Tottenham - Liverpool: De Madrid al cielo
Salah Tottenham Liverpool
Asalto al trono
31 mayo, 2019
Jovic
El gesto con el que Jovic confirma su fichaje por el Real Madrid
1 junio, 2019

De Madrid al cielo

Final Champions Tottenham Liverpool

Final inglesa en el Wanda Metropolitano

No ha sido el año de los equipos españoles en Europa, pero queda el consuelo de poder acoger esta final de Champions. El Wanda Metropolitano albergará un atractivo partido con claro sabor inglés entre Liverpool y Tottenham, dos conjuntos que entraban en las quinielas de muy pocos al comienzo de la temporada. La Premier League exhibirá todo su músculo en un duelo plagado de excelentes futbolistas y dirigido por dos de los mejores estrategas del momento, Jürgen Klopp y Mauricio Pochettino.

Sin duda, un encuentro de lo más apetitoso para el aficionado neutral que aspire a disfrutar del fútbol en estado puro. Tampoco faltarán la pasión y los nervios, dos de los aspectos por los que más ha destacado esta edición del torneo. Los ‘reds’ se han plantado en la final tras firmar una de las remontadas más increíbles que se recuerdan en Europa, mientras que los londinenses también han superado dos eliminatorias frenéticas contra Manchester City y Ajax. A poco que la final se parezca, el espectáculo no defraudará.

Un Liverpool resurgido de sus cenizas quiere seguir agrandando su leyenda con la conquista de su sexta Champions, la cual le situaría por encima de Bayern y Barça (5) y sólo por detrás de Milan (7) y Real Madrid (13). Mucho más novel es el Tottenham en esta clase de duelos, conjunto que disputará su primera final en esta competición y cuyo palmarés europeo se remonta a hace varias décadas con la conquista de dos Copas de la UEFA (1971-72 y 1983-84) y una Recopa de Europa (1962-63).

Los ruidosos aficionados ingleses poblarán las gradas del moderno estadio colchonero, en el que estrellas como Salah, Mané, Kane y Eriksen esperan vivir la noche de sus vidas. Así mismo, se espera que en las calles de la capital todo transcurra con normalidad y que prime el ambiente de gala. Cuanto todo acabe, sólo habrá un campeón que levante la Orejona bajo el cielo de Madrid.