Madrid se merecía esta final – Revista El Balón
Florentino Perez Sergio Ramos
La guerra abierta (y los trapos sucios) entre Ramos y Florentino: “Estoy harto”
28 mayo, 2019
Pogba
El Real Madrid cierra el fichaje de Pogba: las cifras de la operación
28 mayo, 2019

Madrid se merecía esta final

Wanda Metropolitano

Ha sido más de una década de insuperable dominio español en el fútbol europeo. Real Madrid, Barça y Atlético de Madrid han marcado el ritmo en la máxima competición del fútbol continental, pero no debemos olvidar a Valencia, Sevilla, Athletic, Villarreal, Betis o Celta, que han bregado con los más grandes y han conseguido traer más títulos europeos al palmarés patrio.

Y en España no podía ser otra ciudad que no fuera Madrid por varios motivos: cuatro Champions en los últimos cinco años han sido celebradas en Cibeles, en dos ocasiones con derbi madrileño en la final; un flamante nuevo Metropolitano, quizá ahora el mejor estadio del mundo y a escasos minutos del centro de la capital; y una ciudad abierta, acogedora y que arropa, gracias a sus gentes, a quienes vienen a ganarse la vida, a buscar oportunidades o hacer turismo.

El fútbol en nuestro país ya no se entiende sin el Banco Santander, con su incuestionable apuesta por LaLiga y LaLiga 123, y por su patrocinio internacional encabezando la UEFA Champions League y sin olvidar la Copa Libertadores. El Banco Santander se convierte en el anfitrión perfecto para guiar por la ciudad de Madrid a los miles de aficionados llegados de todo el mundo para que puedan disfrutar de un fin de semana lleno de emoción dentro y fuera del terreno de juego.

La movilización de las hinchadas del Liverpool y Tottenham, además de todos los aficionados al fútbol en general, será el centro de todas las actividades que el Banco Santander desarrolle en la ciudad de Madrid en la cita futbolística del año por antonomasia.

Se espera un día perfecto en la capital con el fútbol como protagonista principal. Al menos hasta que empiece a rodar el balón, luego tocará emocionarse, sudar, sufrir y, los más afortunados, celebrar. Madrid ya ha ganado.