Juez y verdugo

Griezmann Trippier Atletico Barça

Barça y Atlético se ven las caras en un encuentro que puede decantar la Liga en caso de nuevo tropiezo de los azulgranas. Precisamente, si hay un equipo que es especialista en amargarle la vida a los culés, ese no es otro que el entrenado por Simeone. No hay que irse muy lejos en el tiempo para recordar la última vez que así sucedió. La victoria de los rojiblancos en la Supercopa de España del pasado mes de enero desató una tormenta que se cobró la cabeza de Ernesto Valverde. Curiosamente, el gran beneficiado de aquella debacle acabó siendo un Real Madrid que puede volver a proclamarse campeón.

Los colchoneros no tendrán reparo alguno en ejercer de juez y verdugo en el Camp Nou. Entre otras razones, porque necesitan los tres puntos para sellar cuanto antes la clasificación para la Champions, objetivo fundamental para enderezar el rumbo deportivo y económico del club tras un año repleto de turbulencias. Gracias al punto de inflexión que supuso Anfield y al tiempo que le otorgó el parón para rearmarse, el Atlético ha cogido impulso con cuatro victorias consecutivas que le han consolidado en el tercer puesto de la tabla. Sin embargo, a los rojiblancos todavía les queda trabajo por delante, empezando por un estadio en el que no vencen desde 2006.

Las cuentas también son muy simples para el cuadro de Quique Setién, el cual afronta un duelo a vida o muerte. Casi medio año después de la llegada del entrenador cántabro, la sensación es que nada ha cambiado en el Barça. Messi aparte, el plan azulgrana se limita al olfato que Suárez recuperó en Vigo y a que hombres como Piqué y Ter Stegen minimicen la fragilidad defensiva de los suyos. Mención aparte merece un Griezmann que puede resurgir ante sus ex o, por el contrario, sufrir su caída en gracia definitiva. En el caso del Atlético, el gran momento de Marcos Llorente, la imprevisible calidad de Joao Félix y el muro de Oblak son buenos mimbres para tomar el Camp Nou, donde no jugarán Koke ni Savic por sanción.