosas, Zidane pedirá vender a Isco al final de temporada”

Pese a marcar el otro día en el Ciudad de Valencia, no parece que el papel secundario de Isco Alarcón vaya a cambiar a corto plazo. El malagueño ha pasado de ser una pieza fundamental a un integrante más del ‘equipo B’, y ello se debería a que Zinedine Zidane se siente defraudado con su rendimiento y actitud.

Así lo desveló Josep Pedrerol en El Chiringuito: “Zidane ha puesto la cruz a un futbolista por el que apostó mucho. Está especialmente decepcionado con Isco. Lo habréis notado además. Ha pasado de ser un jugador fundamental y que le ganó la partida a James a ser muy poco importante. Un jugador que admira por su juego, que le encanta cómo juega, que creía que sería fundamental en este Real Madrid… y Zidane está decepcionado. Si no cambian las cosas, y Zidane continúa, va a pedir que el Madrid le venda al final de temporada”.

Zidane Real Madrid Valencia

Zidane apela al espíritu de la Undécima

Tras momentos de crisis, a veces se dice que hay que dar un paso atrás para dar dos hacia adelante. La receta es perfectamente aplicable a la situación en la que se ve inmersa el Real Madrid en este momento de la temporada. Tras descarrilar tanto en Liga como en Copa del Rey, Zinedine Zidane busca volver al punto de partida, aquel en el que los blancos comenzaron a hacer historia hace dos temporadas.

Lo ocurrido entonces es de sobra conocido. Un equipo completamente devastado tras el paso de Rafa Benítez, con sus opciones muy mermadas en Liga y protagonista de un ridículo histórico en el torneo del KO por el caso Cheryshev. La llegada del técnico francés en enero de 2016 marcó el comienzo de una recuperación que culminó en la Undécima Copa de Europa. Lo logró sin decisiones revolucionarias, apostando por un reconocible 4-3-3 con la jerarquía de la BBC en el ataque. No hubo grandes movimientos de fichas salvo la entrada de Casemiro en el centro del campo, lo que bastó para que los de Chamartín encontraran el equilibrio y la estabilidad que les hizo campeones en Milán.

Bale debe volver a tirar del carro

Tras aquel éxito, el transcurso de la pasada campaña terminó llevando al Madrid por otros caminos (Isco por Bale en el once y apuesta por el ‘equipo B’) con los que alcanzó la excelencia, los mismos que ahora se han mostrado sin salida. Ante la duda, el entrenador galo ha vuelto a lo más básico y a la que en el fondo siempre fue su principal apuesta. Los blancos se encomiendan a la BBC y, sobre todo, a la figura de un Gareth Bale que está llamado a ser el jugador que marque diferencias. Fue precisamente en aquel 2016 cuando el galés alcanzó su mejor versión como madridista y tiró del carro, lo mismo que se espera de él en el presente.

Y por el presente se entiende sobre todo la Champions y la eliminatoria ante el PSG. No es ningún secreto que la vista del cuadro merengue está puesta en el cruce contra el temido equipo de Neymar, Cavani, Mbappé y compañía. Como sucediera en las primeras semanas tras su llegada, el plan de Zidane contempla una minipretemporada para que sus jugadores llegan a tope para la trascendental cita en la máxima competición europea. Entre tanto, esperan dos exámenes frente a Levante y Real Sociedad en los que el Real Madrid espera seguir recuperando sensaciones. De lo que no cabe duda es de que nada moverá a Zidane de su plan salvo motivos de fuerza mayor (entiéndase lesiones). Volverá a triunfar o morirá con la misma idea con la que todo empezó hace dos años.

Benzema enfado banquillo

Benzema la montó en el banquillo tras ser sustituido

No todo fue paz en el triunfo del Real Madrid ante el Valencia. Benzema no ocultó su enfado al ser sustituido en el minuto 78, cuando el partido aún transcurría 1-2. El francés tiró de muy malas formas el abrigo que le entregó el utillero  al sentarse en el banquillo. Zidane restó importancia al asunto en rueda de prensa al ser preguntado sobre la reacción de su jugador: “Todos los jugadores se enfadan cuando los cambian. Está contento con la victoria”.

