El milagro empieza por San Oblak – Revista El Balón
La respuesta del Calderón al Madrid: ‘¿Qué se siente? Orgullo, no somos como vosotros’
10 mayo, 2017
La Champions de Cristiano
10 mayo, 2017

El milagro empieza por San Oblak

El intento de remontada que emprenderá el Atlético esconde una trampa que puede ser letal, la necesidad de no encajar ningún gol. Por ello, buena parte de las opciones de los rojiblancos estarán en manos de Jan Oblak, quien deberá sostener a los suyos cuando al Real Madrid le toque golpear. La tarea se antoja colosal, pues ha transcurrido más de un año desde la última vez que los de Zinedine Zidane se quedaron sin ver portería (0-0 frente al Manchester City), lo que supone una increíble racha de 60 partidos consecutivos marcando.

Candado colchonero

Si alguien puede estar capacitado para poner freno al vendaval blanco, ese es el guardameta atlético, quien sólo ha encajado tres goles en sus 13 partidos de Champions League disputados en el Vicente Calderón. Desde que irrumpiera por sorpresa frente al Bayer Leverkusen en 2015, el feudo colchonero se ha convertido en el talismán del esloveno en sus noches europeas. Tan sólo el Benfica en la pasada campaña y el Rostov en la presente edición del torneo han sido capaces de hacerle un gol a Oblak jugando como local.

El ‘13’ del Atlético tratará de prolongar una extraordinaria racha que se remonta a los tiempos en los que Thibaut Courtois defendía la portería rojiblanca. Y es que hay que regresar hasta el 11 de marzo de 2014 para recordar el último gol de un conjunto que visitó la ribera del Manzanares en eliminatoria europea. El esloveno es uno de los principales culpables con milagros como el protagonizado contra el Leverkusen en la vuelta de octavos con una espectacular triple parada. Frente al Real Madrid también ha realizado varias de las mejores intervenciones de su repertorio, la última de ellas en la ida de la vigente eliminatoria salvando un cabezazo de Varane con un paradón digno de póster. No pudo evitar los tres goles de Cristiano, en los que poco hubo que reprocharle. En el Calderón puede ser otra historia.