La última bala de Solari – Revista El Balón
Austria Viena tifo red dead redemption
El increíble tifo del Austria Viena inspirado en el videojuego Red Dead Redemption
4 marzo, 2019
Morata Atlético
La dulce venganza de Morata contra el Real Madrid (y la puntería de Vinicius)
5 marzo, 2019

La última bala de Solari

Solari Real Madrid

El técnico madridista salió muy cuestionado de las dos derrotas ante el Barça. La Champions es su tabla de salvación

La decimocuarta o la nada. El panorama del Real Madrid para lo que queda de curso es el mismo que tiene Santiago Solari en vistas a su futuro. El argentino tendrá que lograr lo más difícil si quiere que su sueño en el banquillo blanco continúe después de junio. Con el equipo eliminado en Copa y con el título de Liga casi imposible, el de Rosario tendrá que jugárselo todo a los seis partidos que separan al conjunto madridista de levantar otra Orejona.

Una situación que en cualquier otro club invitaría a pensar en que el entrenador tiene los días contados. Sin embargo, se trata del Real Madrid y de la Champions, por lo que nada es descartable. Y si no, que le pregunten a Zinedine Zidane, quien cogió el cargo en circunstancias muy parecidas y se ganó la continuidad gracias a la conquista de la Undécima, título que marcó el principio de su leyenda.

Poco que reprochar

Acabe mejor o peor, a Solari no se le podrá culpar de mucho a final de curso, quien al menos ha mejorado lo que había a su llegada al banquillo. El argentino se encontró un equipo deprimido que había sido goleado en el Camp Nou y que ya se encontraba por aquel entonces a siete puntos del Barça en la clasificación liguera. Actualmente, aunque los números no hayan terminado de acompañar, la sensación es que hay un Real Madrid mucho más entero y cuyos problemas tienen más que ver con la ausencia de un goleador que con el juego.

El técnico ha ido con sus ideas hasta el final y no ha dudado en sentar a aquellos jugadores que no estaban en su mejor forma, del mismo modo que no ha hecho distinciones entre jóvenes y pesos pesados. Sólo así se explica la irrupción de futbolistas que ya son imprescindibles como Vinicius Júnior y Sergio Reguilón, llamados a jugar en el Bernabéu durante la próxima década. Hay que atribuir al rosarino el mérito de haber apostado por ellos.

Con algún ‘pero’

No obstante, son aciertos que también tienen su otra cara de la moneda. La juventud se ha abierto paso en el conjunto de Solari porque éste no ha podido recuperar el mejor nivel de figuras como Bale y Marcelo, quienes hace una temporada eran decisivos en la conquista de la Decimotercera. Todo ello por no hablar de casos como el de Isco, otro futbolista fundamental en los éxitos de los últimos años y que desde el primer día no contó para el argentino.

“Cuando no gozas de las misma oportunidades que tus compañeros, la cosa cambia”, llegó a publicar el malagueño en Twitter en clara muestra de su descontento. Tampoco se entiende que Brahim no saliera cedido tras llegar en invierno y ahora sea un habitual en la grada. O que Mariano tampoco esté gozando de oportunidades para demostrar que puede aportar el colmillo que le falta a este Madrid en los últimos metros. De todo esto sí habría que pedir cuentas a Solari.