Zidane

El futuro de Zidane: revolución o guillotina

Son días de zozobra en el Santiago Bernabéu. La histórica eliminación ante el Leganés en Copa del Rey ha confirmado que son las horas más bajas que atraviesa el Real Madrid en los últimos años. Más que la posibilidad de acabar la temporada sin títulos, es la humillación sufrida en el torneo del KO y en LaLiga (con el Barça a 19 puntos) la que genera un terrible malestar en el club.

Desde la zona noble se señala tanto a Zinedine Zidane como a los jugadores, aunque la incidencia del primero en la debacle ante el Leganés es especialmente remarcable. “Tengo claro que peligra mi puesto en la eliminatoria de Champions. Tengo que encontrar las soluciones porque soy el responsable”, reconoció el técnico francés tras la derrota, consciente del importante papel que jugó en la misma con decisiones en la convocatoria y en la alineación que se demostraron funestas.

En caso de no lograr superar el cruce ante el PSG, parece evidente que se daría una situación insostenible para cualquier otro entrenador. No es así en el caso del galo, quien sigue teniendo todo el apoyo de los dirigentes tras haber hecho historia en sus dos primeras temporadas en el banquillo. Al margen de lo que suceda en lo que resta de campaña, Zizou tiene todas las papeletas para liderar el nuevo proyecto que iniciará el Real Madrid el próximo verano, tal y como aseguran en medios como el diario El Mundo y El País.

Evidentemente, será una continuidad con matices. El de Marsella no ha agotado su crédito como técnico, pero sí ha colmado la paciencia de la plana mayor con su empeño en defender a un vestuario que no le ha correspondido sobre el césped. La negativa pública a realizar incorporaciones es la muestra más inequívoca de esa obstinación, algo que en el club no se está dispuesto a volver a permitir. Si Zidane sigue, tendrá que asumir el cometido de emprender una revolución en la plantilla. Será el francés quien deba llevar la iniciativa a la hora de decidir qué cabezas deben rodar. En caso de persistir en morir con los suyos, la guillotina también le espera.

Pedrerol editorial

Pedrerol: “Zidane, si no te sientes capaz de hacer la revolución, deja sitio a Pochettino o Guti”

Claro y contundente editorial de Josep Pedrerol en Jugones tras la eliminación del Real Madrid en Copa. El presentador apuntó a la necesidad de hacer limpieza en la plantilla y mandó un duro mensaje a Zinedine Zidane. Sin embargo, lo más inesperado de todo fue el nombre de uno de los candidatos que citó para el banquillo del Santiago Bernabéu.

Charla Zidane final Cardiff

Las redes se mofan de la charla de Zidane antes de la final de Cardiff

Los detractores de Zinedine Zidane siempre le han acusado de tener una excesiva flor y le han criticado por la simpleza de algunas de sus decisiones. La publicación de seis segundos del vídeo del discurso previo a la final de la Duodécima les ha servido como arma arrojadiza. En él, aparece el técnico francés dando una consigna muy básica a sus jugadores: “El fútbol es esto. Jugamos por fuera, centro y marcamos”.

Zidane

Los 4 grandes errores que condenan a Zidane

Zinedine Zidane queda como el gran señalado de la debacle madridista en Copa del Rey. El técnico francés ha colmado el vaso insistiendo en una serie de errores que vienen de lejos y otros de carácter puntual que le han costado la eliminatoria ante el Leganés.

Defender lo indefendible

Pese a que los avisos durante la temporada han sido reiterados, Zidane siempre ha insistido en no cambiar el rumbo y defender a muerte al vestuario, hasta el punto de descartar cualquier llegada en el mercado de invierno. Ha sido ese mismo grupo de jugadores el que ahora ha dejado en evidencia el galo. En lugar de tomar decisiones consecuentes con los errores cometidos durante el curso, se ha empeñado en regresar a un pasado que en cuestión de pocos meses ha quedado muy lejano. Tanto en la vida como en el fútbol, la nostalgia no suele ser la solución.

La convocatoria y el once, dos tiros en el pie

Puede llegar a ser comprensible que algunos pesos pesados del equipo necesitaran descanso. Sin embargo, el de Marsella traspasó la línea de la temeridad al no incluir en la convocatoria a cuatro hombres fundamentales como son Bale, Cristiano, Kroos y Marcelo. Habría bastado con tenerles en el banquillo por si se daba una situación de emergencia como finalmente ocurrió tras el 1-2 del equipo pepinero. Cuando el técnico quiso echar mano de un revulsivo, vio que sólo tenía a Modric y Carvajal. Tampoco pasa desapercibido el hecho de haber insistido para la Copa en un ‘equipo B’ que durante toda la competición no había estado a la altura. Tras lo ocurrido en las eliminatorias ante Fuenlabrada y Numancia, además de la ida en Butarque, el francés no puede decir que no estaba avisado.

