Mujer e hijos de Álvaro Morte (La Casa de Papel 4)

Álvaro Morte Profesor La Casa de Papel

‘El Profesor’ es padre de dos mellizos

Álvaro Morte atraviesa el momento más dulce de su carrera. Sin duda, la La Casa de Papel ha marcado un antes y un después para el actor, la cual acaba de estrenar la cuarta temporada en Netflix. Y es que la serie en la que interpreta a Sergio Marquina, conocido como ‘El Profesor’, le ha convertido en una cara conocida a nivel mundial debido a su gran éxito.

View this post on Instagram

Horas… Ya solo quedan horas… #lcdp4 @lacasadepapel @vancouvermedia_ @netflixes @netflix

A post shared by Álvaro Morte (@alvaromorte) on

A pesar de todo, el intérprete de 45 años nacido en Algeciras sigue llevando con normalidad su vida más personal, en la que ya tiene todo lo necesario para ser feliz. Aunque muchos desconozcan su faceta familiar, lo cierto es que Álvaro Morte está casado con Blanca Clemente, con quien también comparte profesión en su productora de teatro 300 Pistolas. A pesar de ser la esposa de uno de los actores del momento, ella prefiere mantenerse lejos de los focos.

La familia sigue siendo lo primero para Álvaro Morte

Fruto de este matrimonio nacieron los dos hijos del actor en 2014, los mellizos Julieta y León. Sin duda, ellos son lo más importante para el intérprete, quien también era conocido por su aparición en series como Hospital Central, El secreto de Puente Viejo o Amar es para siempre. 

Tras protagonizar toda una historia de éxito tardío, la fama mundial no ha cambiado a Álvaro Morte, quien sigue teniendo claro cuáles son sus prioridades. “Si tengo un descanso, lo aprovecho para estar con mis hijos. El éxito en la vida no es que te llegue una serie. Conseguí todo lo importante antes de La Casa de Papel. Mi mujer y yo tenemos dos hijos maravillosos, hemos formado una compañía que se sostiene por sí sola y todo lo demás pasa a un segundo plano”, aseguró en declaraciones al diario ABC.

A pesar de todo, es evidente que a nadie le amarga un dulce. El éxito de ‘El Profesor’ es el premio merecido al trabajo de muchos años. Un caso más que sirve para demostrar que la vida es una carrera de fondo.