El Barça, sin miedo escénico en el Santiago Bernabéu

Real Madrid Barça Santiago Bernabeu

Visita un estadio en el que ha vencido en las últimas cuatro temporadas de Liga

Real Madrid y Barça afrontan en el Santiago Bernabéu un duelo que se antoja trascendental en su pulso por el título de Liga. La lógica dice que este escenario debería ser más propicio para los blancos, quienes contarán con el respaldo de su afición. Sin embargo, los precedentes de los últimos años apuntan a todo lo contrario, ya que los azulgranas han vencido en sus últimas cuatro visitas ligueras al eterno rival. El bagaje también resulta bastante demoledor si se amplía hasta 2009, ya que los 18 Clásicos disputados desde entonces en el feudo merengue entre todas las competiciones se saldan para el equipo culé con 11 triunfos, 4 derrotas y 3 empates, habiendo marcado nada menos que 43 goles y recibido apenas 21.

La fragilidad blanca

Con una media de más de dos goles recibidos en cada uno de estos partidos, es evidente dónde está uno de los grandes problemas del Real Madrid, al que le condena su fragilidad defensiva a la hora de intentar frenar a Leo Messi y compañía. Y es que, como no podía ser de otro modo, el jugador argentino ha sido el gran azote de los blancos con 15 tantos en sus 21 visitas al Bernabéu. Resulta especialmente llamativo que el argentino haya firmado más dianas en los Clásicos que ha jugado a domicilio que en los que ha disputado en el Camp Nou, donde su aportación se reduce a 11 goles en 18 partidos.

Cuando jugamos en el Bernabéu se generan muchos más espacios. Ellos nos vienen a buscar más porque tienen la obligación al ser el equipo local y la gente les empuja para eso. En el Camp Nou plantean otro tipo de partido, aguantando un poco más atrás, estando más juntos y saliendo a la contra porque tienen jugadores muy rápidos arriba. En el Bernabéu jugamos de igual a igual los 90 minutos. En Barcelona el partido se hace más trabado y es más complicado”, comentó el de Rosario al respecto en declaraciones al diario ‘Marca’. 

La mutación del Barça

Por tanto, el cuadro de Zinedine Zidane tendrá que encontrar el equilibrio entre llevar la iniciativa del choque sin que ello implique ofrecer facilidades atrás. Y es que para el Real Madrid resulta fundamental hacer de su estadio un fortín, en el que no ha conocido la derrota en Liga pero sí ha dejado escapar ocho importantes puntos al empatar contra Real Valladolid (1-1), Real Betis (0-0), Athletic Club (0-0) y Celta de Vigo (2-2). Todo ello por no hablar del todavía reciente batacazo en Copa del Rey frente a la Real Sociedad (3-4).

Al margen de su buena racha en territorio merengue, lo cierto es que el Barça está teniendo serios problemas este curso a la hora de jugar de visitante, con un pobre balance de 5 triunfos, 4 empates y 3 derrotas en sus salidas ligueras, además de también caer eliminado de la Copa tras tropezar ante el Athletic en San Mamés (1-0). Una mutación que los blancos deben aprovechar para poner fin a su particular maldición.