Sin planteamiento

En cuanto al plan que propuso Zidane para afrontar el encuentro, el problema no reside en que se equivocara, sino en que ni siquiera se sabe que es lo que buscaba. No se vislumbra sobre el campo a que juega este Real Madrid ni tampoco se aprecian determinados ajustes en función del rival. La sensación que deja la pizarra del galo es que ni siquiera mira al equipo contrario a la hora de preparar el encuentro, sino que recurre al mismo plan que le ha convertido en previsible. Una vez más, el Bernabéu vivió un tedio basado en centros y más centros (hasta 47 pusieron los blancos, sólo 5 rematados) que no fueron a ninguna parte. La antítesis de Zizou fue un Asier Garitano que vivió su noche de consagración dando un baño táctico a su adversario.

Sin respuesta

En lo que al partido se limita, el marsellés no sólo lo hizo mal de partida, sino que tampoco supo como corregir el rumbo cuando la cosa se torció. Los cambios volvieron a llegar algo tarde (al borde del minuto 70) y se parecieron a los de siempre. Cuando los blancos estaban fuera y necesitaban juego entre líneas para desarbolar el repliegue rival, la decisión no fue otra que incrementar el juego directo retirando a Isco por Mayoral. Especialmente llama la atención la obstinación del técnico madridista con retirar al malagueño: de los 23 partidos en los que ha sido titular esta campaña, ha sido sacado antes de tiempo nada menos que en 17.

Zidane Real Madrid

El peor Madrid de la última década

El declive del Real Madrid alcanza mínimos históricos en LaLiga. Sus 18 partidos jugados en el campeonato se saldan con la paupérrima cifra de 32 puntos, la más baja de los últimos 12 años. Y es que hay que remontarse a la temporada 2005-06 para encontrar a los blancos con un bagaje similar. Aquel curso, el equipo que comenzó con Vanderlei Luxemburgo en el banquillo y que más tarde cogió López Caro finalizó el campeonato en segundo lugar a 12 puntos del Barça. Una trayectoria insostenible hasta el punto de que Florentino Pérez dimitió del cargo de presidente en plena campaña.

Zidane empeora a Benítez

Aunque la situación actual diste de aquella por los títulos conquistados recientemente, la marcha del conjunto de Zinedine Zidane en el torneo doméstico no deja de ser muy preocupante. De hecho, el francés ha logrado empeorar a su antecesor en el cargo, un Rafa Benítez que fue destituido tras lograr 37 puntos con el mismo número de encuentros disputados. La comparación también resulta dura al lado de los 40 puntos que los blancos sumaban a estas alturas de la temporada pasada. Y es que los 22 puntos que los de Concha Espina han dejado escapar casi en el ecuador del torneo ya superan los 21 que volaron durante la totalidad del pasado ejercicio.

Zidane rueda de prensa

Zidane: “Estoy cansado de que digan que el Madrid está mal”

Zinedine Zidane ha salido al paso de las críticas en la rueda de prensa previa al partido que el Real Madrid afrontará ante el Villarreal este sábado: “La situación es la que hay. Tenemos que sacar lo positivo, que es que estamos vivos en todas la competiciones. No todo lo que se dice de cómo está el Real Madrid es verdad. No estamos tan mal como se dice […] Estoy cansado de escuchar que el Madrid está mal. Es fácil decir que todo está mal. Vende más“.

El técnico francés también ha comentado el cambio que percibe en la actitud de sus jugadores tras la charla que mantuvieron el pasado martes: “Sí he notado cambio. Siempre que se hace una reunión es para sacar cosas positivas. Luego hay que demostrarlo. Necesitamos ganar partidos para ganar confianza. Eso es lo que nos falta”.

Además, Zizou pidió el apoyo a la afición del Santiago Bernabéu de cara a la próxima cita liguera frente al conjunto castellonense: “Lo que puedo decir a la gente es que ayude al equipo, que es lo que siempre han hecho. Les digo que no escuchen mucho, necesitamos a la gente, igual que cuando estamos bien no hay que tener mucha euforia, pero en los momentos de dificultades necesitamos que le gente esté con su equipo”.

