Duelo de murallas – Revista El Balón
Benzema vs Griezmann: Batalla de galos
1 mayo, 2017
Un dolor de cabeza para el Atleti
2 mayo, 2017

Duelo de murallas

Afrontan unas semifinales de Champions y se conocen perfectamente, por lo que es el peor momento posible para hacer concesiones. La fortaleza en la retaguardia de Real Madrid y Atlético jugará un papel fundamental en la eliminatoria.

Merengues y rojiblancos sienten el vértigo que supone llegar a estas alturas de la máxima competición europea, donde el más mínimo despiste puede suponer la caída al abismo. Ambos conjuntos saltarán al césped con una premisa sobre todas las demás, minimizar a cero los errores no forzados en defensa. Así han sido sus últimos duelos en la cumbre. En cada una de sus dos finales, apenas un gol para cada equipo en 90 minutos. Sólo uno de ellos no se produjo en jugada a balón parado, el de Carrasco en Milán.

Más ajustado si cabe fue el emparejamiento de cuartos de final que protagonizaron hace dos años, en el que hubo que aguardar una tensa espera de 178 minutos de eliminatoria para ver el solitario gol de Chicharito que dio el pase a los blancos. Parece evidente que la prudencia se apodera de los choques europeos entre Real Madrid y Atlético. Nada hace pensar que Zidane y Simeone vayan a cambiar esta tónica, aunque conviene no perder de vista el momento de cada uno de los dos conjuntos en la zona de atrás.

Las dudas del Real Madrid

Los blancos se están caracterizando durante este curso por ser el equipo de la fiabilidad goleadora, una virtud que ha servido para paliar su punto débil, su falta de solidez en la retaguardia. Uno de los problemas más comentados está en la portería, el primer pilar en el que se sustenta todo equipo seguro que se precie. Si Keylor Navas duda, los demás lo hacen por extensión, y ya es sabido que el rendimiento del costarricense ha distado del de la temporada pasada.

No obstante, el arquero no es el único responsable de los problemas que ha experimentado el Real Madrid. Por lo general, los de Zidane protagonizan momentos puntuales de desconexión que les suelen costar goles, hasta el punto de haber encajado 16 tantos en 10 partidos disputados en la actual edición de la Champions. El estilo del propio equipo también puede facilitar la llegada de ocasiones en contra, sobre todo con dos laterales con vocación ofensiva como son Marcelo y Carvajal. Ambos deberán calibrar con acierto ante un rival que acostumbra a aprovechar los espacios.

El Atlético, de menos a más

Por parte del cuadro de Simeone, hablar de su fortaleza defensiva no supone ninguna novedad. Sin embargo, los rojiblancos ofrecieron síntomas de haber olvidado sus señas de identidad durante buena parte del curso. Al técnico argentino le ha costado dar a su bloque defensivo la cohesión de años anteriores, aunque con el transcurso de la temporada lo ha logrado. Godín ha vuelto a liderar la zaga al sobresaliente nivel que acostumbra, Juanfran no está fundido al tener en Vrsaljko un recambio de garantías, Filipe ha llegado al tramo final de campeonato a un nivel espectacular…  Son varias las razones por la que la línea defensiva colchonera vuelve a sentirse inexpugnable.

No obstante, resultaría de lo más injusto opacar la labor del que probablemente esté siendo el futbolista más determinante de los rojiblancos junto con Griezmann, el guardameta Oblak. El público de Bernabéu ya tuvo ocasión de comprobar su excelente momento de forma hace menos de un mes, cuando su recital de paradas privó a los locales de llevarse la victoria. Ya no resulta descabellado afirmar que el Atlético cuenta con uno de los mejores porteros del mundo, quien tan sólo ha encajado tres goles en nueve partidos de Champions.