El increíble Shakespeare

El Leicester vuelve a dar de qué hablar. No es para menos, en los últimos meses es el equipo con mejor media de victoria de toda Europa: un 100% desde que Raniere fuese destituido. La situación ha dado un giro de 180º. Tanto, que la plantilla encajó un total de siete goles en los tres últimos partidos del italiano frente a United, Swansea y Sevilla, respectivamente. Ya con el nuevo inquilino, en el doble de encuentros disputados (6), tan solo han recibido cuatro tantos. Además en menos de un mes y medio han ampliado a nueve puntos su distancia respecto a los puestos de descenso en lo que es sin duda un ‘milagro futbolístico’ en el que el protagonista es Craig Shakespeare.
El actual técnico del vigente campeón de la Premier League llegó al club en 2008 como segundo de Pearson, con el que logró el ascenso a Segunda. Además de eliminar al Sevilla, todo apunta, salvo sorpresas de última hora, que también ha conseguido salvarlo del descenso tras completar cinco victorias sumando de tres en tres. Un hito que ni si quiera el Real Madrid y el Barcelona han podido alcanzar en las mismas fechas, puesto que los blancos empezaron el mes de marzo empatando frente a Las Palmas. Peor suerte tuvieron los blaugranas frente al Deportivo donde cayeron derrotados por la mínima.
En este tramo final de Premier los ‘foxes’ recuerdan a ese conjunto humilde que encandiló a toda Europa tras plantar cara sin ningún tipo de tapujo a Chelsea, United, City, Arsenal…Shakespeare es el gran artífice de que la situación empiece a dar algún síntoma similar al de la temporada pasada. Con el inglés en el banquillo del King Power Stadium el equipo ha hecho 15 goles: un promedio de 2,5 goles por encuentro. Bien distinta era la situación en la última etapa de Ranieri donde de los últimos seis partidos ligueros, los ‘foxes’ no habían marcado ni un solo gol. Sin embargo, el lema de: “a nuevo entrenador victoria asegurada” sigue estando en vigor, al menos en este club. No pierden un encuentro desde el 12 de febrero, justamente desde que Ranieri fuese destituido como entrenador del Leicester.