Zidane entrenamiento charla Real Madrid

Los reproches del vestuario a Zidane: “No juegan los que mejor entrenan”

El programa El Larguero de la Cadena Ser desveló los detalles de la larga charla que Zinedine Zidane mantuvo este martes con la plantilla tras el último tropiezo en Balaídos. Según estas informaciones, el técnico francés dio “un toque de atención al grupo”, una situación prácticamente inédita desde que tomara las riendas del conjunto blanco hace dos años.

Zizou, quien calificó la situación como “crítica”, pidió más trabajo a sus jugadores para revertir la dinámica y les confirmó que no habrá fichajes durante este mercado de invierno, una decisión con la que expresa su confianza en los mismos futbolistas que han llevado al Real Madrid a lo más alto. Por su parte, los españoles de la plantilla tomaron la palabra y expresaron al entrenador su descontento al considerar que “en muchas ocasiones no juegan los que mejor entrenan“.

Zidane rueda de prensa

Zidane: “¿Fichajes? No quiero a nadie”

Zinedine Zidane ofreció una de sus ruedas de prensa más tensas en la comparecencia previa al partido de Copa del Rey que el Real Madrid afrontará ante el Numancia este miércoles. El técnico francés valoró el delicado momento del equipo tras protagonizar un nuevo tropiezo en Balaídos. “Cuando el jugador está mal, voy a ayudarle. Me interesa más la unidad. Cuando hay cosas mal, no voy a echar la mierda a uno o dos. La culpa es de todos, la mía la primera. Hay gente que dice que todo es una mierda y no es así. Del día del Celta me quedo con las cosas buenas. ¿Se complican las cosas con el empate? Sí. La segunda parte no fue buena, pero no vamos a volvernos locos”, señaló.

Sobre la posible llegada de fichajes en este mercado de invierno, el galo volvió a defender una vez más a su plantilla: “No voy a necesitar a nadie y ya está. Para que sea muy claro, no quiero a nadie. Empezamos con una plantilla y creo en mis jugadores. Lo que pienso es que tenemos todo por delante. Vamos a ver lo que pasa al final de temporada, es ahí cuando se analizan las cosas y, si deben haber cambios, habrá cambios…”.

Además, Zidane negó vehementemente que su negativa a los fichajes sea un pulso a Florentino Pérez. “Creo en mi plantilla. ¿Por qué voy a pensar lo contrario en tres meses por tres o cuatro resultados malos? No voy a cambiar. Y me molesta que con vuestros comentarios digáis que echo un pulso al presidente y al club. No es verdad. Soy uno más aquí, estoy de paso. Nunca echaré un pulso al club, ni a la afición ni al presidente, que me ha puesto aquí. Lo único que defenderé a muerte es a mi plantilla”, zanjó.

Los cinco objetivos del Real Madrid de cara a febrero

Con el título de Liga prácticamente perdido, es inevitable que la ilusión del Real Madrid esté depositada en la competición que mayores alegrías le ha deparado a lo largo de su historia, la Champions League. Los blancos afrontarán en el mes de febrero una decisiva eliminatoria ante el PSG que puede marcar el signo de la temporada. Para estar preparados de cara al envite, los de Zinedine Zidane tienen deberes y cosas que mejorar.

Salvar la honra en la Copa y lo que queda de Liga

Aunque la Liga es una quimera a estas alturas, el escudo del Real Madrid obliga a competir hasta que las matemáticas nieguen cualquier posibilidad. El torneo que marca el día a día del equipo no puede ser despreciado de ningún modo, más teniendo en cuenta que Atlético y Valencia suman más puntos actualmente. Los blancos tampoco pueden permitirse otro fiasco en la Copa del Rey, lo que les dejaría en una delicada tesitura poco conveniente antes de afrontar la hora de la verdad en Europa. Del mismo modo, alcanzar la final del torneo del KO recuperaría la autoestima del cuadro madridista.

