Bale estalla contra el vestuario (y hay lío con Marcelo y Courtois por el apodo que le ponen)

Bale Real Madrid Levante Lucas Vázquez

Completamente sentenciado. Gareth Bale su autoinfligió su propio golpe de gracia como futbolista del Real Madrid durante la celebración del gol de penalti marcado contra el Levante. El galés dejó patente su malestar al apartar a Lucas Vázquez de malos modos y pasar del resto de sus compañeros. Un gesto que no se le va a perdonar en el club y por el que puede quedar completamente fuera de los planes de Santiago Solari.

Y es que en el Real Madrid y llevaban bastante tiempo tragando con los planes del galés. Al margen quedan otras cuestiones ya de sobra conocidas a estas alturas como su nula integración en el vestuario y su falta de reacción en una temporada en la que estaba llamado a ser la figura del equipo. El futbolista británico no ha encajado bien su suplencia y ya tuvo otro gesto inaceptable el pasado 6 de enero, cuando se marchó del Santiago Bernabéu (no estaba convocado por lesión) en pleno partido de los suyos ante la Real Sociedad.

Tampoco gustó su gesto en el derbi disputado en el Wanda Metropolitano, un corte de mangas que en su momento se interpretó como dirigido a la grada, aunque ya hay quien cree que el destinatario era otro a juzgar por los últimos acontecimientos. Lo ocurrido en el Ciudad de Valencia es la gota que colma el vaso, un desplante que escenifica una situación de ruptura total con el vestuario.

Enfado con Marcelo y Courtois

Según ha informado la Cadena Ser, el de Cardiff estaría enfadado con dos compañeros en concreto debido a unas declaraciones realizadas en los últimos días. Uno de ellos es Marcelo, quien desveló en una entrevista concedida a Esporte la poca comunicación que existe entre el ’11’ y el resto de sus compañeros. “Bale no habla, solo habla inglés. Hablamos con gestos y le digo ‘hi, hello y goodbye'”, reconoció el brasileño.

La otra estocada se habría producido por parte de Thibaut Courtois, quien contó en declaraciones a Sky Sports que el galés no asistió a la última cena de equipo. “La otra noche cenamos todo el equipo, pero Bale y Kroos no aparecieron. Consideraron que la cena era demasiado tarde. Bale nos dijo ‘no voy a unirme a ustedes, muchachos. Me voy a la cama a las 23:00’, y no apareció”.

Además, el guardameta belga desveló el apodo que el atacante tiene dentro del vestuario, a quien conocen como “el golfista” en referencia a su principal afición, ya que aprovecha sus días libres para marchar a su mansión en Cardiff, donde cuenta con un campo de golf en su jardín trasero. Otro detalle que alimenta el relato de un jugador que vive en su propio mundo y desconectado de su día a día en el Real Madrid.