Un Barça sin fútbol y un Madrid sin gol

Barça Real Madrid Messi Benzema

Los blancos dominaron pero no remataron

Barça y Real Madrid empatan sin goles en un Clásico que para los blancos deja la sensación de haber desperdiciado una gran ocasión para ganar en el Camp Nou y dar un golpe a la Liga. El conjunto de Zinedine Zidane dominó a su antojo durante buena parte del encuentro y remató el doble de veces que los azulgranas.

A la falta de acierto del conjunto merengue se le sumó la del árbitro, que no señaló dos claros penaltis sobre Varane en el primer tiempo. Mientras el Madrid sale frustrado por su carencia de ‘punch’ en el ataque, más preocupados si cabe deben estar en un Barça que evidenció un absoluto declive en cuanto a juego.

La imagen de los culés pasará factura a Ernesto Valverde, totalmente superado por Zidane en la pizarra. Los blancos plantearon un choque basado en la presión alta y consiguieron ahogar la salida de balón de los locales. El Barça sólo tuvo la posesión para descansar en zonas inofensivas, mientras que el Madrid se asomó repetidas veces al balcón del área en cuanto recuperó.

Pese a la sensación de dominio visitante, los dos conjuntos empataron a claras ocasiones en el primer tiempo. El Barça se salvó gracias a un paradón de Ter Stegen y a un Piqué –enorme partido el suyo– que sacó la pelota en línea de gol, tal y como Ramos haría minutos después en su portería. También perdonó para los culés un Jordi Alba que disparó desviado tras realizar su clásica combinación con Messi.

Fue el argentino quien tuvo la ocasión más clara del segundo tiempo al no ser capaz de embocar a portería un pase de Griezmann. Bale también fue protagonista con un disparo desviado y un tanto que se le anuló por fuera de juego milimétrico de Mendy. Con este resultado, ambos equipos se mantienen empatados en lo alto de la clasificación con 36 puntos, cinco más que un Sevilla que marcha tercero.