Llegar con el equipo en forma

Antes de la eliminatoria ante el PSG, al Real Madrid le pueden esperar hasta 10 partidos en caso de ir superando rondas en la Copa. De ser así, los blancos jugarían prácticamente cada tres días a lo largo de dos meses. Zidane no sólo debe sobreponerse a este hecho, sino que tendrá que hacer malabares en el reparto de minutos para que el equipo llegue en perfectas condiciones, algo que ya logró el pasado curso. Para veteranos como Cristiano Ronaldo y Luka Modric es fundamental llegar a los meses decisivos como un tiro. En caso de que no sea así, todo el equipo se verá resentido.

Recuperar el ‘Madrid B’

Poder dar descanso a los pilares fundamentales del equipo y mantener el tipo en cada una de las competiciones pasa inevitablemente por recuperar el mejor nivel de los jugadores secundarios. Sin su fundamental participación no se entenderían los éxitos del pasado curso ni, por tanto, se podrán reeditar en la presente campaña. Hombres como Asensio, Lucas Vázquez y Kovacic deben volver a deslumbrar como hace meses, mientras que de otros recién llegados como Ceballos, Theo y Llorente se espera un paso al frente.

Sin gol no hay gloria

Al final, en la mayoría de las ocasiones, todo se resume en que la pelota entre o no. Y en ese aspecto, al Real Madrid le ha cambiado totalmente la fortuna durante buena parte de la temporada. En algunos partidos por deméritos propios, en otros por una simple cuestión de suerte, pero lo cierto es que los blancos han perdido el ‘punch’ que les permitió marcar la diferencia. No será por que no lo intentan, pues los de Zidane son el equipo que más ocasiones genera en LaLiga, un hecho que lastra su falta de eficacia. Evidentemente, el problema responde a unas causas: Benzema no ha estado hasta el momento, Cristiano ya no está para echarse todo el equipo a la espalda, la alargada sombra de Morata y James… ¿Quizá la solución pase por un fichaje?

Zidane debe volver a dar con la tecla

Al igual que nadie duda de que al técnico francés le corresponde una parte importante de los éxitos recientes del Real Madrid, es justo decir que también es un gran responsables del bache que atraviesa su equipo actualmente. Si durante el pasado ejercicio encontró el sistema ideal con la formación de cuatro centrocampistas, en el presente parece que Zizou no termina de dar con la tecla con ninguna de sus probaturas. Aunque el galo no es un técnico minimalista ni el equipo blanco ha necesitado ser muy definido a nivel táctico para ganar títulos, al menos hay que sentar unas bases adecuadas.

Real Madrid Málaga Zidane

Zidane, un bienio histórico

Aquel 4 de enero de 2016 en el que Zinedine Zidane fue nombrado nuevo técnico del Real Madrid, nadie imaginó lo que estaba por llegar. Pese a que los blancos no están actualmente en su mejor momento, el balance de los dos años que cumple el francés al frente del banquillo es incontestable. Sólo hay que remontarse al pasado 16 de diciembre para rescatar el último de sus logros, un Mundial de Clubes que supone el octavo título que ganan los blancos bajo la dirección del galo. El periplo de Zizou se salda con un título cada 91 días o cada 14 partidos.

Ocho de diez títulos

De las diez competiciones disputadas por el conjunto madridista con el galo al frente, tan sólo se escaparon la Liga de hace dos temporadas (Zidane cogió el equipo a 5 puntos del Barça y terminó peleándola hasta el final) y la Copa del Rey del pasado ejercicio, cuando los de Concha Espina cayeron en cuartos a manos del Celta. Todo lo demás fue para las vitrinas del Santiago Bernabéu: dos Champions, dos Supercopas de Europa, dos Mundiales de Clubes, una Liga y una Supercopa de España. En la historia del club ya sólo tiene por delante al mítico Miguel Muñoz con 14 trofeos.

En horas bajas

En un club donde manda el presente más inmediato, la percepción del técnico francés se ha visto devaluada tras ser uno de los principales señalados en el Clásico. Su plan sorpresa con Kovacic en la alineación quedó en entredicho en la jugada del primer gol del Barça. Su empeño con un Benzema que no despega esta temporada es otro de los aspectos que le ha valido multitud de reproches. Salvo remontada histórica, no habrá reválida del título de Liga, por lo que sólo le queda la Champions para aspirar a firmar otra temporada de éxito. Merece el beneficio de la duda, pues por algo es el único técnico de la era moderna que ha conquistado el título en dos ediciones consecutivas. Algo tendrá esa flor para seguir sin marchitarse.