El Barça se rearma para el Clásico

Barça Ferencvaros

Rotunda victoria ante el Ferencvaros

El Barça protagonizó un plácido estreno en esta Champions tras golear por 5-1 al Ferencvaros. Los azulgranas, muy superiores sobre el papel y en la práctica, acumularon buenas noticias antes del Clásico. Messi se vuelve a enchufar con un tanto y los jóvenes se siguen abriendo paso con buenas actuaciones de Ansu Fati (gol y asistencia), Trincao y Pedri.

El partido comenzó a un ritmo plomizo que favoreció al cuadro entrenado por Serhiy Rebrov, muy cómodo sobre el césped en los primeros 25 minutos. Tanto fue así que incluso perdonó el 0-1 en una clara oportunidad que Isael mandó a la cruceta. No podía ser otro que Messi quien espabiló a los azulgranas en una acción en la que se zafó de varios defensas rivales y terminó siendo claramente derribado por Kovacevic dentro del área. El argentino no perdonó desde los once metros para tranquilidad de un Barça que mejoró a partir del tanto.

Abierta la lata, llegó el turno para que brillaran los jóvenes Trincao y Ansu Fati. A los 36 minutos, el portugués firmó una jugada de extremo puro centrando al hispano-bisauguineano, cuyo disparo fue desbaratado por Dibusz. Poco después, el guardameta húngaro volvió a ser providencial para salvar un mano a mano ante el ex del Braga. El segundo estaba al caer y no se resistió en el 42 de partido, cuando De Jong sirvió una excelente asistencia para que Ansu rompiera desde el costado y mandara el balón al fondo de la red con un golpeo mordido. Los hombres de Koeman se iban al descanso con los deberes hechos.

Piqué, el único borrón del Barça en el segundo tiempo

El segundo tanto fue una losa demasiada pesada para un Ferencvaros que siguió noqueado tras el paso por los vestuarios. Coutinho se encargó de incrementar la ventaja a los 52 minutos con un disparo que se coló por el palo corto tras tocar en un defensor. Parecía que el esto de la noche iba a transcurrir de manera plácida para el Barça, que se complicó la vida por medio de Piqué. El central vio cómo Nguen le ganó la partida en un balón largo y trató de pararle con un agarrón que se saldó con penalti y expulsión. El percance no es cosa menor teniendo en cuenta que el defensor se perderá la visita a la Juventus. Kheratin transformó el lanzamiento para poner el 3-1 con 20 minutos de choque por delante.

El tanto y el hecho de verse con un hombre más espoleó a un Ferencvaros que se lanzó al ataque. Sin embargo, la reacción de los húngaros se vio abortada por la aparición de Pedri y Dembélé, ambos entrados desde el banquillo. A los 83 minutos, el francés protagonizó una excelente acción individual zafándose de dos defensores y sirviendo para que el canario marcara a placer, quien se estrena como goleador en la Champions a la temprana edad de 17 años. En cuanto al ex de Rennes y Borussia Dortmund, necesitado de buenos minutos como estos para recuperar la confianza, culminó la manita tras asistencia de Messi.